Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Agost 2014. Recull de Premsa sobre la Rambla

1 de setembre de 2014

Dissabte, 2 d'agost de 2014
La Vanguardia
Cartas al Director

Los 300 irreductibles de la Rambla

Leo que parece ser que en la Rambla sólo viven 1.033 barceloneses y, de ellos, sólo el 30% hemos nacido en esta preciosa ciudad, así que supongo que eso me sitúa como uno de los pocos que, pese a todas las desventajas, siguen residiendo en esta bella parte de la ciudad... Sólo quedamos 311 que cumplamos esos requisitos, pero lo mas sorprendente es esbozar una sonrisa (por no llorar) ante la nueva propuesta del Ayuntamiento. Vivir a cinco minutos de la Boqueria o del Liceu, o como en mi caso a diez minutos del trabajo (también trabajo en el Gòtic) es un privilegio, aunque a veces te den ganas de coger un lanzallamas para abrirte paso esos diez minutos...

Una Rambla por la cual pasean 100 millones de personas al año (y no parece ser una exageración), ¿de verdad cree alguien que se volverá a llenar de librerías y que, además, podré disfrutar de una de esas terrazas que ellas pongan?

Ojalá me equivoque, pero creo mucho más acuciante el problema de mis amigos latero,s que usan las alcantarillas para refrigerar sus cervezas mientras preguntan si quieres hash, marihuana o cocaína. (Cuando ya te conocen el problema no es tan grave..., ya pasan de ti).

Hace cinco años el problema era bajar de un taxi a las dos de la madrugada en la plaza Reial sin que cinco prostitutas te toquetearan (buscando tu cartera, evidentemente) mientras tú te las quitabas de encima diciendo que eras feliz con tu novia y que sólo querías llegar a casa... Recordemos el caso de la Boqueria y las prostitutas...

Una última cuestión. ¿La concejal de Ciutat Vella vive en Ciutat Vella? Porque sus ideas parecen más de Marte. Ojalá me equivoque y la Rambla se llene de librerías. Lo que tengo claro es que no se vaciará de lateros.

http://www.lavanguardia.com/participacion/cartas/20140802/54413458526/los-300-irreductibles-de-la-rambla.html#ixzz39PcRaLND 

Diumenge, 3 d'agost de 2014
ABC

Barcelona quiere culturizar la Rambla

El Ayuntamiento impulsa un plan de usos que limita la apertura de locales de ocio y restauración y potencia los comercios que promuevan la industria cultural

Menos bares, hoteles y restaurantes y más librerías de arte. En suma:menos ocio y más cultura para reactivar el atractivo de una de las arterias más concurridas de Barcelona y convertirla en algo más que una barra libre de comida y bebida para turistas. Esa es la idea que persigue el Ayuntamiento de la capital catalana, que quiere fomentar la instalación de comercios que promuevan la industria cultural y, al mismo tiempo, limitar la apertura de albergues, hoteles, bares, restaurantes y locales de ocio, según la concejal del distrito de Ciutat Vellà, Mercè Homs. Esta limitación es la principal novedad del plan de usos de la Rambla, cuya aprobación inicial se ha acordado con el PSC y que se aprobará definitivamente tras el verano.
La intención del gobierno municipal es que en la Rambla se instalen negocios que tengan un valor añadido de ámbito cultural, entre los que Homs cita «galerías de arte y tiendas de instrumentos musicales y discos». En la actualida, la Ramblad de Barcelona cuenta con comercios como Casa Beethoven y Musical Emporium, que venden instrumentos musicales, y la librería y quiosco Freetime, además del Palau Moja, que acoge dependencias de la conselleria de Cultura de la Generalitat. A la hora de abordar nuevas proyectos o comercios, las galerías de arte, librerías y tiendas de música podrían tener una zona de bar, pero no podrían vender otros productos que no sean los establecidos en su especialidad.
Si se quisiera abrir un nuevo hotel en la Rambla, las habitaciones no podrían superar el 60% del edificio y tener un máximo de 100 plazas, algo que en la práctica representa que no podrá crecer la oferta hotelera que hay en esta vía. En cuanto a los bares y restaurantes, el consistorio pretende fomentar las actividades de calidad, y sólo podrán abrir nuevos locales de restauración si cierra algún negocio de los que operan en la actualidad.
En cuanto a las limitaciones, se prohíben los establecimientos de venta de platos preparados, no se podrán abrir nuevos locales de ocio nocturno a menos que no se trasladen los actuales, que deberán estar en calles con un ancho superior a los siete metros. El plan también regula la zona del mercado de la Boqueria y también la plaza Reial, y en la actualidad, en todas estas zonas se ubican una cuarentena de hoteles, casi un centenar de bares y restaurantes y ocho locales de ocio nocturno.
Solo una de cada cuatro personas que duerme en la Rambla es vecino de esta vía, y en total, hay casi 4.000 plazas hoteleras, frente al millar de barceloneses que están empadronados en esta calle.

http://www.abc.es/catalunya/barcelona/20140803/abci-barcelona-quiere-culturizar-rambla-201407301306.html

Dilluns, 4 d'agost de 2014
El Periódico

'La Rambla quiere ser peatonal', en la portada de EL PERIÓDICO

Barcelona busca ampliar las aceras del popular paseo, que recibe 300.000 usuarios cada día

La portada del suplemento 'Verano'de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA de este lunes, 4 de agosto, se centra en una de las principales arterias turísticas de Barcelona:'La Rambla quiere ser peatonal'. La capital catalana busca cómo ampliar las aceras del paseo, que bordea la saturación, con unos 300.000 usuarios al día. La foto, cómo no, es para la transitada vía, llena de turistas.

Dilluns, 4 d'agost de 2014
El Periódico

Más aceras para la Rambla

BCN estudia cómo ganar espacio para los peatones, que suponen hasta el 88% de los usuarios del eje
Un informe revela que en varios tramos la saturación ha superado el límite del nivel de confort
La Rambla del peatón -vecino, turista, comprador del Gòtic, trabajador de la zona, paseante vocacional...- está a punto de dar otra patada al vehículo privado para mimar a su usuario pródigo. Hasta el 88% de quienes la recorren llegan a pie (fin de semana) y se despliegan como un ejército de hormigas, generando espacios de saturación casi intransitables en algunos tramos. De ambas coyunturas se desprende que la Rambla del siglo XXI que está empezando a parir el ayuntamiento, entidades y vecinos está llamada a ganar espacio para el peatón, buscar la descompresión y lograr un grado de confort que reenamore al barcelonés que ahora evita recorrerla. El distrito de Ciutat Vella iniciará en octubre el debate de una posible peatonalización o como mínimo la ampliación de algunos tramos de aceras, junto con todas la partes integradas en el ambicioso Pla Cor de intervención integral en el vial.
El plan de usos de la Rambla aprobado la semana pasada ha establecido ya las reglas del juego sobre la actividad económica que en la práctica ejerce de polo de atracción -o repulsión- para el usuario. Tras cortar las alas a cualquier incremento de actividad hotelera, de bares y restaurantes, de locales de ocio y de comercio alimentario, y decretar la prioridad de toda futura actividad vinculada a la cultura (de música a libros y exposiciones), llega el momento de tratar de reconducir una de las cuestiones más peliagudas: sus flujos de visitantes. El ayuntamiento ha elaborado un minucioso informe que radiografía las afluencias de público y su distribución, con el saldo de más de cien millones de visitantes anuales, como ya avanzó EL PERIÓDICO el pasado 22 de marzo. Pero el estudio, al que ha tenido acceso este diario, se ha culminado ahora y da nuevas pistas al consistorio para empezar a trabajar en un nuevo trazado viario. El recuento con 57 cámaras y manual realizado entre enero y marzo (temporada baja) arroja un saldo de 240.000 peatones al día entre semana, a los que se suman otro 1% de gente que llega en bus, y un 6% en metro. Junto con los coches son más de 280.000 desplazamientos. La vertiginosa cifra sube a 350.000 el fin de semana, cuando las entradas a pie ya son 310.000.
Operación desatasco
Ante el visible trajín, ahora retratado matemáticamente, la concejala Mercè Homs enfatiza que en los meses previos ya se ha intentado canalizar la marea humana reordenando la actividad ejercida en suelo público, de estatuas a floristas. Con el doble propósito de que se cumplan las normas y se despejen los puntos de atasco por exceso de actividad.
Superada esta etapa, llega el momento de la reurbanización de esta arteria, cuyo tronco central copa entre el 59% del conjunto de viandantes entre semana, y el 56% en fin de semana. La acera lateral más concurrida es la del Raval (del 23% al 27%), mientras que la del Gòtic va algo más fluida. Un panorama que no se distribuye homogéneamente, sino que ofrece tapones a lo largo y ancho del eje. Por ejemplo, explica Homs, en el paseo central del tramo de la Rambla dels Estudis, donde además de confluir paseantes que van hacia plaza de Catalunya y hacia Colom conviven puestos de venta y otros obstáculos que complican la ruta; en la acera lado Gòtic, entre la plaza del Teatre y el pasaje de Bacardí, la acera es tan estrecha que provoca un efecto embudo; y en lado Raval, de Tallers a Carme y de Petxina a Hospital, la acera vuelve a ser raquítica ante la afluencia de peatones. Incluso el paseo central de la Rambla de Sant Josep se ahoga en algunas horas.
Efecto en el distrito
Pero otro elemento determinante es que las entradas de vehículos de todo tipo entre semana solo representan el 8% los días laborales y el 6% en fin de semana, siendo el taxi, con el 2,5%, el más común. «Hay que abrir el debate de la peatonalización», apunta la edila. «Ampliar aceras y ajustar las secciones de la calzada», reduciéndola en los tramos de más carriles y con aceras más delgadas, se plantea de entrada como una opción viable y lógica. Pero será la decisión de todas las partes, en el marco del Pla Cor, el que determine la solución final, a final de año. La directora del plan, Mònica Mateos, recuerda que lo que se hace en la Rambla «tiene efecto» en el Raval, por lo que lo que el análisis debe hacerse inseparablemente de la mano de los dos barrios vecinos y teniendo en cuenta que el llamado «nivel de confort» de algunos tramos, con más de 26 personas por minuto y metro cuadrado, ya se halla en alerta roja.

Dimarts, 5 d'agost de 2014
El Periódico

Gincana en la Rambla
Bernat Gasulla

Qué quieren que les diga. Recuperar la Rambla (porque, reconozcámoslo, está más que perdida para el común de los barceloneses) va a depender de bastantes más cosas que de ampliar las aceras en aquellos tramos en que son propias de funambulistas y de reducir o suprimir el tráfico de automóviles.
El informe que nos desgrana desde ayer Patricia Castán ha servido para poner la rúbrica científica a lo que los ciudadanos han constatado desde hace ya muchos años. En la Rambla no hay quien viva ni pasee. La emblemática arteria que glosó tan bien aquella canción titulada Qué bonita es Barcelona es muy poco friendly, sobre todo para la población autóctona. Solo los turistas conjugan el verboramblear. Los que no lo somos apenas usamos la vía para una sola cosa: para cruzarla rápido. Y siempre que no exista un plan b.
La Rambla ya no es un paseo. Es una gincana. Es una especie de trinchera atestada de tropas del turismo de masas. Un canal que solo cruzas cuando no tienes más remedio. Arenas movedizas en las que si el peatón desprevenido cae, tendrá muchos problemas para salir.
Makinavaja
Ni la delincuencia es lo que era en la Rambla. Ahuyentados los trileros, el paseo ha perdido ese sabor propio de Makinavaja. El chorizo también se ha vuelto transnacional y se mueve como pez en el agua en las mareas de guiris. Lo mejor es agarrar bien el bolso, el móvil y la cámara de fotos y encomendarse a todos los santos.
No quisiera caer en la nostalgia facilona, ni llorar por las estatuas de la Rambla ni las casetas de animalitos. El turismo ha ejercido de salvavidas de la ciudad en el torrente devastador de la crisis. Aunque la afluencia de turistas ha pervertido la esencia de numerosos establecimientos, que se han convertido en sucursales de locales de aeropuerto, sin personalidad ninguna, urge una intervención radical, valiente y transparente.
Descongestionar la Rambla y fomentar la peatonalización puede ser una opción, pero no la única. El Ayuntamiento debería insistir más en el control de los usos y radicalizar la apuesta por lo que nos sacará del atolladero. La cultura.

Dimarts, 5 d'agost de 2014
El Periódico

¿Qué crees que le falta y le sobra a la Rambla de Barcelona?

El Ayuntamiento de Barcelona apuesta por transformar la Rambla y que los barceloneses vuelvan a disfrutarla. El nuevo plan de usos regula la actividad hostelera, de ocio y comercio alimentario y fomenta actividades vinculadas a la cultura. Asimismo, estudia cómo reconducir los flujos de visitantes, más de 100 millones anuales, y ganar espacio para los peatones.
¿Qué crees que le falta y que le sobra a la vía más popular de Barcelona?

Menos chiringuitos de suvenires y devolverla a los barceloneses
Maria Toledano Gomez Barcelona
La Rambla ya no es la Rambla. Le sobran chiringuitos de suvenires para turistas, y los puestos de flores tendrían que volverse a llenar de flores para recuperar su belleza perdida. Los turistas no compran flores; para eso se necesita que los barceloneses puedan volver a recuperar las Ramblas y podamos volver a pasear por allí como lo hacíamos hace años.

Canvi de concepte
Susana Toboso Chavero Barcelona
La Rambla s'ha de remodelar totalment. Primer, tallar el trànsit; de fet, el centre de Barcelona hauria de tenir trànsit restringit. Canviar les botigues i restaurants, l 'encant de la Rambla ha desaparegut. Més policia i res de prostitució ni venda ambulant.
Ara la Rambla no és maca, abans si que ho era. La Rambla ha de pertànyer a la ciutat, al barri!! Amb botigues de barri i llocs per a la gent del barri.

Hay que llenar las Ramblas de flores desde el inicio hasta el Liceu
Ana Maria Vazquez Arias L'Hospitalet de Llobregat
A las Ramblas le sobran los puestos de helados y turrones y le faltan puestos de flores desde el inicio en la fuente de Canaletes hasta el Liceu. Si no se quieren poner puestos de flores yo colgaria en las farolas jardineras, igual que hay en la plaça de Sant Jaume; geranios de colores rojos y rosas. Quizá apostaria por esta última opción; ganarian las Ramblas en colorido que le falta y alegria. Esta última ya la dan los turistas, pero las flores también la transmiten.

Hay que devolver Barcelona a los barceloneses
Josep Blanch Barcelona
Directo al grano. Actualmente a Barcelona le sobran turistas. El equilibrio entre la Barcelona de los barceloneses y la de los turistas se ha roto. Y los que tenemos ahora la desgracia de vivir en el centro, lo que hacemos es sufrir su presencia. Tiendas para turistas, precios caros por su demanda, un mercado como el de la Boqueria en el que comprar se hace cada dia mas dificil... Hay que detener este flujo y devolver Barcelona a los barceloneses, que somos los que con nuestros impuestos mantenemos esta ciudad.

Menys turistes i més barcelonins
Damià Perpinyà Sabadell
Definitivament, a la Rambla de Barcelona li sobren turistes! És l'única manera que hi puguin tornar els barcelonins.

Dimecres, 6 d'agost de 2014
La Vanguardia

Enrique Tomás obsequiará a sus clientes con flores de La Rambla

Un 'pasaporte' premiará con un ramo de la floristería más antigua de la vía a quien compre en sus tres tiendas del Tibidado, la Rambla y la Barceloneta

El empresario catalán Enrique Tomás, líder en compraventa de jamones en España, ha lanzado este mes de agosto un "pasaporte" para premiar con un ramo de flores de La Rambla a los clientes que compren jamón en sus tres tiendas del Tibidado, la Rambla y la Barceloneta.
Bajo el lema "el jamón para todos los públicos", Tomás ha ideado esta campaña para que los clientes que compren en las tres tiendas y sellen su pasaporte sean obsequiado con un ramo de flores de la parada Flors de María, la más antigua de las Ramblas. Precisamente este verano ha abierto al público un peculiar 'museo del jamón' en esta turística arteria.
Enrique Tomás ha sido el artífice de promociones tan insólitas como la de obsequiar con una entrada a un concierto de Isabel Pantoja a quienes adquiriesen un jamón en sus tiendas. El empresario, natural de Badalona, está inmerso actualmente en un plan de expansión empresarial, con el que pretende llegar a los 50 millones de euros de facturación a finales de año. Dueño de una cadena de tiendas especializadas que llegarán a las 80 a finales de año, Enrique Tomas se propone potenciar el nexo entre la marca Barcelona y el jamón.

 http://www.lavanguardia.com/ocio/20140805/54412787898/enrique-tomas-obsequiara-con-flores-de-la-rambla-a-los-amantes-del-jamon.html#ixzz39bDzkO2W 

Dimecres, 6 d'agost de 2014
BTVnotícies.cat

El cinema Imax Port Vell tanca per la caiguda d’espectadors

L'Imax Port Vell no podrà celebrar el vintè aniversari. Inaugurat l'any 1995, el cinema panoràmic abaixarà la persiana en les properes setmanes per manca de públic. L'empresa que gestiona la sala no ha pogut fer front a les pèrdues dels darrers anys i ha presentat un concurs de creditors. Tot i que encara no hi ha data definitiva per al tancament, els treballadors creuen que serà al setembre.
No obstant, encara no és clar quin serà el futur de l’edifici, situat a prop de L’Aquàrium i del centre comercial Maremagnum. El tancament s’afegeix al degoteig de sales de cinema que no poden fer front a la crisi i, de fet, l’empresa ha informat que també deixarà de funcionar l’Imax de Madrid.
La sala es va inaugurar l’any 1995 amb l’objectiu de difondre un nou concepte de cinema. En un anunci a la premsa el febrer d’aquell any, l’Autoritat Portuària de Barcelona feia gala d’un espai que tenia un sistema de projecció de 180 graus i integrava so digital. La publicitat titulava: “Moltes coses del cinema passaran a la història”. Una frase que, ara, té una lectura diferent. L’amfiteatre, amb capacitat per a més de 400 persones, ha resultat massa gran

El 3D fa caure l’Imax

El sistema de projecció de pel·lícules Imax – que prové de les paraules en anglès “imatge màxima” – ofereix una resolució i definició de les imatges més alta que el cinema convencional. De fet, és el format de pel·lícula més gran de la història del cinema, amb un negatiu de 70 mil·límetres que habitualment es projecta en pantalles de 23 x 30 metres. Tot i que en un inici només es projectaven documentals, posteriorment s’hi van afegir films convencionals. Els darrers anys, però, el 3D ha posat aquest sistema en escac i mat.

Dijous, 7 d'Agost de 2014
El Periódico

¡Que cierren La Rambla!
Juli Capella. Arquitecto

Todo el mundo sabe que las manzanas caen del árbol, pero no por qué caen hasta que Newton lo explicó. Ahora, gracias al enésimo informe sobre la Rambla ya sabemos por qué esta calle no pita. Seguidamente vendrá la fase de crear una comisión que elaborará consejos que nunca se cumplirán. Y así seguirá la degradación de este monumental pedazo de espacio público. A los vecinos ya no nos pertenece, ciertamente la esquivamos, jamás compramos ni comemos ni bebemos en ella. Dios nos libre de pringar. Ese es el problema: que ya no tiene vida, solo negocio y vicio. Es una burda máquina de facturar en forma de paseo. Hemos seguido el nefasto camino del zoning, la separación de usos, matando la urbe, que es y será siempre mezcla. Pero el regidor de turno, desde su despacho, solo atiende a números, y su hogar siempre queda muy lejos de la Rambla. En su buena época, Maragall se escapaba de vez en cuando a vivir en los diferentes barrios, y así pudo comprender la dinámica de Ciutat Vella para poder mejorarla. Luego volvía a casa, pero algo quedaba. Si Trias pasease de incógnito este sábado a las dos de la madrugada por la Rambla, le daría un patatús. Ahora que los políticos ya saben lo que todos sabíamos desde hace 20 años, tampoco es previsible que arreglen nada, pues su objetivo es promocionar el monocultivo foráneo.
Uno de los sitios más simpáticos de la Rambla fue, durante muchos años, la joyería Bagués -hoy, cómo no, convertida en hotel-. Allí podías entrar a pesarte en una báscula que tenía marcadas las siluetas de los pies de tanto uso, al igual que los portales de las pensiones de putas de Rambla más abajo. Solo que pesarse aquí era gratis tras hacer una breve cola. El lugar se llamaba El Regulador. Eso es precisamente lo que hace falta en la Rambla, una regulación. O si no, que la cierren, como cantaba Sisa, y que hagan pagar entrada.

Diumenge, 10 d'agost de 2014
EL PERIODICO

La reconquista de la Rambla

Los barceloneses quieren recuperar el paseo y exigen el fin del monocultivo turístico

Apuestan por menos tráfico, más vigilancia y mayor calidad en la oferta de comercio y ocio

«La Rambla ya no es la Rambla. Los barceloneses queremos recuperarla y volver a pasear por ella como antes». Como María Toledano (consultora, 47 años), una contundente mayoría de los centenares de ciudadanos que han participado en el debate propuesto por EL PERIÓDICO exigen el fin de la degradación del paseo más popular de la ciudad y están resueltos a reconquistarlo. Los planes del ayuntamiento para ello son por lo general bien recibidos, aunque no falta quien reclama mayor determinación. «Los problemas de la Rambla no acabarán porque se ensanchen las aceras. Hay que ir más allá», dice Damià Perpinyà (maestro, 39 años).
Qué le sobra y qué le falta a la Rambla, preguntaba este diario una vez conocidas las líneas maestras del plan de usos encaminado a echar el freno al «monocultivo turístico», en palabras del alcalde Xavier Trias, restringiendo licencias hoteleras y de restauración y ocio y primando la cultura. El diagnóstico ciudadano es concluyente. Por un lado, demasiados turistas, claro -«hay tanta gente que si te alejas un metro de tu acompañante tienes que acabar llamándole para saber por dónde anda», apunta Damià-, y una oferta deficiente: «Sobran muchísimas tiendas de suvenires y súpers, incluso restaurantes, y faltan comercios autóctonos con productos que aporten originalidad e identidad», dice Jordi Corbeto (comerciante, 31 años).

Más síntomas: inseguridad -«le sobran arrebatadores de bolsos y trabajadoras del sexo» (Fernando Weissmann, 70 años, arquitecto-, suciedad, demasiados coches... Vamos, que lo que debería ser «no solo un atractivo turístico de primer orden, sino el lugar donde viven muchos barceloneses y el camino natural desde el centro de la ciudad hacia el mar» (Josep Alemany, 60 años, asesor público local) es hoy «tierra de nadie, un mal necesario que hay que atravesar, a poder ser a paso ligero, para ir del Gòtic al Raval o viceversa» (Antonio Tena, 30 años, traductor).
REFLEJO / Acisclo González (administrativo, 53 años) remacha: «Con el tiempo y ante la inacción de los responsables políticos, la Rambla se ha convertido en lo que entre todos hemos logrado que sea: un lugar de imposible paso, no recomendable para el turista despistado, sucio, ruidoso, con múltiples actividades ilícitas
-cuando no delictivas- y, desgraciadamente, reflejo de aquello en lo que se está transformando nuestra querida Barcelona». Hay pues muchas dudas sobre el modelo de ciudad, sí, y reivindicativa nostalgia, también: «Echo en falta las Ramblas de cuando era joven e íbamos a pasear y a tomar calamares y cerveza a la plaza Reial» (Rosa Gutiérrez, 52 años, dependienta). Pero los ciudadanos no se limitan ni mucho menos a quejarse. Entre el alud de propuestas: menos chiringuitos, menos despedidas de soltero/a, flamencas made in China, paella plastificada y sangría a precio de gran reserva, más limpieza y vigilancia, más flores. «Una Rambla moderna sin dejar de ser la Rambla de siempre», sugiere Francesc Julià (tornero, 33 años).
Aplausos también a la idea municipal de dar más espacio al peatón. Eso sí, mientras algunos, como Josep, solo piensan en «limitar el acceso rodado a vecinos y servicios y así poder ampliar las aceras», otros cortarían por lo sano: «Colón nos señala el camino. Los coches, al mar» (Agustí Farrés, 51 años, arquitecto).

Dijous, 14 d'agost de 2014
El País

Cae una banda de 13 ‘lateros’ que vendían droga en el barrio Gótico

Las policía decomisa en cuatro pisos más de 400 dosis de éxtasis y cocaína

Cuatro pisos en el barrio Gótico de Barcelona eran el centro de operaciones de una banda de al menos 13 personas que presuntamente se dedicaban a la venta de sustancias alucinógenas en los alrededores de la plaza Real y camuflaban la actividad con la venta ambulante de latas de cerveza, una actividad igualmente ilícita. Un operativo conjunto de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra permitió este jueves desmantelar la organización y decomisar cientos de dosis de narcóticos y unos 6.000 euros en efectivo.
Efectivos de ambos cuerpos llegaron a los alrededores de la plaza Real hacia las ocho de la mañana, acompañados de un perro pastor belga llamado Conor entrenado para localizar narcóticos. Los policías entraron simultáneamente en dos pisos del número 6 de la calle Escudellers y otros dos en las fincas 2 y 12 de la calle Serra. Con la ayuda del animal, encontraron ocultos en techos falsos más de 300 papelinas con una sustancia que se sospecha era cocaína, unas 100 pastillas de éxtasis y una importante cantidad de marihuana lista para ser vendida.
Los inmuebles, explicaron el intendente de los mossos Antoni Sánchez y el inspector de la Guardia Urbana Benito Granados, eran los centros de acopio de las drogas y las cervezas, que también se vendían de manera ilegal y servían de tapadera. La investigación, que aún se encuentra abierta, se inició hace un mes, después de que varias informaciones suministradas por vecinos y comerciantes de la zona dieran pistas sobre la ubicación de los pisos y el modo de actuación de la banda. Los lateros camellos actuaban especialmente en la Rambla y las calles Avinyó y Escudellers, donde hay gran cantidad de bares y sitios de ocio. Su principal clientela eran los turistas que frecuentan el centro.
Los 13 detenidos, todos hombres de origen paquistaní, fueron apresados en las viviendas, algunos en pijama, lo cual hace pensar a la policía que también utilizaban los pisos como residencia. A todos se les ha imputado un delito contra la salud pública.
Ambos cuerpos creen que la banda no acumulaba grandes cantidades de droga en los pisos para protegerse de posibles operativos. Los investigadores aseguran que lo incautado estaba preparado para salir a la calle durante los días de este puente festivo y calculan que en tres días la banda podía hacer ventas por hasta 3.000 euros.
La policía cree que la banda era una de las más activas en venta de drogas a turistas en la Rambla. El operativo se realizó un día después del precinto de una cincuentena de clubes cannábicos que entre otras irregularidades vendían a turistas y cuya actividad, según Granados, “se acerca muchísimo al tráfico de drogas”.

Diumenge, 17 d'agost de 2014
El Periódico

La #Rambla, el mejor paseo del mundo
Marta Mato

En la Rambla de las flores ya no hay flores ni pájaros. La imagen de los cubos rebosantes de rosas y crisantemos de todos los colores y las jaulas de jilgueros y canarios es una de las más nítidas que guardo de mi infancia, cuando los de provincias íbamos poco a la capital, y cuando lo hacíamos, yo tiraba de las mangas a mis padres y les insistía: ¿iremos a la Rambla? Ahora le falta el escaparate kitsch del Sepu, donde las señoras se probaban pendientes low cost antes de la era low cost. También le faltan los limpiabotas y las estatuas humanas, los señores con traje y corbata y el diario bajo el brazo, y las señoras con capazo. En la Rambla ahora hay guiris, muchos guiris. Hay tantos que parece que los bajen de la Sagrada Família a granel. Pero quizá aún faltan si son ellos los que tienen que beber los zumos de colores de la Boqueria, comer en la pollería de Kentucky o en las franquicias de hamburguesas, una cada tres portales, o comprar rosquillas de colores y café servido en cartón piedra. Porque si algo sobra en la Rambla son franquicias invasoras de comida y bebida, de yogures y helados en vasitos con la cara de la Monalisa. Como si no bastara con los comercios que solo venden sombreros mexicanos, imanes de sartén, trajes de bailaora y toros Osborne de plástico. A la Rambla le falta el talante de los barceloneses, el pulso de su latido diario, la prisa de quien camina cara a su destino. Le faltan los cafés de antes, las pastelerías, las modistas, las farmacias, las librerías, los cines y las tiendas de paraguas. Nos queda el consuelo de que el otoño devuelva las cosas y las personas a su sitio, y la Rambla, aunque las franquicias no se vayan, ya no sea un lugar de paso, sino la arteria principal de la ciudad. Y el mejor paseo del mundo.

http://www.elperiodico.com/es/cartas/entre-todos/rambla-mejor-paseo-del-mundo/115524.shtml

Dilluns, 18 d'Agost de 2014
El Periódico

Dudosa reconversión de las floristas de la Rambla

Uno de los temas del último año en la actualidad barcelonesa fue la prohibición a las floristas de la Rambla de la venta de suvenires. Bien, la prohibición en sí ya existía. El asunto fue que el ayuntamiento se puso firme en hacer cumplir la normativa vigente, que decía que las floristas, como su nombre indica, debían limitarse a vender flores y plantas. La medida estuvo rodeada de la polémica ya que muchos de los puestos, no todos, se negaban a dejar de vender suvenires porque aseguraban que de las flores no vivían. El municipio intentó convencerles creando la marca Rambla de Flors, una línea de recuerdos que se pretendieron «de calidad», pero que solo aceptó uno de los puestos. El resto -excepto los dos que siempre se han mantenido fieles a la flor y nunca han caído ante los cantos de sirena de los suvenires-, se reinventaron a su manera. Echándole imaginación (y morro). En vez de llaveros, fulares y abanicos -lo que predominaba en sus puestos hace solo unos meses- la mayoría de los puestos de floristas -en los que las floristas y las flores brillan por su ausencia- se exhiben desde hace tiempo imanes con Sagradas Famílias, Pedreras o Monumentales que incorporan casi como peaje un pequeño cactus o una ramita de flores secas, con lo que se adaptan a la normativa, interpretando que el cactus y la flor seca son «flores y plantas».

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/dudosa-reconversion-las-floristas-rambla-3455644

Dimecres, 20 d'agost de 2014
El Punt/Avui

El futur de la Rambla

Seixanta càmeres han estudiat els fluxos del passeig; a l'octubre hi haurà conclusions

Amics de la Rambla demana fórmules per unir veïnatge i turisme

Les càmeres que l'Ajuntament ha tingut a la Rambla, fins a una seixantena, han donat molta informació sobre el flux de persones en aquest eix central de Barcelona. Les dades, que revelen quina és la mobilitat que hi ha al passeig, han de servir per racionalitzar l'espai, que els veïns de Barcelona consideren perdut per al seu esbarjo. Les conclusions de l'estudi podrien estar a l'octubre. Tot i això, algunes coses ja les sabem. Per exemple, el moviment que fan turistes i autòctons. Els primers es mouen sobretot de baixada. Els d'aquí, sobretot, també travessen la Rambla per passar d'una banda de Ciutat Vella a l'altra. Se'ls poden imaginar: agafant aire i impuls, amb un banzai silenciós, i confiant esquivar amb èxit parades, turistes, venedors ambulants de ninos estranys, cambrers en competició, taules, flors, samarretes del Barça, repartidors de pamflets d'espectacles flamencs, estàtues humanes, taxis, bicicletes... Arribats a l'altra riba, un sospir alleujat. La Rambla no dorm. A l'any, hi passen més de 78 milions de persones. Cada dia, atenció, 214.000. De tots, només un 21% són de Barcelona.

Amics de la Rambla ha treballat estretament amb l'Ajuntament per elaborar el pla d'usos, que ha rebut l'aprovació inicial. El president d'Amics, Joan Oliveras, comenta: “És una reivindicació que ve de lluny. Se'n va començar a parlar als vuitanta i noranta.” Si no hi ha pla d'usos, la Rambla és una mena de campi qui pugui. El pla d'usos, que fonamentalment regula els locals de concurrència pública, és una pota. L'altra és el pla especial, sobre reordenació del passeig, habitatge, mobilitat.

En tot cas –diuen–, “la Rambla és un entorn específic que necessita una regulació especial”. “Necessitem un marc que ens dibuixi un model de passeig a llarg termini. I, a partir d'aquí, orientar les accions. I cal que el marc se sostingui. Seria una mala notícia que s'aprovessin normes que d'aquí a dos anys es tornessin a reconsiderar en funció de majories polítiques.” Per aquest motiu, Amics de la Rambla vol que hi hagi molt consens i que tot allò que es refereixi a les normes que han de guiar les actuacions a la Rambla estigui aprovat, definitivament, abans de les pròximes eleccions municipals.

El consens és molt possible que s'aconsegueixi. No és gaire opinable l'estat en què es troba. El problema, la seva falta d'oxigen, és evident. Continua explicant Oliveras: “Quin model de passeig volem? Un model d'equilibri, un passeig on es faci possible, en primer lloc, la convivència entre l'habitant de la ciutat i el visitant. Ara no és així. I volem mantenir també la diversitat comercial, cosa que tampoc és així ara mateix.” I van més enllà i plantegen la qüestió de l'habitatge, perquè hi ha gent que hi viu. Ara hi ha uns 600 veïns, en un passeig d'un quilòmetre i mig. “Cada vegada hi ha menys habitatge i, si no el protegim, l'haurem destruït. Ens preocupa, a més a més, una qüestió prèvia: no hi ha demanda per anar a viure a la Rambla. És difícil viure-hi.” Encara hi ha oferta, això sí, però es pot arribar a perdre. Si els propietaris veuen que no guanyaran per la via de l'habitatge, triaran altres opcions.

“Pensem que la Rambla està en un punt en què tot és solucionable”, diu Joan Oliveras. “No la tenim degradada fins a l'extrem que estigui perduda. Hem tingut Rambles pitjors! Però sí, és veritat, és angoixant.”

Això s'hauria de resoldre, segons diuen, amb els plans i altres eines més globals. “La ciutat ha d'afrontar un pla integral de turisme, en què s'estudiï clarament si volem mantenir, promoure, un model quantitatiu o qualitatiu.” La Rambla forma part del model. “És l'espai central de la ciutat, on tenim totes les Barcelones possibles. I és on s'expressen moltes de les contradiccions d'una ciutat d'èxit turístic. Però hem d'aconseguir que no expulsi el seu ciutadà de segons quines zones.” A Barcelona, no seria estrany: és possible morir d'èxit.

A temps, però no es pot ajornar. Incidir en tots els aspectes del problema. Des de l'ofec que viu la Boqueria fins a l'espai central del passeig. Sobre aquest últim, afirma: “Allò que ubiquem a l'espai públic que és propietat del ciutadà ha de donar un retorn al ciutadà. Si no és així, no funciona.” Això vol dir ressituar els elements del passeig: parades de records al mig? Botigues de flors que bàsicament no viuen de les flors? Terrasses que fan d'embut? “S'ha de posar límits al lucre privat a l'espai que és del ciutadà.”

LES XIFRES

600
Veïns té la Rambla. Una de les reivindicacions veïnals és que es protegeixi l'habitatge a la zona.

LA FRASE

78 milions de persones passen per la Rambla cada any. Cada dia, la Rambla té una circulació de 214.000 persones.

No la tenim degradada fins a estar perduda. Hem tingut Rambles pitjors. Però és angoixant
Joan Oliveras
PRESIDENT D'AMICS DE LA RAMBLA

El paper d'un altre eix, el Paral·lel

La Rambla és un eix capital de Ciutat Vella, però ha de funcionar en solitari? “Hauria de ser un nexe d'unió entre el Raval i el Gòtic. I, si ho aconseguíssim, el Paral·lel hauria de funcionar com a eix d'atracció i amb això també recuperaríem més l'activitat allí”, defensa el president d'Amics de la Rambla, Joan Oliveras. El futur pla de mobilitat ho dirà. Al Paral·lel ja es treballa en un pla que té, però, l'oposició d'una part del veïnat. Barcelona també treballa en l'esponjament del turisme, massificat en zones molt concretes.

http://www.elpuntavui.cat/noticia/article/1-territori/6-urbanisme/770033-el-futur-de-la-rambla.html?cca=1

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X