Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum de premsa sobre La Rambla - Agost - Setembre 2019

23 de setembre de 2019

Dimecres, 7 d’agost de 2019

El Periódico

Natàlia Farré

El icónico dragón de la Casa dels Paraigües rejuvenece más de un siglo

La famosa escultura que, desde 1888, vigila la Rambla colgada desde el edificio del Pla de la Boqueria ha dejado provisionalmente su ubicación para recuperar la luz original, volverá en septiembre

La restauración de la finca permite, también, rescatar los esgrafiados de la fachada firmados por Josep Vilaseca e inspirados en las estampas japonesas, fueron tapados en 1914

Hic sunt dracones'. O Aquí hay dragones, que viene a ser lo mismo. Lo que se utilizaba en el medievo para indicar territorios inexplorados o peligrosos en los mapas -vamos, terra ignota para seguir con los latinajos- podría usarse ahora en los planos de Barcelona. 'Hic sunt dracones'. Y muchos. La ciudad está copada de ellos. A poco que uno alce la vista se los encuentra. Encaramados en fachadas, cornisas y dinteles. Piedra, hierro, vidrio, ‘trencadís’… Incluso de carne y hueso, ahí están los dragones de Komodo del zoo. Grandes y pequeños. Con y sin santo. No en vano el patrón de Catalunya, Jorge de Capadocia, que en su haber suma salir vencedor del combate contra un dragón, siempre aparece con uno de ellos a sus pies. Lo dicho, 'Hic sunt dracones'. Los hay por doquier –desde el Pati dels Tarongers hasta la cascada de la Ciutadella- pero ninguno tan icónico como el dragón de la Rambla, con permiso del tritón de Gaudí que da la bienvenida en el Park Güell y el saurio que da forma al edificio que el genial arquitecto levantó para Josep Batlló en el paseo de Gràcia.

El que aquí nos ocupa tiene una paternidad más discreta, Josep Lomas, pero su privilegiada situación (emerge de una esquina de la Casa Bruno Cuadros, conocida como la Casa dels Paraigües por la mayoría de barceloneses) lo sitúa en lo alto del Olimpo de la popularidad 'dragonil' de la ciudad. Es de zinc pintado (aunque muchos piensen que es de hierro forjado) y en su día echaba fuego. Llevaba en la misma esquina desde 1888. Llevaba porque desde el pasado mes de diciembre su rincón luce vacío. Que nadie se alarme. Ni se ha desintegrado ni ha echado raíces en otros lares. Está en el planchista, que a efectos de las obras de arte es lo mismo que decir, en restauración. De ella se ocupa Quico Vez y su empresa Tres Ranas, que debe el nombre a la taberna que Leonardo y Botticelli abrieron en Florencia en el siglo XV.

Pues eso, el dragón de la Casa dels Paraigües necesitaba una puesta a punto tras 133 años oteando al personal desde la Rambla y unos cuantos de ellos sin llamas que echarse a la boca. "Por la edad que tiene está fantástico, le hemos hecho una buena limpieza y poco más", asegura Vez. El poco más es poner en solfa el cableado eléctrico que le permitía encender los ojos y la boca, que hace unas décadas dejaron de arder. Volverán a iluminarse en breve, en septiembre, cuando la Casa Bruno Cuadros deje de esconderse detrás del andamio que la cubre y los tres metros y 250 kilos de saurio vuelvan a su sitio. Regresarán él y los elementos originales de la fachada, también en proceso de restauración.

Cimientos de 1782

Vez y la arquitecta Inés Rodríguez han decapado el edificio y lo que ha emergido detrás de capas y capas de pintura es una fachada que nada tiene que ver con el color marfil y salmón que lucía hasta diciembre fruto de las rehabilitaciones vividas. Lo que asoma tras la intervención es la apariencia original, la que Josep Vilaseca proyectó en 1885 cuando Bruno Cuadros -comerciante de paraguas, parasoles, sombrillas y abanicos- le encargó rehacer el edificio para dar más solera a su tienda, la que ocupaba los bajos. Vilaseca, arquitecto ecléctico donde los haya, proyectó un edificio neoegipcio, monocromo, con una textura que imita la piedra cortada y detalles de color rojo en los capiteles, columnata y crestería. Elementos de inspiración faraónica que contrastan con la decoración completamente japonesa, también de Vilaseca, de la tienda, entresuelo y las panoplias de paraguas que visten la fachada y han dado nombre al edificio.

Con todo, la recuperación más sorprendente es la de las desaparecidas pinturas que ocupaban los plafones situados a la altura del entresuelo, tanto en el lado Rambla como en el costado que mira a Cardenal Casañas del edificio. Imágenes japonesas con la firma de Vilaseca (uno de los dibujos originales lo custodia el Art Institute of Chicago) copiadas o inspiradas en las estampas ukiyo-e. Vez y su equipo están rescatando las originales, esgrafiados en los que el arquitecto plasmó japonesas ataviadas con el tradicional kimono reproduciendo incluso un error (o no). El caso es que las mujeres llevan el obi (el cinturón del kimono) abrochado delante, detalle que se supone que a Vilaseca (y al comitente, el señor Bruno Cuadros) le pasó por alto ya que en la cultura nipona indica que lo plasmado no eran damas sino prostitutas.

Los esgrafiados quedaron tapados en 1914 por otras estampas menos elaboradas y con una paleta de colores mucho más fría. Fue durante una de las muchas rehabilitaciones que ha sufrido el edificio, cuyos cimientos se remontan a 1782, cuando el pintor Manuel Tramulles, uno de los principales exponentes del barroco catalán junto con Pere Pau Muntanya y Francesc Pla 'el Vigatà', levantó su residencia sobre uno de los solares que dejó al descubierto la demolición de la muralla medieval en el portal de la Boqueria.

Publicidad en el espacio urbano

La rehabilitación de la Casa Bruno Cuadros (o Casa dels Paraigües) ha costado 172.000 euros que han sido financiados con lo recaudado con las lonas publicitarias. El uso del espacio urbano para anuncios está regulado por el ayuntamiento, que en el caso de las lonas para rehabilitación de edificios privados se lleva una parte del montante. En esta operación, de los 10 convenios firmados para tapar la fachada de la Rambla durante su recuperación, el consistorio ha ingresado 75.631,40 euros que ha destinado a la mejora del espacio urbano. Concretamente se ha intervenido en la fachada verde de los Jardins de Vilanova y las paredes medianeras de las plazas del 8 de març y de las Dones del 36.

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20190806/restauracion-dragon-casa-bruno-cuadros-7577778

Dijous, 8 d’agost de 2019

El Periódico

La detención de un mantero en La Rambla sacude las redes

Mientras que el sindicato de manteros defiende que el detenido solo vendía en la calle, la Guardia Urbana asegura que tuvo una actitud violenta y le imputa varios delitós

El vídeo de la detención de un mantero en La Rambla de Barcelona ha causado una gran controversia en las redes sociales. En las imágenes puede verse cómo seis agentes de la policía local, cuatro de paisano y dos de uniforme, reducen al hombre en cuestión. 

Los hechos, que han tenido lugar en la zona más céntrica de Barcelona, han causado polémica por la actuación de los agentes. Según ha denunciado el sindicato de manteros, la Guardia Urbana ha actuado de manera desproporcionada contra el hombre, cuyo único delito era la venta ambulante. 

Por otro lado, desde la policía municipal aseguran que el hombre ha actuado de forma violenta llegando a romper una puerta y una ventana del vehículo policial. Por ello, le imputan delitos contra la propiedad intelectual, desobediencia y resistencia a la autoridad. 

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20190808/la-detencion-de-un-mantero-en-la-rambla-sacude-las-redes-7587048

Dijous, 8 d’agost de 2019

La Vanguardia

Detenido por provocar un incendio en una entidad bancaria de La Rambla

Ocho dotaciones de bomberos han trabajado en su extinción

Los Mo ssos d’Esquadra han detenido este jueves a un hombre por provocar un incendio con una batería eléctrica en una oficina bancaria de La Rambla de Barcelona, donde ha acudido supuestamente tras tener problemas con la entidad.

Según han informado a Efe fuentes de la investigación, los hechos han ocurrido poco antes de las nueve de esta mañana cuando el hombre ha acudido a la oficina bancaria, situada a la altura del número 128 de la Rambla, y ha provocado un incendio con una batería, que le ha provocado quemaduras leves.

Los Mossos d’Esquadra han acudido al lugar alertados por los Bomberos y han detenido al hombre, que supuestamente ha provocado el incendio como venganza tras tener problemas con la entidad bancaria.

https://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20190808/463941862040/herido-cajero-incendio-rambla-barcelona.html?facet=amp

Divendres, 9 d’agost de 2019

La Vanguardia

Maika Navarro

Víctimas del 17-A reclaman discreción en el homenaje

Sin ruido. Víctimas y familiares de los atentados yihadistas del 17 de agosto del 2017 han hecho entender estas últimas semanas a las administraciones su deseo de que los homenajes en este segundo aniversario sean especialmente discretos y austeros y con el protagonismo para los afectados.

Por este motivo, el acto consistirá meramente en una ofrenda floralen el mosaico de Joan Miró, el punto donde se detuvo la furgoneta que causó la tragedia y el caos en la Rambla, seguido de un minuto de silencio. No habrá ningún parlamento y se recordará a las víctimas con El cant dels ocells, de Pau Casals. “Será muy pequeño, breve y sencillo”, insisten desde el Ayuntamiento de Barcelona.

El homenaje, que se hará el sábado día 17 por la mañana, a las 10 horas, lo promueven el Consistorio y la Unidad de Atención y Valoración de Afectados por el Terrorismo ( Uavat).

Estarán presentes el presidente de la Generalitat, Quim Torra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el presidente del Parlament, Roger Torrent, y la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera. También estarán el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y los consellers Miquel Buch, Meritxell Budó y Ester Capella.

El presidente de la Generalitat también visitará a Joaquim Forn en la prisión de Lledoners, que dirigía la Conselleria d’Interior en el momento que se produjeron los atentados yihadistas. La fecha y la hora, sin embargo, todavía no están confirmadas. Igualmente, el Departament de Presidència asegura que Torra asistirá el día 18 al paseo Marítim de Cambrils, donde se registró el segundo ataque yihadista.

Con todo, y aunque todavía está por confirmar, la intención es que víctimas y familiares que se desplacen a Barcelona acudan después del homenaje a dos recepciones privadas, una con Colau en el Ayuntamiento, y la otra con Torra, en el Palau de la Generalitat.

La idea inicial de la Uavat era que este año no se sumaran al homenaje en la Rambla ninguna personalidad política, para ceñirse y encontrarse luego con los representantes políticos en la plaza Sant Jaume.

Este año no se espera que se desplacen hasta Barcelona fami­liares de víctimas extranjeras. Igualmente, fuentes de la organización del acto de homenaje afirman que son unas cuantas las familias que no irán, porque consideran que últimamente los atentados de Barcelona y Cambrils se han politizado y por el clima enrarecido que eso ha generado.

Aparte de este homenaje, y los que se puedan dar en otros puntos como en Cambrils o Ripoll, también se prevé otro en Barcelona, en la plaza Catalunya. La Associació Catalana de Víctimes d’Organitzacions Terroristes (Acvot), que también participará en el impulsado por el Ayuntamiento, se hará cargo de esta segunda conmemoración que tendrá lugar a las 11.30 horas.

En declaraciones en Europa Press, el presidente de la asociación, José Vargas, confirmó que por ahora han confirmado que asistirán concejales del Partido Popular y de Ciudadanos, mandos policiales de la Policía Na­cional y de la Guardia Civil, así como entidades como Societat Civil Catalana, el movimiento D’ Espanya i Catalans, y la plataforma S’ha Acabat!

https://www.lavanguardia.com/politica/20190809/463946920233/atentados-barcelona-rambla-17a-homenaje-aniversario.html

Dilluns, 12 d’agost de 2019

El Periódico

Ramón de España

Santa Mònica, ¿qué hacer?

No hay en Barcelona otro centro artístico más dejado de la mano de Dios (o de la Generalitat) que el del número 7 de la Rambla

A veces me pregunto si no sería mejor devolverles a los agustinos descalzos el monasterio que fundaron en 1636 y olvidarse del Arts Santa Mònica, pese a la notable intervención de los arquitectos David y Albert Viaplana previa a su inauguración en 1988. No hay en Barcelona otro centro artístico más dejado de la mano de Dios (o de la Generalitat) que ese edificio situado en el número siete de la Rambla (enfrente, para más inri, de la sede del Departament de Cultura de nuestro querido Gobierno autónomo). Desde el cese de Jaume Reus en el 2017, no hay director y no se aprecia criterio alguno en las exposiciones que allí se alojan. Algunas son interesantes, no lo negaré -en estos momentos coinciden en el edificio el estudio de arquitectura de Olot RCR, el cineasta Isaki Lacuesta y el fotógrafo Joan Fontcuberta-, pero se echa a faltar una determinada línea, como siempre ha habido en el Palau de la Virreina, especialmente en los tiempos de Iván de la Nuez y en la actualidad con Valentín Roma.

Hubo una época, por lo menos, en la que las cosas estaban muy claras: los artistas del régimen, al Palau Robert; los alternativos o simplemente interesantes, a Santa Mònica, donde reinó entre el año de su fundación y el 2002 un señor de Lleida llamado Josep Miquel García. El tal García -que acabó víctima de unas supuestas corruptelas personales nunca aclaradas del todo- era un tipo muy simpático al que yo ya conocía cuando firmaba José Miguel García, se expresaba siempre en castellano e iba vestido de poeta bohemio, con canotier y todo. Durante mi breve permanencia como redactor jefe de la difunta revista 'Vibraciones', lo envié a entrevistar a mi admirado Àngel Jové, quien luego se me quejó por teléfono de la, según él, ignorancia supina del pobre García, al que tildó cruelmente de bobo. Yo creo que nunca lo fue, y prueba de ello es que cuando me lo crucé años después, ya al frente de Santa Mònica, el hombre solo hablaba en catalán, firmaba Josep Miquel y el atuendo de bohemio había sido sustituido por un traje bien cortado (ni rastro del canotier, por supuesto). Bajo su dirección hubo algunas exposiciones memorables, como 'Un elefante en el limbo' (1993), de Carlos Pazos, que costó un ojo de la cara, pero cada céntimo estuvo muy bien invertido.

El último con criterio

El último tipo con criterio que pasó por Santa Mònica fue Vicenç Altaió, pero no duró mucho: el hombre intentó proveer de una lógica expositiva al centro, pero no le dieron tiempo para llevar a cabo sus planes (ahora lo tenemos al frente de la Fundació Joan Brossa, donde dedicó una muestra excelente hace unos meses al psiquiatra Joan Obiols). Ahora dicen que en otoño se nombrará nuevo director y se anuncian exposiciones que, francamente, ni hacen mucha ilusión ni parecen responder a una cierta lógica artística: la compañía de danza Mal Pelo, La Fura dels Baus o El Bulli (los cocineros, como los artistas del régimen, deberían ir directamente al Palau Robert, genuino Can Pixa i relliscade la actividad expositiva barcelonesa: véase, actualmente, la muestra dedicada a Carme Ruscalleda para comprobar la veracidad de mi aserto).

Reconozco que las raras veces en que me decido a bajar la Rambla a pie hasta el final, siempre acabo entrando en Santa Mònica: es gratis y a veces pillas algo no que está mal. Pero es un equipamiento cultural que, en general, no se entiende. El último intento de dedicarlo a algo concreto lo llevó a cabo Vicent Sanchis, quien propuso a la autoridad incompetente reciclarlo como centro de estudios de la historieta. No coló, y si no lo logró el amigo Vicent, que es un hombre del régimen, no lo conseguirá nadie. Sobre las semanas en que estuvo a punto de dirigirlo la inefable moderniqui Bibiana Ballbè, más vale guardar un piadoso silencio.

Y ahí está, ahí está, viendo pasar el tiempo (como la puerta de Alcalá), ese bonito edificio con el que los mandamases de la cultura catalana parecen no saber qué hacer. Lo dicho: tal vez lo mejor sea devolvérselo a los agustinos descalzos. O incluso a los agustinos calzados. Un poco de espiritualidad en el cogollo del puterío y el navajazo barceloneses podría ser muy bienvenido..

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20190812/barceloneando-ramon-espana-santa-monica-7591211

Dissabte, 17 d’agost de 2019

Cope / Fin de Semana

Entrevista a Fermín Villar, presidente de la Asociación de Amigos de la Rambla

https://www.cope.es/programas/fin-de-semana/audios/fermin-villar-presidente-asociacion-amigos-rambla-20190817_831932

Dilluns, 26 d’agost de 2019

Galicia en el Mundo

El Centro Galego de Barcelona llevará la música clásica de Galicia a las calles de la capital catalana

El Centro Galego de Barcelona llevará la música clásica de Galicia a las calles de la capital catalana el próximo mes de noviembre, instalando pianos de cola en las Ramblas y otros puntos de la ciudad, con los que los músicos gallegos interpretarán, al aire libre, obras de compositores históricos y contemporáneos de la Comunidad, lo que supondrá una atractiva promoción de la cultura gallega. Los pianos serán cedidos por la Associació del Concurs Internacional de Música Maria Canals, de Barcelona.

Esta iniciativa, ‘Música del Camino de Santiago’, será una de las aportaciones más destacadas de la entidad que preside Carlos Mandianes a los actos de conmemoración del centenario del I Congreso de Turismo de Cataluña, que se celebró en Barcelona en 1919. Dichos actos, que tendrán lugar del 14 al 17 del citado mes de noviembre, se están organizando conjuntamente por el Centro, Turisme de Barcelona y la asociación Amics de la Rambla. El Centro Galego será, además, la sede donde se desarrollarán las conferencias y mesas redondas sobre turismo que se prevén para la tarde del 14 y la mañana del 15.

Paralelamente a esa parte de reflexión y debate sobre la historia de Barcelona como ciudad turística y el papel de esta actividad en la conformación de la capital catalana, la conmemoración pretende servir también para dinamizar espacios tan emblemáticos y turísticos como la Rambla y su entorno a través de actividades lúdicas. En ese apartado del programa, que se desarrollará desde el viernes y durante todo el fin de semana, además de los conciertos de música gallega las calles acogerán teatralizaciones de la época y juegos sobre los atractivos que ofrece Barcelona para ciudadanos y visitantes.

http://www.cronicasdelaemigracion.com/articulo/galicia/centro-galego-barcelona-llevara-musica-clasica-galicia-calles-capital-catalana/20190826133937094861.html

Diumenge, 1 de setembre de 2019

El Periódico

Patricia Castán

Los comerciantes de suvenires piden normas claras en Barcelona en plena guerra de precios

La confusa regulación de este sector propicia la picaresca y desencadena un alud de sanciones

Los operadores se quejan de la competencia del 'top manta' pero también aumenta la oferta legal

Muchos barceloneses pensarán que el suvenir resulta algo anacrónico en la era digital, donde los recuerdos se sellan en la mente a golpe de selfi y de publicación en redes sociales. Pues no. Todavía son bastantes las personas que quieren un recuerdo físico de sus viajes, aunque es cierto que ya no buscan ‘pongos’ (artilugios decorativos de dudosa estética que uno no sabe dónde colocar) sino que piden una funcionalidad a su suvenir. En esta coyuntura, el sector vive un periodo convulso en Barcelona por un triple motivo: la normativa municipal es tan bienintencionada como confusa y ha propiciado la picaresca de la venta de recuerdos en todo tipo de tiendas;  esa ambigüedad ha llevado a que el sector se queje de una ola de sanciones que ven poco fundamentadas; y por último, pero aún más doloroso para su rentabilidad, la irrupción del 'top manta' ilegal y sus precios ‘low cost’ ha obligado a reformular el género –el producto del Barça casi no tiene presencia- , bajar precios y abrir nuevas vías de venta, como sacar la manta a la calle, como informó ayer este diario.

¿Quiere el viajero volver a casa con un imán de la Sagrada Família, con una camiseta con un toro? Al parecer sí, según los vendedores especializados. Alok Lahad, presidente de la reciente asociación  de Negocios Turísticos de Catalunya, que de momento aglutina a unos 60 operadores de suvenires, defiende que la gran cantidad de viajeros que recibe Barcelona anualmente justifica las decenas de negocios de recuerdos que nutren los tres grandes ejes turísticos de la Rambla y el Barri Gòtic, el entorno de la Sagrada Família y el parque Güell. Los turistas siguen queriendo llevarse algo a casa que evoque su estancia, aunque le piden utilidad: un llavero, una camiseta, una gorra... el problema viene de la normativa local, que desde hace años pretende frenar un monocultivo de estos artículos en las zonas turísticas, pero que con las sucesivas reglamentaciones ha propiciado tanta confusión que incluso ha alimentado nuevos negocios no especializados.

Normativa en evolución

Desde los gobiernos municipales socialistas hasta el de los Comuns, pasando por el de CiU, se ha tratado de poner coto a la apertura a destajo de tiendas en el centro. Cada alcalde ha agregado ajuste, como el vigente, que aumentó la prohibición de nuevas tiendas de recuerdos en perímetros más amplios de las zonas turísticas. No obstante, se estableció que las tiendas especializadas en otros artículos (por ejemplo de bisutería, prensa, moda o alimentación) podían dedicar hasta el 20% a la venta de recuerdos. Esta norma también evolucionó hasta obligar a agruparlos en el interior de la tienda y a no asomarlos a los escaparates.

El ayuntamiento presentó a principios de verano un balance de sanciones (en el 40% de tiendas inspeccionadas) por incumplir esa proporción. La realidad es que el plan especial de ordenación de establecimientos comerciales destinados a venta de artículos de recuerdo o suvenires incluye bajo este paraguas (según el artículo 5) ” la venta de productos destinados a usos de regalo, adorno o reclamo, conocidos como suvenires, así como las artesanías y productos tradicionales susceptibles de ser adquiridos como recuerdo típico. Se incluyen entre otros artículos textiles como camisetas, gorras y sombreros;  deportivos, así como productos típicos, bisutería y marroquinería”. Este saco sin fondo es lo bastante amplio como para generar confusión.

74 licencias específicas

Las tiendas que tengan más de una quinta parte de este género deben contar con permiso específico. Bajo el epígrafe “artículo de recuerdo o suvenir” existen 74 licencias en la actualidad, aunque existen otras muchas que tenían licencia previa de bazar  o incluso alimentarias, con permiso de suvenires, ya que su actividad se regulaba antaño a nivel estatal y según el impuesto de actividades económicas (IAE). Mucho más difícil es saber cuántas tiendas venden recuerdos amparadas en un máximo de ese 20%, ya que la actividad principal declarada es otra. En el Gòtic hay decenas de tiendas de todo tipo que despachan recuerdos por esta vía. Y en la calle de Sardenya, que ahora toman los grupos de turistas para volver de la Sagrada Família a la zona de autocares (no pueden usar Marina), varios comerciantes han hecho de dicho porcentaje su razón de ser.

Mientras el ayuntamiento trata de velar por esa compleja proporción, Lahad se queja de que muchos operadores rellenan su tienda con cuatro quintas partes de artículos anodinos para cumplir la ley (desde shishas para fumar hasta camisetas de series). No entienden por qué las tiendas de artículos del Barça no se consideran turísticas, mientras que a ellos las camisetas blaugrana sí se les computan como tales. "La artesanía cuenta como suvenir aunque no sea con motivos barceloneses o de Gaudí. Y una camiseta de Messi es un suvenir pero una del Betis o el Espanyol no para muchos inspectores", cuenta el portavoz de la patronal. El resultado es que los comercios ofrecen un 'look' que parece por completo de suvenires, pese a que no sea esa su licencia. Un pez que se muerde la cola.

La asociación de Amics de la Rambla ha pedido reiteradamente al consistorio que se especifique con detalle el concepto de recuerdo para evitar la cruzada de inspecciones con distintos raseros, relata su presidente, Fermín Villar, mientras los imanes ya cotizan a un euro, por efecto de la competencia del ‘top manta’ a unos metros de las tiendas, que por cierto regentan inmigrantes casi siempre, esencialmente "porque casi todos los indios inmigrados hablan inglés y otros idiomas" y ello hace mucho más fácil esta venta internacional, argumenta Lahad.

Recuerdo efímeros y baratos

Un paseo por el perímetro de una de las mecas turísticas de la capital catalana, la Sagrada Família, pone de manifiesto la evolución del negocio del suvenir, marcada tanto por la competencia como por la ley de la oferta y la demanda. Donde hace dos años imperaban las camisetas del Barça y el Madrid, ahora hay 't-shirts' de todo tipo y condición. Donde se exhibían imanes a tres euros, ahora se publicitan a un euro para competir con la trinchera del top manta, que los fines de semana –al menos hasta el reciente operativo orquestado por el ayuntamiento junto con los Mossos- se instalaba en la plaza de Gaudí.

El representante de los vendedores legales de recuerdos, Alok Lahad, cuenta que no pueden comercializar ropa azulgrana porque sus prendas son oficiales del club y aunque no sean Nike, a la venta resultan más caras que las falsificaciones de Nike que despachan los manteros por unos 20 o 25 euros. “Ya no se vendía nada, todos las hemos quitado y solo tenemos alguna más escondida”, se lamenta.

Los llaveros, imanes y camisetas con mensaje de Barcelona son ahora los artículos más demandados, aunque en el punto de venta dominan las camisetas con mensajes de humor o soeces, que no se consideran suvenir y pueden formar parte del 80% de otros artículos, según normativa. “Tenemos que poner en venta todo esto –dice un vendedor en la calle de Marina mostrando un arsenal de camisetas presuntamente graciosas, así como bisutería y objetos variopintos- para vender los suvenires”. A unos pasos, lo que fueron quioscos de prensa ahora venden más recuerdos que revistas. Y en varias tiendas de fundas y cargadores de móviles destacan los artículos de recuerdo. “En esta zona lo que quiere la gente es comprar cosas donde ponga la palabra Barcelona”, dice un dependiente indio, que añade que los manteros han hecho “mucho daño” a las tiendas que pagan impuestos y continuamente tienen inspecciones. “Ahora es difícil vender mucho aquí”, se queja, mientras explica que otros dependientes se han pasado al top manta “para ganar más”.

En la Barceloneta o algunas calles del Gòtic el negocio con estas piezas ha tomado también una parte de las tiendas de alimentación que abren hasta la noche, o las multiproducto que funcionan todo el día. Y hasta las bebidas incorporan el componente turístico, evocando toros o iconos que para los catalanes resultan de lo más 'kitsch', pero que el viajero sigue demandando por sorprendente que parezca. "Hemos intentado vender camisetas con el 'ruc' catalán, o figuritas de 'castellers', pero no las compraba nadie, al final el público manda y cuando viene aquí piensa que está también en España y lo que pide es el toro", cuenta Lahab.

 Conscientes de la importancia cultural y patrimonial del recuerdo turístico, incluso el comercio local ha tratado de dignificar la industria del suvenir. Los Amics de la Rambla llegaron hace algunos años a un acuerdo con el ayuntamiento para poder abrir las tiendas turísticas los domingos, a cambio de una retirada generalizada de presuntos recuerdos ridículos como eran los sombreros mexicanos, rememora su presidente, Fermín Villar. No se han erradicado, ni de lejos, los vestidos de faralaes o las castañuelas, que muchos viajeros siguen buscando aquí sin distinguir las particularidades regionales,  igual que harían en Madrid o Sevilla, simplemente como iconos asociados a su viaje a la península Ibérica. 

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20190901/suvenir-venta-barcelona-normativa-multas-precios-top-manta-tiendas-recuerdos-7611069

Dimecres, 4 de setembre de 2019

El Periódico

El Barça abre una tienda en Canaletes

Está situada en el número 124 de la Rambla y ocupa 1.900 metros cuadrados repartidos en tres plantas

El Barça ha inaugurado una nueva tienda. La quinta que gestiona el club será la más céntrica: está situada en el corazón de Barcelona. En la Rambla. En el número 124. Ocupa 1.900 metros cuadrados, repartidos en tres plantas. Es la segunda más grande después de la del Camp Nou.

La Barça Store Canaletes se ubica en un edificio histórico, construido a finales del siglo XIX. Fue la sede, primero, del diario Las Noticias, ante cuyas ventanas la gente se acercaba a conocer los resultados de los partidos y, hasta 1945, del Hotel Montecarlo. El nombre de la tienda remite al célebre lugar donde los aficionados del Barça festejan los títulos, situada muy cerca de la Font de Canaletes. 

Además de los productos habituales que conforman todo el universo azulgrana, hay varios espacios lúdicos, como una zona en la que los clientes pueden interactuar simulando un rondo, donde pueden jugar en un futbolín formado por personajes históricos y un columpio.

https://www.elperiodico.com/es/barca/20190904/el-barca-abre-una-tienda-en-canaletes-7620457

Diumenge, 8 de setembre de 2019

La Vanguardia

El comercio reclama medidas quirúrgicas

A veces ocurren los milagros... Las galerías Maldà agonizaban, sólo se instalaban allí tiendas de souvenirs del tipo ‘me gusta Barceloca’ y algún emprendedor atraído por los bajos alquileres... Y uno llevó a otro y de repente las galerías se convirtieron en un referente para todos los amantes de las varitas mágicas, las tierras de Mordor y Son Goku. Y Teresa Llordes, la presidenta de la asociación de comerciantes del Gòtic, de Barnacentre, enumera con entusiasmo los negocios de calidad que en los últimos tiempos apostaron por el barrio, que constituyen todo un argumento para regresar al Gòtic, que venden tanto a turistas como a vecinos. Pero Llordes reconoce que los milagros y los emprendedores no son suficiente para revertir la situación. “Para que los barceloneses regresen y el Gòtic recupere su equilibrio también hace falta propiciar un cambio de costumbres ciudadanas. No puede ser que a la gente le resulte más cómodo pasar el día en un centro comercial que en el centro de la ciudad”. Hablamos de planes de movilidad de barrio y de ciudad. Y también de micromedidas. “Por ejemplo, marcando muchos puntos de interés poco conocidos en vías adyacentes podríamos descongestionar muchas vías principales. También podría promocionarse entre la ciudadanía el carácter cultural de las fiestas de Sant Roc y de Sant Josep Oriol”. Y Fermín Villar, de Amics de la Rambla, recuerda que dentro de poco tocará revisar el plan de usos del distrito de Ciutat Vella. “Y entonces el Ayuntamiento deberá afinar mucho más –añade Villar–. No puede ser que las tiendas de semillas de marihuana se nos cuelen por todas partes porque no tienen su propio epígrafe. Las casas de cambio de moneda también tienen muchas facilidades para abrir”.

Dijous, 12 de setembre de 2019

El Periódico

Patricia Castán / Mar Martínez

La variedad de perfiles del 'top manta' complica su erradicación en Barcelona

Asiáticos que se abastecen de suvenires en el Raval multiplican la actividad sobre las aceres

Vendedores con papeles eligen la manta porque ganan más dinero que en otras actividades

Los primeros manteros que hace años convirtieron las aceras o playas barcelonesas en sus mostradores de venta surgieron por pura subsistencia, como alternativa para ganarse la vida ante la dificultad de integrarse en otras tareas por no contar con documentación para residir o trabajar en España. Pero en la actualidad, la ‘plantilla’ de esta actividad abarca una mayor disparidad que nunca, desde el mismo perfil de subsaharianos que han hecho de la venta ambulante su forma de supervivencia, hasta vendedores que -incluso teniendo papeles- se han apuntado a esta labor porque resulta más rentable que otros trabajos precarios. A resultas de este puzle, vendedores senegaleses, paquistanís, bangladesís y chinos comparten el 'top manta' en Barcelona, con distintas motivaciones y soluciones para su salida de las calles.

La sensación de "impunidad" de la venta ilegal, mientras el consistorio de Ada Colau primó durante años la búsqueda de una solución social sin apenas presión policial, es la causa de que cada vez más perfiles se sumen a la polémica actividad, sostiene Fermín Villar, presidente de la Plataforma d’Afectats pel Top Manta. El desenlace es que bajo el mismo paraguas hay casos de auténtica necesidad, así como de mera explotación comercial de la vía pública. El crecimiento de la zona de venta callejera en el paseo de Joan de Borbó permitió ir apreciando esta evolución y el variado mix de nacionalidades.

Llaveros y abanicos

El fenómeno eclosionó con más evidencia en la Rambla, donde en lugar de pareos o ropa deportiva, se abrieron paso mantas de menores dimensiones en plena Rambla, llegando a contabilizarse medio centenar simultáneamente antes del operativo policial instigado desde el ayuntamiento este verano. Lo singular del caso es que muchas de esas mantas con abanicos, imanes, cestos para la fruta o llaveros provienen de seudomayoristas cercanos bisutería y recuerdos, que hasta fían la mercancía. En algunos casos, habían llegado a estar vinculados a algún comercio minorista de suvenirs de la zona. "Es como abrir un corner de venta, pero gratis, de manera que tienes doble posibilidad de hacer negocio y de ir a buscar alguna pieza que te pidan", lamenta Villar.

En la plaza de Gaudí (junto a la Sagrada Família) también llegaron a sumarse decenas de vendedores paquistanís, indios y chinos, algunos de los cuales tienen permiso de residencia y que previamente han sido dependientes en las tiendas de la zona, donde las inspecciones son frecuentes. En este colectivo confluyen eventualmente vendedores que realizan la actividad por su cuenta –tras proveerse en un mayorista-, junto con otros asalariados de alguna red organizada. Uno de ellos relataba que si no dispones de documentación para residir en el país la escala salarial es la más baja, unos 300 o 400 euros que implican que la labor encomendada puede ir desde vender suvenirs sobre un pañuelo en el suelo hasta cervezas por la noche. Otros afirman que un buen día sin policía y con ese dinero se embolsan cifras con dos ceros.

Reorientación de la actividad

Pero la problemática social del 'top manta' adquiere aquí nuevos enfoques, cuando de lo que se trata no es de integrar a sus vendedores en otras vías laborales, sino en convencerles de que den el salto de una actividad ilegal a otra que tal vez sea peor remunerada. “¿Dónde voy a conseguir ganar más?”, se pregunta en pulcro inglés H., uno  de los que juegan al gato y el ratón cerca de Colón y que prefiere esa tarea a repartir butano o estar en la caja de un colmado nocturno.

Fuentes municipales admiten que las negociaciones y el abordaje social se dirige al colectivo subsahariano, por sus necesidades específicas. No hay plan más allá de los vinculados a las operaciones en la vía pública para el resto, de momento. El empresario Amit Sharma, con varios establecimientos de recuerdos en la Rambla, se queja de que los manteros asiáticos adquieren el género sin problemas y sin impuestos sin apenas moverse de la zona, mientras que los operadores legales pagan alquileres que pueden rondar los 8.000 euros al mes, suelen contar con varios dependientes "con sueldos dignos" y abonan el correspondiente IVA de la mercancía. Relata que algunos grupos asiáticos se han organizado perfectamente en el Gòtic, con su propio sistema de seguridad para alertar de la llegada de la policía, y escondites de género en muchos contenedores.  También defiende que si están bien pagados en las tiendas no vuelven a la calle.

Otro empresario, presidente de la Asociación de Negocios Turísticos de Catalunya asegura que algunos empleados sí buscan ingresos extra (por su cuenta) sobre las aceras. Ambos se quejan de continuas inspecciones en sus negocios, pese a la competencia no reglada frente a sus establecimientos.

Del almacén al contenedor... y a las aceres

En un segundo desaparece la mercancía y el mercadillo de la Rambla parece no haber existido. Los suvenires, que los turistas que pasean por Barcelona regalarán a sus familiares y amigos, se amontonan dentro de bolsas escondidas en las papeleras y las esquinas se transforman en ojos a la espera de la marcha de la policía. "Últimamente hay más movimiento policial, aunque la mayoría es secreta. Al principio nos costaba reconocerlos, ahora ya los detectamos y nos escondemos rápido", confiesa Aleem, un chico pakistaní que dedica sus horas a vender palos ‘selfie’, abanicos e imanes a través de la venta ambulante.

El abastecimiento del mercado ambulante se ha centralizado en el Raval, junto a la Rambla. "Antes comprábamos en Badalona, ahora compramos en pequeñas tiendas chinas de la calle de Hospital. Allí encontramos mejor relación calidad-precio", explica Bilal, compañero de Aleem. "Además, estos negocios emergentes permiten a los vendedores ambulantes pagar los productos a plazos o después de venderlos", señala Rahul, uno de los trabajadores de una tienda de suvenires de la Rambla.

La venta ambulante es una de las principales fuentes de ingresos de la mayoría de inmigrantes ilegales que se encuentran en Barcelona. Aleem llegó de Pakistán hace dos años y desde entonces solo se ha dedicado a ello. "Nunca he trabajado en otra cosa, puedo ganar 800 € un mes bueno", añade. Sin embargo, este verano no está siendo fácil. "La mala imagen que está dando Barcelona influye en el tipo de turista que llega”, explica Rahul, quien asegura que continuamente ve noticias que degradan la capital catalana en la cadena de televisión india que tiene contratada por satélite. Según este trabajador de origen indio, "la mayoría de los turistas de este verano son de clase baja, que no destinan sus ahorros a comprar suvenires para recordar el viaje. Aunque un trabajador de la Rambla relata que en su tienda han facturado 30.000 euros en recuerdos este agosto.   

Un negocio organizado

Los diferentes colectivos de inmigrantes se han distribuido los servicios. "Los indios nos quedamos con las tiendas de suvenires; los senegaleses y paquistanís, con la venta ambulante por la calle; y algunos bangladesíes y paquistanís, con los supers de 24 horas", comenta Rahul. "Cuando el negocio estaba en auge, llegaron a existir tiendas de recuerdos que contrataban a vendedores ambulantes a comisión", declara Faz, el propietario de una de las tiendas de la calle Tallers, que añade que “ya no sale a cuenta”.

Los únicos que siguen sorteando la legalidad son algunos colmados que tras la prohibición de la venta de alcohol después de las 23.00 horas "empezaron a enviar a sus trabajadores a vender latas de cerveza por las calle", apunta Fermín Villar, presidente d’Amics de la Rambla. "Muchos de esos jóvenes acumulan deudas personales de hasta 25.000 euros por llegar a España y se ven abocados a trabajar bajo cualquier condición". 

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20190911/venta-ambulante-cada-vez-mas-perfiles-manteros-dificil-solucion-barcelona-7611672

Dijous, 12 de setembre de 2019

Cope

La Linterna con Àngel Expósito

Algunas claves del auge de la delincuencia en Barcelona, según el presidente de 'Amics de la Rambla'

En esta jornada de jueves en la que el equipo de 'La Linterna', capitaneada por Ángel Expósito, se ha desplazado a las calles de Barcelona para contar el clima de inseguridad que se vive en la ciudad condal, Fermín Villar, presidente de Amics de la Rambla y portavoz de la Plataforma de Afectados por el Top manta, ha compartido sus impresiones sobre la situación en la que se encuentra el centro barcelonès

https://www.cope.es/programas/la-linterna/videos/algunas-claves-del-auge-delincuencia-barcelona-segun-presidente-amics-rambla-20190912_851737

Dissabte, 14 de setembre de 2019

El Pais

Alfonso L. Congostrina

Colau y PSC desencallan la reforma de la Rambla, que comenzará en 2020

La reforma de La Rambla, que el gobierno de Ada Colau paralizó —al final del pasado mandato— al entender que no conseguiría el amplio consenso que buscaba, verá la luz en 2020. El paseo más icónico de Barcelona estará en obras como mínimo hasta 2026. La coalición de gobierno entre Barcelona en Comú y el PSC, que tenían en el mandato anterior posiciones divergentes, llevará el proyecto para la reforma integral de todo el paseo a la comisión de urbanismo de octubre o noviembre. A partir de ahí, y si el resto de partidos cumplen sus promesas electorales, la reforma será apoyará por una amplia mayoría. El equipo de gobierno pretende licitar y comenzar las obras del tramo entre Colón y el edificio de la Foneria de Canons en primavera de 2020.

En noviembre de 2018, el equipo de km-ZERO —capitaneado por la arquitecta y exconcejal socialista de Ciutat Vella Itziar González— presentó el diseño de la futura Rambla: se eliminaba un carril de circulación de bajada, se ampliaban las aceras y el tronco central del paseo, se reubicaban los quioscos y se construían tres plazas. El equipo de gobierno aseguraba que a finales de 2019 comenzarían unas obras que se extenderían durante seis años.

El mismo día de la presentación del proyecto se manifestaban en contra del mismo el Gremio de Restauración de Barcelona junto con los quiosqueros. Ambos colectivos protestaron en el paseo denunciando que la reforma supondría la reducción de número de mesas en las terrazas pasando de 400 a 300. Protestaron también porque el Plan Especial de la Rambla obligaba a los vendedores de prensa a reducir el tamaño de sus establecimientos (a 4,4 metros) antes de 2030, y se eliminaban cuatro quioscos. Las floristas tampoco veían claro cuál sería su futuro.

El pasado mes de abril, la reforma diseñada por González contaba con el apoyo de BComú, ERC y JxCAT, pero no del PSC ni de Ciutadans, por lo que la entonces concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, retiró la propuesta y no la sometió a votación en plena precampaña electoral. Durante la campaña, Itziar González —cuyo trabajo ya había concluido— mostró su apoyo a la candidatura de Ernest Maragall. Pese a ello, la reforma de la Rambla no fue uno de los temas centrales en la campaña electoral.

El sucesor de Pin en la concejalía de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, defendía ayer: “Durante todo este tiempo hemos trabajado en estrategias culturales, en un observatorio de datos desde el que analizamos los movimientos y afluencia, los flujos de gente en el paseo, haremos un censo real de los vecinos y trabajamos con Amics de la Rambla para crear un sello de comercio sostenible. También nos hemos reunido con asociaciones de guías turísticos para que hagan su trabajo de forma menos invasiva. Los vecinos tienen que volver a la Rambla por su atractivo cultural”. El concejal mantiene que el posicionamiento de BComú es idéntico al del mandato anterior. “La obra tiene que contar con un amplio consenso, pero lo que está claro es que en los próximos meses llevaremos a la comisión de urbanismo la reforma que se votará en su totalidad y no por tramos”, informó.

El director del Gremio de Restauración de Barcelona, Roger Pallarols, seguía ayer denunciando: “Tanto cuando presentaron el proyecto, como ahora, no se nos ha tenido en cuenta. No se habló con los verdaderos ramblistas que son los restauradores, los quiosqueros y las floristas. No ha habido una interlocución porque el proceso fue inadecuado”. En abril pasado el equipo de gobierno acusó al gremio de haber convencido a PSC y a Ciudadanos para oponerse a la reforma. Ahora parece que el voto negativo no es posible. “La Rambla merece una reforma y deben tenernos en cuenta”, lamenta Pallarols. Rabassa mantiene que primero hay que aprobar el proyecto y después ya se estudiará la normativa “y la colocación de todo lo que tenga que colocarse encima del suelo”, en referencia a las terrazas y quioscos.

El presidente de Amics de la Rambla, Fermí Villar, mantiene que el proyecto debe aprobarse lo antes posible “pero debe actualizarse”. “No sabemos cómo será el pavimento y reivindicamos que tenga símbolos marítimos. Tampoco nos han aclarado el presupuesto que costará ni los plazos”, destacó Villar. A parte del equipo de gobierno, la reforma también contaba con el apoyo en los programas de JxCAT, ERC y la plataforma de Manuel Valls. Ayer un portavoz de Ciudadanos aseguraba que el proyecto de reforma del paseo es “fundamental” y apostaba por iniciar la reforma “lo antes posible”. Los dos concejales del PP se mostraron favorables a la reforma pero pidieron un consenso “con los afectados de la Rambla y los restauradores”.

https://elpais.com/ccaa/2019/09/13/catalunya/1568400427_051527.html

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X