Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum de premsa sobre La Rambla - Agost 2018

13 de setembre de 2018

Cadena Cope
Herrera en la Cope
Divendres, 03 d’agost de 2018
Plataforma de Afectados por el Top Manta: "Estos chicos están viviendo en la impunidad absoluta"

El presidente de la Plataforma de Afectados por el Top Manta, Fermín Villar, ha comentado el problema de los manteros en Barcelona

El jueves un turista americano fue herido por un mantero. El turista estaba defendiendo a una mujer, que recriminaba a los manteros que no podía pasar con el carrito de bebé, cuando uno le golpeó con la hebilla del cinturón a modo de látigo. Para hablar del problema del top manta en la ciudad condal ha participado en 'Herrera en COPE' el presidente de Amics de La Rambla y de la plataforma de afectados por el top manta, Fermín Villar.

Fermin Villar ha asegurado que lo único que saben es por la prensa, ya que no les ha llegado ninguna información por ningún canal oficial del ayuntamiento. Villar ha querido puntualizar que desde su plataforma piden la existencia de una licencia para ocupar la vía pública, ya que para que ellos puedan hacer "cualquier cosita en la calle", asegura que deben "hacer todo un proceso burocratico cansino" y deben esperar a que lo autoricen. Mientras que, asegura, "estos chicos están viviendo en la impunidad absoluta".

Villar ha afirmado que "es muy irónico que Colau entrara a la ciudad con el discurso de recuperar espacio público" pero, asegura, "le faltó añadir cuando está usado por actividades reguladas". El presidente de Amics de La Rambla ha declarado que todo lo que usa el espacio público de manera ilegal, no ha tenido ningún interés porque hay un "descontrol evidente". Y ante esta situación ha opinado que "no se puede intervenir con represión". Pero también ha advertido que se deben respetar las reglas, y que "nunca se pueden justificar las ilegalidades y mucho menos la violencia".

El presidente de la Plataforma de Afectados por el Top Manta ha comentado que La Rambla es la tercera calle más cara de Barcelona, y ellos "están facturando muchisimo" sin pagar por la localización. Villar ha querido dar a entender a la opinión pública que "están ganando entre 3000 y 6000 euros mensuales", "con la falta de pago de IVA que eso supone", ha añadido. En cuanto a la agresión de ayer, Villar ha comentado que esto es nuevo en el sentido de "la violencia manifiesta extrema y sin pudor", pero que no es nuevo porque "los primeros que han sufrido esta violencia han sido la Policía Local de Barcelona". También ha dicho que cree que "es una espiral de haber hecho creer a estos chicos que lo que están haciendo está totalmente permitido".

En cuanto a su relación con la alcaldesa de Barcelona, ha compartido que se reunieron el 22 junio. con el proposito de presentar alguna propuesta para hacer cumplir las leyes. Pero no llegó a salir nada porque "ERC dijo que no podian ir de la mano del PP y entonces nadie hizo nada". Villar ha asegurado que la "única esperanza" que les queda es el defensor del pueblo de Barcelona, que desde hace un mes tomó partido, y esta buscando la manera de buscar una situacion.
https://www.cope.es/noticias/herrera-cope/plataforma-afectados-por-top-manta-estos-chicos-estan-viviendo-impunidad-absoluta_246199

La Vanguardia
Dissabte, 04 d’agost de 2018
El turista norteamericano agredido el miércoles: “No volveré a Barcelona”

A última hora de la tarde, la familia Bravo, los tres hermanos con sus parejas y sus hijos, se sentaban alrededor de una mesa alta de uno de los puestos de la Boqueria a comer tras un intenso día en el que atendieron a periodistas y presentaron una denuncia en los Mossos d’Esquadra. El mayor, de edad y de envergadura, José, de 40 años, apenas probó bocado. Tenía un intenso dolor de cabeza después de que se le despertaran los puntos con los que los médicos del hospital Clínic suturaron, el miércoles por la noche, las heridas sufridas en la cabeza tras ser apaleado por un grupo de manteros en la plaza ¬Catalunya.

“Creí que me mataban. En uno de los golpes con un cinturón me rasgaron una vena de la cabeza y empezó a brotar sangre como si fuera una fuente. Pero esos tipos me seguían golpeando”. Bravo relata con pena, incomprensión e impotencia la agresión sufrida, que ha vuelto a poner nuevamente al colectivo de los manteros en el ojo del huracán.

La familia entera, americanos residentes en Miami, descendientes de cubanos y con abuelos españoles, cruzó el charco para recorrer Europa por vacaciones. Llegaron de Madrid el mismo miércoles y se alojaron en un hotel de la calle València. Habían estado paseando por la Rambla y regresaban para descansar cuando en la plaza Catalunya, a la altura del Zurich, oyeron los gritos de una mujer.

“Un grupo de subsaharianos la tenía rodeada y le estaba golpeando. Me extrañó que nadie saliera a ayudarla. Con mi hermano, nos metimos en medio para ayudarla y sacarla de allí”, explica. Algo debió de pasar porque la reacción posterior de los vendedores es violenta y desmesurada. Parte de la secuencia quedó registrada en un video grabado por una transeúnte, Ana Martínez, que acabó guardando el teléfono porque ¬temía que la agredieran a ella también.

“Empezaron a pegarme con los puños, a darme patadas y gol¬pearme con unos cinturones”. Y asegura que uno de esos cintos llevaba una hebilla metálica con una especie de punzón que es lo que le produjo las peores heridas en la cabeza. “De verdad creí que me iban a matar”.
Cuando al final el hombre logró con su familia refugiarse en el interior de la cafetería Zurich, fue atendido por los servicios de emergencias y trasladado en ambulancia al Clínic, donde le curaron y cosieron.

Aseguran que ayer tarde, nadie del Ayuntamiento de Barcelona se había puesto en contacto todavía con ellos. Los hermanos Bravo atendieron a los periodistas y después recibieron el apoyo del presidente de Amics de la Rambla, Fermín Villar, que les acompañó en su periplo primero a la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Nou de la Rambla y después a la de plaza Espanya. La unidad de investigación del Eixample se ha hecho cargo del caso. El consulado norteamericano les ha ofrecido el servicio de despacho de abogados con el que la familia quiere estudiar la posibilidad de “denunciar al Consistorio”. Se han sentido maltratados. “Los responsables de esta situación de descontrol están en el Ayuntamiento de Barcelona y aún es hora que alguien nos llame o se acerque para preguntar cómo estamos. Si los periodistas nos encontraron, los políticos también podrían haberlo hecho”, advierte Bravo, que asegura que “nunca más volveré a Barcelona”.

Desde el Ayuntamiento, la alcaldesa accidental, Laia Ortiz, aseguró ayer tarde que en todo momento ha estado pendiente y al corriente de la situación del turista herido.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20180804/451201734798/turista-agredido-manteros-testimonio-barcelona.html

La Vanguardia
Diumenge, 05 d’agost de 2018
La crisis del ‘top manta’ afecta a la imagen exterior de Barcelona

El hermano del agredido dice que no descartan denunciar al Ayuntamiento por lo ocurrido

La marca Barcelona suma una nueva herida tras la gestión del gobierno de la alcaldesa Ada Colau de la agresión que sufrió un turista de Estados Unidos a manos de varios manteros. Numerosos medios de comunicación europeos y americanos se están haciendo eco de la noticia. Pero podría ir a peor: no se descarta, incluso, que la Administración estadounidenselance una advertencia a sus ciudadanos sobre los peligros que conlleva visitar Barcelona. Y, por su parte, el herido estudia la posibilidad de denunciar al Ayuntamiento.

Todo esto pasa después de que ayer, además, se produjera un nuevo altercado entre las mantas, protagonizado por un mantero y una clienta. Al mediodía, una llamada al 112 alertó de que ambos discutían de una manera muy aira¬da en la plaza de Pau Vila por el precio de unas zapatillas. Al lugar acudió una patrulla de la policía portuaria, pero no pudieron encontrar ni al mantero ni a la mujer. Al parecer, aseguraron a los agentes varios camareros de la zona, el vendedor ambulante empujó y tiró del cabello a la cliente. Sin embargo, la mujer se marchó de la zona antes de que llegaran los agentes, sin presentar ninguna -denuncia.
La actual crisis se produce con la alcaldesa Ada Colau fuera de la ciudad y con su primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, también ausente. Un golpe a la imagen de Barcelona multiplicado por la sensación de desgobierno sobre el que ambos dirigentes políticos han preferido pasar de puntillas por la cuestión.

El turista se fue de la ciudad, ya prosigue por Europa. Fuentes municipales explicaron que la misma noche de la agresión se presentó en el centro sanitario un intendente de la Guardia Urbana, y añadieron que el viernes, la tercera teniente de alcalde, Laia Ortiz, y estos días alcaldesa accidental, se puso en contacto con el consulado para que le facilitara el contacto del agredido

El turista norteamericano, José Bravo, y sus parientes pasaron sus últimas horas en Barcelona en compañía principalmente de Fermín Villar, presidente de la entidad de vecinos y comerciantes Amics de la Rambla y portavoz de la plataforma de afectados por el top manta. Villar fue con ellos a la comisaría de los Mossos d’Esquadra, a comprar unos cuantos recuerdos de la ciudad, a tomar una helado con los niños... “Hace pocas horas me llamó su hermano desde Roma, desde donde sigue su viaje por Europa –explicó ayer el propio Villar–, y me preguntó quién era una tal Laia Ortiz... Yo le dije que era la alcaldesa accidental de Barcelona. El hermano de Bravo me respondió que ya no tenía ganas de hablar con ella, que lo único que quiere es proseguir su viaje, que por un momento pensó que lo iban a matar... También me dijo que está dispuesto a continuar las acciones judiciales porque entiende que en una ciudad como Barcelona no pueden pasar cosas así, que se están pensando la posibilidad de denunciar al Ayuntamiento”. A última hora de la tarde de ayer, la víctima de la agresión y Ortiz intercambiaron unas palabras por teléfono, pero la conversación no concluyó de un modo especialmente amistoso.

La imagen de la agresión, que ha comenzado a dar la vuelta al mundo, ha sido reflejada en diversos medios extranjeros (los tabloides británicos han hecho una amplia difusión de las imágenes), pero se produce también después de que este mismo verano, medios como The Guardian tildaran a la ciudad como “foco de delincuencia” y también trascendieran informaciones sobre la posibilidad de sufrir ataques turismofóbicos, después que la rama juvenil de la CUP, Arran, atacase un Bus Turístic a principios del mes de julio.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20180805/451224479215/top-manta-barcelona-vision-exterior-crisis-incidentes.html

Ara
Diumenge, 5 d’agost de 2018
L’espectre seductor
Xavier Theros

El rumor sobre el suposat fantasma de la font de Canaletes va ser notícia en molts diaris del 1845 i persones de tota mena s’hi acostaven amb l’esperança de presenciar l’impossible

Va ser notícia en molts diaris de l’època: un suposat fantasma rondava per la font de Canaletes espantant a tothom. El rumor va començar a circular a mitjans de gener del 1845, i el Diario de Barcelona informava que feia uns dies que no es parlava d’altra cosa. Diverses persones deien que havien vist un fantasma aparegut entre les runes de la caserna d’artilleria dels Estudis -l’antiga universitat suprimida per Felip V-, al pati de la qual rajava una font molt freqüentada per les noies i mestresses de casa dels voltants. Es tractava d’un ésser sobrenatural força curiós, de vegades vestia de negre i de vegades de blanc. El diari madrileny La Posdata ampliava la informació, i afegia que les aparicions es produïen entre les vuit i les deu del vespre, aprofitant les muntanyes de runa que hi havia llavors en aquell edifici. En alguna ocasió els veïns l’havien perseguit, però el fantasma havia saltat la muralla i s’havia esmunyit dins del fossat.

Cada nit hi havia més tafaners que acudien a la Rambla, fins que l’espectre es va aparèixer a unes noies -en altres versions, a unes criades- mentre omplien el càntir d’aigua a la font de Canaletes i els va dedicar unes floretes galants. Les fadrines van sortir de la caserna xisclant i de l’ensurt van emmalaltir. Segurament, els barcelonins de llavors podien tolerar millor una ànima en pena que fes por que un fantasma que es posés a festejar amb les seves filles. Així doncs, un dissabte es van reunir dos-cents homes armats amb pals i
bastons i van entrar a l’antiga caserna a fer-hi un escorcoll. A fora hi va començar a créixer una multitud de curiosos, cosa que va alarmar les autoritats. Immediatament es van mobilitzar forces policials i militars, que van prendre posicions. Tot i així, l’aparició de la primera patrulla va ser suficient perquè tothom se’n tornés a casa. Aquella nit fins i tot va córrer la brama que els agents havien detingut un fantasma de veritat.

El Diario de Barcelona explicava que, en vista dels aldarulls que es podien provocar en aquelles manifestacions, es va situar una guàrdia nocturna a l’edifici per evitar més aparicions i impedir l’organització d’una nova cacera de fantasmes. A l’espectre no se’l va tornar a veure mai més, però la gent seguia expectant per si tornava. Durant molts dies, persones de tota mena s’acostaven a la Rambla amb l’esperança de presenciar l’impossible. Els més escèptics van dir que tot havia sigut una comèdia per amagar unes reunions polítiques clandestines, altres pensaven que era un assaig dels revolucionaris que volien assaltar el fortí de Canaletes.
En l’edició del dia següent, el Diario de Barcelona tornava a parlar del fantasma i proposava com a millor explicació per justificar les suposades aparicions un fort ensurt de les noies que anaven a la font, que potser no havien entès les intencions d’un festejador improvisat. O un deliri dels testimonis que afirmaven haver-lo vist, per un fenomen d’histèria col·lectiva. El diari barceloní El Fomento va avançar una possible solució a l’assumpte: l’espectre seria en realitat un jove de temperament exaltat i romàntic, o un viatger que havia arribat tard al portal de la muralla i que es va esmunyir per aquelles runes, des d’on era més fàcil colar-se a la ciutat. De mica en mica, la gent va oblidar aquelles aparicions, i la font del fantasma va convertir-se un dels trets d’identitat de la Barcelona moderna.

https://www.ara.cat/suplements/diumenge/espectre-seductor_0_2064393544.html

La Vanguardia
Dissabte, 11 d’agost de 2018
El mítico Bar Pastís reabrirá bajo la tutela del London Bar

La jubilación del histórico propietario ha propiciado el traspaso del negocio a la familia circense Raluy, que mantendrá la esencia francesa del local

El bar Pastís, icono –sino reliquia– de la Barcelona canalla que antaño fue el barrio chino, se ha vuelto a salvar in extremis. Esta vez, sin causar apenas revuelo y abriendo una nueva etapa. Los nuevos dueños del London Bar modernista, la familia que impulsa el Circ Raluy, han adquirido el negocio de la calle Santa Mònica y lo están acondicionando para poder reabrir en septiembre.

“Hemos cerrado unas semanas para limpiarlo y arreglarlo, pero vamos a mantener la misma estética y la música francesa”, detalla Magda Viegas, encargada del London Bar. “Serviremos coctelería clásica”, añade. Ambos locales están a poca distancia de la Rambla y han hecho bandera desde sus inicios de su parroquia intelectual y bohemia y de la música en vivo, un género cada vez más escaso en Barcelona por las exigencias de insonorización que imponen consistorio y vecinos.

El Pastís se ha resistido a capa y espada a adaptarse al turismo de masas que impera en el centro de Ciutat Vella, a pesar de que lo recomiendan casi todas las guías internacionales. José Ángel de la Villa ha sido su propietario desde los años 80 y sucedió a la viuda del fundador, Quimet (Joaquín Ballesteros), que se había criado en la Argelia colonial y abrió este pintoresco garito en 1947 a imagen y semejanza de las tabernas portuarias francesas. El nombre del bar alude al licor típico de Marsella a base de aguardiente de anís y regaliz, que es la bebida estrella de este microcosmos entre obrero y marinero.

Naufragios y resistència

El motivo del traspaso, aclara Viegas, es la “jubilación” merecida de De la Villa “tras 38 años” al pie del cañón. Extraoficialmente, no es ningún secreto que los números no cuadraban desde hacía años, el alquiler de renta antigua se extinguió y las denuncias por ruido de un insistente vecino acechaban a este frágil antro. Se le conocen al menos tres amenazas de cierre inminente, en 2008, 2012 y 2015, todas seguidas de exclamaciones de apoyo ciudadano. También el London Bar estuvo a punto de desaparecer a causa de denuncias por ruido y el fallecimiento de su histórica propietaria, Eli Beltrán.

Se dice que por el pequeño Pastís han pasado artistas –al micrófono– y literatos –en la barra– del calibre de Paco Ibánez, Mayte Martín, Georges Moustaki, Vázquez Montalbán, Goytisolo, Aute, Joaquín Sabina, Javier Bardem e incluso Picasso y Dalí. Su decoración inclasificable es fruto de 71 años de acumulación de objetos variopintos, desde cuadros de Quimet y referencias a Edith Piaf hasta botellas, carteles o pegatinas.

Su atmósfera de penumbra y luces rojas ha dado cobijo durante dos décadas a cantautores y pequeños grupos de géneros muy diversos, desde blues y rock hasta folk latinoamericano. Programaba dos o tres –o cuatro– actuaciones por semana, sin calendario fijo, según los ofrecimientos que llegasen a la barra del bar. También programaba jueves de poesía y martes de tango. Los espectáculos eran gratuitos, aunque con consumición obligatoria.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20180811/451275806220/bar-pastis-traspaso-london-bar.html

RTVE
Dilluns, 13 d’agost de 2018
Fermí Villar, president d'Amics de La Rambla

L'accés a La Rambla està barrat ara per obstacles físics. Un canvi, per augmentar la seguretat, però que segons els veïns i comerciants, no ha fet perdre l'atractiu de l’emblemàtic passeig de Barcelona.

Segons Fermí Villar, president de l’associació Amics de La Rambla, s’està recuperant l’ocupació i el nivell de visitants de la ciutat, així com el de despesa. Afegeix que hi va haver una caiguda més important després dels fets polítics de l’1 d’octubre que quan els atemptats del 17 d’agost.

Un any després, Villar creu que aquella tarda sempre romandrà: “Els dols es porten en silenci i per fora es fa la vida normal, però l’afectació roman”.

A La Rambla volen que el memorial que prepara l’Ajuntament de Barcelona reconegui també la solidaritat dels que es van bolcar en ajudar els afectats per l’atemptat. “Vam tenir entre 5.000 i 8.000 persones protegides en els locals comercials” explica Fermí Villar.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/linformatiu/fermi-villar-president-damics-rambla/4694772/

Betevé
Dimarts, 14 d’agost de 2018
L’associació Amics de la Rambla demana no polititzar l’homenatge a les víctimes del 17-A

L'entitat també agraeix les mostres de suport que ha rebut durant aquest any

L’associació Amics de la Rambla ha fet públic un comunicat per demanar que l’acte de record a les víctimes de l’atemptat de divendres “no s’utilitzi per reivindicar altres interessos personals o polítics”. L’entitat convida la ciutadania i totes les institucions a participar en la commemoració de l’aniversari del 17-A i mostren la seva voluntat que sigui una expressió, massiva i conjunta, de suport a tots els qui encara pateixen les conseqüències de l’atemptat. També volen que sigui un acte de rebuig del terrorisme.

Amics de la Rambla també desitja que la celebració d’aquest homenatge serveixi per recordar i agrair el paper que van tenir els cossos policials, els serveis sanitaris, els veïns i els treballadors de la Rambla el 17 d’agost. A més, des de l’associació aprofiten per donar les gràcies per les mostres de suport i solidaritat que han rebut durant el que qualifiquen “l’any més difícil de la història de la Rambla”.

Especial del 17-A, a beteve.cat

Amics de la Rambla ha emès aquest comunicat quan falten quatre dies perquè faci un any de l’atemptat. betevé ha preparat un especial sobre el 17-A, en què es poden veure i escoltar els testimonis directes dels fets.

https://beteve.cat/societat/amics-rambla-demana-no-polititzar-homenatge-victimes-atemptat-17-a/

Europa Press
Dimarts, 14 d’agost de 2018
Amics de La Rambla anima a participar en la conmemoración del 17A apartando "otros intereses"

Amics de La Rambla anima a participar en la conmemoración del 17A apartando "otros intereses"

Amics de La Rambla ha animado a quienes quieran mostrar su solidaridad a las víctimas del atentado del pasado 17 de agosto a que participen en la conmemoración de su aniversario de este viernes, apartando "otros intereses personales o políticos". Así, ha pedido este martes en un comunicado que "nadie utilice la conmemoración para favorecer intereses personales o políticos", y ha asegurado que todos los ciudadanos y las máximas representaciones institucionales son bienvenidos a La Ramb ...

http://www.europapress.es/nacional/noticia-amics-rambla-anima-participar-conmemoracion-17a-apartando-otros-intereses-20180814154318.html

El Mundo
Dimarts, 14 d’agost de 2018
Amics de la Rambla pide que no se utilicen los actos del 17-A con fines políticos

La asociación Amics de la Rambla ha llamado a la participación en los actos en memoria de las víctimas de los atentados del 17-A y ha pedido que no se utilice la conmemoración "para reivindicar otros intereses personales o políticos".

La entidad, que agrupa a vecinos y comerciantes de esta concurrida vía barcelonesa, donde los yihadistas perpetraron el atropello masivo el agosto pasado, sostiene que "todos los ciudadanos y las máximas representaciones institucionales son bienvenidas a La Rambla" y que los actos del próximo día 17 han de servir para mostrar de forma unánime el apoyo a las víctimas de los atentados y sus familias.

"En el año más difícil para la historia de La Rambla, nada ni nadie podrá enturbiar el sentimiento de solidaridad que nos une a todos los que queremos a La Rambla y a Barcelona", afirma la asociación.

Con motivo del primer aniversario de los atentados, la Comunidad de Sant'Egidio llevará a cabo el próximo jueves, día 16, una ofrenda floral en recuerdo de las víctimas en La Rambla y una plegaria por la paz en la Basílica de Sant Just.

Por su parte, los comerciantes de La Boqueria conmemorarán los atentados con la suelta de 400 globos con mensajes de amor, una iniciativa que surge "desde el respeto, con voluntad conmemorativa y desvinculada de cualquier ideología política".

Este acto se llevará a cabo el 17 de agosto a las 17.00 horas, según han informado hoy los vendedores del mercado, los floristas de La Rambla y los antiguos vendedores de pájaros.
La Asociación Catalana de Municipios y Comarcas (ACM) también ha convocado a los ayuntamientos y consejos comarcales a sumarse a los actos en memoria de las víctimas y heridos en el primer aniversario de los atentados, a los que propone realizar cinco minutos de silencio el 17 de agosto a las 12 del mediodía.

Durante estas concentraciones también se leerá un manifiesto, elaborado por la ACM, donde se destacará la labor que realizaron los servicios de emergencias, médicos y de seguridad durante los ataques y la gran respuesta pacífica y cívica de la sociedad catalana

http://www.elmundo.es/cataluna/2018/08/14/5b72c158e2704e2b2e8b4613.html

El Periódico
Dimarts, 14 d’agost de 2018
Amics de la Rambla pide aparcar los intereses personales y políticos el 17-A

"Nada ni nadie podrá enturbiar el sentimiento de solidaridad" de los que quieren a Barcelona, ja sentenciado la asociación

La asociación Amics de la Rambla pide la participación de todas las entidades en los actos oficiales de homenaje a la víctimas de los atentados de Barcelona del 17 de agosto y ruega que no se use el evento para reivindicar intereses personales o políticos, como ha apuntado este martes en un comunicado.

Amics de la Rambla ha subrayado que "todos los ciudadanos y las máximas representaciones institucionales son bienvenidos a La Rambla", pero que se trata de un día para "solidarizarse con las víctimas" y expresar "el rechazo al terrorismo", por lo que "nada ni nadie podrá enturbiar el sentimiento de solidaridad" de todos los que quieren a Barcelona. Y es que el acto del año pasado estuvo marcado por la crítica al Rey y al gobierno central.

Precisamente durante esta semana, diferentes entidades y formaciones políticas, como la ANC o la CUP, han manifestado su negativa a acudir al acto de conmemoración por la presencia del rey Felipe VI y han msotrado la voluntad de realizar homenajes alternativos. Aun así, las entidades llaman a no boicotear al monarca por respeto a las víctimas.

https://www.elperiodico.com/es/politica/20180814/amics-rambla-pide-aparcar-intereses-politicos-17-a-6988515

El Periódico
Dimecres, 15 d’agost de 2018
El día que te volví a querer
Anna Gener Surrell

Sospecho que todos los barceloneses tenemos nuestra propia historia con la Rambla, y nuestros motivos íntimos para odiarla o amarla, o ambas cosas a la vez.

De pequeña, para mí era el paseo que acababa en el mar. No sentía la Rambla como si fuera un espacio urbano, porque en aquella época, el mar estaba absolutamente desvinculado de la actividad de la ciudad. La Rambla era el único lugar de Barcelona que me conectaba con nuestra conciencia mediterránea.

De adolescente, la Rambla representaba la disciplina de mis clases semanales en el Liceu. Era, por tanto, el símbolo de una ciudad culta, ambiciosa y conectada con Europa, que en el siglo XIX fue capaz de regalarse un teatro más grande que la Scala de Milán.

En la etapa universitaria, la Rambla fue la vida nocturna, la libertad y la ligereza. La juventud es maravillosa porque te hace creer que todo es posible y que todas las cosas que te quedan por vivir serán divertidas y llenas de luz. En aquella época, muchas de estas cosas me pasaban cerca de la Rambla.

Finalmente, la Rambla significó para mí el paso definitivo a la vida adulta, pues el primer salario de auditora lo utilicé en dos preciosas litografías de Perico Pastor, que compré en una galería de la calle de Canuda. Me recuerdo en la Rambla cogiendo un taxi para volver a casa, abrazando el paquete, emocionada, como si fuera un bebé. En ese momento tomé conciencia de que el dinero es importante porque, cuando se ponen al servicio de la cultura, te regalan la libertad.

Hace décadas que vivo en el 'upper' de Barcelona y que transito por la Diagonal varias veces al día de reunión en reunión, con mi traje chaqueta y mis zapatos de tacón. Podría parecer que este es mi hábitat natural y que me siento en perfecta sintonía. Tanto es así que, a menudo, yo misma olvido que en realidad soy una agente doble, pues mi vida transcurre en la Diagonal, pero, secretamente, pertenece a la Rambla.

He tenido que huir de ella, organizándome una vida muy lejos, porque no puedo soportar la contradicción terrible que la Rambla representa: la coexistencia de las cosas más bellas y las más sórdidas. La lucha entre la energía apolínea y la dionisíaca, la luz y la oscuridad, capaz de lo más eminente y de lo más innoble. Disfrazada de todo, qué difícil se me hace sentirla mía. He vivido mucho tiempo peleada con la Rambla, castigándome, absurdamente, a no pisarla durante años.

Fracasada bellesa

La Rambla ha sido un amante que se ha desgraciado la vida ante mí, mientras yo me desesperaba, despeinándome. Por más que he intentado salvarlo, ha persistido en condenarse. Mis ojos se han oscurecido ante su abandono y su mediocridad. Malogrado potencial, fracasada belleza.

Así me hería la Rambla... hasta el atentado del 17 de agosto del 2017, un día en el que sentí una gran tristeza y, al mismo tiempo, unas inmensas ganas de vivir y de recuperarme con rapidez de tanto horror. La célebre resiliencia barcelonesa.

Por fin me di cuenta que no podía vivir ignorando la Rambla, porque la Rambla es nuestra esencia, es aquello que nos define y nos configura; no puedes vivir peleado contigo mismo.
Por eso es como es, malditamente y adorablemente, inclasificable.

https://www.elperiodico.com/es/opinion/20180815/la-rambla-dia-te-volvi-querer-anna-gener-surrell-6989907

La Vanguardia
Dijous, 16 d’agost de 2018
Ada Colau: “Me he reenamorado de la Rambla”

La alcaldesa de Barcelona rememora, con dolor y orgullo a la vez, aquella tarde fatídica de agosto

Una jovencísima Ada Colau era habitual de la Rambla hasta que la masificación turística de Ciutat Vella la convirtió en uno más de los miles de barceloneses que comenzamos a borrar de nuestras rutas cotidianas este paseo. Tras el atentado de hace un año, el turismo, como la vida, no ha dejado de fluir por la que sigue siendo una de las calles más transitadas del mundo, pero la alcaldesa ha “rehecho el vínculo” con ella.

“Me he reenamorado de la Rambla”, confiesa Colau en vísperas del primer aniversario de aquella tragedia que el Ayuntamiento que ella dirige quiere conmemorar de un modo sencillo, casi íntimo, sin pompas institucionales, sin protagonismo de las instituciones ni de los políticos, cediendo toda la relevancia al recuerdo de las víctimas y al dolor, que cada uno gestiona a su manera, de familiares y allegados.

El golpe terrorista en el corazón de Barcelona sorprendió a su alcaldesa de vacaciones familiares, con un bebé de cuatro meses, en un casa de campo cercana a Ripoll y con escasa cobertura (sólo para recibir datos, no llamadas telefónicas). Muy pronto se confirmaron los peores presagios que acompañaban las primeras informaciones, pero fue la llamada del entonces presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. la que lecertificó la gravedad de los ¬hechos.

“Dolor por un lado, orgullo de la ciudad y de su gente por otro”

De las primeras horas se queda con el buen recuerdo de la reacción de la ciudadanía, en su conjunto, y de los servicios de emergencia en particular. “Fue una reacción excelente, seguramente con aspectos mejorables porque de todo, y más de estas situaciones traumáticas, siempre se aprende”.

Por la cabeza de la alcaldesa de una de las ciudades con mayor exposición de Europa, para lo bueno y para lo malo, había pasado muchas veces la posibilidad de un atentado terrorista. De hecho, el acierto de aquella respuesta tuvo mucho que ver con el trabajo previo, llevado a cabo a partir de las experiencias de otras ciudades víctimas, como Londres y París. En este sentido, Ada Colau quiere destacar la labor de su comisionado de seguridad, Amadeu Recasens.

¿Qué siente la alcaldesa de Barcelona cuando pasa por la Rambla? El mundo se divide entre los que no pueden evitar recordar que allí se truncaron las vidas de muchas personas, de los fallecidos y de sus familiares y amigos; y los que, deliberada o inconscientemente, se refugian en el olvido. Ada Colau forma parte del primer grupo, aunque algunas veces los mecanismos de la memoria, casi siempre inmediatos, como si de un resorte se tratara, tardan unos minutos en activarse. No es habitual, pero le sucedió hace unos días, cuando salía del palacio de la Virreïna, donde acababa de asistir a la presentación de la bienal de pensamiento Ciutat Oberta.

El estado de ánimo de la alcaldesa cuando rememora lo sucedido hace ahora un año es ambivalente. “Dolor por un lado, orgullo de la ciudad y de su gente por otro”. “Aquella respuesta –reitera Ada Colau– dio a la ciudad confianza en sí misma”. Barcelona no ha de olvidar aquella tarde del 17 de agosto del 2017 y, por ello, el Ayuntamiento se plantea ubicar en la Rambla un memorial “discreto, que de ningún modo altere la esencia del paseo” –su condición de torrente de vida– ni el sentido de bienvenida del mosaico multicolor que Joan Miró regaló a la ciudad en el Pla de l’Os.

https://www.lavanguardia.com/politica/20180816/451334526473/17-a-aniversario-ada-colau-rambla-atentado.html

ElDiario.es
Dijous, 16 d’agost de 2018
La Rambla se replantea el futuro mientras supera el atentado del 17A

Más de 200.000 personas pasan a diario por la Rambla de Barcelona, pero bastó una sola, Younes Abouyaaqoub, para cambiar el curso del emblemático paseo. Su ataque devolvió los barceloneses a una calle de la que se habían ido alejando a medida que la ocupaban los turistas. Pero no por mucho tiempo. Hoy, con un proyecto de reforma urbanístico y social que se presentará en otoño, la Rambla se replantea su futuro mientras muchos de quienes trabajan en sus aledaños siguen afectados por el atentado terrorista del que se cumple este viernes un año.

"Yo la Rambla la evito como si fuera la peste, pero no por miedo a los atentados, sino porque no se puede andar, está llena de turistas", comenta Júlia Fulquet, dependienta en una tienda de zapatos de una calle paralela. El pasado 17 de agosto tuvo que acoger en su establecimiento a varios transeúntes que huían del atentado, pero aquellos sucesos no han dejado huella en su estado de ánimo. "Al cabo de unos días, a veces si se escuchaban petardos o otros ruidos se notaba inquietud en el ambiente, pero la actividad volvió rápido a la normalidad", resume.

Vecinos y comerciantes coinciden en que la Rambla ha recuperado el pulso económico y turístico que la caracteriza, pero bajo las cifras y los eslóganes como el ya clásico "no tenemos miedo", sigue habiendo muchos trabajadores que sufren las consecuencias de lo ocurrido. Un caso paradójico es el de Tanit Rasquí, que vio como pasaba la furgoneta a cinco metros del puesto de atención a turistas que ocupaba aquella tarde. Días después, dejo el trabajo al sufrir ataques de ansiedad.

Pero la vida laboral la ha devuelto a la Rambla, ahora repartiendo folletos turísticos de la empresa Info City. "Me lo pensé mucho, pero después de meses de buscar trabajo lo tenía que intentar", comenta esta mujer. Para nada le ha sido fácil. Lleva dos semanas y asegura que cada mañana, cuando llega a su puesto, siente un poco de ansiedad. "Pero se me pasa rápido, quizás sea mi forma de superarlo", resume.

No existe un balance concreto de cuántas personas abandonaron el trabajo o pidieron la baja médica tras lo sucedido, en parte porque en pleno agosto muchos eran empleados temporales del turismo y la restauración. Más de un compañero de Rasquí lo dejó como ella. Entre las floristerías, emblemáticos comercios de la Rambla, solo una ha traspasado su establecimiento como consecuencia del atentado. "Los rambleros somos una mala hierba, cuesta acabar con nosotros", bromea Mònica Trias, de la Asociación de Antiguos Pajareros, reconvertidos la mayoría de ellos en paradistas de souvenirs.

La reforma y el memorial, a punto

Menos de un mes después del atentado, el Ayuntamiento de Barcelona dio el pistoletazo de salida al proyecto de replanteamiento global de la Rambla, concedido al equipo liderado por la exconcejal de Ciutat Vella Itzíar González. "Durante el proceso participativo hemos notado un fuerte compromiso de la gente, en parte porque tras el 17A han vuelto a reconectar con el paseo", sostiene esta arquitecta.

La propuesta de reforma, a la que González no duda en referirse como el "rescate ciudadano" de un paseo entregado al monocultivo turístico, está en manos ya del Ayuntamiento, que lo hará público en septiembre. Los detalles de cómo cambiará la arteria se mantienen por ahora en secreto, pero sí se conocen sus líneas generales. La principal, que los barceloneses vuelvan a 'ramblear'. Actualmente solo uno de cada cinco transeúntes es de la ciudad; los demás, casi todos turistas.

Los otros ejes de la propuesta pasan por fomentar un comercio de proximidad, vivienda asequible y de larga duración -a día de hoy hay menos de un millar de habitantes censados en toda la avenida- y mayor accesibilidad. Según el calendario previsto, las obras deberían empezar el segundo trimestre de 2019.

Será ese el momento de colocar también un memorial a las víctimas del atentado. En los actos de aniversario de este viernes no está previsto que se coloque ninguna placa de recuerdo a los muertos y heridos, puesto que la intención del consistorio es hacerlo en el marco del plan de reforma. "Es un espacio en el que la ciudad ha conmemorado mil cosas a lo largo de los años: por el atentado de Hipercor la gente también acudió a la Rambla a escribir sobre el pavimento los nombres de las víctimas", recuerda González. Por ese motivo, adelanta, lo más probable es que el memorial integre otros episodios dolorosos aparte del 17A.

La Rambla, gobernar "el caos"

Poco a poco la Rambla pasa página del atentado, pero en su caso no se puede hablar de vuelta a la normalidad, un estado ajeno a este paseo. "Vuelta al caos", sonríe Martín Ramos, vecino del Raval y habitual contertulio en las sillas que se encuentran en la parte cercana a Plaza Catalunya. "En la Rambla tienes desde el Liceo hasta gente sin techo, ¿cómo vas a ordenar esto?", comenta este jubilado, no se sabe si con orgullo o con tristeza.

A su manera, Ramos expresa una obviedad: bajo el flujo de turistas, en la Rambla confluyen comerciantes, vecinos, paradistas, hoteleros, terrazas, promotores de ocio nocturno, taxistas, artistas callejeros, estatuas humanas, vendedores ambulantes, vendedores de droga... Esto ha suscitado las críticas de algunas asociaciones de comerciantes al Ayuntamiento de Barcelona. "Los niveles de degradación que hemos visto con la venta de droga empiezan a parecerse a los de los años 80", asegura Mònica Trias.

Pese a los daños psicológicos sufridos por muchos empleados de la zona, la posibilidad de que vuelva a ocurrir semejante atentado no está entre las principales preocupaciones de los rambleros. "Ahora han puesto los bolardos, pero esto es muy difícil de controlar; también se podría hacer toda la Rambla peatonal, pero si quieren matar seguirán encontrando la forma", sostiene Toni Noguet, que regenta un puesto de fruta y verduras en el mercado de la Boquería, escenario de la persecución policial de Abouyaaqoub.

Él estaba de vacaciones, con lo que no se considera para nada afectado. "Al volver, cabo de unos días todo el mundo volvió a hablar de los temas de siempre", recuerda. Pero precisa: "El problema es que no contamos los que dejaron de venir, o de trabajar, que a lo mejor son pocos, pero han sufrido mucho".

https://www.eldiario.es/catalunya/Rambla-supera-golpe-ano-despues_0_804219835.html

Metrópoli Abierta
Jueves, 16 de agosto de 2018
Los comerciantes de la Rambla piden unidad por respeto a las víctimas del 17A

Muchos de ellos afirman que aún buscan pasar página, pero sin olvidar lo ocurrido

Los comerciantes de la Rambla que vivieron en primera persona el pánico, la angustia y el dolor de los miles de ciudadanos, muchos de ellos turistas, que el 17 de agosto de 2017 se encontraban en la Rambla, fueron los primeros en mostrar su solidaridad, en acoger a los aterrorizados paseantes que vieron interrumpido un agradable día de verano por un ataque terrorista.

Ahora, un año después, los mismos comerciantes revivenaquellos momentos que se ven tan lejanos pero que en estos días vuelven como si de un recuerdo muy reciente se tratara. La mayoría intentan pasar página y por ello no quieren sentirse centro de atención ni fuente de información para los curiosos. Algunos incluso han optado por alejarse del centro durante estos días para no revivir tan de cerca aquel terrible acontecimiento, aunque sin dejar de mostrar su solidaridad con las víctimas y sus familiares.

Son muchos los comerciantes que prefieren no hablar con los medios. Los recuerdos les encogen el corazón. Quieren pasar página, mirar adelante sabiendo que el 17 de agosto de 2017 siempre estará ahí. Y solo quieren que la situación se normalice no únicamente en la calle, también en su interior, lo que parece más complicado.

SOLIDARIDAD

Pese a todo, no dudan en mostrar su solidaridad con las víctimas y sus familias. Y, por eso, piden a los líderes políticos que abandonen las luchas partidistas y se muestren como una sola voz en defensa de la paz, de la solidaridad y de la unión frente a los terroristas.

Lo han hecho por medio de un comunicado que ha hecho público la asociación Amics de la Rambla, que representa a comerciantes y amigos de la calle en la que se produjo la tragedia. En él piden a todo el mundo que se sume al homenaje a las víctimas, que nadie use la conmemoración para favorecer intereses personales o políticos, y defiende la presencia de todos los ciudadanos y de las máximas autoridades institucionales en los actos.

Los comerciantes consideran que los actos deben servir para homenajear a las víctimas y a su familias y también a los cuerpos policiales, servicios sanitarios, vecinos y trabajadores de la Rambla que dieron apoyo, ayuda y consuelo a las víctimas.

Igualmente agradecen las muestras de apoyo y solidaridad que han recibido los comerciantes que en los momentos más difíciles mostraron su cara más solidaria con aquellos que sufrieron los efectos de atentado en la misma Rambla.

https://www.metropoliabierta.com/vivir-en-barcelona/comercios/comerciantes-rambla-piden-unidad-respeto-victimas-17a_9535_102.html

La Vanguardia
Luís Benvenuty
Divendres, 17 d’agost de 2018
En el corazón de la Rambla

Sólo el dolor atempera el bullicio de un paseo que trasciende la ciudad, que todo lo diluye
Atentados Barcelona del 17 de agosto: los homenajes a las víctimas, en directo

Un hombre arrojó ayer por la mañana una lata de cerveza de las grandes desde el balcón de un piso turístico que da a la Rambla. El florista José González, más conocido por estas latitudes como Pitu, dio un respingo en su puesto, un exagerado y desmedido respingo.

“En realidad aún me sobresalto cada dos por tres –reconoce con una sonrisa un tanto amarga–, cada vez que a un turista se le cae un botellín de agua al suelo me llevo un susto, se me pone mal cuerpo, me... A mí el recuerdo de todo aquello aún me hace daño. Yo lo que quiero es que todo esto de ahora pase deprisa. Estos días están viniendo un montón de periodistas de un montón de países, una gente muy amable... pero a todos les digo que no quiero rememorar lo ocurrido aquella tarde, que no me apetece explicar nada de lo que me pasó. Yo tardé tres días en regresar al trabajo, y lo hice porque soy autónomo y no tenía más remedio, pero...”.

Luego el florista Pitu responde que sí, que tras los atentados muchos barceloneses hicieron de bajar a la Rambla un gesto de cariño, de militancia y de solidaridad, pero que aquel gesto muy pronto se diluyó en el bullicio de siempre. La entrecomillada normalidad se impuso. Pitu continúa sacando adelante su negocio gracias principalmente a las pequeñas tacitas con cactus, flores secas, las letras de Barcelona escritas y un imán para que todo se quede pegado en la nevera. El bullicio de la Rambla se lo come todo.

“Sí, la mayor parte de los floristas continuamos viviendo de la venta de souvenirs –reconoce tratando de mantener su sonrisa, intentado que no se le descuelgue–, de las tacitas, de las semillas de plantas con forma de pene, de los turistas que todo el rato vienen y van... aquí las cosas siguen más o menos igual. Bueno, estos dos días están siendo diferentes: estamos vendiendo más ramos, y sobre todo muchas rosas, tanto a barceloneses como a turistas, pero durante el resto del año...”.

Mucha gente que trabaja por aquí quiere que estos días pasen muy deprisa

Entre tanto, una docena de italianos ataviados con la camiseta conmemorativa de la boda de un amigo caminan comiéndose sendos trozos de pizza servidos para llevar, un vendedor ambulante de castañuelas y abanicos pide a un paseante boquiabierto que no le pise la mercancía dispuesta en el suelo, dos agentes de los Mossos d’Esquadra cachean a dos carteristas disfrazados con camisas hawaianas que protestan de un modo muy rutinario y cotidiano, cámaras de televisión graban desde diferentes ángulos los primeros ramos depositados sobre el mosaico de Joan Miró, un hombre susurra a los viandantes “coffee shop, legal marihuana...”, uno de los italianos que come pizza se interesa, una pareja que llegó ayer de Valladolid deja dos rosas en el mosaico de Miró, una señora mayor del Gòtic se santigua... Hoy todo será diferente. El goteo de barceloneses dispuestos a mostrar sus respetos es desde ayer constante.

Jorge Matamala montó el restaurante Moka hace 32 años. “Entonces, recuerdo, la gente mayor ya se quejaba de que la Rambla había cambiado mucho, de que no era lo que fue”. Entonces, por aquellas fechas, incluso la escritora Maria Aurèlia Campany lamentaba que la gente de la ciudad ya no bajaba tanto a la Rambla, que su paseo ya no era el mismo. “Me acuerdo de que aquella tarde la gente entraba aterrada en el restaurante. Yo, cuando me enteré, vine corriendo de la oficina, que la tengo aquí al lado... y lo que hice fui dividir a la gente en grupos por idiomas, para que al menos pudieran hablar entre sí. Pensé que así estarían más tranquilos. Afortunadamente nuestros camareros hablan un montón de idiomas. Siempre saludan al cliente en catalán, pero hablan un montón de idiomas. Estuvimos todos encerrados hasta la medianoche”.

A Matamala tampoco le apetece mucho hablar sobre el tema. “A veces, sale... sale el tema, entre los que trabajamos aquí todos los días... pero a la gente de la Rambla no nos gusta hablar de ello, aún nos produce demasiada rabia e indignación. Es cierto que durante un tiempo los barceloneses bajaron un poco más a la Rambla, pero aquí el bullicio lo diluye todo. La Rambla no es sólo un lugar de Barcelona, es un lugar del mundo. No sé si me entiende. Lo que ocurre aquí ocurre en el mundo”. En verdad la Rambla se convirtió hace mucho tiempo en un no lugar. Como un aeropuerto cualquiera, como una fiesta de fin de año en Times Square...
Change. Fermín Villar, presidente de la asociación de vecinos y comerciantes Amics de la Rambla, explica que el negocio que más creció en el paseo durante el último año fue el de cambio de moneda. “Aquí en el Moka aún hay ofertas para desayunar –sigue Villar–, pero la mayor parte de la oferta comercial de la Rambla continúa orientada al turismo, y los locales emblemáticos no tienen suficiente protección. La librería Free Time es hoy un negocio de cambio de moneda, el Musical Emporium también... Son establecimientos que abren porque vienen muchos turistas, pero también porque los únicos que quieren vivir en la Rambla son estudiantes de másteres con cierto poder adquisitivo. Son los únicos dispuestos a pagar lo que hay que pagar por vivir aquí. La Rambla ya no es de la ciudad, es universal. Para lo bueno y para lo malo”.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20180817/451340874909/atentados-barcelona-testimonio-recuerdo-17-a-aniversario.html

La Vanguardia
Divendres, 17 d’agost de 2018
El bar de la Rambla que refugió a decenas de turistas tras el atentado

En los peores momentos tras el atropello masivo del 17 de agosto de 2017en Las Ramblas hubo alguien que, manteniendo en todo momento la sangre fría, trató de calmar los ánimos de los turistas y, como pudo, trató de hacerles más llevadera una de las peores tardes de su vida. Ese hombre es Gurdeep Singh, un ciudadano indio que regenta el restaurante Taller de Tapas.

https://www.lavanguardia.com/politica/20180816/451335188950/atentados-barcelona-ramblas-cambrils-terrorista-bar-refugio-turistas-video-seo-lv.html

El País
Dissabte, 18 d’agost de 2018
La Rambla mudará su cara desde Colón a partir de 2019

Ada Colau pretende llegar a un pacto con diferentes formaciones políticas para que el proyecto sea definitivo

La transformación de La Rambla puede ser una realidad a partir de 2019, año en el que se prevé empezar las obras por el lado de Colón. No se actuará en todo el paseo simultáneamente; se hará en cinco fases que se prolongarán durante seis años. Quioscos de prensa, antiguos pajareros, floristas, restaurantes y el tráfico experimentarán notables cambios con el proyecto realizado por el equipo KM-ZERO, liderado por la exconcejal socialista y arquitecta Itziar González Virós.

El anteproyecto redactado por el equipo multidisciplinar fue entregado al Consistorio, que ahora lo está analizando técnicamente con la intención de presentarlo públicamente después de verano. La previsión es redactar el proyecto ejecutivo en lo que queda de año y que las obras comiencen a partir de 2019. Esos son los planes del gobierno de Ada Colau, que pretende llegar a un pacto con diferentes formaciones políticas para que el proyecto de La Rambla sea definitivo y con suficientes apoyos para evitar que la estrategia y los planes del icónico paseo no cambien con cada equipo de gobierno. BComú quiere que el futuro paseo “no sea La Rambla de Colau” sino la de todos, resume la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin. Además, la iniciativa deberá votarse en el pleno y, por tanto, Colau necesitará llegar a pactos para aprobarlo.

Algunos de los objetivos que persigue la transformación del paseo es esponjarlo —quitarle actividad que hoy por hoy ocupa buena parte de metros cuadrados del paseo central—, que sea más transitable para el peatón, lo que supone pacificarlo —reducir la presión del tráfico rodado—, ordenar sus actividades y dignificarlo. Condiciones para hacer más amable el paseo para todo el que lo pise y un intento —el enésimo— para que el barcelonés vuelva a ramblear, una costumbre que ha quedado prácticamente desterrada por la presión turística. La regidora está convencida de que es posible: “La transformación de La Rambla nos tiene que permitir recuperar el paseo para los barceloneses. Si hay una calle que refleja la historia de la ciudad es esa y nuestra obligación es que los vecinos la recuperen”.

Una transformación que tiene a muchos actores implicados y muchos intereses enfrentados, por lo que necesariamente los plazos de ejecución serán largos. Fuentes conocedoras del anteproyecto apuntan que se ha establecido una ejecución en cinco fases y seis años de intervención que seguramente empezará por el extremo de Colón, que es el que soporta menos actividad.

Por capítulos, algunas de las ideas que se apuntan en el anteproyecto —según las fuentes conocedoras del mismo— que estudia el Consistorio son las siguientes:

Movilidad. A principios del milenio se impusieron las primeras limitaciones de tráfico, al prohibir la circulación de autocares. Después, a partir de 2005, se introdujo el control de subida con cámaras para limitar el paso de vehículos exclusivamente a los vecinos que ha funcionado de forma bastante irregular. La idea de la peatonalización total ha sido descartada por los sucesivos gobiernos municipales porque La Rambla es una conexión vial para el barrio del Raval y porque, además, es el único acceso a los hoteles y restaurantes del paseo. En la propuesta ahora en estudio los coches seguirán pasando, aunque perderán espacio, y los viales de subida y bajada se limitarán a uno por sentido. El resto del espacio de la calzada se reservará a zona de carga y descarga. Una de las cosas que quiere mejorar el proyecto es la conexión entre los barrios. Falta por ver qué ocurrirá con las líneas de autobuses que pasan por ella.

Comercios. Es poco menos que imposible que una administración intervenga de forma definitiva en el tipo de comercio que pueda tener una calle. Los comercios de La Rambla han ido cediendo a la presión del turismo y actualmente la mayoría son de souvenirs o se han reconvertido en bares y / o franquicias orientadas al consumo del visitante extranjero. Lo que se plantea en el anteproyecto es cómo incidir en la calidad de los mismos. La idea no es tanto cambiar los comercios como que lo que ofertan pueda ser de interés de cualquier ciudadano, sea viajero o no.

Quioscos de prensa. En La Rambla hay once quioscos de prensa, aunque con los años su actividad ha girado en torno a la venta de todo tipo de productos dirigidos al turista, desde camisetas, toallas y una amplia gama de souvenirs. La venta de periódicos y revistas es ahora residual. El Plan Especial de la Rambla —aprobado en mayo de 2016 con el apoyo a BComú de ERC, PSC y CUP— establecía que deberían reducir su espacio a un máximo de 4,4 metros. Esa medida podría variar porque todavía se está negociando con los propietarios de unos quioscos que en otras décadas no cerraban jamás. La concesión de esos establecimientos acaba en 2030, por lo que las modificaciones se alargarán en el tiempo. Los quiosqueros preguntados se acogen a un futuro por delante de 12 años —hasta que finaliza la concesión — y, en todo caso, apuntan que si se aplicara el recorte antes supondría la pérdida de puestos de trabajo. El anteproyecto parte de la reducción ya aprobada y sitúa a los quioscos entre árboles, de forma que invadan lo mínimo el espacio central del paseo. Al ejecutarse por fases, también se prevé llegar a acuerdos con cada uno de ellos progresivamente. Antiguas pajarerías. Los antiguos pajareros reconvertidos en vendedores de souvenirs y turrones son los más perjudicados porque desaparecerán. Su actividad no responde “al interés general” que es la condición básica de la licencia de Mercados que disfrutan. El rechazo de la mayoría de los afectados es frontal, como la familia de José Cuenca que es propietaria de cinco de las once antiguas pajarerías en las que trabajan más de 80 personas. “Nosotros no queríamos dejar de ser pajareros y el Ayuntamiento nos obligó a reconvertirnos a la fuerza. Con CiU nos dijeron que estorbábamos, pero que nos buscarían una alternativa. Éstos —en referencia a BComú— ya nos han dicho que nos echarán, pero no nos informan. Imagino que el día antes de echarnos de La Rambla nos avisarán”, lamenta Cuenca. Desde el Consistorio la decisión está tomada. Consideran que el emblemático paseo sería mucho mejor si en la parte superior no estuvieran las paradas de venta de gofres, de entradas, helados… y saben que tendrán que negociar las expropiaciones. Unas negociaciones que llevarán un tiempo y que se realizarán con cada uno de los propietarios, que a buen seguro exigirán unas compensaciones millonarias, ya que la facturación que generan los nuevos negocios son mucho más elevadas que las que tenían con las pajarerías.

Terrazas. Se han convertido en un notable obstáculo que impide la visibilidad de un lado a otro de La Rambla, que es precisamente lo que se quiere conseguir con la intervención. Más que grandes cambios, lo que se apunta va en la línea de reorganizar el espacio que ocupan, respetando las distancias entre ellas y sin saturar la parte central del paseo, que es la más estrecha.

Floristas. Las floristas del paseo aseguran que en las reuniones que han acudido jamás se ha hablado de su futuro. “Queríamos enterarnos de si nos cambian de sitio o reorganizan, pero en las reuniones solo hablan de comercios y de nosotros nada”, asegura el propietario de uno de las paradas de flores.

Memorial atentado. La decisión de dónde se ubicará el memorial de las víctimas del atentado del 17 de agosto de 2017 —y en qué consistirá — depende del comisionado de Memoria Histórica del Consistorio. Vecinos, comerciantes y Amics de la Rambla no quieren que el mosaico de Miró quede ligado para siempre al horror de los atentados.

UN PASEO EN CAMBIO CONSTANTE DESDE LOS JUEGOS

El impacto de los Juegos Olímpicos no tardó en notarse en La Rambla y lo primero que preocupó a los diferentes gobiernos municipales fue el tráfico. A finales de los noventa, por ejemplo, bajaban y subían por el paseo una media de 500 autocares turísticos con el guía micro en mano. Después de prohibir el tiovivo de los autocares llegaron las restricciones a todo aquél que no fuera residente o servicio público. Tuvieron un efecto relativo. Mientras, los promotores e inversores compraban fincas enteras de oficinas o despachos en el paseo y se hacían con edificios con inquilinos para, poco a poco, presionarlos hasta lograr que se fueran. En pocos años —desde finales de los noventa a 2008— se construyeron en el paseo diez hoteles. En 2005 llegó un primer plan de usos del distrito para evitar la saturación y el mobbing que sufrían los vecinos. Llegó ya tarde.

Esa presión inmobiliaria se trasladó a los comercios del paseo y a la restauración —especialmente las terrazas— que fueron orientándose al turismo que durante muchos meses al año es el amo y señor de La Rambla mientras los barceloneses apenas la atraviesan.

https://elpais.com/ccaa/2018/08/18/catalunya/1534619295_743670.html

Cadena Cope
La Tarde
Divendres, 17 d’agost de 2018

Escucha ahora 'La Tarde', de 15 a 16 horas. Pilar Cisneros y Fernando de Haro te cuentan cómo viene el día. Los 'Deportes' con José Luis Corrochano. Y en 'Historias de Barcelona”: ¿Cómo ha sido el homenaje de esta mañana?, nos lo cuenta Carlos Losada, jefe de informativos de COPE Barcelona. También la historia de Fiona, hija de uno de los fallecidos, y Albert, un barcelonés que ayudó a encontrar a su familia. Además, ¿cómo está la investigación de los atentados?, nos cuenta los detalles Andrián Gil, compañero de Interior de COPE y Fermín Villar, presidente de la Asociación Amics de La Rambla.

'La Tarde', un programa presentado por Pilar Cisneros y Fernando de Haro, es un magazine de tarde que se emite en COPE, de lunes a viernes, de 15 a 19 horas. A lo largo de sus cuatro horas de duración, La Tarde ofrece otra visión, más humana y reposada, de la actualidad, en busca de historias cercanas, de la cara real de las noticias; periodismo de carne y hueso, dirigido por Pilar Cisneros y Fernando de Haro.

https://www.cope.es/programas/la-tarde/audios/tarde-17-08-2018-20180817_534270

El Periódico
Patricia Castán
Dissabte, 25 d’agost de 2018
Josep Mestres: "En los 60 teníamos que ir fuera a buscar turistas"

Los 600 rugían por las calles, el Barça de Rifé, Cayetano Re y Benítez estaba en plena sequía liguera y el turismo de costa se atisbaba solo a través del NoDo, porque Barcelona aún no figuraba en el circuito. Tan distintas eran las cosas, que Nou de la Rambla (antes Conde del Asalto y escenario de esta historia) sería incluso unos años la avenida de la Moda, llena de castos vestidos de novia. Y en esas que el padre de Josep Mestres Blanch se olió que la capital catalana podría acabar siendo un gran destino y eligió ese eje histórico del Raval. Nacía así (1964) el Hotel Gaudí (tres estrellas), que 54 años más tarde sigue colgando el ‘lleno’ muchos días del año. A él le valió una Medalla del Turisme de Catalunya 2012 y muchas safisfacciones.

-Su padre fue un doble visionario…
-¡Sí! Acertó al creer en el turismo y apostar por el centro de Barcelona pero también con el nombre, porque entonces Gaudí no decía nada a un viajero y ahora es un reclamo.
-Había unos 80 hoteles en la ciudad, pero aún no había turistas.
-Estaban totalmente enfocados al viajero de negocios. Cuando acabé la carrera y en 1968 asumí la dirección del hotel pensando que sería algo temporal, empezábamos a trabajar con grupos de vacaciones.
-¿Había que ir a buscarlos?
-Sí, en verano trabajábamos directamente con autocaristas del resto de España, Francia e Italia. Íbamos a verlos, nos hacíamos amigos y hasta dormíamos en sus casas… Ellos organizaban los viajes y mucha gente quedaba tan contenta que volvía cada año.
- Y usted se enganchó a la hostelería.
-Me atrapó cuando yo pensaba hacer oposiciones a abogacía del Estado. Entonces en el sector todos nos conocíamos y éramos amigos. Nunca imaginé que seguiría llevando el hotel hasta el 2011, cuando me jubilé y la gestión pasó a mis dos hijas. Es un mundo apasionante y ¡había tanto por hacer!
-En qué momento siente que la ciudad se sube a la ola turística.
-Un primer punto y aparte fue el Mundial de 1982, hizo casi que la hostelería local descubriese al viajero italiano. Muy pocos trabajábamos hasta entonces con ellos. Fue un ‘boom’. Pero los Juegos de 1992 lo cambiaron todo al poner a Barcelona en el mapa mundial. La ciudad despegó.
-A trompicones ¿por qué fueron tan duros los siguientes años?
-Las hemos visto de todos los colores. En los años 70 ya hubo una etapa muy mala para el sector. En 1993 facturamos la mitad que en el 92 porque había muchas plazas por llenar. Pero todos bajamos precios y con una buena oferta de infraestructuras nuevas, gastronomía y cultura, y haciendo las cosas bien como se sabían hacer aquí, el éxito solo tardó unos años en llegar.
-¿Morir de éxito también era cuestión de tiempo?
-Es una pena lograrlo y no seguir haciéndolo bien. En mi opinión la masificación llegó con el fenómeno de los pisos turísticos, todavía hay miles ilegales y su encaje en fincas de vecinos es imposible. En muchos casos han traído un turismo de poca calidad, de fiesta, de despedidas de soltero y que no se puede controlar. Han de ser legales y concentrarlos en bloques enteros. Nosotros pasamos por muchas normativas de seguridad y ellos ninguno. ¿Qué pasará el día que haya un incendio en alguno de ellos?
-¿Qué opina de la gestión de Colau en el turismo?
-No toca bien este tema, no lo ha entendido, y se ha hecho eco de la turismofobia. Es cierto que ha llegado a haber demasiados hoteles, pero esta limitación ahora no es buena. El propio mercado se autorregula y si sobran plaza los que peor lo hacen se reconvertirían en otros negocios.
-¿Qué le diría a un turismofóbico para hacerlo cambiar de opinión?
-Con una buena gestión el turismo es positivo y genera riqueza. No solo a hoteles, mire el comercio, servicios, proveedores, taxis… Y los sueldos están por encima de convenio de hostelería en muchos hoteles. No hay que aplicar otros convenios, como ha pasando con la limpieza externalizada. Ninguna de nuestras camareras de piso cobra menos de 1.200 euros.
-Fue vicepresidente ocho años de Amics de la Rambla ¿cómo diagnostica a la zona?
-Ahora estamos sufriendo los narcopisos y los pisos turísticos ilegales. Pero esto es gloria comparado con lo que vivimos en los años 80, con las drogas, prostitución y robos… Se tocó fondo y costó mucho reflotarlo.
-¿Tiene cura la gentrificación?
-Es un barrio complejo. Hemos vivido varias oleadas de marcha y traslado de vecinos por distintas motivos. A veces por los graves problemas de inseguridad, luego por las oleadas migratorias y su implantación por nacionalidades en distintas calles, más tarde por los pisos turísticos… Hay que seguir trabajando por el barrio.

https://www.elperiodico.com/es/entre-todos/20180825/entrevista-josep-mestres-en-los-60-teniamos-que-ir-fuera-a-buscar-turistas-7001058

Metrópoli abierta
Divendres, 24 d’agost de 2018
Tienen 60 años y no juegan a las cartas, tocan chachachá

Son De La Rambla es el grupo de músicos sexagenarios que actúa en el Harlem Jazz Club
Solo les falta La Havana de fondo. La cubana se define por el “ven tú” y ellos, así lo hacen de vez en cuando. Se viene una actuación y si tienen alguna baja, llaman a algún músico para que se sume a su banda, formada en el año 2000 y con su son han conquistado el Palace y el Harlem Jazz Club como grupo residente. Ellos son De La Rambla.

Entre todos suman 534 años y es que lo que les hace tan singulares son dos cosas: su edad y su ímpetu por la música cubana. Los ocho, excepto uno, saltan los 50 años y cada año son invitados por el Centro Provincial de la Música de Santiago de Cuba para participar en prestigiosos eventos como el Festival de la Trova y el Matamoros Son.

TODA LA MÚSICA CUBANA

Algunos hicieron de músico para ayudar en la economía doméstica en sus tiempos mozos, otros aprendieron a tocar en Baracoa y de ahí a Santiago de Cuba.

“Tocamos el son que los cubanos han desplazado por la tumba”, cuenta Carlos Romagosa, miembro De La Rambla. El grupo está formado por amantes de la música cubana: un ingeniero, un arquitecto, un periodista… Los perfiles son tan variados como los géneros que dominan al subir a los escenarios: guajiras, chachachá, guaracha, trova… y otros tonos con cuerdas dobles e instrumentos de percusión ecológicos. Ecológicos porque están fabricados con madera y acabados con cuero, como los de las regiones rurales de la isla.

SEXAGENARIOS DANDO CONCIERTOS

Son De La Rambla son un ejemplo local con son cubano que se ha ganado un espacio en el circuito musical de la noche barcelonesa. La media de edad de sus componentes no supone ninguna barrera para seguir actuando. “Nosotros no nos quedamos en casa jugando a las cartas”, explica Carlos, orgulloso del camino recorrido y del reconocimiento que se han ganado por parte de algunas salas de referencia de la ciudad y de músicos cubanos residentes en la ciudad.

EN SEPTIEMBRE, EN EL HARLEM JAZZ CLUB

El próximo día 1 de septiembre, Son De La Rambla tocará en el mítico Harlem Jazz Club. Una ocasión especial para escuchar el bongo, la campana, las claves, las guitarras, las voces y el bajo como si de un espectáculo cubano se tratase. La banda de veteranos promete tocar ¡“música para gozar”!

https://www.metropoliabierta.com/vivir-en-barcelona/tienen-60-anos-y-no-juegan-a-las-cartas-tocan-chachacha_9724_102.html

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X