Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum de premsa sobre La Rambla - Agost 2016

31 d'agost de 2016

Dijous, 28 de juliol de 2016
El País

Los bares de La Boquería retan a Colau y reabren sus terrazas

El Consistorio asegura que las mesas obstaculizan una posible evacuación

La incorporación del PSC, a finales de mayo, al gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, supuso una tregua con el gremio de Restauración tras meses de desencuentros por la ordenanza de terrazas. Ayer, inesperadamente, se rompió la tregua. La Guardia Urbana requisó, a primera hora de la mañana, las mesas y las sillas exteriores de los bares y locales de degustación situados en los porches del mercado de la Boquería. El Consistorio alegó que esas terrazas no tienen los permisos pertinentes. Horas después, los restauradores volvieron a colocar sus terrazas.

La intervención de los agentes provocó el enfado de los restauradores que acusaron al Ayuntamiento de haber emprendido una cruzada contra unos empresarios de los que dependen un centenar de trabajadores. A mediodía, la mayoría de los hosteleros desobedecieron la prohibición, montaron las terrazas y atendieron a sus clientes. El gremio de restauración convocó una reunión con empresarios de la zona para armar un frente que, además de las de la Boquería, defienda las terrazas de todo el distrito de Ciutat Vella. Todo ello en plena temporada alta de turistas.

Fue el ex alcalde Xavier Trias (CiU) quien inició la recuperación de los porches, un lugar donde en 2010 este diario reveló que se practicaba sexo de pago. Trias inició la revitalización de los espacios que ocupaban los almacenes del mercado. Rehabilitó los porches y aprobó un plan para permitir la apertura de locales de comida. Pero abrieron sin licencia para la terraza, un trámite que quedó pendiente a finales del pasado mandato, explicó ayer CiU. Los bares, si casi espacio interior, basan su negocio en las terrazas.

Entre las dos opciones, tramitar un plan para darles la licencia o retirar las mesas, el distrito de Ciutat Vella, que capitanea Gala Pin, ha optado por lo segundo. Ayer, la concejal convergente Merce Homs criticó la, a su juicio, desidia y falta de diálogo de Colau, a cuyo gobierno acusó de “aparcarlo todo, no hablar con nadie y no querer resolver nada”.

A las ocho de la mañana, el bar La Virreina comenzaba a colocar las mesas y las sillas en uno de los porches del mercado. Justo al lado, los trabajadores de uno de los locales más grandes, El Pòrtic, ordenaban sus mesas. A diferencia del resto de mañanas, ayer, en lugar de clientes aparecieron varios agentes de la Guardia Urbana de Barcelona acompañados de técnicos municipales que procedieron a requisar sillas y mesas y colocarlas en un camión. El motivo: “Las terrazas no se ajustan a la normativa”. La mayoría de comercios abren pasadas las 10.00 por lo que el resto de restauradores pudieron salvar su mobiliario de las manos de los agentes. Aun así, el enfado se apoderó de los laterales del más famoso de los mercados barceloneses.

Desde el Ayuntamiento se informó de que los restauradores de los porches de la Boquería ya habían sido alertados “en más de dos ocasiones de que las terrazas no se ajustan a la normativa”. El Consistorio justificó su actuación remarcando que estas terrazas suponen un obstáculo en el caso de una posible evacuación de urgencia en el mercado. Los ánimos estaban muy crispados entre los restauradores. El propietario del bar La Virreina aseguró que con la eliminación de la terraza “nos envían directamente a la ruina, nuestros locales son pequeños vivimos gracias a la terraza”.
La dueña de El Pòrtic, Ángeles Molino, criticó: “Los hosteleros nos gastamos muchísimo dinero en una remodelación con la promesa verbal del gobierno de CiU de que nos darían permiso de apertura y terraza”. Oti, una empresaria hostelera con dos restaurantes en los porches, criticaba que después de hacer inversiones nunca llegaron las prometidas licencias. “Conocemos la normativa, sabemos que debe haber un paso entre mesas y sillas… hemos tenido varias reuniones con Gala Pin y no quieren cumplir la promesa de Trias”, denunciaba.

Según los restauradores, tras la victoria de Barcelona en Comú comenzaron a llegar las advertencias de que debían retirar las terrazas. Pronto llegaron las sanciones. “Yo he pagado tres multas, la última la pasada semana, son de 900 euros pero con un descuento considerable por pronto pago”, afirmaba Molino.

Tres locales mantenían abierta la terraza tras la operación policial. “Son los que recibieron las licencias en la época en que Itziar González era concejal del PSC en Ciutat Vella”, aclaró Oti. El resto de pasillos estaban desiertos. “Hay cien familias que viven de estos negocios. Yo tengo 13 empleados y si no me dejan colocar la terraza tendré que echar a la mitad”, reconocía Molino. En cuanto se acercó la hora de la comida la mayoría de los restaurantes optó por la desobediencia. Volvieron a colocar sillas y mesas y a atender a los clientes. “Es una vergüenza que los negocios de los porches tengamos una normativa y dentro del mercado, a sólo un escalón, sea la selva”, denunciaba Oti enérgicamente.

En la reunión convocada ayer por el Gremio de Restauración participaron algunos de los locales afectados, además de entidades como Born Comerç, Amics de la Rambla, el eje comercial del Raval, la Fundació Barcelona Comerç, los comerciantes de la Plaza Real y Barcelona Oberta. El presidente del Gremio, Roger Pallarols explicó que las entidades, muchas de las cuales ya han mostrado rechazo a las políticas comerciales de Colau, acordaron pedir por escrito "que se recupere el diálogo" tras la actuación de ayer, "que pone en riesgo el escenario de punto de inflexión" tras las medidas anunciadas por Collboni, "que permitían que se llegara a un consenso".

Pallarols explicó que los locales de la Boquería están muy preocupados por su futuro y el de sus empleados y pidió "que se retome el diálogo para conseguir que tengan la actividad de terraza de forma legal". El presidente de los restauradores subrayó además que "no hay ninguna ordenanza que obligue a hacer los cierres ahora, en plena temporada alta y en el distrito con más restauración". "La actuación [municipal] es mejorable. No ayuda, la verdad", concluyó y recordó que en paralelo al conflicto de La Boquería hay la la preocupación por la aceleración de la aplicación de la ordenanza por parte del distrito en plazas y espacios singulares del distrito que podrían desembocar en una reducción o la eliminación de sillas y mesas.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/07/28/catalunya/1469736972_697300.html

Dijous, 28 de juliol de 2016
La Vanguardia

El Ayuntamiento de Barcelona retira tres terrazas sin licencia del mercado de la Boqueria

Los propietarios de las tres terrazas ya habían sido sancionados anteriormente y según los bomberos obstaculizarían una eventual evacuación

Los propietarios han colocado las terrazas de nuevo al mediodía

Tres terrazas de la plaza del mercado de la Boqueria han sido retiradaspor el departamento de Llicències i Inspecció del distrito de Ciutat Vella -que dirige la regidora Gala Pin- con la colaboración de la Guardia Urbana a primera hora de la mañana. Los propietarios de las tres terrazas ya habían sido sancionados anteriormente por no disponer de la licencia necesaria, según el Ayuntamiento de Barcelona. Es por esta razón, alega, que el distrito ha procedido a retirarlas ya que no cumplían con la normativa. Además, agrega, las terrazas retiradas impedían una correcta evacuación del mercado según los bomberos, ya que el plan de protección del mercado especifica que el espacio que ocupaban es una zona de paso.

De la docena de terrazas que hay en los pórticos del mercado, sólo tres tienen la licencia para abrir. Este es uno de los motivos que molesta a los propietarios ya que les han negado la solicitud de licencia varias veces. Por ello, los dueños de los locales de restauración han decidido arriesgarse y han reabierto las terrazas al mediodía.

Los restauradores aseguran que el exalcalde Xavier Trias les permitió instalar las terrazas a cambio de rehabilitar el espacio, pero las licencias para ello nunca se formalizaron. El actual gobierno municipal ha prometido una regulación especial para este espacio, pero exige que las terrazas no se instalen hasta entonces.

La ex concejal de Ciutat Vella Mercè Homs (CiU) ha acusado al gobierno de Ada Colau de “desidia y falta de diálogo” para legalizar estas terrazas y de paralizar el proyecto puesto en marcha el mandato anterior para revitalizar el espacio, que “estaba degradado y que era escenario de permanentes acciones de incivismo”. El concejal popular Javier Mulleras, por su parte, ha pedido la restitución inmediata de las sillas y mesas de las terrazas de la Boqueria “ya que la ordenanza le concede un trato especial al estar situado bajo el porche del mercado”. Para Mulleras, “la decisión de retirar las terrazas de la Boqueria se ha hecho de forma unilateral por el gobierno municipal de Ada Colau y Jaume Collboni, una decisión que va en contra de la actividad de la Boqueria” y lo que hay que hacer es restituir las terrazas y establecer un diálogo con los comerciantes para solucionar los problemas.

Por su parte, el Gremio de Restauración barcelonés ha pedido más diálogo y ha advertido que la retirada de las terrazas podría dar paso a comportamientos incívicos. En un comunicado, el presidente de la entidad, Pere Chias, ha señalado que “a pesar de desconocer el contenido de los expedientes administrativos” cree “que hay otras formas de gestionar el espacio público y de garantizar la convivencia entre terrazas y vecinos que no implican la criminalización de las actividades económicas”. Para Chias, la actuación municipal de este jueves podría poner fin al proceso de dignificación de los entornos del mercado, ya que “las terrazas son un elemento de seguridad pasiva”: “Nos preocupa que se repitan los episodios de incivismo que se habían producido en el pasado y que, poco a poco, se habían minimizado”. “Este incivismo es lo que realmente perturba el descanso vecinal y perjudica la imagen del barrio”, no la las terrazas en los porches, ha reivindicado.

La retirada de estas terrazas llega en un momento tenso para los propietarios de locales con distrito de Ciutat Vella. Y es que Gala Pin quiere acabar con los horarios singulares del cierre de la terrazas del paseoJoan de Borbó, de la plaza Reial y la Rambla. También coincide con un momento tenso para la concejal que recientemente, tal y como relata en su Facebook, fue amenazada y presionada por un empresario que no está de acuerdo con las decisiones que toma en el distrito.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160728/403530320797/retiradas-tres-terrazas-boqueria.html

Dijous, 28 de juliol de 2016
BTVnotícies.cat

La Urbana retira les terrasses dels porxos de la Boqueria i els restauradors les hi tornen a posar

L'Ajuntament ha fet aquest dijous un pas més en el conflicte que manté amb els restauradors dels porxos del Mercat de la Boqueria. A primera hora, la Guàrdia Urbana ha retirat el mobiliari de les terrasses dels tres locals que estaven oberts. Al llarg del matí, altres establiments han optat per instal·lar-hi la terrassa, arriscant-se a ser sancionats, per poder servir els dinars. A la tarda, els agents hi han tornat i els les han fet desmuntar, tot i que llavors no se n'han endut les taules

L’operació ha començat cap a dos quarts de nou del matí. Camions de BCNeta s’han endut les taules, les cadires i tamborets que hi havia en aquell moment col·locats al carrer.
Portaveus municipals han explicat que la retirada de les terrasses és la “culminació d’un procediment que no ve d’avui”, ja que alguns dels locals acumulen diverses sancions per posar la terrassa sense tenir-ne llicència. Segons les mateixes fonts, cada local ja tenia dues sancions, una de l’any passat i una altra d’aquest.

Amb aquesta actuació, el pas per sota els porxos del mercat ha quedat lliure durant tot el matí. Cap al migdia, però, els responsables dels establiments han decidit arriscar-se i tornar a instal·lar les taules i les cadires. A mitja tarda, els agents de la Guàrdia Urbana hi han tornat i els les han fet desmuntar, tot i que en aquest cas no se les han endut ni hi han interposat cap nova sanció.
El conflicte entre aquests locals i l’Ajuntament fa temps que s’arrossega. En l’últim any, molts han hagut de pagar diverses multes per tenir la terrassa sense permís. Els restauradors diuen que, des que va entrar el nou govern municipal, les negociacions per regularitzar la seva situació han empitjorat molt, i alerten que si no poden tenir terrasses es perdran 70 llocs de treball i que molts establiments poden acabar tancant.

La moratòria de llicències de la Rambla que va decretar el govern de Barcelona en Comú també els afecta i els manté en una situació de provisionalitat que no es resol. Des del govern, recorden que s’està treballant en l’ordenació singular de la Boqueria i que fins que no s’acabi aquest procés, no se sabrà com queden les terrasses d’aquests locals.

CiU acusa el govern de “desídia i manca de diàleg” per legalitzar les terrasses
Els restauradors asseguren que amb el govern anterior havien pactat poder tenir les terrasses a canvi de rehabilitar la zona. Ara, però, no hi ha cap entesa amb validesa. Per a aquesta tarda hi ha prevista una reunió entre l’Ajuntament i el Gremi de Restauració i, entre d’altres, també es tractarà la problemàtica per a aquestes terrasses.

Els convergents consideren que l’actuació municipal paralitza el projecte engegat el mandat anterior per revitalitzar l’espai, que “estava degradat i que era escenari de permanents accions d’incivisme”. La regidora convergent Mercè Homs acusa el govern d’Ada Colau de “desídia, manca profunda de diàleg i, fins i tot, de menyspreu als operadors comercials i de restauració que fa anys van demostrar la seva complicitat amb el projecte de recuperació d’aquesta zona”.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/07/28/la-urbana-retira-les-terrasses-dels-porxos-de-la-boqueria-i-els-restauradors-les-hi-tornen-a-posar/

Divendres, 29 de juliol de 2016
El Periódico

Las estatuas de la Rambla se organizan para sobrevivir

Un grupo de artistas callejeros elabora un proyecto de autogestión para dinamizar la mermada actividad

El ayuntamiento está revisando la actual normativa, pero no se plantea moverlas de Santa Mònica
Hace una década, incluso un lustro, al preguntar a un turista al azar qué venía a buscar a la Rambla, la respuesta era prácticamente siempre la misma. Solo cambiaba el orden. Flores, pájaros y estatuas humanas. De las tres singularidades, resiste la primera, pese a que en sus puestos cada vez se ven más imanes de nevera y menos gladiolos. La segunda fue erradicada de forma definitiva en el 2013 después de una larguísima agonía. Y después están las estatuas, cada vez menos y más difíciles de encontrar, pero aún vivas sin ningunas ganas de resignarse a desaparecer delimaginario de la ciudad. Ni del de los barceloneses ni del de los turistas que desembarcan en la ciudad; al fin y al cabo, su público.

Cuando en el 2012 la entonces concejala Mercè Homs presentó lo que bautizó de forma informal como 'Rambla de las Estatuas', el traslado de los artistas callejeros a Santa Mònica, estos, viéndose 'barridos' del corazón del codiciado paseo, advirtieron que era "el principio del final". Cuatro años después, el colectivo confirma que los temores expuestos tras el anuncio del traslado son una consolidada realidad, pero no tiran la toalla. Se han organizado y presentado al Ayuntamiento de Barcelona un proyecto de autogestión para hacer revivir la ahora lánguida actividad. De las 30 licencias en vigor, 15 por turno, son muy pocas las que acuden a trabajar al paseo.

La Asociación República de las Estatuas Humanas de la Rambla, como se han bautizado, la forman cinco de los 30 artistas con licencia. Cinco de los que hacen uso de ella. Su portavoz esWalter San Joaquín, el Don Quijote del paseo, quien explica el proyecto con tanta pasión como documentación. Cuando no carga con su pesado traje del ingenioso hidalgo, lo hace con los miles de folios con el histórico de todas las normas, ordenaciones y regulaciones del paseo y con sus propuestas para poner en valor elarte de calle en el concurrido lugar. "No descubrimos nada nuevo. Nuestra propuesta está inspirada en cómo se regula esta actividad en otros lugares del mundo, como el Covent Garden de Londres", explica San Joaquín.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

San Joaquín destaca que en el proyecto de la asociación el vecindario, el barrio -sí pese a todo, la Rambla está en un barrio, en dos, de hecho-, tiene un papel relevante. "Proponemos que formen parte del jurado que elige quién puede trabajar como estatua en la Rambla tanto los vecinos de la zona como los barceloneses en general. También los alumnos de las escuelas. Queremos que los niños quieran volver a venir a la Rambla a ver a las estatuas", cuenta el artista, en cuyo elaborado plan se incluye un apartado de actividades con y en los colegios.

El proyecto presentado por los artistas, que plantea volver al tramo central del paseo, habla también de intercambio de culturas. Plantean un "espacio para el visitante", en el que podrían trabajar artistas de calle de otras ciudades, al lado de las 'fijas'. 

El ayuntamiento argumentó en su día el traslado al tramo final de la Rambla, el más ancho, explicando que la aglomeración de personas alrededor de las estatuas "dificulta la movilidad del resto de los peatones, interfiere de forma negativa a las otras actividades cercanas y propicia pequeñas actividades delictivas”. La ubicación en Santa Mònica pretendía también, a la vez que descongestionaba el tramo más estrecho y saturado del paseo, dinamizar el más muerto, algo que a ojos de las estatuas no ha sucedido. "Por Santa Mònica no es solo que haya menos vida, es que es tan ancho y las estatuas estamos tan en los extremos, que los que pasan por el centro casi ni nos ven", explican. Denuncian también que en la ubicación actual están más expuestos al frío y al calor, y que los puntos oficiales están demasiado juntos los unos de los otros. 

LA UBICACIÓN NO ESTÁ EN DEBATE

La concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, asume los argumentos técnicos del anterior equipo de gobierno para elegir su ubicación y asegura que no plantea moverlos. Que su sitio es la amplia Santa Mònica no entra en el debate abierto sobre el futuro del colectivo, algo que este no entiende. "Una de nuestras principales reivindicaciones no entra ni en el debate, cuando la propia síndica de Greuges nos dio la razón diciendo que concentrarnos en un punto desvirtuaba la filosofía con que se inició la actividad, que era que los visitantes nos fuesen encontrando a lo largo del paseo", recuerda San Joaquín.

Entre las peticiones del colectivo que sí asume el equipo de Colau,que está revisando la normativa heredada, destaca la necesidad de que la elección de las estatuas se haga en vivo, no a partir de un frío currículo, como sucedía en los anteriores concursos.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/las-estatuas-rambla-mueven-ficha-5292398

Dissabte, 30 de juliol de 2016
La Vanguardia

Arranca Òpera Samfaina, el nuevo espacio gastronómico del Liceu

Un viaje a los sabores y la cultura de Catalunya

Un ensayo general, un preestreno o tal vez esa vuelta de reconocimiento que precede a una carrera de coches. Con algo parecido calienta motores Ópera Samfaina, el nuevo espacio gastronómico de Espai Liceu, que ha puesto en marcha Tast Barcelona y que desde hoy ya se pueden visitar.
Son las primeras funciones de un espacio que se completará con el estreno en septiembre de L’Odissea Catalana, una pequeña ópera gastronómicaen torno a una mesa para 16 comensales (la función se repetirá cada media hora). Es la actividad que ha contado con la colaboración de los hermanos Roca, que cederán su aportación íntegramente a Médicos sin Fronteras.

La sala circular en la que se que evoca con sentido del humor la historia de Catalunya ambientada con música, imágenes y degustaciones de productos catalanes seleccionados por los hermanos de El Celler todavía permanece cerrada. El resto se pondrá en marcha este mediodía.

El recorrido, por una superficie de 950 metros cuadrados, se inicia desde la misma Rambla, pasando por la heladería Rocambolesc, que abrió hace unos días. Hay que bajar unas escaleras para adentrarse en las profundidades de una aventura singular que muestra la tradición culinaria catalana y la riqueza de su despensa.

Más de un centenar de personas – la mayoría procedentes de entidades que luchan contra la exclusión social – trabajan en un espacio que ha creado el artista visual Franc Aleu. Éste ha involucrado a numerosos artistas y artesanos que dan vida a una propuesta en la que se mezclan mitología, sentido del humor, historia, paisaje y comida

¿Qué es Ópera Samfaina? Que nadie espere cocina creativa sino una muestra dirigida tanto a barceloneses como a los visitantes de lo que es Catalunya y a qué sabe.

No es un restaurante, pero hay distintas áreas de degustación, bajo la dirección gastronómica de Annette Abstoss, ,socia en el proyecto: una vermutería, a la entrada, una barra solidaria en la que se podrán probar platillos de chefs catalanes que donan su receta. Una barra bien surtida que arranca con sugerencias como el fricandó de Nandu Jubany, ”huevos sorpresa” de Carles Abellán, “mollete la Rambla” de Albert Adrià, huevo frito con chips de Quim Marquès y un postre de Christian Escribà (“Cuixa de bollatre”).

En la zona de La Diva se podrá degustar elaboraciones tradicionalescomo un bacalao en samfaina , el pollo rustido, la butifarra a la brasa o el empedrat. No las servirá un camarero convencional. Han creado la figura del camarero-crupier, que controlará el juego de efectos visuales sobre la mesa.

También hay una barra de cervezas o una de vinos, con presencia de todas las DO catalanas; espacios dedicados a los productos del mar, de la tierra, al mundo lácteo o los frutos de la matanzas. son los elementos vinculados a la gastronomía en torno a los que gira la historia que se le contará a ese comensal-espectador que también podrá comprar productos de calidad procedentes de toda la geografía catalana, o disfrutar de una selección de dulces. Durante el trayecto el visitante tendrá que estar atento para descubrir los rincones en los que han trabajado reconocidos artistas. Puede, incluso, que reconozcan algunas caras entre los personajes que decoran algunas de las paredes.
Queda pediente ultimar algunos detalles del proyecto. Pero desde Tast Barcelona han querido abrir (a un precio promocional de 19 euros de consumo mínimo) para ir avanzando y puliendo cada detalle, con la idea de que en septiembre se complete la propuesta. Será con el plato más fuerte, la pequeña ópera culinaria que en su día los hermanos Roca definieron como la versión de prêt-à-porter de lo que fue El Somni, la opera gastronómica que también dirigió Franc Aleu.
Será, explicaba Jordi Roca, “una historia de Catalunya de pa sucat amb oli”en la que él mismo se convierte en protagonista accidental. Un museo dinámico, con una importante vertiente solidaria en el que se podrá saborear muestras de una de las tradiciones gastronómicas más ricas por su recetario y su despensa.

http://www.lavanguardia.com/comer/sitios/20160730/403555009379/opera-samfaina-teatro-liceu-espacio-grastronomico-nueva-apertura.html

Dissabte, 30 de juliol de 2016
El Periódico

Los porches de la Boqueria se quedan sin apenas terrazas

Los restauradores sin licencia aceptan retirarlas mientras negocian una solución con el ayuntamiento

Proponen reajustar el volumen de mesas para evitar el cierre de parte de los establecimientos
Nueva (y más revuelta) trinchera de terrazas en Barcelona. Esta vez, de empresarios que hasta el martes tenían mesas y sillas en los porches de la Boqueria y ahora se han quedado sin por orden de la concejala del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin. El colectivo está en pie de guerra desde que el jueves la Guardia Urbana les retiró el mobiliario, que reemplazaron en versión reducida como protesta. Hoy viernes han asumido la orden -dejando el perímetro del mercado casi desierto- para evitar males mayores, pero han exigido una reunión urgente con la edila para retomar la actividad. Su objetivo es volver a tener terrazas, reajustadas, lo antes posible.

El ambiente está que arde en el mercado más visitado de la ciudad. Los 17 afectados se han reunido esta mañana para analizar su situación legal y tomar medidas. Han solicitado de nuevo audiencia con Pin, que les ha dado cita para el próximo miércoles. Si el encuentro no desencalla la situación iniciarán acciones judiciales y se plantean volver a instalar las terrazas. Pretenden pactar una nueva propuesta de instalación provisional para lo que queda de verano que siga el modelo de las únicas tres que tienen licencia desde hace años bajo los pórticos.

La situación es compleja porque el colectivo carece de licencia, pero lleva cinco años con terrazas, desde que así lo pactaron con la anterior concejala, Mercè Homs (CiU).Fue el acuerdo que alcanzaron para recuperar la zona, muy degradada. Los empresarios que adquirieron los viejos locales los acondicionaron y repararon las fachadas y otros elementos, a cambio de tener derecho a terrazas, ya que los inmuebles son muy pequeños en su mayoría. El cambio de gobierno justo antes de culminar la transformación de la zona les dejó en precario, ya que ahora Pin se desentiende de aquel compromiso.

ECONOMÍA Y SEGURIDAD

Según explica su presidente, Manuel Ruiz, si la situación no se subsana tendrán que despedir a 50 trabajadores, ya que se quedarán prácticamente sin actividad en muchos casos. Uno de ellos cierra el próximo lunes y varios más lo harán durante la semana, dado que en su interior apenas tienen capacidad. Un argumento que no convence al consistorio, que se aferra a que los operadores no están autorizados y a que la zona está pendiente de una próxima regulación especial, al igual que la Rambla y otros ejes singulares. El ayuntamiento no ha asegurado de momento que la nueva ordenación garantice veladores para todos.

Y es que el espacio cuenta con muchos condicionantes de seguridad. Según fuentes municipales, el montaje que había hasta esta semana también presentaba problemas en caso de que fuera precisa una evacuación de emergencia, en función de la normativa de Bomberos.

Lo cierto es que el colectivo aguardaba hace seis meses una respuesta de Pin a la propuesta de diseño de las terrazas que le presentaron para tratar de regularizar su situación. Pero durante ese periodo y ante la falta de permiso formal, cada establecimiento colocaba las terrazas que consideraba, llegando a saturar el espacio de paso en algunos casos. Los operadores se avienen ahora a un tipo de disposición de las mesas que siga lo establecido en los tres establecimientos autorizados mucho antes del plan de dinamización.

Para el Gremi de Restauració, que alerta de que despejar toda la zona puede dar paso a comportamientos incívicos (como cuando se ejercía la prostitución), la convivencia de negocios, vecinos y usuarios es posible sin "criminalizar las actividades económicas". Piden que la concejala Pin se sume a la etapa de diálogo y búsqueda de soluciones que se ha abierto en el resto de la ciudad desde la incorporación del socialista Jaume Collboni al equipo de gobierno.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/los-porches-boqueria-quedan-sin-apenas-terrazas-temporalmente-5297624

Diumenge, 31 de juliol de 2016
BTVnotícies.cat

El “mercat rebel” demana llibertat per als manters empresonats

El col·lectiu de venedors a la manta ha convocat una manifestació aquest diumenge per denunciar l'empresonament dels quatre manters que van ser detinguts dijous en una operació contra el top manta. La protesta començarà a les 17 h davant de la Model i avançarà pels carrers del centre fins a arribar a la plaça de Sant Jaume. La mobilització s'ha convocat durant l'assemblea d'aquest dissabte, després del "mercat rebel" que s'ha instal·lat durant unes hores a la Rambla.

La portaveu de Tras la Manta, Vicky Columba, ha explicat a BTV que volen recórrer la decisió del jutge d’enviar a presó als quatre manters detinguts dijous perquè consideren que es tracta d’una actuació “racista”. Preveuen presentar el recurs a l’audiència provincial durant la propera setmana, i Columba també ha avançat que les mobilitzacions no s’aturaran fins que els detinguts no quedin en llibertat.

Durant el transcurs del “mercat rebel”, que ha rebut el suport de diverses entitats i associacions i ha aplegat prop de 350 manters, Columba també ha acusat les institucions de no respectar “els drets humans” i ha acusat la Guàrdia Urbana de treballar amb “impunitat”.

En un moment concret, alguns dels concentrats han desplegat un cartell amb la pregunta “Barcelona: Ciutat Refugi?”, com ja van fer dijous durant una altra protesta, ja que titllen l’Ajuntament d’hipòcrita per lamentar les morts de molts refugiats, però, d’altra banda, permetre la detenció dels que viuen a la ciutat.

Per reivindicar la llibertat dels empresonats, el “mercat rebel” ha decidit mantenir les mantes més enllà de les 19 h, però la Guàrdia Urbana ha intentat fer-los fora amb agents en motocicleta que han circulat enmig de la Rambla i han obligat al col·lectiu a aixecar les mantes. Tot i això, amb el material a l’esquena, alguns s’han resistit a marxar i el “mercat rebel” s’ha convertit en una manifestació que ha baixat per la Rambla. Un cop ha disminuït la presència policial, els venedors han tornat a instal·lar les mantes fins a les 21 h, quan s’ha celebrat l’assemblea que ha marcat els propers passos a seguir.

Els més de 350 venedors a la manta que han participat al “mercat rebel” han volgut mostrar el seu suport als set companys detinguts dijous en una operació contra el top manta. El jutge finalment n’ha decretat presó sense fiança per a quatre i als altres tres els ha deixat en llibertat provisional. Entre els empresonats hi ha el portaveu del Sindicat Popular de Venedors Ambulants, i a tots se’ls acusa d’un delicte contra la propietat intel·lectual i de pertinença a una organització criminal.

Tot plegat després de l’actuació dels Mossos d’Esquadra, que dijous van desarticular un pis de Sant Antoni que servia com a punt de distribució de productes falsificats, destinats a la venda ambulant. Els set detinguts estaven a l’habitatge en el moment dels fets i han estat jutjats aquest dissabte a la Ciutat de la Justícia, on els han donat suport alguns membres del col·lectiu Tras la Manta.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/07/30/mercat-rebel-reivindica-detencions-venedors-manta/

Diumenge, 31 de juliol de 2016
BTVnotícies.cat

Els bars i restaurants de la plaça Reial es queixen d’haver de tancar les terrasses una hora abans

Des d'aquest cap de setmana, el districte de Ciutat Vella obliga les terrasses de la Rambla i la plaça Reial a tancar una hora abans, a les 2 h en vigília dels dissabtes o festius, i a la 1 h entre setmana. La setmana vinent també es retallarà l'horari de les del passeig de Joan de Borbó. Els bars i restaurants amb terrasses de la plaça Reial es queixen que això els farà perdre diners i llocs de feina a mitja temporada, i asseguren que l'ambient a la plaça és pitjor un cop tanquen.

Anit, a les 2 h, no quedava ningú a les terrasses de la plaça Reial. En pocs minuts, els bars i restaurants que hi ha als porxos ja ho havien recollit tot. Quatre agents de la Guàrdia Urbana havien recordat minuts abans als seus propietaris que l’horari de tancament s’avança a partir d’aquest dissabte, segons la resolució dictada divendres per l’Ajuntament de Barcelona. Si fins ara aquestes terrasses tancaven a les 3 h, a partir d’ara ho faran a les 2 h. Les nits de diumenge a dijous hauran de recollir a la 1 h.

Els bars i restaurants van acatar l’ordre estrictament, però no hi estan gens d’acord. Els Amics i Comerciants de la Plaça Reial es queixen que el districte de Ciutat Vella els ho ha comunicat fa poques setmanes (un mes enrere a aquesta associació i fa només dues setmanes a cada establiment), quan ja han fet la planificació i les contractacions de tot el personal de cara a l’estiu, i que ni tan sols no han tingut l’oportunitat de negociar res. Ara diuen que perdran diners i hauran d’acomiadar gent immediatament, tant personal de cuina com cambrers que donen servei a aquestes terrasses.
Enric Jiménez, propietari d’El Rey de Copas i membre de la junta dels Amics i Comerciants de la Plaça Reial, diu que no entenen per què l’Ajuntament ha pres aquesta mesura, si els veïns no es queixen de les terrasses, i ben al contrari, estan contents perquè l’oferta d’oci i restauració ha aconseguit dignificar una plaça que fa vuit anys no era atractiva ni per als barcelonins ni per als turistes. “Ningú no volia venir aquí”, recorda el director del restaurant Ocaña, Joan Domènech. “Sembla que ens penalitzin per fer bé la nostra feina”, lamenta Jiménez. José Luis Herrero, propietari d’El Karma, explica que, quan les terrasses tanquen, la plaça no es buida pas, sinó que s’omple de llauners i de gent que continua la festa bevent i orinant al carrer fins a les set del matí.
 
Els clients de les terrasses de la plaça Reial tampoc no veuen per què han de tancar abans, si no hi ha molèsties per als veïns. Segons comentaven anit alguns, l’atractiu de venir a les de la plaça Reial era justament que tanquen més tard que les de la resta del barri.

Harmonitzar l’horari de les terrasses de tot Ciutat Vella és precisament l’objectiu de la regidora del districte, Gala Pin. Considera que s’ha de reduir l’activitat nocturna i el soroll en aquests barris i, per a això, les terrasses haurien de tancar, de fet, dues hores abans de l’hora a què ho feien fins ara. El decret de divendres passat sobre la Rambla i la Plaça Reial, així com el que dictarà la setmana vinent per a les terrasses de Joan de Borbó, declara aquestes zones turístiques perquè mantinguin, de moment, una hora més respecte a l’horari que marca de forma general per a tota la ciutat l’ordenança de terrasses. Però, segons Pin, aquests decrets —que, pel que fa a la Rambla, vénen a posar per escrit el que governs anteriors havien permès amb acords verbals— són el primer pas per arribar a l’objectiu que totes les terrasses del districte tanquin a la mateixa hora.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/07/31/nits-ciutat-vella-rambla-horaris-turisme-botellon/

Diumenge, 31 de juliol de 2016
El Periódico

Los manteros toman la Rambla contra las detenciones

Medio millar de vendedores ambulantes se instalan durante horas en el paseo y convocan una manifestación el domingo

Cuatro senegaleses han ingresado en la Modelo acusados de delito contra la propiedad industrial y pertenencia a grupo criminal

Tres hileras de manteros han llenado durante horas la Rambla este sábado por la tarde. Desde la plaza de Catalunya hasta el mar.El 'mercado rebelde', como lo llaman, lo ha organizado elSindicato de Manteros como respuesta a las actuaciones policiales de esta semana contra el 'top manta', que acabaron consiete detenidos, cuatro de ellos en la Modelo en prisión provisional sin fianza, y tres ya en libertad. "Se les acusa dedelito continuado contra la propiedad industrial, de pertenencia a grupo criminal y, a uno de ellos, de blanqueo de capitales", ha asegurado a este diario Montse Fernández, abogada de tres de los siete detenidos. Un octavo mantero está en el CIE desde el día 24 tras ser entregado a la policía nacional por la Guardia Urbana.

Tras la multitudinaria protesta del sábado, el colectivo Tras la Manta y el Sindicato Mantero organizaron la noche del sábado una asamblea en la plaza de Catalunya, en la que se decidió convocar este domingo una manifestación ante la Modelo en protesta de las detenciones y de las graves acusaciones que les impone la fiscalía.

Más de medio millar de vendedores ambulantes han acudido a la convocatoria de protesta de las organizaciones de apoyo al colectivo, en un ambiente crispado en el que se han mezclado las pancartas contra las políticas municipales, que tildan de hipócritasy de racistas, y los miles de turistas, que han aprovechado el zoco de bolsos, camisetas del Barça, fulares, cinturones, calzoncillos, abanicos, zapatillas, bañadores, relojes e imanes nevera para comprar a buen precio. "Homenajean a los que mueren y persiguen a los que llegan", es el mensaje que se leía en la pancarta más grande, en referencia al contador de muertos en el Mediterráneoinstalado por Ada Colau esta semana en la Barcelona en el marco de la campaña 'Ciutat Refugi'.

CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA

Victoria Columbia, miembro del colectivo Tras la Manta, grupo de apoyo a los manteros, ha asegurado que se han visto obligados a volver a la Rambla ante una campaña "cobarde" que intenta "criminalizar" a los manteros. "Los inmigrantes, los negros, son siempre los culpables", ha señalado Columbia, quien ha insistido en la hipocresía del gobierno municipal.

"Por un lado Colau dice que quiere cerrar el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca y por el otro nos encierra en él", ha señalado en referencia a Issa Seye, vendedor ambulanteque fue enviado a este centro el 24 de julio, después de que la Guardia Urbana lo detuviera ese mismo día en la parada del metro de Drassanes. SOS Racisme denunció este jueves en un comunicado que Seye es un viejo conocido de la policía local y aseguraba que ha sufrido su persecución después de que el mantero fuera atropellado en el 2012 por un agente de la Guardia Urbanaque iba en moto.

Pese a que al principio de la tarde apenas había presencia policial, a partir de las siete se empezaron a ver furgonetas de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana en la confluencia de plaza de Catalunya con Pelai, justo después de que fuentes municipales aseguraran a este diario que la Urbana no estaba interviniendo ya que se trataba de una concentración y que el tema estaba en manos de los Mossos.

Pero fueron seis motos de la Guardia Urbana las que, a las 19.30 horas, irrumpieron sobre el paseo peatonal para asustar a los manteros. Un escudo humano formado por miembros de las asociaciones de apoyo al colectivo les impidió el paso, ante la mirada expectante de cientos de turistas. Eso provocó que la mayoría de vendedores desplegaran sus paradas y empezaran a correr hacia las callejuelas colaterales. Después de 15 minutos, al ver que el control policial había menguado, algunos, menos de un tercio, volvieron con sus telas a la Rambla hasta las nueve de la noche, hora en que empezó una asamblea para debatir qué medidas adoptar para protestar contra el encarcelamiento de cuatro manteros, más el que está en el CIE.

DOS CONCEJALES DE LA CUP

Entre los activistas en defensa de los derechos humanos que este sábado se han acercado al mercado rebelde organizado también por Tras la Manta y por el Sindicato Mantero estaban los concejales de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, María José Lecha y Josep Garganté. Este último estuvo imputado por el caso de unmantero herido a cuyo médico decían que había coaccionado. La Audiencia de Barcelona consideró "leve" la intimidación.

La operación policial y el 'mercado rebelde' de la Rambla llega dos semanas después de que Colau desmantelara el zoco mantero delPort Vell, en el que el colectivo llevaba dos meses trabajando sin presión policial. El municipio optó hace dos semanas por convertir ese tramo de Joan de Borbó en un 'skate park' para expulsar al colectivo, que han vuelto a instalarse en el centro de la ciudad. El gran despliegue policial por las zonas turísticas ahuyentó durante dos días a los vendedores ambulantes.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/rambla-llena-manteros-5299172

Diumenge, 31 de juliol de 2016
El País

Los manteros vuelven a tomar la Rambla por las detenciones

Cuatro de los siete arrestados por los Mossos d'Esquadra ingresan en prisión
El mercado rebelde, la toma de la Rambla de Barcelona por parte de los vendedores ambulantes en situación irregular, ocupó este sábado durante cuatro horas la concurrida vía entre la plaza de Catalunya y el mercado de la Boquería. Hasta tres hileras de manteros se apostaron ofreciendo su mercancía en protesta por las detenciones de siete compañeros esta semana.

Las detenciones se produjeron durante una operación en un piso donde se almacenaba mercancía falsificada y el juez dictó prisión para cuatro de los arrestados, entre ellos un portavoz del sindicato de manteros. Durante la protesta hubo momentos de tensión cuando agentes de la Guardia Urbana en moto echaron a parte del mercado. Para evitar incidentes, las motos se retiraron y pese al intento de agentes a pie, los vendedores volvieron a ofrecer su mercancía.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/07/30/catalunya/1469906948_120028.html

Dilluns, 1 d'agost de 2016
BTVnotícies.cat

La síndica demana més recursos per a les inspeccions a la Rambla

La síndica de greuges, Maria Assumpció Vilà, demana en un nou informe que l'Ajuntament destini més recursos al districte de Ciutat Vella perquè pugui dur a terme les inspeccions necessàries a la Rambla per assegurar el compliment de la normativa. Vilà celebra l'aprovació definitiva del nou pla d'ordenació d'aquesta via, però critica que el procés s'ha allargat massa.

Vilà considera que el consistori ha de destinar més recursos a les inspeccions a la Rambla, tant pel que fa a les activitats comercials i als restaurants, com respecte de l’ocupació d’espais i ús de la via pública. L’informe conclou que el districte no disposa dels recursos necessaris per poder implantar les mesures que preveu el pla d’ordenació.

Després d’una passejada amb els Amics de la Rambla el 7 de juny, la síndica va comprovar algunes de les demandes de l’associació. Consideren que els quioscos ocupen molt d’espai i apunten que el reduït nombre de persones que consten empadronades a la Rambla fa pensar que hi ha molts habitatges turístics il·legals, una pràctica que, segons la síndica, cal perseguir.

A més, entre d’altres propostes, demanen que es retirin llicències als establiments que incompleixin la normativa de forma reiterada i que se sancioni les empreses que organitzin passejades en tricicle per on han de circular conductors. També fan observacions com que la densitat de terrasses a la plaça Reial és excessiva, o que els pintors porten les obres fetes i no les elaboren al lloc.

Amics de la Rambla també demana que el passeig sigui considerat el cinquè barri del districte i que s’hi instal·lin bancs per seure-hi. També destaquen aspectes positius, com la retirada de rètols de les façanes i la presència policial a la plaça Reial.

La síndica de greuges de Barcelona mantindrà la setmana que ve una reunió amb el districte de Ciutat Vella, en la qual tenen previst exposar les conclusions de l’informe per donar a conèixer les necessitats del barri.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/08/01/sindica-greuges-recursos-inspeccions-rambla-ciutat-vella/

Dilluns, 1 d'agost de 2016
El Periódico

La Síndica pide incrementar las inspecciones en la Rambla

La defensora de los barceloneses ha eleborado un informe sobre el lugar, en el que también sugiere al consistorio recuperar los bancos erradicados

La Síndica de Greuges, Maria Assumpció Vilà, ha elaborado un informe sobre la Rambla en el que recomienda alAyuntamiento de Barcelona incrementar los recursos destinados a hacer inspecciones en el paseo, tanto de las actividades comerciales y de restauración como para garantizar el cumplimiento de los requisitos de ocupación y usos de la vía pública, "de conformidad con las normas municipales vigentes".

El informe de la Síndica, elaborado tras un paseo por el lugar con representantes de Amics de la Rambla, concluye que el distrito deCiutat Vella no dispone de los recursos de inspección suficientes para afrontar con éxito la gestión cotidiana y las nuevas medidas a implantar en la Rambla, después de la aprobación del Plan especial de ordenación urbanística.

Vilà insiste en la necesidad de recuperar y preservar el carácter "cívico, tradicional y civilizado" del paseo. "Esta es la zona de la ciudad que soporta más presión de visitantes y de actividades legales, ilegales y paralegales, que procuran beneficiarse de esta numerosa afluencia", apunta la Síndica, quien asegura que el reto del municipio es ejecutar el plan especial y hacerlo cumplir.

UN LUGAR DONDE SENTARSE

Más allá de la actividad inspectora, Amics de la Rambla planeta instalar bancos para sentarse a lo largo de toda la Rambla, algo que la Síndica ve con muy buenos ojos. La defensora ha hecho llegar al ayuntamiento, que ya dispone del informe, la necesidad de "recuperar zonas de descanso para peatones donde sea posible sentarse". Que no sean terrazas, se entiende.

El informe también habla de la necesidad de retirar las licencias a los locales que incumplen de forma reiterada la normativa, así como luchar contra los numerosos pisos turísticos ilegales del paseo.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/sindica-pide-incrementar-las-inspecciones-rambla-5300907

Dilluns, 1 d'agost de 2016
La Vanguardia

La síndica de Barcelona pide al Ayuntamiento que destine más recursos a inspecciones en la Rambla

La defensora advierte que “el Distrito de Ciutat Vella no dispone de los recursos” para afrontar la gestión cotidiana y aplicar el Plan especial de ordenación de la Rambla

La Síndica de Greuges de Barcelona, ​​Maria Assumpció Vilà, pideincrementar los recursos destinados a hacer inspecciones en la Ramblatanto de las actividades comerciales y de restauración como de la ocupación de la vía pública. Vilà ha incluido esta sugerencia en un informe que ha entregado al consistorio y que ha elaborado tras la visita el 7 de junio con representantes de la asociación Amics de la Rambla.

La síndica apunta a que el Distrito de Ciutat Vella no dispone de los recursos de inspección suficientes para afrontar la gestión cotidiana y para aplicar las medidas acordadas en el Plan especial de ordenación de la Rambla. Además, recoge una serie de quejas que le trasladó la asociación de vecinos y comerciantes, como el bajo número de actividades registradas en los pisos de esta vía y por consiguiente el escaso volumen de personas que están empadronadas en esa zona, lo que hace sospechar la abundancia de viviendas de uso turístico sin licencia.

Los representantes de la asociación Amics de la Rambla expusieron al equipo de la Sindicatura varios problemas, algunos de ellos relacionados “con una baja actividad inspectora”. Si bien la defensora celebra la aprobación definitiva del Plan especial de ordenación de la Rambla, considera que el proceso se dilató “excesivamente, sobre todo en la fase final” y pide al Ayuntamiento que ahora garantice “una correcta aplicación”. Vilà señala que el Distrito de Ciutat Vella y “en especial la Rambla y sus entornos son las zonas de la ciudad que soportan más presión de visitantes y de actividades legales, ilegales y paralegales, que procuran beneficiarse de esta numerosa afluencia”.
La síndica recoge la demanda de Amics de la Rambla de disponer de un “correcto inventario” de las actividades que están autorizadas y que las terrazas de la parte alta se adecuen a los criterios del Plan, lo que puede conllevar su desaparición, y además sospecha que algún establecimiento tiene exceso de mesas en la terraza. La entidad considera que los quioscos de prensa ocupan mucho espacio público y quiere que se compruebe si cumplen las dimensiones permitidas.

También pide que cuando se constate un incumplimiento reiterado de las condiciones de licencia, se les retire el permiso. Según denuncia la asociación, las sanciones económicas se pagan, pero se siguen produciendo las infracciones. También propone que si los triciclos que pasean turistas cometen infracciones, se sancione a las empresas y no a los conductores.
Preocupación por las actividades comerciales irregulares

Una de las principales preocupaciones que apunta el informe son las diferentes tipologías de actividades comerciales irregulares, como los ‘captadores’, que intentan atraer a pie de calle clientes para los locales de restauración. Su actividad sólo está permitida delante del local para el que trabajan, pero la asociación alerta que proliferan también los ‘conseguidores’, que captan clientes para los clubes de cannabis, y protesta por la ocupación de la vía pública por parte de manteros y de vendedores que ofrecen de pie objetos por cuenta de otro, que de vez en cuando, pasa a recoger los ingresos
Amics de la Rambla también protesta por la densidad de terrazas en la plaza Reial, que ven “excesiva” y señalan que por ejemplo el velador del Hotel Oriente tiene una barandilla de hierro en el lado de la calzada en sentido descendente que no cumple con la normativa. Además, se quejan de que hay artistas y dibujantes en la parte baja de la Rambla que llevan la obra ya hecha cuando la deberían elaborar in situ. “Hay mucha exigencia en la selección y poco control posterior”, lamentan, para agregar que en horario nocturno se instalan otros artistas sin autoritzación.
También les disgustan los anuncios sobre los quioscos de prensa y la fachada de un establecimiento comercial en la calle de Portaferrisa, que a su juicio provocan una fuerte contaminación lumínica.

Más áreas de descanso y un uso para la fundición de cañones

La síndica ve con muy buenos ojos la propuesta de Amics de la Rambla de instalar más bancos para sentarse y recomienda al consistorio recuperar zonas de descanso para preservar el “carácter cívico y tradicional” del paseo. Vilà pide que se retiren las mesas, las sillas y demás mobiliario del restaurante Casa Joan, que se encuentran en medio aunque el establecimiento lleva meses sin actividad. También piden que se busquen actividades para el edificio conocido como la fundición de los cañones, ubicado al final de la Rambla y actualmente vacío. Vilà considera que el inmueble debería tener un uso público.

La entidad denuncia que hay tramos de la Rambla en mal estado y que el traslado de personas detenidas en la comisaría de la Guardia Urbana en horario nocturno provoca molestias de ruido en el vecindario del interior del patio de manzana. La asociación también quiere que el Palau Moja incorpore algún elemento que recuerde que allí vivió el poeta Jacint Verdaguer y muestra la disconformidad con la retirada de los escalones de la base del monumento a Pitarra. Además, defiende que la Rambla sea considerado el quinto barrio de Ciutat Vella.
Como aspectos positivos, destacan que la limpieza de los rótulos de las fachadas impuesta por el Ayuntamiento, así como la permanencia de patrullas de los Mossos y de la Guardia Urbana en la entrada de la plaza Real.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160801/403619193675/sindica-mas-inspectores-rambla-barcelona.html

Dimecres, 3 d'agost de 2016
BTVnotícies.cat

Establiments i Ajuntament acosten posicions sobre les terrasses de la Boqueria

Els establiments de restauració dels pòrtics de la Boqueria i el govern municipal han mantingut una reunió aquest dimecres en què han acostat posicions sobre les terrasses. Després que els locals les haguessin de retirar per ordre de la Guàrdia Urbana, totes dues parts han acordat que es concediran llicències provisionals fins que es negociï el pla d'ordenació singular corresponent.

La regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, ha explicat que la intenció del consistori és convertir l’espai en un lloc més transitable i accessible a través de la regulació de les terrasses. Segons dades de l’Ajuntament, hi ha 23 locals a la zona. D’aquests, cinc no tenen cap tipus de llicència, 11 tenen llicència però cal avaluar si compleixen els requisits per tenir terrassa, tres tenen terrassa de manera legal i qautre estaven tancats en el moment de la inspecció.

Els propietaris dels establiments han expressat que estan “raonablement contents” amb la mesura, encara que sigui de caràcter provisional. De fet, alguns comerciants asseguren que han arribat a facturar la meitat dels diners els dies que no han pogut treure les terrasses.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/08/03/establiments-i-ajuntament-acosten-posicions-sobre-les-terrasses-de-la-boqueria/

Diumenge, 14 d'agost de 2016
La Vanguardia

Los captadores de clientes se multiplican en la Rambla

Relaciones públicas de clubs de cannabis, burdeles y rutas de borrachera abundan en el paseo

Un joven subsahariano apostado en el tramo central de la Rambla ofrece a los paseantes hacerse socio de un club de fumadores de cannabis. Son las once y media de la noche. Todo legal, añade en inglés, todo al momento, todo de primera calidad... “Yo pensaba que para hacerse socio de estos clubs había que ir apadrinado por otro socio y luego esperar 15 días”. No, repone el joven subsahariano: “Tú me pagas 20 euros y yo te apadrino. Sólo tienes que dejarnos un documento que demuestre que eres mayor de edad. En un momento podrás comprar todo el hachís y toda la marihuana que quieras. Si quieres mucho, pues mucho, y si quieres poco... ¡desde 6 euros! Todo de primera calidad”. “Bueno, voy a dar una vuelta y...”. Es que cerramos ya, tiene que ser ahora, vamos, es aquí al lado, llegamos en un momento...

Los captadores de clientes de clubs de cannabis se multiplican estos días en la Rambla, y también
de prostíbulos, de locales que integran las rutas de borrachera, discotecas, restaurantes, museos... Quienes contravienen las normativas se mezclan con quienes las respetan. Y el paseo se vuelve un incordio, sobre todo si uno vive cerca. La estampa se repite a cada rato. Vendedores de juguetes voladores y luminosos, de palos de selfies, de silba-tos. Abanicos y castañuelas dis-puestos en el suelo. Susurros que ofrecen cocaína. Al final todos quieren venderte cocaína. La entidad Amics de la Rambla denuncia que el rincón más transitado de Barcelona, su escaparate más internacional, el ojo de la cerradura desde donde medio planeta mira la capital catalana, ofrece cada día una imagen más cutre.

“Miren qué chicas”, tercia un joven, también en inglés, mostrando en la pantalla de su smartphone fotos de mujeres en ropa interior y actitud provocativa mirándote desde una cama redonda con los ojos difuminados. La Rambla está muerta, agrega el captador. “¿Y la rubia de la bañera cuánto cuesta?”. El precio lo tienes que hablar con ella... “Ya, pero el club dónde está, y cuánto cuesta entrar, y qué pasa si luego la chica me pide una pasta...”. La entrada son 35 euros con dos consumiciones, yo os llevo en mi coche en un momento, y si no te pones de acuerdo con las chicas no pasa nada porque es un club superelegante, con espectáculos continuos. Puedes tomarte un par de copas tranquilamente. “Bueno, dime dónde está el club y ya vemos si nos acercamos...”. No, he de llevarte yo, se apresura a decir el captador. Si no la entrada te saldrá más cara. Tengo el coche aquí al lado. Venga, vamos... “¿También eres taxista?”.

En verdad, explica Fermín Villar, el nuevo presidente de Amics de la Rambla, echando mano de sus recuerdos, los captadores de clientes siempre pulularon por este paseo. Pero en los sesenta y setenta eran unos espabilados que se acercaban de manera casual, como quien no quiere la cosa, a los marineros de la sexta flota estadounidense. “Me encanta Marilyn Monroe”. Y charlando amistosamente se enteraban de si los yanquis querían comprarse una chaqueta de ante, pasar un rato con una mujer o comerse una paella. Y entonces los captadores mandaban a los americanos a los negocios que les interesaban, a aquellos que les pagaban sus comisiones. Y los marineros regresaban luego a su barco convencidos de que habían tenido una suerte tremenda. Luego vino la masificación. Ahora todo resulta mucho menos sutil, mucho más burdo. Ahora las discusiones son habituales. Que no te pongas tan cerca de mi restaurante, que a esa gente yo la vi primero, que...

Un tipo vende entradas a 30 euros para discotecas del frente marítimo. En la calle Escudellers una joven ofrece “bailes eróticos artísticos”, y también “9 consumiciones por 19 euros”. “La entrada es gratis, si no te gusta te vas... pero dónde encontrarás copas más baratas...”. Una gente de una web de ocio para lesbianas trata de aprovechar la cola de una de las últimas fiestas del Circuit para hacerse con los datos de las chicas que esperan. Hasta que alguien de la organización les invita a dejar de hacerlo. Un captador de clientes de rutas de borrachera crawl ofrece a media docena de guiris de veintipocos años una juerga inolvidable: un montón de chupitos en cuatro bares especialmente seleccionados entre los más divertidos de Barcelona. Todo por quince euros. Crawl significa en inglés gatear. La alternativa, dice el captador, es que te engañen en cualquier otro bar, que te metas en cualquier garito a ver qué tal... Pero nuestros bares, añade , son de toda confianza, y todos están aquí mismo, al lado de la Rambla. Los guiris no lo dudan. El captador mira a izquierda y derecha antes de ponerles unas pulseras, de recoger los correspondientes 90 euros. Luego los guiris descubrirán que los chupitos saben a colonia y que han de pagar el resto de consumiciones como cualquier otro cliente. No volverán a casa pensando que tuvieron una suerte tremenda. El captador mira a izquierda y derecha porque el distrito prohíbe las rutas de borrachera. Por ello, últimamente, estos captadores procuran trabajar de un modo mucho más discreto, con grupos de no más de media docena. Nada que ver con aquellos de un centenar. Si un policía municipal le sorprende le pondrá una multa de al menos 600 euros. Villar pide que las sanciones no recaigan sobre los captadores, sino sobre sus jefes, sobre quienes realmente se benefician de estas actividades. “Tenemos que reducir la presión sobre el paseante –dice el presidente de Amics de la Rambla–. Todos los captadores deberían quedarse a las puertas de sus negocios. Así se lo hicimos saber a Gala Pin, la concejal del distrito, y a Maria Assumpció Vilà, la Sindica de Greuges”.

Un excaptador de rutas crawl confirma que se trata de un trabajo asqueroso. Lo consigues muchas veces a través de webs anglosajonas de búsqueda de empleo. Sus ofertas seducen a gente que no habla ni castellano ni catalán, que no tiene los planes muy claros. Algunos promotores de estas rutas también ofrecen habitaciones compartidas con dos o tres personas por unos 250 euros al mes. “De los 15 euros que paga el turista, el promotor, el más listo, se queda 10, y el captador 5. Pero en este mundo lo habitual son las organizaciones piramidales. Los captadores tienen otros captadores trabajando para ellos. Estas personas, que se llevan una mínima parte de esos 5 euros, también pueden poner a trabajar a otras personas. Cuanto más abajo estés en la pirámide, menos ganas.

Muchas discotecas tienen suspropios empleados haciendo de relaciones públicas, pero también
tienen gente trabajando a comisión. Pagan tres euros por persona”. Y luego, cuando sale el sol, te vas a casa.

Cerca de 500 multas este año

Una de las prioridades del distrito que dirige la concejal Gala Pin es reducir las molestias vecinales que causa el ocio nocturno. Fuentes municipales explican que los captadores de clientes están subrayados en rojo en la agenda de la edil, muy especialmente aquellos que promocionan un consumo de alcohol exagerado y que puedan dar pie a conductas incívicas.

El verano es un momento crucial. Ahora la ocupación del espacio público se multiplica. En este sentido, en lo que llevamos de año, hasta el 31 de julio, los agentes de la Guardia Urbana interpusieron 427 sanciones. La inmensa mayoría de unos 600 euros, aunque las más caras pueden alcanzar los 6.000. La normativa vigente dicta que no se puede repartir propaganda a más de 100 metros del local que se anuncia, y a menos de 50 metros de cualquier punto de acceso al transporte público.

El problema, sostiene Fermín Villar, el nuevo presidente de Amics de la Rambla, es que la altísima densidad de los establecimientos comerciales del paseo, así como la gran cantidad de estaciones de metro y paradas de autobús, hacen inútil la norma. “Hay que atender las peculiaridades de la Rambla. El distrito ha de elaborar la ordenación singular de sus terrazas. Entonces podría ser un buen momento para encarar esta cuestión”.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160814/403911655167/los-captadores-de-clientes-se-multiplican-en-la-rambla.html

Diumenge, 21 d'agost de 2016
ARA

“A la Rambla fem nosa els veïns”

El Joan dorm amb taps i plafons d’escuma a les finestres de doble vidre, i esquiva prostitutes al replà

El seu despertador sona cada dia a les 7 del matí. El Joan -nom fictici- és enginyer informàtic i treballa des de casa. El primer que fa quan es lleva és retirar els plafons d’escuma que té contra els porticons de la finestra. La seva habitació dóna a la Rambla. “No n’hi ha prou amb els taps i el doble vidre”, assegura. També reconeix que la millor estona per ventilar és ben d’hora al matí perquè després hi ha massa soroll.

Al Joan li agrada esmorzar amb pa fet del dia i, com cada matí, decideix baixar al forn. Al replà de l’escala hi troba una prostituta acabant la feina amb un client, que li parla en anglès. Ell passa sense dir-los res i reconeix que “al principi intentava raonar-hi”. “Però l’únic que aconseguia era que m’insultessin”, assegura. Quan torna cap a casa, la prostituta i el client ja no hi són, però han deixat el terra brut. “Ara baixaré amb el pal de fregar”, diu el Joan, mentre s’enfila escales amunt. Viu en un cinquè sense ascensor i al principal hi ha un cartell en què hi diu “Massage & Beauty”. Un cop a casa, es fa un entrepà i un cafè, i es posa a treballar.

L’odissea d’entrar a la Boqueria

A les 11 agafa el carro d’anar a comprar i surt. Va a la Boqueria a comprar fruita, i després a un supermercat que hi ha al darrere. “Encara hi ha un parell de parades que són fruiteries de veritat, a la Boqueria”, explica. Arribar-hi, però, és missió impossible. L’entrada que dóna a la Rambla és plena a vessar de turistes que bloquegen el pas. Alguns aguanten immòbils la respiració per fer-se una selfie, o una groupie ; d’altres busquen l’enquadrament perfecte per fotografiar la placa en què hi diu “Mercat de St. Josep La Boqueria”, i d’altres miren embadalits una Marylin Monroe que balla des d’un balcó que hi ha a l’altra banda de la Rambla. El Joan opta per vorejar el mercat i entrar-hi per un lateral, però entre les terrasses, els turistes que esperen per seure-hi, els que fan fotos i el seu carro, la cosa no sembla gaire més fàcil. “A la Rambla, els que fem nosa som els veïns”, diu resignat. I afegeix: “La Boqueria ja no és un mercat, sinó un parc temàtic, igual que la Rambla, on a la tarda tampoc no pots caminar-hi perquè només hi ha riuades de turistes”. Finalment aconsegueix entrar al mercat i arribar a la parada de fruita, tot i que ha hagut d’obrir-se pas a crits i a cops de colze. “Només vigilo que no hi hagi gent gran o algú amb una criatura en braços”, aclareix.
Al supermercat el panorama no és menys desolador, ja que la cua per pagar arriba fins ben bé la meitat de la botiga. Aquí els turistes es barregen amb els autòctons, amb la diferència que uns riuen i els altres esbufeguen. El Joan assegura que aquest és un bon exemple que demostra que el turisme està desbordant la ciutat i el dia a dia dels veïns. També reconeix que el comerç ha canviat fins al punt que “ja no queden establiments per a veïns”, i en posa un exemple: “Per fer fotocòpies haig de caminar 15 minuts”. Assegura que no hi ha cap activitat del seu dia a dia que no es vegi condicionada per la presència massiva de turistes, i reconeix que la cosa a vegades és insostenible. “Un dia em vaig trobar que no podia sortir de casa, per les riuades de turistes que baixaven Rambla avall, i vaig haver de fer un crit per poder posar un peu a la vorera”.

Temptat per les immobiliàries

Quan el Joan arriba al replà de casa, veu un pamflet d’una immobiliària de luxe a la bústia, en què hi diu: “Persones d’alt poder adquisitiu estan buscant apartaments en aquesta zona”. Estripa el paper i treu la garrafa d’aigua del carro, ja que farà dos viatges per pujar la compra a casa. Havent dinat treballa una estona més abans no ha de marxar cap a la reunió de SOS Rambla, una associació de veïns organitzada al marge de la ja existent Amics de la Rambla, que agrupa comerciants i restauradors. El Joan, de fet, ha volgut mantenir-se com a testimoni anònim per por a represàlies d’aquesta entitat. Durant la reunió, els veïns tracten la polèmica de les terrasses dels porxos de la Boqueria i aproven un manifest en què es reclama la recuperació del mercat. En l’escrit, que també ha sigut subscrit per l’Assemblea de Barris per un Turisme Sostenible (ABTS), aplaudeixen la mà dura de l’Ajuntament però deixen clar que no n’hi ha prou fent retirar les terrasses sense llicència. “Si realment volen que es respectin les normes, el seu incompliment ha de comportar sancions clarament dissuasòries o la retirada de la llicència”, reclamen.

Acabada la reunió, el Joan enfila Rambla amunt per tornar cap a casa. Com cada vespre, troba una muntanya de terrines buides de gelat i gots de plàstic amuntegats al seu portal. En retira algunes amb el peu per poder entrar i vigila que la porta quedi ben tancada. L’hora d’anar a dormir sempre requereix preparatius per al Joan: portes i finestres ben tancades, taps a les orelles i plafons d’escuma contra les finestres de l’habitació. Tot i així, a la una de la matinada el desperta l’aldarull del pis turístic que té a la finca del costat, i reconeix que en moments com aquest recorda del pamflet que pràcticament cada dia li deixen a la bústia. “Ja no és pels diners, sinó pel fet d’imaginar-me que podria trobar un lloc on viure tranquil”.

Segons dades provisionals de l’Ajuntament de Barcelona, el 2016 es tancarà amb 30 milions de visitants a la ciutat.

http://www.ara.cat/societat/Rambla-nosa-veins_0_1636036413.html

Diumenge, 21 d'agost de 2016
La Vanguardia

La Boqueria se transforma en un gigantesco ‘take-away’

La oferta de comida para llevar se multiplica en el histórico mercado de la Rambla

La Boqueria vive de los turistas, “y nos guste o no eso no va a cambiar, si no te adaptas no sales adelante...”, dice muy solemne a primera hora una veterana pescadera del mercado mientras se afana en rellenar pequeñas bandejas de piezas de pescado frito. A su espalda las freidoras trabajan a toda potencia. El aceite hierve, humea, burbujea. Y a su vera los expositores de supuesto pescado fresco están desiertos. El mármol reluce como una patena. “Es que estos días la chica que se encarga del pescado fresco está de vacaciones...”. Muchas pescaderías de la Boqueria, no todas, se están sumando a la fiebre de la comida para llevar. Ostras dispuestas para ser engullidas, tigres y muslitos rebozados, bombas de salmón... Todo esto es tremendamente simbólico. Siempre fueron las pescaderías los puestos que más se resistieron a los cantos de sirena del turismo, los que más se quejaron de las molestias ocasionadas por los grandes grupos que no dejan pasar a las señoras con su carro, los que más se indignaban con el visitante ocasional que insistía en mover la pata de un bogavante para hacerse una selfie. Ahora los pescados sobre el hielo, los jamones colgando, las cajas de fruta adquieren aires de atrezzo, de puro decorado.

La recientemente remozada plaza de la Gardunya ya se convirtió en un merendero. Todos los días, al mediodía, siguiendo los horarios anglosajones, este nuevo espacio abierto tras el mercado se llena principalmente de decenas de turistas que dan buena cuenta de ensaladas de salpicón la mar de frescas, de surtidos de marisco a la plancha, de croquetas de bacalao... Porque ponerse a comer en el parterre de un plátano de la Rambla queda feo. Porque a los guiris los porches ya se les quedaron pequeños. Porque la Boqueria ya se convirtió en un gigantesco take-away, probablemente el más grande de toda Catalunya.

“Las señoras de toda la vida que siempre venían a comprar se están muriendo –retoma la veterana pescadera mientras rellena las pequeñas bandejas–. Y sus hijos y sus nietos prefieren hacer la compra en cualquier supermercado. A los jóvenes no les gusta acudir al mercado. Los barceloneses vienen sobre todo en ocasiones especiales. Por Navidad. Pero no por costumbre. El problema no son los turistas, los turistas son la solución, al menos un alivio... Porque luego noviembre y octubre se hacen muy largos. Y los que se quejan lo hacen porque no supieron adaptarse. Para hacer todo esto hay que pedir un permiso especial al Ayuntamiento, pagar nuevos impuestos, hacer obras... Todo para sobrevivir. Lo de las brochetas de gambas se me ocurrió hace unos cinco años. Estaba aburrida viendo como el de la pizzería de enfrente vendía una porción tras otra y me dije...”.

La historia reciente de la Boqueria es un reflejo, un destello, de la historia reciente de esta ciudad. De la Rambla, del Gòtic, de la Barceloneta. Todo está adquiriendo aires de parque temático de atracciones, de escenario de postal. Como si en lugar de un mercado esto fuera la recreación de un mercado. “Vendemos muchas más raciones individuales de ensalada de salpicón que pescados frescos, sobre todo en verano”, reconoce ajetreada la empleada de una pescadería encargada de servir las pequeñas raciones. “Lo que ocurre es que últimamente el verano es cada vez más largo –agrega el dependiente de una charcutería–. A los turistas hay que ofrecerles cosas pequeñitas y baratas para que se atrevan a probarlas. Así algunos se animan luego a hacer una compra más contundente”. Son las últimas manifestaciones de un largo proceso de transformación. Todo esto empezó a cambiar hace ya como poco tres lustros...

Entonces una frutera de la Boqueria, y presumiblemente también verdulera, contemplaba las moscas revolotear a su alrededor. La mujer, aburrida, se puso a cortar trozos de sandía, se los ofreció a modo de degustación a unos turistas japoneses, la pareja oriental inclinó la cabeza muy agradecida, le preguntó cuánto le debían... “Trescientas pesetas”, dijo la frutera verdulera sin pensarlo. Aquellos trozos de sandía no valían ni veinte duros. Pero los turistas japoneses se fueron la mar de contentos con sus refrescantes trozos de sandía a precio de barril de Brent. Al poco numerosas charcuterías comenzaron a ofrecer cucuruchos de dados de jamón serrano con patatas fritas, sofisticados pinchos de embutidos variados, minivasitos de fuet a un euro... Ahora la presencia de piezas de fruta en aquel y muchos otros puestos es testimonial. Puro atrezzo. Y el trajín de empleados que alegremente despachan todo el rato una barbaridad de zumos y macedonias constante. Aquí, a pesar de que aún puedes comprar 30 huevos por tres euros y medio, uno de los puestos más frecuentadas es el de souvenirs, el de camisetas, mandiles y tazas de recuerdo de la Boqueria.

“A mí me parece muy bien que los puestos se espabilen y amplíen su oferta –dice Jaime García, tras la barra del Quiosc Modern–. Sí, sí... puedes poner mi nombre en el diario. No tengo ningún problema”. Es que aquí en la Boqueria los periodistas son recibidos con cierto recelo. Muchos tenderos se sienten exageradamente observados. Como si sus estrategias para sobrevivir atentaran contra las más puras tradiciones de este país, como si no hicieran lo que hace tanta gente en esta ciudad... “Que las pescaderías ahora sirvan comida preparada me parece muy positivo, siempre que hagan las cosas bien, que el cliente quede satisfecho... No siento que me hagan una competencia desleal. Así atraemos a más gente al mercado y todos nos beneficiaremos. En la Boqueria, hace años, los bares eran muy pequeños, y servían bocatas y cervezas. Pero gracias al incremento de visitantes empezamos a coger los puestos de al lado, a multiplicar nuestra oferta, a contratar gente... ¿tan malo es eso?”. Ahora abundan en la Boqueria los platos con nombres étnicos del palo Sueño Andaluz y otras ocurrencias por el estilo.

Plan municipal de emergencia

El Ayuntamiento espera presentar antes de finales de año un paquete especial de medidas destinadas a “mejorar y fomentar la esencia de mercado que tiene la Boqueria”. Fuentes municipales matizan que estas medidas están inscritas dentro del Plan Especial de la Rambla, un plan pensando principalmente para que los barceloneses regresen a este lado de la ciudad. “En este sentido ya emprendimos algunas iniciativas, como el Aula Gastronòmica, donde se imparten cursos de cocina y los padres pueden dejar a sus hijos mientras hacen la compra”. Además, este gobierno municipal aún mantiene una de las iniciativas arrancadas en el mandato anterior: la de poner un vigilante los viernes y los sábados por la mañana para restringir la entrada de los grandes grupos. “Todavía estamos evaluando su efectividad”, concluyen.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20160823/404135996324/mercado-boqueria-comida-para-llevar-plaza-gardunya-merendero.html

Dimarts, 30 d'agost de 2016
El Periódico

Un camarero de la Rambla: "¡No te sientes en la terraza!"

El personal de algunos bares y restaurantes alerta al público local de los precios más inflados

En el paseo están algunos de los locales peor valorados de la ciudad

El efecto imán de la Rambla para el turista puede más que cualquier terrible puntuación en las redes sociales y foros de viajeros. Miles de ellos, a diario, se meten entre pecho y espaldamonumentales cervezas y sangrías individuales de litro a precios disparatados: 12 euros (más IVA) y 14,95 en varios locales, respectivamente. Solo así se entiende que cualquier noche de verano las terrazas del paseo estén a reventar pese a alinear a algunos de los establecimientos peor valorados de la ciudad en megaportales como Tripadvisor. Sin ir más lejos, tiene el triste honor de contar con el restaurante peor puntuado de España hace un año y medio, entre otros muchos supensos.

Para el barcelonés, la Rambla es un territorio bastante inhóspito que ahora lucha por revertir su imagen con un plan especial urbanístico. Pero salvo algunos hoteles con una buena oferta gastronómica, algún histórico y algún grupo de restauración que ha echado el ancla hace poco al final del vial para dignificarlo, la mayoría están focalizados en el turista y sin mayor ambición aparente que ganar dinero sin contemplaciones, con precios aún más altos que hace seis años, en un chequeo similar.

Un ramblista de toda la vida lo tiene claro: "Llegaron inversores extranjeros sin idea sobre restauración y que solo querían lavar dinero negro, no importa lo que den de comer o beber ni su trato al público", se lamenta. Alguno tiene varios locales, lo que hace que los precios se repitan en varios puntos. En general, el medio litro de cerveza cuesta de 6 a 7,45 euros y el litro de 10 a 12, aunque lo más grave del asunto es que no haya opción de un tamaño menor: en muchas terrazas no existen medianas ni copas, más allá de algunas franquicias de 'fast food' y del centenario Gran Café, donde el botellín que dentro vale 1,8 pasa a costar 3,5 en el paseo, mientras el jarrón gigante cotiza a 9,9. Y encima muchos no incluyen el IVA en sus cartas.

SUPERDOSIS

La bebida en superdosis (aunque dentro, un catalán sí puede beber un caña de dos euros en la barra) se ha contagiado también a la vecina plaza Reial, donde una mediana o copa cuesta de 2,85 a 3,80 en los cinco locales testados, pero donde se sirve sobre todo el formato de casi medio litro a entre 4,5 y 5,5 euros, llegando a 6,8 por una talla más. Este ímpetu por llenar de líquido los estómagos foráneos es patente también en el paseo de Joan de Borbó, donde en diversos veladores no hay opción a dosis comunes y los precios se mueven en distintos locales de 5 a 6 para la pinta, y de 9 a 10 para la jarra gigante. Al saber que uno es barcelonés, en algunos casos lo "ajustan".

Una solidaridad conciudadana (sic) que alcanza su cénit en la Rambla, donde los propios camareros (casi siempre de origen paquistaní, indios y de otros países asiáticos) advierten al público local de que huya. "¿Cuánto cuesta aquí una cerveza?", pregunta la periodista. "Vete, aquí muy grande y muy cara". "Mejor no te sientes en la Rambla, muy caro"... y suma y sigue. El que se queda suele encajar el precio con dignidad si es extranjero y está acostumbrado a las facturas de Londres, Nueva York o París. "Sí, es caro, pero nos parece bien para estar sentados en el corazón de la Rambla", decían unos británicos el otro día dando cuenta de una jarra y un enorme vaso de litro de sangría. El Gremi de Restauració destaca que los precios son mucho más asequibles (excepto en esta calle) que en otras grandes metrópolis extranjeras, y defiende en general la calidad de oferta y servicio. Los españoles, en cambio, se quejan con frecuencia de que los precios están por encima de otras ciudades españolas.

Los casos de gente que paga 11 euros por un menú barato al que hay que agregar bebida ("una cerveza gigante de 12 euros sin consultar"), más IVA, son infinitos. Y las experiencias con paellas petrificadas, secas, de cartón piedra, en locales con servicios sucios, o con tapas infumables dan para escribir un libro. El capítulo tapas alcanza el delirio en algunos locales que sirven combos de encurtidos y fritangas a casi 50 euros, ofreciéndolo como entrante. El local disfrazado de vasco que tiene prácticamente todas sus puntuaciones como "pésimo" tiene comentarios del tipo: "Ni para guiris ni para marcianos".

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/camareros-rambla-alertan-publico-local-los-altos-precios-5349220

Dimarts, 30 d'agost de 2016
El Periódico

La consumición en zonas turísticas cuesta hasta tres veces más que la media de Barcelona

Los ejes más céntricos suelen tener los cafés y las cervezas entre un 20% y un 200% más caros que los barrios

La Rambla, con picos de 7,45 euros por medio litro de cerveza, el paseo de Gràcia y la zona litoral están a la cabeza

Miles de barceloneses, tras una tarde de paseo o compras en el paseo de Gràcia o la rambla de Catalunya, habrán pasado de largo por sus bares y terrazas, muertos de sed pero temerosos del montante de la factura. La fama de caro planea sobre el centro de Barcelona, relegado casi al turista. ¿Está fundamentada? Una investigación realizada por EL PERIÓDICO en los ejes más turísticos (y en los pujantes) constata precios entre un 20% y un 200% más caros que la media (con puntas de más del 300% en la Rambla) para un café o una cerveza (7,45 euros por medio litro) a medida que uno se acerca al centro, o bien en ejes de moda. Pero aún hay esperanza, sobre todo si uno prescinde de las terrazas de las zonas calientes.

El estudio, sin ambición empírica y a golpe de consumición, pago y encuesta en unos 80 establecimientos seleccionados aleatoriamente (incluyendo bares tipo Marcelino y locales de diseño), revela también que el hábito suele hacer al monje: los precios más contenidos suelen darse sin duda en bares familiares, en los regentados por chinos, en panaderías convertidas a la degustación y en franquicias con precios fijos. Y suben peligrosamente en las calles más turísticas en cuanto uno se sienta en una terraza, lo que no impide que aún sucedan pequeños milagros como tomarse un café por entre 1,1 y 1,3 euros en alguna barra delpaseo de Gràcia, la Rambla o el Born, incluso en una terraza de la Diagonal (Más Q Menos).

La comparativa parte de las cifras que a principios de verano dio el Ayuntamiento de Barcelona como precios medios de la ciudad, tras un sondeo realizado desde Barcelona Activa que establecía que el café costaba 1,1 euros, una cerveza 1,58 y un menú de mediodía, 9,88. El chequeo de este diario no ha entrado en la comparativa de menús, aunque cabe destacar que esta fórmula gastronómica sí sobrevive incluso en los ejes turísticos, rondando en muchos casos los 11 euros. A mediodía es una estrategia para ser competitivo, aunque en núcleos como la Rambla tienen letra pequeña al no incluir muchas veces el IVA y la bebida, donde llega el auténtico sablazo.
Una ruta a fondo por el centro y un sondeo puntual en algunos barrios hace difícil las generalizaciones meramente por zonas. Por ejemplo, en los barrios de Congrés-Indians y la Sagrera el café ronda los 1,2 euros (a veces más, a veces menos), con pocas diferencias en sus terracitas. Por una mediana se paga entre 1,40 y 1,80 habitualmente, precios que se repiten en elEixample izquierdo (excepto en los locales más 'cool' del Gayxample), también en Santso en el Carmel, entre otros, donde el café mantiene el tope de 1,30. La cerveza, no obstante, ya alcanza los dos euros en una terraza de la rambla del Carmel, la plaza Eivissa o larambla del Poblenou. Y se eleva sospechosamente si uno pisa los epicentros de Gràcia: en las plazas del Sol y de la Vila el expreso en un velador alcanza 1,65 euros (como en puntos de la rambla de Catalunya), y la cerveza hasta 2,65, o sea un 60% más que el precio medio local.

CARGOS Y TASAS

Ciertamente, el café, un rito que a veces se ventila en un sorbo, ofrece menos variaciones de precio. Como con otras consumiciones, en terraza se grava con un 10% o 15% más, o bien con un plus fijo de 20 o 50 céntimos, que en la Rambla llega a elevar el expreso a tres euros. Mención especial para el bar Zúrich, donde su enorme terraza añade un euro a unos precios que en barra son casi de barrio.
Las terrazas son un pilar para los negocios, habida cuenta de que suelen elevar los precios por encima de las discretas tasas municipales. En plaza Catalunya por un módulo (mesa con sillas) el empresario paga poco más de un euro al día. Algo que ya se rentabiliza con el primer café que se vende. Se abona la mitad en un eje dinámico pero no céntrico como la rambla del Poblenou, y una tercera parte (0,304 euros) en una zona C, muchas calles de barrio.

Terracear se convierte en disparatado en la Rambla, pero también vale su peso en oro en otros puntos. Las comparaciones son complejas porque algunos llaman caña a lo que sirven en copa, y otros a pequeños vasos de 0,2 litros. Pero en un velador de la rambla de Catalunya un tercio o mediana puede ir de 2,45 a 4,75 euros, mientras que en el concurrido paseo Joan de Borbó de la Barceloneta una mediana se puede tomar a la fresca por 3 euros, pero en la mayoría de establecimientos del paseo solo sirven tallas XXL, que elevan el medio litro a 5 o 6 euros y la jarra de litro a 9 o 10.

El fenómeno de las megacopas, nacido en la Rambla, salpica a más puntos. En una heladería del paseo de Gràcia anuncian "ofertas" de jarras de sangría a 15 euros y de vasos a 4, y en algunos restaurantes la sangría también se despacha enorme. Marina Village, eje de moda, se cobra también las vistas. Como sucede en el Born, donde una mediana en su paseo llega a costar más de 3 euros.

La factura en capitales europeas

LONDRES
En la capital del Reino Unido la mayoría de las cafeterías son de cadenas, con precio fijo, donde un café para llevar cuesta casi dos euros y si se consume allí mismo, un 20% más. La pinta de cerveza (casi medio litro) tiene un precio bastante regulado que apenas varía según la zona y que va de 3,8 a 4 libras (de 4,44 a 4,67 euros) habitualmente, sin suplementos en los jardines o terrazas de los pubs o por sentarse, ya que se pide y se paga en barra.- BEGOÑA ARCE

PARÍS
En un barrio normal del distrito 10, un café que cuesta 1,2 euros en la barra sube a 2 en terraza y una caña (0,25 l.), de 2,70 a 4. Pero en una zona turística como el barrio latino (donde solo sirven en mesas y terraza), el café alcanza los 4,6 y la caña los 7,6. Y en la zona de Opera, la taza de un euro en barra llega a casi tres en terraza y la cerveza dobla el precio: 5,2. - EVA CANTÓN

ROMA
En los barrios un buen café en barra cuesta entre 0,8 y 0,9 euros y en terraza tiene un precio similar, pero en zonas turísticas se llega a pagar de 3,30 a 6 euros si se es foráneo. Y una cerveza que en un barrio cuesta 2,5 euros en la barra y 3,5 en la terraza, en un eje turístico alcanza los cuatro en interior, y los 7 en terraza. -

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/trago-zonas-turisticas-hasta-tres-veces-mas-caro-que-media-barcelona-5348196

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X