Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum de premsa sobre La Rambla - Febrer 2018

2 de març de 2018

Dilluns, 5 de febrer de 2018
Ara
“A cada cantonada de la Rambla hi ha dos nois per captar clients”

L’atracció del turisme pel consum de marihuana es nota al carrer i a internet

Tant de dia com de nit, no cal caminar gaires metres de la Rambla per creuar-se amb algú que ofereix publicitat d’un club de cànnabis. La situació s’agreuja sobretot a la nit, “quan a cada cantonada de la banda del Barri Gòtic hi ha com a mínims dos nois per captar clients”. El president d’Amics de la Rambla, Fermín Villar, lamenta que això passa des de la plaça Catalunya fins al carrer Ample. “És una presència exagerada”, assegura Villar, que calcula que a partir del vespre hi pot arribar a haver una quarantena de persones al llarg de la Rambla que reparteixen publicitat d’aquest tipus. Villar afegeix que els captadors de clients dels clubs de cànnabis no només mencionen la marihuana, ja que “si et fas passar per turista” també acostumen a oferir altres drogues.

Villar fins i tot relata que si els clients no es volen desplaçar fins al local que es publicita, els mateixos promotors van al club i tornen amb el producte que els han demanat. “El problema és el descontrol”, valora el president d’Amics de la Rambla. Per intentar posar-hi solució, l’entitat es va reunir la setmana passada amb CatFac, una de les dues federacions catalanes d’associacions de cànnabis. El portaveu de CatFac, Eric Asensio, explica que volen facilitar als veïns quins són els clubs de cànnabis que tenen llicència i compleixen les condicions del pla urbanístic de Barcelona per a les associacions d’aquest tipus. “Ens afecten molt els locals que no compleixen el codi de bones pràctiques ni cap normativa”, critica Asensio, que defensa la feina dels espais que funcionen de manera regular. De fet, tant Amics de la Rambla com l’Associació de Veïns del Barri Gòtic també coincideixen a dir que el problema no són els clubs de cànnabis, sinó els que són irregulars.

Una apli per trobar els clubs

El turisme cannàbic ha impulsat la proliferació d’aquests locals, que per a algunes fonts del sector ja és imparable. Barcelona es promociona a internet com un destí cannàbic i no fa falta dedicar-hi gaire estona per trobar una pàgina web o una apli que ofereixin un mapa amb diferents clubs de la ciutat on es pot consumir marihuana. No només això, perquè també s’explica quins són els passos que cal seguir per poder accedir a un local i com aconseguir-ne una “invitació”. Tot això s’explica en anglès, francès, italià i portuguès.

Pel que fa a la promoció a partir dels captadors, la que ha incomodat els veïns de la Rambla, també deixa grans ingressos. Els turistes han de pagar 20 euros per fer-se socis i després comprar la marihuana o l’haixix. D’aquests 20 euros que paga el turista, 10 són per al captador, que pot arribar a ingressar 200 euros diaris.

La massificació de persones que reparteixen publicitat dels clubs de cànnabis a la Rambla també es deu a la presència de més d’un local d’aquest tipus en aquesta mateixa zona. Però des de les federacions catalanes d’associacions de cànnabis aposten per combatre els clubs irregulars. “O es posa un sistema de control o cada vegada hi haurà més locals d’aquest tipus”, lamenta Asensio, que ressalta el model impulsat per CatFac. Es tracta del seu codi de bones pràctiques, que recull els requisits de la llei que va aprovar el Parlament català l’estiu passat i que el Tribunal Constitucional va suspendre fa només dos mesos.

La normativa fixava que per poder ingressar en un club cal ser major d’edat, consumir cànnabis i tenir l’aval d’un altre associat. També establia els límits de producció i distribució de marihuana per a cada club i associat.

18 noves llicències

El maig del 2016, el govern d’Ada Colau va aprovar un pla urbanístic per regular els clubs de cànnabis més flexible que l’anterior, que havia estat impulsat per Xavier Trias. Colau va indultar un centenar de locals. Des de llavors, s’han tramitat 18 llicències noves a la ciutat, cap d’elles al districte de Ciutat Vella. La tinent d’alcalde d’Ecologia, Urbanisme i Mobilitat, Janet Sanz, va explicar a la comissió de fa tres setmanes que l’any passat es van fer inspeccions en 76 dels 137 locals actius; per tant, el 55%. Sanz va afegir que a partir d’aquest any s’ha exhaurit el termini per adaptar els clubs a la normativa aprovada el 2016 (es va donar un marge de 18 mesos): ara han de disposar de doble porta d’accés i de sortides de fum per mantenir la llicència.

https://www.ara.cat/societat/cantonada-Rambla-nois-captar-clients_0_1955804427.html

Dimarts, 6 de febrer de 2018
Betevé
Reobre la botiga d’insectes a la Boqueria 10 anys després

La parada Bolets Petràs torna a vendre invertebrats comestibles després d’una aturada per motius legals

La nova atracció mediàtica de la Boqueria és a la parada Petràs, però no pas pels bolets, la seva especialitat. En un petit taulell s'hi venen insectes comestibles de tot tipus i vinguts d'arreu. Els responsables del negoci ja en venien fa 10 anys, però un buit legal i la pressió de l'Agència de Salut Pública de Barcelona els va fer abandonar, temporalment, la venda dels seus productes més exòtics. Gràcies a la regulació aprovada pel Parlament Europeu, aranyes, escorpins, escarabats, grills i cucs tornen a ocupar part dels seus aparadors.

El Mercat de la Boqueria va ser el primer de tot l'estat a vendre insectes comestibles. Va ser gràcies a la família Petràs, que en un viatge al continent americà, va descobrir aquest producte i va decidir importar-lo. De fet, és un menjar exòtic només en la cultura occidental, ja que tant a Àsia, com a Oceania, a l'Àfrica i a l'Amèrica del Sud se n'han menjat des de fa segles. Tot i això, la llei europea i estatal no regulava la comercialització d'aquest tipus d'aliment, de manera que Bolets Petràs va haver de deixar de vendre'n l'any 2008, gairebé quatre anys després d'haver-se estrenat en aquest món i amb un gran èxit entre els visitants de la Boqueria.

Gràcies a la nova llei aprovada pel Parlament Europeu l'any 2015, s'han facilitat molt les peticions per regularitzar la importació i cultiu de productes exòtics o encara no reconeguts com a aliments per la legislació europea. D'aquesta manera, en pocs mesos s'ha aconseguit reconèixer els insectes com a un producte alimentari, sempre que es compleixin les estrictes condicions de salubritat imposades per la Comissió Europea. En aquest context, els Petràs no ho han dubtat i han tornat a posar a la venda tota classe d'invertebrats torrats (també per internet).

En Xavier Petràs, un dels responsables de la parada, s'ha mostrat convençut que aquesta vegada serà la definitiva. De moment disposa de diversos tipus d'insectes torrats i envasats al buit, però espera poder ampliar l'oferta amb productes com, per exemple, piruletes farcides amb escorpí, una llaminadura que va tenir molt èxit fa 10 anys.

http://beteve.cat/els-insectes-delicatessen-que-torna-a-la-boqueria/
--

Dimarts, 6 de febrer de 2018
Crónica Global
El 'striptease' vuelve a Las Ramblas de Barcelona

Un exconcejal de Unió abrirá un club erótico en la icónica arteria tras tres años de negativa municipal a la apertura de un restaurante

Vuelve el striptease a Las Ramblas de Barcelona. Un expolítico de Unió abrirá un club de erótico en la icónica arteria barcelonesa tras tres años de negativa municipal a la apertura de un restaurante de alto nivel.

El Fashion Sex and Rock & Roll tendrá barra americana con espectáculos en vivo, tienda de complementos eróticos y demás material relacionado con el fornicio. Su apertura la pilotará el expolítico --fue concejal de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) en Cunit (Tarragona)-- y a la sazón empresario Antonio Sánchez Thonon

El local, situado en Las Ramblas número 17, recogerá el testigo del antiguo Peep Show situado en el mismo número, y que desapareció en 2014. Antes, el espacio, de 800 metros cuadrados, tuvo otro rival situado más arriba, el club de destape Panam's, en el número 27, punto que hoy ocupa la discoteca BLVD.

"Licencia vigente"

Preguntado por la cuestión, un portavoz municipal ha confirmado que el local de Las Ramblas número 17 tiene "licencia de salas de cine, espectáculos eróticos, venta de ropa y complementos para adultos".

El permiso fue concedido en 2004 y sigue vigente, según el mismo representante.

"Alquiler temporal"

Un portavoz de Grupo Costa Este, que compró el local en 2015, ha recordado que "llevan tres años intentando abrir un restaurante de alto nivel, sin conseguir la preceptiva licencia". La misma fuente ha agregado que el realquiler al empresario del sexo "es temporal" mientras se consigue el documento.

"Adquirimos el espacio en 2015 e hicimos costosas inversiones, como insonorización y adecuación. Incluso compramos otras licencias de restaurante situadas dentro del área de influencia de Las Ramblas. Nunca llegó la licencia", ha agregado el conglomerado que comandan los hermanos Bordas, que llegó a bautizar el lounge con el nombre de Shiva Sons.

Vecinos: "Que se cumpla la ley"

El presidente de Amics de La Rambla, Fermí Villar, ha exigido en conversación con este medio que "la actividad, sea la que sea, se ajuste a la licencia, en el interior, y que se cumplan las ordenanzas municipales, en el exterior".

Bajo su punto de vista "era deseable" que la inversión de Grupo Costa Estehubiera llegado a buen puerto. "Ya que no ha sido posible, esperamos que se cumpla la normativa en vigor, ya que Las Ramblas es una zona en permanente mutación, y hay vecinos y comerciantes que viven en ella"

https://cronicaglobal.elespanol.com/business/discoteca-sexo-ramblas-barcelona-erotico-club_119336_102.html

Dijous, 15 de febrer de 2018
La Vanguardia
Los emotivos mensajes del atentado de la Rambla que ya forman parte de su historia

Más de cuatro mil documentos procedentes de los altares improvisados de la emblemática vía han sido tratados por restauradores y conservadores del Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona

El material se digitalizará y la ciudadanía podrá ver una selección en la web municipal ‘No tinc por’

No tinc por”. Fue el grito unánime de la ciudadanía en contra de los atroces atentados en Barcelona y en Cambrils del 17 de agosto. La sociedad respondió a los ataques saliendo a la calle y mostró su solidaridad y apoyo a las víctimas y familiares con numerosos mensajes en los diferentes altares improvisados a lo largo de la Rambla en lugares tan emblemáticos como el mosaico de Joan Miró y la Font de Canaletes.

Seis meses después, todas aquellas cartas, dibujos, peluches y otros objetos siguen muy presentes para los restauradores y conservadores del Arxiu Municipal Contemporani de Barcelona y del Museu d’Història de Barcelona (MUHBA). Los técnicos continúan con los trabajos de clasificación de este material, miles de documentos, que ya forman parte de la memoria colectiva y de la dolorosa historia de la ciudad. De la muestra de este duelo colectivo se podrá consultar una selección en la web ‘No tinc por’ con la previsión de que esté disponible a la ciudadanía coincidiendo con el primer aniversario de los atentados.

Los primeros trabajos de los mensajes se han centrado en la limpieza. “Había mucha suciedad y parafina, además de toda la problemática que comporta un soporte como el papel al haber estado a la intemperie durante muchos días por lo que la primera fase ha sido limpiar el material y conservarlo”, explica Montserrat Beltran, directora del Arxiu Municipal Contemporani.

En las tareas de conservación han intervenido entre cinco y seis personas durante un mes y medio. Los documentos están en unas cajas con una temperatura adecuada para conservarlos el máximo tiempo posible. Ahora el siguiente paso será el proceso de digitalización, etapa en la que los expertos decidirán si se conserva todo el material o se realiza una selección
En total, hay 4.653 documentos- sin contar los objetos, como los peluches, que están el depósito del MUHBA- que descansan en el archivo municipal junto con expedientes de dos siglos de antigüedad. Los mensajes en diferentes soportes expresan desde sentimientos de solidaridad, rabia o impotencia acompañados de corazones, lágrimas o fotografías.

Libros de condolencias

“Volveremos a pasear por la Rambla y lo haremos con libertad y amor por nuestra ciudadanía y por la vida”. Era el título que encabezada el libro digital de condolencias que puso a disposición de la ciudadanía el Ayuntamiento que también abrió sus puertas del Saló de Cent para que los ciudadanos pudieran escribir su mensaje por los atentados de Barcelona y Cambrils. En total, 102 libros de pésame en papel, que serán digitalizados, y otros 17 procedentes de embajadas o Ayuntamientos, como los de la ciudad irlandesa de Cork o la inglesa de Manchester.
”En Manchester sabemos lo que significa ser golpeados por la atrocidad terrorista. Recibimos muchos mensajes de simpatía y solidaridad de Barcelona y de muchos turistas españoles y ciudades. Ahora es nuestro triste deber en Manchester expresar nuestra rabia contra las atrocidades terroristas en Barcelona y Cambrils”, escribe Eddy Newman, el alcalde de Manchester, en el libro de condolencias de la ciudad que ha enviado al Ayuntamiento de Barcelona.

No sólo los adultos sino que muchos niños expresaron con dibujos y cartas su repulsa a la barbarie terrorista, como Léa, una niña francesa de 13 años: “Todos te apoyamos y te queremos mucho (Barcelona), sinceramente estoy contigo”. “Por todas las familias y niños que han muerto. ¡No tenim por!”, escribía otra menor en una hoja recortada en forma de corazón.
En otra carta, otro matrimonio de Vilanova i la Geltrú recuerda a las víctimas y la actuación de los servicios de emergencias y cuerpos de seguridad. “No pudimos asistir a la manifestación del sábado 26 de agosto de 2017, pero estuvimos con ellos en el pensamiento, pero hoy domingo, nos hemos acercado a las ramblas, para dar apoyo a las víctimas y familiares, fuerzas de seguridad del estado, bomberos, sanitarios, voluntarios y a todo esta gente anónima que estuvo ayudando en los primeros momentos de este terror, que nunca hubiera tenido que pasar”.

El emblemático gato Botero de la Rambla del Raval, la rosa tan característica de la Rambla acompañada de las palabras No tinc Por y Freedom, el skyline de la ciudad con el mensaje de ‘Todos somos Barcelona’, unas simbólicas mariposas, corazones y lágrimas con crespones negros son algunas de las ilustraciones que ya forman parte de la memoria colectiva de la ciudad tras el 17-A.

Muestras de apoyo en todo el mundo

Los mensajes de solidaridad y apoyo a las víctimas llegaron de todo el mundo, ya sea a través de los turistas que estaban de paso por la Rambla aquellos días o de los habitantes de Barcelona de más de un centenar de nacionalidades distintas que residen en la capital catalana.

“Hay mensajes en árabe, japonés, chino, holandés…”, destaca la directora del Archivo Municipal Contemporáneo de Barcelona, que en algunos casos necesitarán de los servicios de traducción para saber el contenido exacto.

Cualquier tipo de soporte

Desde un ticket de la compra hasta un trozo de cartón. Cualquier tipo de soporte servía para expresar ya fuera un sentimiento de solidaridad, rabia o impotencia. También se dejaron algunos libros, como uno de poesía de Federico García Lorca, donde una persona escribió con su puño y letra en la primera página sus versos dedicados del poeta a la Rambla, “la única calle de la Tierra que yo desearía que no se acabara nunca”.

“Hay una variedad muy diversa de soportes, pero todos son muy efímeros porque era producto de esa espontaneidad y necesidad de querer expresar lo que en aquel momento sentías y cogías lo primero que tenías”, explica Beltran.

Reconocimiento a los servicios de emergencia y cuerpos de Seguridad

El trabajo de los servicios de emergencia y cuerpos de seguridad fue clave. Su esfuerzo y valentía han sido reconocidos en diferentes actos y han recibido las medallas de honor del Parlament y las de Oro al Mérito Cívico del Ayuntamiento.

Entre lo documentos, hay dibujos de un camión de los bomberos de Barcelona con un gran corazón o una carta escrita por dos agentes de Mossos d’Esquadra. “Esta vez nos ha tocado en Barcelona y lo vivimos de cerca, pero cada día se sufre este mal en muchos lugares del mundo. Porque todo esto no se vuelva a repetir ni aquí ni en ningún otro lugar”, concluye el texto firmado por los agentes Z&F.

El logotipo de la manifestación

El logotipo de la masiva manifestación del 26 de agosto de rechazo a los atentados también forma parte de este ‘archivo del duelo’. Su autor es el artista contemporáneo Frederic Amat, quien regaló el diseño original al Ayuntamiento de Barcelona.

En el logotipo se ve el nombre de la ciudad escrito a mano con tinta roja, en el que la letra ‘ele’ resalta en negro y se convierte en un crespón de duelo.

Para catalogar toda esta documentación se ha creado una base de datos con el número de registro y la intervención de conservación realizada. En la etapa de digitalización se completará la información para que sea “posible más adelante la consulta y la asociación de las imágenes del documento” y se detallará su estado general, el soporte utilizado o el color, comenta Adela Martínez, conservadora del Arxiu Municipal Contemporani.

Una vez que esté totalmente clasificado el material del Archivo Municipal Contemporánea se pondrá en común con el del MUHBA, el encargado de realizar el inventario y la catalogación en el Centro de Colecciones del Museo en la Zona Franca de los objetos, como los peluches. En estos momentos han finalizado una primera fase de catalogación y han documentado unos 5.000 objetos, de los 8.000 aproximados.

También se está trabajando en un memorial de las víctimas del atentado en el marco del proyecto de reforma de la Rambla. “Un elemento recordatorio que evoque el atentado, las víctimas y la solidaridad de los ciudadanos en aquellos momentos”, concluyen fuentes municipales.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20180216/44797914928/mensajes-atentado-rambla-barcelona.html

Divendres, 16 de febrer de 2018
El Nacional.cat
Barcelona publicará los 4.653 documentos conmemorativos de los atentados del 17-A

Desde el momento en que se produjo el atentado del pasado 17 de agosto en la ciudad de Barcelona, la ciudad empezó también a recibir la solidaridad de todo el mundo. Día tras día se podía ver como en La Rambla se acumulaban velas, flores, peluches y también notas de familiares y conocidos en muestra de pésame a las víctimas. Todos estos objetos han estado durante este tiempo en un almacén de la Zona Franca mientras un equipo del Museo de Historia de Barcelona y del Archivo Municipal les limpiaban y catalogaban. Ahora, el Archivo ya ha finalizado las tareas de catalogación y de conservación de los 4.653 mensajes, documentos y notas que había. Según explica su directora, Montserrat Beltran, el objetivo es ahora digitalizar todos estos documentos y, de cara al primer aniversario de los atentados, hacerlos visibles a través de una página web. Entretanto, el gobierno municipal estudia qué memorial físico se puede acabar instalando en La Rambla.

El proceso de limpieza de los documentos ha sido de un mes y medio y ha sido un equipo de seis personas el que se ocupaba de dejar en perfectas condiciones cualquier mensaje, estuviera en una cartulina o en una bolsa de plástico. De hecho, Beltran asegura que dentro de esta recopilación de mensajes hay "desde quien dejaba el libro que estaba leyendo a una nota al verso de un ticket de un centro comercial". Por eso, una vez todos estén escaneados y subidos a la red, "habrá que hacer una selección" por decidir "si se guardan todos o no. Beltran ya ha adelantado que intentarán "mantener la diversidad" de mensajes que hay. Y es que hay notas que expresan "solidaridad, disgusto, impotencia" y otras emociones.

Dentro de los criterios para mantener esta diversidad, también tendrán en cuenta las edades de los autores. Eso se debe al hecho de que "hay muchas notas de adultos, pero también muchos documentos de niños" y por eso se quiere dejar plasmado el amplio abanico de edad de las personas que quisieron recordar a las víctimas de La Rambla. Una de las tareas que habrá que hacer en paralelo a la digitalización es traducir todos los mensajes, ya que dentro de la multitud de documentos hay notas en catalán, castellano e inglés pero también en chino, en árabe, en holandés o en alemán. Por eso se pedirá a traductores que traduzcan cada nota para "al menos poder poner un título", dice Beltran.

Memorial digital

Conjuntamente en estos 4.653 documentos habrá que sumar los 13.000 objetos que la gente también dejó en el mosaico de Miró después de los dramáticos hechos del 17 de agosto. Actualmente, el Museo de Historia de Barcelona ya cuenta con 5.000 objetos catalogados, pero ahora todavía faltan 8.000 más. Objetos que van desde los ramos de rosas a los ositos de peluche. La iniciativa de Barcelona es similar a lo que hizo la ciudad de París en el 2015 cuando abrió un portal web en que se pueden consultar algunas de las cartas y notas que la gente dejó en el sitio de los hechos. El memorial digital llegará en el momento en que el gobierno todavía está estudiando qué memorial físico se instala a La Rambla. Ya se ha creado una comisión en que está la representación de varios departamentos municipales, expertos externos y bajo el asesoramiento del Consejo de Arte Público.

Libros de pésame

Aparte de los mensajes que la gente dejó al pie de La Rambla, desde el Ayuntamiento de Barcelona también se abrieron libros de pésame. Si bien había un libro digital, para todos aquellos que llegaban hasta la plaza Sant Jaume también había en formato papel. Se firmaron 102 ejemplares. En todas estas muestras de pésame hay que sumar los libros de otros municipios de Catalunya y del resto del estado español, pero también a los libros de pésame que llegaron de diferentes embajadas y ciudades europeas de carácter más institucional. En total 154 volúmenes de mensajes de todo el mundo en homenaje a las víctimas de Barcelona.

https://www.elnacional.cat/es/sociedad/barcelona-publicara-4-653-documentos-conmemorativos-atentados_239610_102.html

Dissabte, 17 de febrer de 2018
Metropoli abierta
Itziar González redibuja la Rambla

El paseo más conocido de BCN experimentará una reforma integral de la mano de Km-Zero
Los bajos del Palau de la Virreina albergan estos meses el cuartel general del equipo de Km-Zero, los profesionales a quienes el Ayuntamiento ha encargado la reforma integral de la Rambla, el paseo más popular de Barcelona. La arquitecta y exregidora de Ciutat Vella, Itziar González, es la cara más visible del colectivo que ganó el concurso público para remodelar la Rambla, que no se empezará a ejecutar sobre el terreno hasta después de las próximas elecciones municipales, previstas para el 9 de junio del 2019.

La Rambla --oficialmente en singular, aunque Km-Zero se refiere al paseo en plural como "las Ramblas"-- tiene actualmente un importante problema de masificación turística. Los barceloneses hace años que se han olvidado de la zona, con el paréntesis vivido los últimos meses a raíz del atentado.

Precisamente, uno de los principales objetivos de la transformación es "recuperar las Ramblas para los vecinos", dice González. El proyecto también plantea que más personas vuelvan a vivir en el paseo, reordenar y reducir los usos del espacio público, pacificar todavía más el tráfico, ganar zonas verdes y reabrir al barrio y a la ciudad los equipamientos patrimoniales y culturales, como el teatro Principal, ahora cerrado.
En los bajos del Palau de la Virreina, la actividad es frenética. La jornada empieza cuando despunta el sol y no acaba hasta bien entrada la noche. El equipo de Km-Zero lo forman unas 40 personas. Hay profesionales de disciplinas muy distintas. Hay arquitectos, sociólogos, economistas, expertos en movilidad, vivienda y medio ambiente, técnicos de planeamiento urbanístico... La lista es larga.

"En las Ramblas no se puede hacer sólo una nueva urbanización, sinó que la propuesta tiene que ir acompañada de estrategias de actuación complementarias", explica González. Y en eso trabaja Km-Zero. Junto al anteproyecto arquitectónico, el equipo redacta tres planes estratégicos, uno sobre la gran afluencia de gente que padece el paseo, otro sobre gestión cultural y equipamientos y, finalmente, otro de dinamización comunitaria y usos temporales.
Los documentos estarán listos en junio, pero el 22 de marzo tienen que estar definidos los "criterios objeivos", esto es un documento base de la situación actual de las Ramblas, "sus problemáticas, necesidades y oportunidades". Cuando esté listo el anteproyecto, tocará elaborar el proyecto ejecutivo, "que tendría que estar terminado en noviembre". Después se tendrá que redactar el pliego de condiciones y abrir el concurso a las empresas que quieran hacer la remodelación. Las obras no empezarán hasta después de las elecciones municipales.

PROCESO COOPERATIVO

La transformación de las Ramblas no atañe únicamente a Km-Zero, sinó que es un proceso cooperativo, un trabajo entre ciudadanía, entidades, ayuntamiento y técnicos. El consistorio y Km-Zero han abierto una web con toda la información. "Todas las decisiones se toman por consenso y si algún tema genera mucha controversia se descartará", precisa González. En estos grupos de trabajo no habrá representación política. El consenso con los grupos municipales irá por otro lado. La primera reunión ha tenido lugar este viernes.
Aunque el proyecto está en una fase embrionaria, de diagnosis, la arquitecta se atreve a poner sobre la mesa algunos de los aspectos en los que habrá que intervenir. Uno de los principales es el de la vivienda. "Aunque empadronados hay más, sólo residen en el paseo unas 120 personas y, en cambio, hay 149 fincas. Hay que intentar que venga más gente y para ello habrá que mejorar los edificios y las condiciones de alquiler".

La transformación también implicará reordenar y reducir la ocupación del espacio público, lo que obliga a hacer una reflexión sobre los negocios y personas que ahora ocupan el tramo central de manera habitual --quioscos, terrazas, pintores, floristerías...--, "y ver cómo se equilibran los usos de los viajeros con los vecinales". También se quiere incidir en una mayor pacificación de la Rambla. Esto no se traduce en un veto al coche, pero sí que la circulación tendrá que ser más lenta. "El 90% de los movimientos en las Ramblas se hacen a pie", explica la exconcejala con el PSC con Jordi Hereu como alcalde.

Uno de los objetivos es recuperar los equipamientos culturales y edificios patrimoniales de las Ramblas. Hay más de 30. González comparte el punto de vista del nuevo comisionado de Cultura, Joan Subirats, de que sean equipamientos integrados y abiertos al barrio y a la ciudad, y que tengan "una dimensión pedagógica".

El equipamiento más importante a recuperar es el Teatre Principal, situado en la parte baja del paseo y que lleva años cerrado. El teatro es propiedad de la familia Balañá (titular también de la plaza Monumental). González dice que la propiedad mantiene un talante dialogante y se muestra esperanzada en que se encontrará una solución y el teatro reabrirá, pero no concreta si el consistorio acabará comprando el Principal.

La diagnosis también implica hacer una reflexión en el ámbito económico. Km-Zero quiere "identificar y hacer visible el circuito económico y laboral de la Rambla y su entorno" con la voluntad de "poner fin al actual monocultuvo turístico" y apostar por una reorientación de los servicios, el comercio de proximidad y los servicios dirigidos a la ciudadanía y al vecindario.
UN PULMÓN

Probablemente, en la nueva urbanización, desaparecerán las tres partes actuales, con los carriles de subida y bajada y el tramo central. El verde ganará espacio. "Las Ramblas son un pulmón". Y se crearán una decena de zonas de estancia a lo largo del paseo que estarán conectadas con las calles colindantes. La arquitecta también entiende la Rambla como "el camino que lleva el mar" y pone sobre la mesa la posibilidad de "encadenar" el paseo con el Moll de la Fusta.

González define el estado actual de la Rambla como "un río con un ph muy ácido. Lo que queremos es cambiar el ph, dar más calidad al agua". En el caso de la Rambla se traduce en un cambio de la demanda, de los usos. La transformación se prolongará durante años, pero Barcelona recuperará su paseo más internacional.

https://www.metropoliabierta.com/distritos/ciutat-vella/itziar-gonzalez-redibuja-la-rambla_5016_102.html

Dimecres, 21 de febrer de 2018
El Periódico
El Corte Inglés dejará el centro de la Rambla de Barcelona

La compañía dejará el edificio el 1 de marzo al vencer el contrato de alquilar

El Corte Inglés reordena su oferta comercial en el centro de Barcelona. La compañía ha decidido no renovar el contrato de alquiler que tenía en el edificio de plaza de Catalunya con la Rambla, dedicado a las firmas de moda, por lo que cerrará las puertas del centro el 1 de marzo.

Se trata del centro más pequeño que tenía la firma de grandes almacenes en la ciudad, ubicado en la plaza de Catalunya, 23, esquina con la Rambla. Se trata de un inmueble propiedad de IBA Capital que regentaba la firma en régimen de alquiler. El contrato vencía en junio, y las empresas no han llegado a un acuerdo de renovación.

Fuentes de la firma de grandes almacenes apuntan que además se producían "duplicidades" de oferta, pues muchas de las marcas que había en ese edificio estaban presentes ya en dos de los centros más cercanos: el histórico de plaza de Catalunya y el de portal del Àngel. Por este motivo, han optado por dejar el edificio y reforzar los otros espacios. Todo el personal será reubicado en otros centros del grupo, así como marcas específicas como GAP, que solo se podían encontrar en ese centro.

El edificio tiene una superficie bruta alquilable de 7.393 metros cuadrados, y es propiedad de IBA Capital, que compró el inmueble a El Corte Inglés en el 2013 por 100 millones de euros. Anteriormente, había albergado la sede del Banco Central.

Según informa este miércoles Modaes.es, IBA Capital ha iniciado la comercialización del activo. El mandato de comercialización del activo, uno de los pocos que cuentan con un uso totalmente comercial en el centro de Barcelona, se ha firmado en exclusiva con la consultora inmobiliaria Cushman&Wakefield, apunta el portal de moda.

https://www.elperiodico.com/es/economia/20180221/el-corte-ingles-dejara-centro-moda-la-rambla-barcelona-6641299

Dimecres, 21 de febrer de 2018
El Periódico
El dragón de la Rambla

La Bruno Cuadros maravilla a los transeúntes por sus estilos japonista y neoegipcio La conocida como Casa de los Paraguas tiene 130 años y acoge en la actualidad un banco

Decía el periodista Lluís Permanyer que un desorientado Josep Carner, tras años de exilio, se percató de que estaba en su añorada Barcelona cuando volvió a ver la Casa Bruno Cuadros (La Rambla, 82). Y no es para menos. Ya en marzo de 1888, la revista L'Esquella de la Torratxa publicaba un boceto de un gran dragón chino empuñando un resplandeciente farolillo. Era un guiño a la tienda de paraguas, sombrillas, abanicos y bastones Bruno Cuadros, cuyo dragón de hierro forjado alumbraba el Pla de la Boqueria y, 130 años más tarde, sigue maravillando a los que pasean por allí.
Conocida popularmente como la Casa de los Paraguas, es una rara avis de la arquitectura ecléctica, "un último vestigio de japonismo y neoegipcio que queda en Barcelona", explica el autor del libro Barcelona Orientalista: 10 edificis exòtics amb historia, Oriol Pascual. Se construyó en 1858 aunque no sería hasta 30 años más tarde que el arquitecto que diseñó el Arc del Triomf, Josep Vilaseca, realizaría la remonta y la reforma del edificio que le confieren ese aspecto tan característico.
El piso superior es de inspiración egipcia "con pequeñas columnas macizas que recuerdan a la arquitectura faraónica", describe Pascual. Unas grandes panoplias con abanicos, sombrillas y paraguas de zinc decoran los intersticios del segundo y tercer piso. "Estas piezas, que encontramos abandonadas en la cubierta, son originales", comenta el arquitecto responsable de la rehabilitación, Jordi Romeu.
En el entresuelo destacan las estampas Ukiyo-e, unos esgrafiados de escenas cotidianas japonesas, "muchas de ellas realizadas por el propio Vilaseca", añade Romeu. "Pero la joya del edificio es el dragón de hierro de la esquina, con su farolillo de bambús entrelazados", afirma Pascual.
En 1854, Bruno Cuadros Vidal llegó a Barcelona dispuesto a montar una próspera empresa. Cuenta la leyenda que la tienda que adquirió pertenecía a un pescadero al que todos llamaban Pau, el ladrón, porque se decía que había financiado su negocio con dinero público. "Habladurías aparte, está claro que Cuadros encontró una ganga -explica Pascual- y la tienda le fue tan bien que compró las dos viviendas adyacentes para construir la Casa de los Paraguas".
La bomba que no estalló
El producto era bueno y toda la familia demostró tener buen ojo para los negocios. El yerno de Bruno Cuadros redujo el tamaño de los abanicos para que cupiesen en los bolsos y su nieto creó tendencias cambiándoles el estampado. Una anécdota: la casa podría haber desaparecido durante la guerra civil, cuando cayó una bomba en el edificio de enfrente que no explotó.
A finales de los 80 del siglo XX, el edificio fue reformado para albergar una entidad bancaria "recuperando casi toda la estética original", afirma Romeu. "La Casa Bruno Cuadros es una pieza de arqueología -concluye- vale la pena admirarla como si de un Picasso o un Miró se tratase".
https://www.elperiodico.com/es/ciutat-vella/20180221/casa-bruno-cuadros-dragon-de-rambla--6639218

Dimecres, 21 de febrer de 2018
El Periódico
El museo congelado

El Museo de Cera no invierte en una nueva figura desde hace 12 años

Parece ser que es habitual que la gente al llegar al Museo de Cera pregunte si hay un Messi o directamente dónde está el Messi, dando por descontado que un museo como este en la ciudad de Barcelona en el siglo XXI tiene forzosamente que tener al 10 argentino inmortalizado en cera. Pero hay que decirles que no, que no hay Messi: que hay un Shakespeare, que hay un Manolete, que hay un Chewbaca; pero Messi no hay. La última figura que el museo de la Rambla que no está exactamente en la Rambla incorporó a su colección fue un Livingstone, y de eso hace 12 años ya. Política de empresa. El Museo de Cera de Barcelona no tiene interés alguno en ser la versión local del Madame Tussauds, que incorpora figuras a su colección al endiablado ritmo de la actualidad, ni tiene intención de llenar sus estancias de muñequitas pop que en unos años nadie va a recordar. Su apuesta transcurre por otros derroteros.

La gente pregunta si hay un Messi o directamente dónde está el Messi

El Museo de Cera es el único museo totalmente privado de Barcelona; no recibe ni un euro de subvención pública. Su fundador, Enrique Alarcón, arquitecto y escenógrafo, adquirió en 1973 el palacete neoclásico del siglo XIX que había sido sede de la Banca de Barcelona y puso en marcha el museo considerando que el lugar resultaba idóneamente misterioso para una colección de estas características. Esa condición suya, la de escenógrafo, marcaría y sigue marcando el destino del lugar. “Enrique Alarcón García, hijo de Enrique Alarcón, trabajó siempre muy de cerca con el padre y ha heredado de él la tendencia a poner el acento en la escenografía”, dice la directora del centro –desde hace 29 años–, Carmina Vall. Esa es la apuesta, esos son los derroteros: “Cada uno es fuerte con lo que sabe –dice Vall–. Si vienes pensando que esto es un Madame Tussauds, pues no, esto no es un Madame Tussauds”.

Doblemente congelado

Un museo de cera, cualquiera, representa la congelación del tiempo: atrapa a una figura conocida en un momento fisonómico concreto y así la exhibe hasta el fin de los tiempos (o del museo), mientras la figura, afuera, en la calle, envejece, se deforma, se arruga y muere. En cierto modo, el Museo de Cera de Barcelona es el tiempo congelado multiplicado por dos: la congelación afecta a las figuras y a la propia colección, lo cual crea un efecto que algunos encuentran apropiado y otros no tanto, o no especialmente. De nuevo: es una apuesta de empresa. “Es un museo muy singular –reconoce Vall–, o te gusta mucho o no te gusta nada”. En cualquier caso, que no se hayan modelado nuevas figuras desde aquel Livingstone no quiere decir que el centro no haya hecho inversiones, subraya Vall. “El museo sí ha aumentado su patrimonio durante estos años, pero lo ha hecho con la adquisición de nuevos espacios y la elaboración de nuevos decorados. Tenemos una tienda nueva, hemos ampliado el Bosc de les Fades y hemos puesto en marcha un nuevo espacio colindante al Bosc, el Passatge del Temps”.

Las visitas bajaron de 200.000 en el 2016 a 160.000 en el 2017

El Bosc de les Fades es una pieza clave, el bar adyacente poblado por “gnomos y criaturas fantásticas” y con aspecto de bosque. La dirección reconoce que en los últimos ocho o 10 años las cifras de visitas al museo han ido a la baja -quién sabe si porque no hay Messi, quién sabe si porque en general no hay figuras nuevas-, mientras que las del Bosc han ido esperanzadoramente al alza, de modo que al final “todo ha quedado bastante compensado”. El museo doblemente congelado sufrió un duro golpe con el atentado terrorista de agosto en la Rambla, al igual que con la situación política en Catalunya: de 200.000 visitantes en el 2016 bajó a 160.000 en el 2017. “Lo atribuimos a esas dos cuestiones –dice Vall–. No, no es un momento fácil, pero ya tuvimos momentos difíciles en el 93 y en el 2008 y conseguimos superarlos”. Que venga Messi y les eche una mano. O sea, que se deje congelar.

https://www.elperiodico.com/es/barcelona/20180221/barceloneando-museo-cera-no-invierte-nuevas-figuras-en-doce-anos-6630341

Dissabte, 17 de febrer de 2018
La Vanguardia
Cartes al director
Mi padre murió en el atentado de La Rambla
Fiona Wilson

Ian Moore Wilson, mi padre, murió hoy hace seis meses en el ataque terrorista en Barcelona, y mi madre, Valerie, su esposa durante 53 años, resultó gravemente herida. La pérdida ha sido devastadora. Sin embargo, somos una familia que hemos sido muy afortunados a lo largo de los años, siempre nos hemos sentido favore¬cidos, y nuestra experiencia después de la ¬muerte de mi padre no es una excepción.

En los últimos seis meses, hemos sido testigos del lado compasivo de la humanidad, a menudo en manos de completos extraños: las personas que también paseaban por la Rambla y estuvieron al lado de mis padres, sostuvieron a mi padre cuando falleció y dieron consuelo a mi madre; Albert Salvador, el hombre que ayudó a Robert a encontrar a mi madre y pasó a buscar incansablemente a papá (ya es uno más de los Wilson); las innumerables personas que visitaron a mamá en el Trias i Pujol de Badalona; los profesionales legales que nos ayudaron (y rechazaron el pago de sus servicios); la funeraria que nos ayudó con la cremación y también rechazó el pago; el FC Barcelona y el RCD Espanyol, que trajeron luz a la vida de mi hijo en momentos muy oscuros; la Cruz Roja, que nos ayudó con el transporte; la gente de Barcelona que dejó tarjetas, flores y mensajes de esperanza... ¬Estamos eternamente agradecidos.

El próximo agosto regresaremos a Barcelona para conmemorar el aniversario de la muerte
de mi padre y de todas las víctimas del ataque a la Rambla y Cambrils. Confiamos en la justicia y esperamos que pronto se sepa toda la verdad.

Mi padre era un hombre generoso, bondadoso y humilde que se desvivía por ayudar a los demás. Él creía que todos tenemos la responsabi¬lidad de cuidarnos unos a otros, apreciar nuestras diferencias y dejar este mundo en mejor estado que cuando llegamos. Lo que la gente
de Barcelona ha hecho por nosotros a raíz de
su muerte es un reflejo de su carácter y trans¬mitiremos colectivamente su amistad, amor y compasión a medida que avancemos en la vida.

fiona wilson
Vancouver

http://www.lavanguardia.com/edicion-impresa/20180217/44829892601/mi-padre-murio-en-el-atentado-de-la-rambla.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=email&utm_medium=social

Diumenge, 18 de febrer de 2018
La Vanguardia
Editorial
La carta de Fiona
Marius Carol

La sección de las cartas de los lectores de este diario es un parlamento de papel, un foro de pareceres, un ágora de las ideas. En definitiva, un termómetro de las preocupaciones, anhelos y sentimientos de la sociedad a la que se dirigen. Los estudios de mercado nos descubren que figuran entre las páginas más leídas en papel, y no es casual que estén situadas junto a los artículos de opinión del diario, para poner de manifiesto que se las considera relevantes. De hecho, los periódicos son sus lectores, es a ellos a quien sirve el periodismo. El periodista Llorenç Gomis, que fue consejero editorial de La Vanguardia, escribió que “las cartas permiten apreciar en qué medida el diario y sus lectores forman una comunidad dialogante, de qué manera los mensajes son recibidos por los lectores y cómo los mensajes de los lectores son asimilados por el diario”.

Habrá quien dirá que las redes sociales han sustituido en parte su función, pero no es del todo cierto. Las cartas de los lectores responden a un vínculo entre el medio y los receptores de las noticias, que no existe, por ejemplo, en Twitter.

Ayer esta sección de diario incluyó una misiva que nos reconcilia con el ser humano por el derroche de generosidad, entereza y afecto que atesoraba. La escribió Fiona Wilson desde Vancouver. Contaba en la carta que su padre, Ian, murió hace seis meses en el ataque terrorista de Barcelona y su madre, Valerie, resultó malherida. Ella explicaba que la pérdida había resultado devastadora, pero que se sentían afortunados por haber sido testigos del lado compasivo de la humanidad. Y relataba la lista innumerable de personas e instituciones que les ayudaron en momentos tan difíciles, por lo que estaba eternamente agradecida. Y anunciaba que la familia regresaría a Barcelona este verano para conmemorar el aniversario de la tragedia, para volverse a sentir acogida por la ciudad y para dar testimonio de su confianza en la vida. Toda una lección de coraje.

http://www.lavanguardia.com/opinion/20180218/44870341189/la-carta-de-fiona.html

Dimecres, 21 de febrer de 2018
La Vanguardia
Cartas al Director
Carta a Fiona Wilson
J.M. Fernandez

Leyendo la carta de Fiona Wilson (“Mi padre murió en
el atentado de la Rambla”,
17/II/2018) he ido recordando las tremendas imágenesde aquel fatídico día.
Durante toda la tarde permanecí como en estado de shock, triste, rabioso, impotente. Yo no estaba próximo al lugar del suceso. Aun así no tan lejos, a escaso kilómetro y medio.
Tardé dos o tres días en acercarme por la zona, no por miedo, sino quizás porque necesitaba tiempo para asimilar lo sucedido. Paseé por un tramo de la Rambla, yo solo. Había mucha gente, me paré a observar unas cuantas de las numerosas ofrendas allí de¬positadas, y fotografié alguna. Paré a tomar un café en la Boqueria, y luego volví a pasear un rato más. Me invadió todavía más la tris¬teza, pero me sentí partícipe ¬rindiendo homenaje a las víc¬timas. Este sábado se han cum¬plido seis meses de aquella tarde de terror.
Fiona, mucho ánimo, y cuando volváis por Barcelona en agosto seguro que sentiréis de nuevo nuestro calor, el de los barceloneses. Siempre estaremos con vosotros y con el resto de las víctimas y sus familiares. Te deseo lo mejor y hasta pronto.
Dimecres, 21 de febrer de 2018
Ara
Opinió
Maria Sisternas
La Rambla, 30 anys després

Queda molt per fer, però trobo que no som gens indulgents amb el llegat del model Barcelona

Els vídeos són un format excel·lent per entendre l’evolució de la ciutat. Els programes documentals són directes, sense filtres, i permeten posar-se en la pell dels altres; exercici necessari per fer créixer les ciutats. Els bons documentals són treballs etnogràfics, fets des de dins per explicar realitats invisibles, que els noticiaris o la propaganda institucional obvien perquè són incòmodes.

S’ha de veure L’últim esglaó, programa del 30 minuts, emès l’any abans de la caiguda del Mur de Berlín i dirigit per Miquel García i Jaume Vilalta; és material sensible per entendre les limitacions de l’urbanisme si no s’acompanya de polítiques socials. Els polítics de la talla de Pasqual Maragall no van témer mai l’escrutini públic. Perquè eren honestos i tenien projecte. Sabien que la realitat era cruel, i duríssima, però tenien projecte per canviar-la. Només aquells polítics que no tenen la seguretat que podran emprendre canvis es molesten per la divulgació de realitats que els són contràries. Llavors s’inquieten, i inverteixen els esforços a calumniar els narradors, en lloc d’arremangar-se per resoldre-ho. Tot el meu reconeixement als que se la juguen per captar l’essència de la vida ciutadana, exposant la seva persona a la ira dels governants quan els confronten amb la crua realitat.

Joan Úbeda m’ho va advertir: sense veure L’últim esglaó és incomprensible la tasca municipal en la regeneració de Ciutat Vella. Joan-Anton Sánchez, referent i pou de ciència urbana, me’l va afegir a una bibliografia que tenim a mitges. Són trenta minuts sense filtres: rates, sobreocupació, narcotràfic, prostitució, misèria, desolació, precarietat. El programa s’endinsa en un Raval salvatge, amb una mortalitat infantil que dobla les estadístiques i un barri assetjat pel tràfic de droga a l’aire lliure, a plena llum del dia.

Hi apareix un Mercat de la Boqueria verge, absolutament aliè al turisme, i amb diverses parades tancades. S’hi veuen les pensions exigües, despintades i demacrades, convertides en apartaments superpoblats per a famílies en dificultat. Hi apareixen el carrer de les Tàpies i els meublés, que són la cara més bèstia de la doble moral. I les nenes de les Teresianes fent voluntariat a L’Hora de Déu, entitat pionera que ja llavors s’ocupava d’aturar desnonaments i pagar les pensions dels que no tenien llars. S’hi senten les veus dels responsables del Casal dels Infants, lamentant que no s’atén prou els infants o els avis malalts “perquè no donen vots”. I s’hi sent pudor de lleixiu i mata-rates, perquè la insalubritat aflora a totes les cantonades.
Ara que fa trenta anys de l’emissió d’aquell documental, trobo que no som gens indulgents amb el llegat del model Barcelona. Que ens posem molt estupendos, vaja. A Ciutat Vella s’hi va fer molta, i molt bona feina. I es va fer amb el consens de les associacions de veïns del barri, que van treballar amb els tècnics municipals fent renúncies de tota mena, però lluitant perquè la regeneració del barri no deixés ningú enrere.

A banda d’una gentrificació descontrolada, aquests dies ha transcendit el cas dels pisos ocupats al carrer Sant Ramon i sembla que retornen els problemes amb els traficants que atemoreixen veïns en finques habitades per famílies que ni volen, ni poden marxar. No sé en quin moment s’ha abaixat la guàrdia, però el projecte de la Rambla ara en marxa pot ser una bona oportunitat per recuperar el seu caràcter residencial, la seguretat immobiliària i formes de tinença alternatives per fer front a les dinàmiques especulatives. És el moment de transformar els entorns de la Rambla en un territori ple de vitalitat quotidiana, barrejant usos diversos. El repte és mantenir-hi a tothom, crear ocupació de qualitat sense comprometre els drets a l’habitatge o l’espai urbà i no amagar que el problema del narcotràfic es resoldrà curant ferides personals molt profundes, en lloc de desallotjant i tapiant pisos o posant-hi més policia.
La Rambla és un territori internacionalitzat a nivell local, pel fet que els seus barris estan habitats per persones vingudes d’arreu del món. Fer visibles aquests col·lectius a través de la gastronomia, la riquesa de les seves cultures i llengües o les seves tradicions, és un deute històric. Però, sobretot, cal atendre les seves necessitats, que no són poques. Em consta que el projecte guanyador del concurs, liderat per Itziar González, està fent mans i mànigues per implicar-hi aquelles persones que habitualment no participen en els processos oberts, però que ho farien a través de xarxes de confiança. Afortunadament, Ciutat Vella avui ja no és l’últim esglaó, però arrossega reptes immensos. Caldrà molta generositat política per assumir les receptes que els equips tècnics estan proposant, i compromís pressupostari per implementar-les amb professionalitat.

https://www.ara.cat/opinio/maria-sisternas-la-rambla-30-anys-despres_0_1966003408.html?utm_medium=social&utm_source=twitter&utm_campaign=ara

Dissabte, 24 de febrer de 2018
Abc
De banco atracado a enclave comercial en el centro de Barcelona

El Corte Inglés abandonará el 1 de marzo la histórica esquina de la Rambla

Este fin de semana será el último en el que los transeúntes de la Rambla puedan visitar una de sus tiendas más emblemáticas: la del Corte Inglés. Según se dio a conocer esta semana, la empresa ha tomado la decisión de cerrar las puertas de este negocio el próximo jueves, 1 de marzo, una vez tenga lugar la finalización de su contrato de alquiler. La firma también aseguró que no efectuará despidos, ya que sus trabajadores serán reubicados en el resto de las sucursales que tiene la compañía dentro de la ciudad.

Aún se desconoce qué empresa ocupará el codiciado espacio de más de 7.000 metros cuadrados ubicado en el número 23 de la plaza de Cataluña, esquina con la Rambla. Sin embargo, el gigante Primark podría ser uno de los interesados en este establecimiento, ya que que en Barcelona aún no ha conseguido establecerse en el centro de la ciudad como sí lo ha hecho en Madrid, donde cuenta con una imponente tienda de cinco plantas en el número 32 de la mítica Gran Vía.

Con todo, esta equina de la que se despide el imperio del logo verde con cursivas blancas no fue eternamente de su propiedad, ya que cuenta con una historia que pocos conocen. Desde el año 2013, el establecimiento pertenecía al grupo de inversores IBA Capital y en noviembre de 2018 El Corte Inglés hubiese cumplido 17 años en ese emplazamiento, ya que fue ese mismo mes de 2001 cuando adquirió el establecimiento que, hasta entonces, pertenecía a la firma británica de distribución Marks & Spencer. La operación estuvo valorada en 150 millones de euros. De hecho, a pesar de las grandes expectativas que la llegada a la plaza de Cataluña de la cadena inglesa generó en los medios barceloneses del momento, Marks & Spencer duró apenas dos años en esa mítica esquina, dado que había aterrizado allí en 1999.

Un atraco histórico

Pese a su incalculable valor comercial debido a su estratégica ubicación en un punto icónico de Barcelona en un momento de auge del turismo -el año pasado la afluencia de visitantes a la capital catalana creció más de un 3% según datos del Ayuntamiento-, la esquina de la plaza de Cataluña 23 no siempre perteneció al mundo de la moda. Más bien al contrario. En el pasado fue la sede del Banco Central de Barcelona. Coincidiendo con el número 23 en el que estaba ubicado, justamente un 23 de mayo del año 1981 la esquina de la Rambla y la plaza de Cataluña ocupó las portadas de los periódicos de todo el mundo cuando se produjo un atraco al Banco Central, que acabó con la toma de más de 300 rehenes y se extendió por 30 horas, que resultaron eternas para empleados de la entidad financieras y transeúntes que quedaron allí atrapados durante más de un día.

Este hecho, que se vivió de manera trágica en Cataluña y dejó como saldo una víctima mortal, tuvo lugar en la mañana de un sábado, día muy transitado en la Rambla de Barcelona, desde donde se tenía acceso al imponente edificio del Banco Central, que constaba entonces de siete plantas. La banda de atracadores estaba compuesta por once personas que ingresaron armadas al establecimiento, tomando de rehenes no sólo a los empleados de la entidad financiera, sino también a quienes merodeaban por allí, lo que explica el elevado número personas allí retenidas. Si bien nunca se aclararon los verdaderos motivos de este hecho, siempre se vinculó con el intento de golpe de Estado del 23 de febrero de ese año y la posterior detención de los militares vinculados con dicha tentativa.

Un glamuroso cafè

Pero la historia del número 23 de la plaza de Cataluña no se agota en un punto de venta y un banco con una oscura historia. Más atrás en el tiempo, a finales del siglo XIX, allí estaba emplazado el Gran Café Continental, espacio que desde su fundación en el año 1884 se transformó en un exclusivo punto de encuentro para la sociedad catalana. Después del éxito del café, se construyó sobre él una hostería homónima, que se transformó en el primer hotel emplazado sobre la plaza de Cataluña.

A raíz de las innumerables metamorfosis que ha protagonizado el espacio en el que se cruzan Rambla y plaza de Cataluña, poco hay que temer ahora sobre los cambios que están por venir con el éxodo de la tienda del Corte Inglés. Más inteligente sería, en cambio, sentarse a esperar con qué nuevo rumbo sorprende a los barceloneses esa clásica esquina de la ciudad en cuya historia conviven banqueros, ladrones, vendedores y aficionados al café con leche.

http://www.abc.es/espana/catalunya/gente-estilo/abci-banco-atracado-enclave-comercial-centro-barcelona-201802240051_noticia.html

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X