Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum de Premsa sobre La Rambla - Gener 2017

31 de gener de 2017

Dimecres, 4 de gener de 2017
El Semanario (Mexico)

Las 10 calles más famosas en el mundo 

Existen lugares que son mundialmente conocidos; sin embargo las avenidas también forman parte importante para la popularidad de un país. Conoce el top ten de calles más famosas.

Los países ofrecen distintos atractivos para los turistas. Las avenidas son parte fundamental para atraer visitantes, algunas calles se han convertido en las más famosas a nivel mundial.

Algunas calles han dejado de ser un lugar de tránsito para convertirse en un atractivo turístico. Por sus dimensiones o singularidades, las avenidas también pueden ser un lugar de interés dentro de una ciudad.

A continuación te presentamos las calles más famosas del mundo:
Lombard Street.- Esta calle de San Francisco destaca por tener forma de zigzag sobre una colina.
Abbey Road.- Esta calle debe su popularidad debido a que los Beatles la utilizaron como portada de uno de sus discos. Es tal su importancia que ha sido declarado como lugar de importancia histórica cultural de Londres.

Hollywood Walk of Fame.- Es una de las calles más turísticas de Los Ángeles que fue declarada Monumento Histórico de la ciudad. En esta se avenida fue creada por  la Cámara de Comercio de Hollywood para reconocer a los actores de la industria cinematográfica, anualmente tiene 10 millones de visitas que llegan a ver las más de 2 mil estrellas.

La Rambla.- Esta calle es uno de los paseos más tradicionales de Barcelona al unir la Plaza de Cataluña con el puerto de la ciudad, Port Vell. Es común ver artistas callejeros, dibujantes, florerías, etc. Entre sus atractivos se encuentran el Palau Güell, edificio diseñado por Gaudí; el Museo de Cera de Barcelona y el Mercado de la Boquería.

Orchard Road.- Al poseer una gran variedad de hoteles, centros comerciales, cines y restaurantes, esta calle se ha convertido en la principal avenida comercial de Singapur.

Khao San Road.- Esta calle de Bangkok se convirtió en popular entre los turistas al tener varias opciones de alojamiento más económicas y estar cerca de la zona antigua de la ciudad.

Wall Street.- Es una de las avenidas más populares en Nueva York, aquí se encuentran el edificio de la Bolsa de Valores de Nueva York y el Federal Hall.

Vía dolorosa.- Está calle es una de las más populares por su historia.  Para los cristianos es un lugar de peregrinaje que representa el camino por donde se llevó a cabo el Vía Crucis de Jesús.

Las Vegas Strip.- Comienza con la reconocida señal “Bienvenido a la Fabulosa Las Vegas”. La avenida es reconocida por ser una de las más fotografiadas al reunir algunos de los casinos y hoteles más famosos del mundo. En esta avenida se encuentra el edificio más alto de Las Vegas, la Torre Stratosphere.

Champs-Elysées.- Es una de las más importantes de París, debido a que forma parte de su eje histórico en donde están algunos de los principales íconos culturales y turísticos de la ciudad, como el Arco del Triunfo, la Plaza de la Concordia, decenas de tiendas, restaurantes, cines y teatros.

https://elsemanario.com/ocio-y-cultura/183548/calles-mas-famosas-mundo-cuales-son-fotos/

Divendres, 6 de gener de 2017
CerodosB

Los negocios millonarios que Colau frena en Las Ramblas

El grupo Costa Este invierte siete millones de euros en un restaurante que no puede abrir porque el Ayuntamiento revisa su licencia desde hace seis meses

Los grandes grupos de restauración barceloneses quieren establecerse en Las Ramblas pero es un sueño casi imposible. Para abrir un restaurante en este turístico bulevar otro debe cerrar sus puertas.

El Ayuntamiento no concede nuevas licencias, con el argumento que ya hay demasiados establecimientos. Nadie discute este criterio, pero sí el hecho que la administración de Ada Colau ponga palos en las ruedas a los empresarios que compren alguna de las actuales licencias de restaurante de Las Ramblas para abrir su propio negocio. 

El Grupo Costa Este, de los hermanos Ramón y Javier Bordas, invirtió siete millones de euros en la compra y acondicionamiento de un local en la parte baja de Las Ramblas para convertirlo en restaurante y bar de copas. Para ello, adquirieron la licencia de otro restaurante de la Rambla, que ya ha cerrado, pero el Ayuntamiento todavía no ha autorizado la actividad.

Los hermanos Bordas compraron el local ubicado en el número 17 de las Ramblas, donde antes había un sex shop y un peep show que ofrecía espectáculos eróticos, para convertirlo en el Shiva & Sons. Se trata de un espacio de más de mil metros cuadrados, diseñado para ser un lujoso bar de copas y restaurante oriental de calidad. Se inauguró a finales de junio, pero desde entonces tan sólo funciona una pequeña parte como bar. Se han visto obligados a ampararse en la vieja licencia del sex shop, que incluía un pequeño bar, para dispensar bebidas. 

Fuentes de la empresa indican que pagan 70.000 euros mensuales de hipoteca y que preveían crear en su nuevo restaurante un centenar de puestos de trabajo. Incluso tenían preparadas las cartas de los menús. Ahora tan sólo ocupan a cuatro camareros por las limitaciones administrativas.  

Eudald Lligoña, abogado del Grupo Costa Este, confirma que están a la espera que el Ayuntamiento valide la licencia de restaurante. No la han negado, si bien llevan más de medio año estudiándolo, precisa el abogado.

Fuentes del sector de la restauración apuntan que el Ayuntamiento ha decidido revisar las adquisiciones de licencias –las que pasan de un empresario a otro– en determinadas zonas de la ciudad. Esto está paralizando importantes inversiones porque la administración municipal se lo está tomando con demasiada calma.  

Estas fuentes empresariales indican que no sólo están frenando inversiones sino la "dignificación" de la parte baja de las Ramblas. Se ponen reparos a la apertura de establecimientos de alta categoría en una acera en la que todavía se practica la prostitución callejera.  

Unas puertas más allá del Shiva & Sons se encuentra el histórico Teatro Principal, que sigue con las puertas cerradas desde hace meses. En 2014, en tiempos del alcalde Xavier Trias, tuvo problemas porque funcionaba como discoteca sin tener la licencia. El responsable de la sala, Carlos Caballero, también se vio implicado en una operación policial contra una trama de prostíbulos de Barcelona.

Hace poco más de un año, la concejal Gala Pin anunció que el Ayuntamiento estaba negociando la compra del Teatro Principal, propiedad del Grupo Balaña. Una portavoz municipal confirma que mantienen esta intención. No obstante, fuentes de la empresa de la familia Balaña indican a Economía Digital que no hay ninguna negociación y que el edificio no está a la venta.  

La empresa que gestionaba estas instalaciones, Principal Projeck 2011, propiedad de Carlos Caballero, cuenta desde el pasado noviembre con un administrador judicial. No se encuentra en concurso de acreedores, tal como precisa este administrador, que ha sido nombrado por el Juzgado de Primera Instancia número 34 de Barcelona. Su función es la de intentar recuperar una deuda.

http://www.cerodosbe.com/es/destinos/ocio/los-negocios-millonarios-que-colau-frena-en-las-ramblas_19222_102.html

Dissabte, 7 de gener de 2017
La Vanguardia

Un viejo escudo, único testigo de la primera universidad

El emblema de Carlos I que presidía el medieval Estudi General de la Rambla, antecedente de la UB, ha logrado sobrevivir casi medio milenio a pesar de la venganza de Felipe V y la piqueta

Barcelona se quedó sin universidad tras la derrota de 1714. Fue uno de los múltiples castigos que Felipe V impuso como consecuencia de la Guerra de Sucesión. El centro, que se encontraba en la parte superior de la Rambla –de ahí el nombre de Rambla dels Estudis--, fue reconvertido en cuartel y la actividad docente superior de Catalunya se concentró en la nueva universidad borbónica de Cervera. El edificio fue definitivamente demolido en 1843. Tan solo sobrevivió en escudo de Carlos I que presidía la fachada. Fue salvado in extremis de la piqueta y hoy puede contemplarse en la sede de la Universitat de Barcelona (UB).

El escudo se exhibe tras un cristal en la galería del paraninfo, en el edificio histórico de la plaza Universitat. Fue rescatado del derribo por la Acadèmia de les Bones Lletres y depositado en el Museu d’Història de la Ciutat. En 1989 fue retornado a la universidad.

El escudo de Carlos I sobrevivió a la demolición de la universidad en 1843

La UB es la heredera de lo que en el siglo XV se conocía como el Estudi General de Barcelona. Fue fundado en 1450, después de que el rey Alfons el Magnànim concediera el correspondiente privilegio al Consell de Cent. Sin embargo, la guerra civil que sacudió a Catalunya entre 1462 y 1472 impidió su total desarrillo, que no produjo hasta 1536, en pleno reinado de Carlos I –de ahí el escudo--, al inaugurarse el edificio de la Rambla

La nueva sede estaba en la parte superior del paseo, junto a la muralla, entre la actual plaza Catalunya y el portal de Santa Anna. Dibujos de la época permiten conocer el aspecto del edificio, con el antiguo escudo sobre la puerta principal. En 1558, la fusión con el Estudi de Medicina dio lugar a la Universitat de l’Estudi general, que Felipe V suprimió finalmente en 1717.

Barcelona no recuperaría la universidad hasta 1837, cuando comenzó el traslado desde Cervera, que duró cinco años. En un inicio se instaló en el antiguo convento de los carmelitas, en la calle del Carme a la altura de Doctor Dou. A causa del deterioro del inmueble, en 1863 el arquitecto Elies Rogent recibió el encargo para una nueva universidad en su ubicación actual, en la Gran Via, entre las calles Aribau y Balmes, donde se unía la ciudad vieja con el nuevo Eixample. Las obras acabaron en 1882.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20170107/413145293102/escudo-primera-universidad.html

Diumenge, 8 de gener de 2017
La Vanguardia

Las grandes marcas se adueñan de los edificios más singulares

Multinacionales de la moda abren comercios insignia en fincas con valor patrimonial

Las grandes marcas de moda se están haciendo con las fincas singulares de Barcelona. Y uno no sabe cómo tomárselo… Hace un mes la multinacional de ropa low cost Teddy Group, lo que vendría a ser la Inditex italiana, inauguró una tienda bandera de cinco plantas en el Gòtic, en la plaza Cucurulla. El palacete Castell de Pons acogió durante décadas dos históricos negocios: la chocolatería Fargas y a la filatelia Monge. Hasta no hace mucho estos rincones tan singulares solían convertirse en hoteles, y ahora… La gran cúpula del nuevo supermega establecimiento de Zara en la plaza Catalunya, en la esquina de la calle Bergara, es una de las estrellas del momento en Instagram. H&M está ultimando las obras del que será uno de sus comercios de referencia en el edificio Vitalicio, en una de las esquinas más suculentas del paseo de Gràcia.

“Estas marcas necesitan grandes espacios en lugares muy concretos para abrir tiendas que desarrollen un papel estratégico, que también potencien toda la marca –explica Mónica Manguillot, directora de locales de la inmobiliaria Busquets Gálvez–. Y los locales que abundan en Barcelona son más bien pequeños”. El ranking de modos de rentabilizar el suelo está encabezado por los usos hoteleros, y luego vienen los comerciales. “Son edificios que permiten proyectar una imagen de marca muy especial, pero muy pocos pueden hacer frente a los costes que supone alquilar, adaptar y mantener fincas protegidas tan grandes. Los trámites son más largos, las obras más complicadas, los costes más altos...”.

Dos meses atrás, Massimo Dutti abrió su nueva tienda insignia, también en el paseo de Gràcia, donde vivió el pintor Ramon Casas, en la finca que ocupó Vinçon, otro comercio bien incrustado en la memoria de la urbe. Y uno sigue sin saber cómo tomárselo... Las grandes marcas de moda que homogenizan los grandes centros urbanos son de repente preservadoras del patrimonio. El palacete Castell de Pons y la casa de Ramon Casas están catalogados como bien cultural de interés local, y su transformación fue supervisada por el departamento municipal de Patrimonio. El Ayuntamiento también siguió los proyectos de Zara y H&M. Zara está ahora restaurando las viejas verjas de las ventanas de las dependencias bancarias para ponerlas de nuevo en su sitio, tal y como le exigió el Consistorio.

El concejal de Arquitectura y Paisaje Urbano, el socialista Daniel Mòdol, celebra la tendencia. “Es una buena noticia que no tenga que ser siempre el Ayuntamiento el que invierta en la protección del patrimonio. Durante muchos años la protección se redujo a la fachada, en lo aparente, en la ciudad de postal... pero la arquitectura es mucho más. El interior nos habla de las costumbres de cada época. Antes de la invención del hormigón todas las edificaciones estaban mas compartimentadas. Hoy se emplean las mismas estructuras para todo. Venimos de una época en la que el único modo de preservar determinadas fincas era abriendo hoteles. Y estos planteamientos también han de aplicarse a otros usos. Me fascina la habilitación de viviendas en la casa Burés, donde los promotores están actuando con un sentido de responsabilidad que convierte esa rehabilitación en un proyecto de rehabilitación patrimonial exquisito. Se están preservando
su estructura y lógica originales. Tenemos que compaginar el liderazgo público con la sensibilidad privada”.

Pero la sensibilidad privada no se mueve sólo por el amor al arte. Además, tras la suspensión de licencias, una de las pocas cosas que se puede abrir en Ciutat Vella son tiendas de ropa. El fenómeno tiene aires circunstanciales. Roberto Pimpinelli, jefe de desarrollo en España de Terranova, la marca de Teddy Group que se hizo con el palacete Castell de Pons, cuenta que el proceso duró tres años, que generar imanes que lleven a los clientes a recorrer las tres plantas abiertas es aún un reto, que instalar escaleras mecánicas y ascensores respetando los elementos protegidos les trajo más de un quebradero... “Aún les damos vueltas a los itinerarios internos. El resultado es más bonito que comercial. A veces el escenario eclipsa el producto. Las administraciones deberían apoyar más estas iniciativas. Son necesarias para salvaguardar el patrimonio urbano. En muchas ciudades ves edificios históricos que se degradan lentamente”. Aun así, apostilla Pimpinelli, merece la pena. “Terranova está entre dos de las mejores calles peatonales de Barcelona”.

“Porque lo que buscan las grandes marcas son grandes espacios en lugares privilegiadas –tercia Gerard Marcet, de la asesoría de inversiones Laborde Marcet–. Así optimizan sus recursos, proyectan su imagen, tratan de diferenciarse... Y el mercado está respondiendo. Cualquier propietario prefiere alquilar su finca a un único gran operador que a quince. Un fondo de inversión compró el hotel Montecarlo de la Rambla. Todo apunta a que, dadas las dificultades para ampliar el número de habitaciones, los usos comerciales tendrán más protagonismo. La Generalitat vendió a otro fondo su edificio de la calle Fontanella y hace muy poco abrió allí un gran Media Markt. Fondos de inversión de medio mundo aguardan a que Bankia subaste sus dependencias en plaza Catalunya. Los propietarios de varios locales del paseo de Gràcia los están uniendo para ofrecer un espacio descomunal. Hay pocos enclaves de estas características. La oferta es escasa. Y las grandes marcas están dispuestas a pagar un sobreprecio”.

De todas formas, añade Daniel Jiménez, responsable de Retail de la inmobiliaria Aguirre & Newman, este fenómeno en buena parte alimentado por la moratoria hotelera y las restricciones que perfilan en el horizonte tiene unos topes que no están tan lejos. Los players no son tantos y las zonas prime están bien circunscritas. “No todos los futuros proyectos tendrán sentido. Cada vez será más complicado compaginarlo todo: espacio, inversión, ubicación...”. Jueguen a contar el número de tiendas con vocaciones universales que se tropiezan entre la Rambla y la Diagonal.

El comercio quiere el Banco de España

Los principales ejes comerciales de Barcelona quieren que el Ayuntamiento se haga con la gran finca ubicada entre el Portal de l’Àngel y la plaza Catalunya, el fastuoso Banco de España. “El Estado ya fue vendiendo las diferentes sedes de esta institución en muchas ciudades –detalla Gabriel Jené, presidente de Barcelona Oberta–. En estos momentos la de Barcelona apenas tiene usos. Podría servir para dinamizar el comercio local. No nos gustaría ver cómo acaba en una gran subasta, convirtiéndose en otro clon globalizado”. Se trata de una de las esquinas más suculentas de Barcelona. Los agentes de la Guardia Civil que custodian su entrada explican que la gente sólo puede acceder a la recepción, que buena parte el resto del edificio está del todo desangelado. “Aquí sobre todo viene gente a cambiar pesetas...”.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20170108/413172584931/multinacionales-moda-tiendas-edificios-singulares-barcelona.html

Dimecres, 11 de gener de 2017
El Periódico
Una treintena de entidades convocan una ocupación de la Rambla el 28 de enero

La manifestación clamará contra la masificación turística, los precios de la vivienda y la privatización de espacios públicos

Una treintena de asociaciones de Barcelona han acordado sumar sus fuerzas para celebrar de forma conjunta el próximo sábado 28 de enero una 'ocupación popular de la Rambla', probablemente la calle que mejor simboliza el ceda el paso que los barceloneses han practicado en favor de la turistificación de la ciudad. No es la primera protesta en pos de una reconquista de la Rambla como espacio público. Los vecinos del Gòtic han llevado a cabo ya varias acciones con ese propósito. La novedad esta vez es que en los últimos meses ha terminado por tejerse una alianza entre plataformas inicialmente inconexas que se darán cita en Canaletes el último sábado de enero, a las 12 y media del mediodía, para recorrer la Rambla de arriba a abajo y así dar a conocer mejor las distintas protestas en marcha en la ciudad.

La convocatoria no es solo una manifestación contra la mercantilización del espacio público. Hay asociaciones vecinales de distintos puntos de la ciudad, con quejas distintas en cada caso, que irán de la mano de plataformas que protestan por el alza en los precios de la vivienda en que de nuevo se haya inmersa Barcelona.

PROCESO DE GENTRIFICACIÓN

Las asociaciones convocantes, bajo el nombre genérico de #OcupemLesRambles, sostienen que hay un nexo común entre la burbuja inmobiliaria, la precariedad laboral, el descontrol de la gestión turística y la mercantilización del espacio público. Con mayoría de asociaciones y plataformas vecinales, pero también de entidades como la PAH o el incipiente 'sindicat de llogaters', la manifestación del 28 de enero se celebrará tras la firma de un manifiesto consensuado entre todas las partes en el que se denuncia que el proceso de gentrificación se está agravando de forma acelerada en algunos barrios de la ciudad con la complicidad del "capital financiero y de las élites políticas de Madrid y Catalunya".

Las entidades lamentan que en lugar de un volumen de turismo aceptable y respetuoso con la convivencia vecinal se haya apostado por un modelo masificado, promovido por los grandes operadores turísticos. Una de las consecuencias de esta tendencia es la prácticamente absoluta inexistencia de vivienda digna y asequible en la ciudad y la precarización del mercado laboral.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/una-treintena-entidades-convocan-una-ocupacion-rambla-enero-5734483

Dijous, 12 de gener de 2017
BTVnotícies.cat

El públic del Liceu es diversifica amb barcelonins de barris amb rendes més baixes

El públic barceloní del Liceu s'ha diversificat els darrers anys i atrau cada cop més públic barceloní de tots els barris. És una de les dades que es desprèn del Projecte social del Gran Teatre, que amb el lema "El Liceu és social o no serà", es marca entre les prioritats promoure la cultura operística i acostar-la a tots els públics. Formen part d'aquesta iniciativa propostes com El Liceu a la Fresca, que aquest estiu arribarà a la tercera edició amb la retransmissió gratuïta de l'òpera 'Il trovatore'.

Portar l’òpera i el mateix Liceu fora del teatre és un dels objectius del Projecte social, que treballa des de diferents àmbits per trencar barreres i aconseguir que tothom pugui sentir-se aquest espai de la Rambla com a seu. En aquest sentit, destaquen iniciatives com el Liceu a Territori, que en el cas de Barcelona inclou el concert gratuït de la Mercè a càrrec de l’Orquestra del Gran Teatre o els concerts de barri que des de fa un temps ofereix el Cor amb la voluntat d’arribar a tots els districtes.
Altres apostes per acostar el Liceu a tothom són potenciar l’accessibilitat amb espais adaptats a les persones amb mobilitat reduïda o amb serveis com l’audiodescripció, el bucle magnètic o la subtitulació; fomentar l’accés al teatre dels col·lectius més vulnerables amb el programa Apropa cultura; acostar-se a les escoles; col·laborar amb les entitats de la Rambla i el Raval o obrir el ventall de preus, descomptes i abonaments perquè siguin assequibles a tots els públics.

Moltes d’aquestes iniciatives ja venen de lluny, però segons el director general del Gran Teatre de la Rambla, Roger Guasch, en els últims anys s’han reorganitzat i replantejat per aconseguir que avui “el Liceu sigui més social”, una aposta que han aplaudit el conseller de Cultura, Santi Vila, la consellera de Treball, Afers Socials i Famílies, Dolors Bassa, la presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa, i el tinent d’alcalde de Cultura, Jaume Collboni. Collboni fins i tot ha anat més enllà i ha assenyalat que “tots els equipaments culturals de la ciutat han de tenir aquesta vessant social“.

Nous projectes

El Projecte social del Liceu no s’atura i la propera temporada podria tenir també una proposta per portar l’òpera a les presons catalanes. La iniciativa, que ja s’havia fet fa uns anys amb retransmissions audiovisuals, es recuperaria ara amb actuacions presencials i podria suposar una inversió de 100.000 euros.

Una altra novetat, que arribarà molt abans, és el nou projecte artístic Foyer XXI, de música contemporània, que començarà properament amb una prova pilot de la qual els responsables del teatre no han volgut avançar més detalls

http://www.btv.cat/btvnoticies/2017/01/12/el-public-del-liceu-es-diversifica-i-rep-un-30-mes-de-barcelonins-de-tots-els-barris/

Diumenge, 15 de gener de 2017
Nacio Digital

Els barcelonins es divorcien de la Rambla més banal

 Montserrat Serra, que hi regenta un quiosc de samarretes des de fa 42 anys, diu que "als d'aquí no hi ha res que els atregui" de l'indret més emblemàtic de la ciutat

 "Algú impedeix els de Barcelona passejar-hi?", es pregunta l'italià Alessandro

 El 28 de gener hi ha la primera mobilització de ciutat en contra del turisme massiu, i el govern Colau diu que ultima un concurs per "recuperar-la per als barcelonins"

Els barcelonins han consumat el divorci amb el seu indret més emblemàtic. "Camines per la Rambla i tot són souvenirs, souvenirs i menjar", es lamenta Guille Santa Cruz, que viu al passeig. "La gent parla en anglès, alemany, xinès...", ressalta Sergio Ramos, que des de fa 10 anys hi camina diàriament per anar a la universitat. És un fet conegut a la ciutat que molts barcelonins ja no van a buscar-hi res a la Rambla, més enllà de passar-hi per anar a algun altre lloc, i els més veterans del passeig s'ho expliquen per la pèrdua de singularitat. "A la gent d'aquí no hi ha res que li pugui atreure de la Rambla", afirma Montserrat Serra, que des de fa 42 anys regenta un quiosc en un portal on ven samarretes.

Serra encara té clients fidels que baixen a comprar-li, però no són gaires. I ho podran seguir fent per poc temps, ja que d'aquí a tres anys, quan ella es jubili, l'establiment desapareixerà per sempre perquè l'Ajuntament ja no atorga permisos per a aquests quioscos. Podria considerar-se només una pèrdua més, però que se sumarà a una llarga llista. "La gent venia a veure els ocellets amb els nens, compraven loteria a la Valdés, les flors i entraven al mercat a buscar peix, i d'això no hi ha res", constata la comerciant. Valdés sortosament segueix, matisa, i el mercat de la Boqueria existeix, però, segons ella, el barceloní hi va menys perquè no pot passar amb el carro entremig de tant de turista i perquè el que s'hi ofereix ja no es pot trobar només allà.

El triple de places hoteleres que de veïns

"Suposo que és l'evolució que ha fet la ciutat", considera Serra, però a la Rambla és especialment visible. No és fàcil obtenir dades específiques del passeig, però en els seus 1.200 metres de longitud hi ha una trentena d'hotels i pensions, i 60 bars i restaurants, segons l'Ajuntament. També 23 locals de souvenirs, si bé és una dada del 2010. Encara que sembli inversemblant, és la més nova facilitada pel consistori. A més, hi ha els pisos turístics: de legals, una dotzena, als quals caldria afegir tots els que no ho són. Alguns antics residents s'han traslladat a altres barris i ara gairebé poden viure només de llogar els seus pisos de la Rambla a turistes. Els establiments hotelers sumen unes 3.000 places d'allotjament, el triple que veïns: són 1.033, segons l'última dada del 2014. Només l'hotel més gran, Le Méridien, de cinc estrelles, té 462 places.

"Es veu que els únics negocis que funcionen són els souvenirs o cafeteries de menjar. No veig que desprenguin personalitat casolana", constata Jaume Doncos, que fa uns 38 anys que treballa a la històrica Casa Beethoven de partitures musicals que es va obrir el 1880. Per a ell, el turisme "no és que sigui una cosa dolenta", ja que, si Londres o París se'n quedessin sense, "s'enfonsarien", reflexiona. La qüestió és descobrir el motiu pel qual "els de casa" no volen regentar negocis al passeig. Hi ha qui insinua que a la Rambla s'hi deixa fer molt negoci obscur. Només cal veure, argumenten, els lloguers dels locals, que estan entre els 20.000 i els 50.000 euros mensuals o més. És el que li han demanat quan buscava un baix a Guille Santa Cruz, el qual, a més de viure a la Rambla, hi té una acadèmia de ball. Viu i treballa en un pis de 2.000 euros de lloguer mensual.

Al quiosc que està a tocar de la plaça de Catalunya, en Jonatan, un dels dependents, afirma que, de cada 10 clients, 9,8 són turistes. Els diaris hi ocupen un espai ridícul, i ara són els souvenirs els que manen. "El turisme vindrà sempre perquè Barcelona és coneguda per la Rambla", subratlla Miguel Paredes, que fa 18 anys que treballa al quiosc. Reclama "netejar" la Rambla de "la gent que la fa quedar malament", i cita els venedors de droga, les prostitutes i els manters. Aquests cada cop li fan més la competència venent el mateix que ell, però amb la diferència que no paguen impostos. L'última incorporació del "top manta" són els mocadors de coll, explica.
Eduard Vilalta, de 72 anys, duu gairebé tota la vida al passeig. Els seus pares ja regentaven l'administració de loteries número 41, també a tocar de la plaça de Catalunya, i viu en un pis a sobre. En una finca enorme només hi queda ell. L'altre veí ha marxat i sembla que s'hi han instal·lat uns francesos. Després d'anys d'abandonament, la resta de pisos es posaran de lloguer. Ell té una renda antiga actualitzada i paga més de 1.000 euros per un pis de 140 metres quadrats, i li han ofert anar a un de sobre més petit, d'uns 80 metres quadrats, però ja l'han avisat que serà "més car".

"Aquí no ha quedat barri", lamenta un veí

Prefereix quedar-se al pis que està, però reconeix que "aquí no ha quedat barri" i troba a faltar establiments com la xarcuteria Mumbrú, que ara és un Viena de menjar ràpid. Amb la vista fixada a la Rambla, expressa: "Fixa't, maletes amunt i avall! Ara és tot per a guiris", es lamenta. A sobre, creu que el passeig ha adquirit la mala fama de la delinqüència, cosa que motiva que "no baixa ningú de Barcelona" més enllà del dia de Sant Jordi, quan es converteix en epicentre.
"Algú impedeix els de Barcelona passejar per la Rambla?", es pregunta l'Alessandro, un italià que fa vuit anys que s'ha instal·lat amb un despatx al passeig. Ha subratllat que "totes les ciutats del món tenen fluxos turístics i ningú es queixa", i sentencia: "Si no venen, és perquè no els dona la gana". Serra insisteix en el fet que és per la pèrdua de singularitat. Rememora que durant les tres setmanes dels Jocs Olímpics, quan la Rambla "era un col·lapse, la gent d'aquí venia igual a comprar". En la seva opinió, la qüestió és que els barcelonins no baixaran al passeig expressament per anar a un H&M o un Mango que ja poden trobar en molts altres punts de la ciutat. Durant els Jocs, en canvi, ho podien fer per anar a una xarcuteria de renom.

L'allunyament dels barcelonins de la Rambla pot tenir pròximament un punt d'inflexió, almenys per un dia. El pròxim dissabte 28 de gener una trentena d'entitats han convocat una passejada veïnal "Rambles avall", que partirà del tram de Canaletes, com a mostra de rebuig a la massificació turística i l'especulació immobiliària. Un dels seus efectes és la bombolla del lloguer, a la qual NacióDigital li ha dedicat un monogràfic coincidint amb l'entrada d'any. Aquesta mobilització és la primera per aquests motius amb caràcter de ciutat, i ho fa en un dels llocs més concorreguts de la capital catalana: hi passen anualment uns 100 milions de persones, i el 80% dels 30 milions de visitants que rep cada any la ciutat també visiten la Rambla.

Amics de la Rambla rebutja "demonitzar" el turisme

La tria de la Rambla per manifestar-se és perquè "és una representació del que està succeint a la ciutat", segons el vocal d'urbanisme de la Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB), Camilo Ramos. "És on es visualitza millor la pèrdua de l'espai públic, que ja no és dels ciutadans de Barcelona sinó dels visitants quasi exclusivament", explica. No dona suport a la iniciativa l'Associació d'Amics, Veïns i Comerciants de La Rambla. "Atribuir tots els mals al turisme no ho compartim en absolut", segons el gerent de l'entitat, Xavi Masip. Considera que la Rambla "no és el motiu de la manifestació", però veu bé "tot ús cívic" del passeig, si bé no tota postura "demonitzadora" de l'activitat turística.

La convocatòria del dia 28 sí que la veu amb bons ulls la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, de Barcelona en Comú. "És un dels exemples de massificació turística, que ha fet que la Rambla ningú se la senti seva. Que hi hagi veïns que la reclamin com a pròpia de tota la ciutat crec que és una notícia positiva", ha afirmat l'edil a NacióDigital. Pin ha ressaltat que, a més, aquesta mobilització "indica que els veïns tornen a tenir la Rambla a l'imaginari". Lluís Permanyer, cronista de la ciutat, també considera que "és una bona notícia que es faci a la Rambla perquè està en el cor dels problemes que es reivindiquen". A més, així es "renova la seva centralitat". Malgrat això, discrepa de qui pensa que ha deixat de ser patrimoni dels barcelonins per ser només camp per als turistes, cosa que titlla d'"actitud xenòfoba i provinciana".

"Si la gent no hi va, no és que no sigui nostra", defensa Permanyer, i subratlla: "Avui s'hi pot passejar, cosa que abans no es podia". Es refereix al fet que al centre del passeig ja s'han retirat alguns impediments, com les rotllanes que es creaven al voltant de les estàtues humanes, ara desterrades a la part més ampla, la propera a Colom. El cronista creu que encara queda molt per fer, i que caldria retirar també altres obstacles que impedeixen anar i venir, com les terrasses. La Rambla es va convertir en passeig a mitjans del segle XVIII, però la primera terrassa no s'hi va instal·lar fins al 1961 i "no tenen cap història", remarca. Els únics elements fixos de sempre han estat les floristes i els quioscos de premsa. Els ocellaires, ara reconvertits en parades de souvenirs, desmuntaven les gàbies abans.

Obres a finals del 2018 per intervenir en el passeig

Permanyer constata com ara la ciutat canvia molt de pressa, i reclama celeritat d'actuació al govern d'Ada Colau. "El més important és que hi hagi una visió clara del que s'ha de fer", insisteix el cronista, i reclama una reacció ràpida, ja que, en cas contrari, "arribarem tard a moltes coses". La regidora de Ciutat Vella ha explicat que aquest trimestre sortiran els plecs de convocatòria per al concurs sobre el passeig, previst en el pla especial que es va aprovar definitivament el maig. Segons Pin, el consistori pretén "intervenir i recuperar la Rambla per als barcelonins", no amb una gran transformació que canviï la fisonomia i l'estètica, sinó que "posi ordre per recuperar un passeig més oxigenat". Les obres haurien de començar a finals del 2018.

Una de les propostes de transformació més radicals que s'han llançat mai és la que va fer just abans de la campanya de les eleccions municipals del 2011 el llavors alcalde Jordi Hereu (PSC), que va proposar fer el passeig gairebé només per a vianants, i va estimar que l'operació tindria un cost d'uns 30 milions d'euros. En opinió de Pin, eliminar els cotxes "no sembla viable", especialment de baixada, perquè dona cobertura al trànsit que accedeix al Raval, però sí que es planteja una pacificació: eixamplar voreres, retirar alguna zona d'aparcament i prioritzar el transport públic sobre el vehicle privat.

A més de l'ordenació pendent de les terrasses, l'altra gran operació prevista per guanyar espai per al vianant és eliminar les antigues parades d'ocellaires. L'última que va deixar de vendre animals ho va fer el novembre del 2013, i s'han anat reconvertint a la venda de souvenirs, gelats i entrades del Barça. La regidora de Ciutat Vella ha explicat que s'ha iniciat un expedient per tancar-les i que ara està en mans de la Comissió Jurídica Assessora de la Generalitat, l'aval de la qual és necessari perquè el consistori pugui procedir a posar fi a les parades. La Rambla encara haurà d'esperar si vol guanyar en equipaments, com aposta Pin. Segons ella, la Generalitat "no està disposada" a vendre a l'Ajuntament l'antiga Foneria de Canons, i els propietaris del Teatre Principal, el grup Balañá, de moment "no estan interessats" en la venda d'aquest espai, que roman tancat.

  La Rambla ha perdut en els últims anys molts dels negocis que, a més de les tertúlies futbolístiques a la part alta, la feien singular. Al centre del passeig s'han acabat les ocelleries per la llei de protecció dels animals, i en el seu lloc hi ha parades de souvenirs que l'Ajuntament persegueix eliminar. A més, han desaparegut les xarcuteries, com la Mumbrú (ara un Viena) i la Casa Guinart (reconvertida en restaurant); les pelleteries, com la Venezia; la casa de fotografia Arpi, que tenia fins i tot un museu; la sastreria Modelo (ara hi ha l'H&M), la botiga d'instruments Musical Emporium i els magatzems SEPU (avui hi ha una botiga de Nike). Són només algunes de les pèrdues dels últims anys. No obstant això, el cronista de Barcelona Lluís Permanyer aporta una dosi d'optimisme i opina que hi ha nous establiments que s'han instal·lat al passeig i que li atorguen "dignitat". Si més no, fugen dels souvenirs. Permanyer en cita algun, com el nou restaurant temàtic de l'NBA, la lliga de bàsquet nord-americana.

http://www.naciodigital.cat/noticia/123399/barcelonins/es/divorcien/rambla/banal

Diumenge, 15 de gener de 2017
El Periódico

Otra oportunidad perdida
Francesc Povedano. Economista. Exdirector general de Comerç de la Generalitat (Actualment Cap de Gabinet de la Regidora Montserrat Ballarin)

Quiero empezar este artículo lamentando que nuestro Govern vuelva a desperdiciar otra oportunidad para dotar a Catalunya de un marco realmente de consenso entre el sector del comercio en nuestras ciudades y de las ciudades donde el comercio tiene un papel necesario e importantísimo. Lo digo con absoluto convencimiento de que el anteproyecto de ley de comercio, ferias y servicios es una normativa que nace obsoleta, con un texto de hace aproximadamente dos años, y lo que es más importante: sin el consenso necesario en todas las normas que tienen incidencia en los entes locales

Me refiero al papel de las administraciones locales para fortalecer este modelo, que debe garantizar la participación activa y de corresponsabilidad de los entes locales en la toma de decisiones, a partir del principio de subsidiariedad. Los ayuntamientos deben poder definir de forma participativa sus modelos de ciudad teniendo en cuenta el nuevo marco normativo establecido por las administraciones del ámbito autonómico, estatal y europeo.

Por ello, estoy a favor de elaborar y aprobar instrumentos normativos con la máxima participación ciudadana posible, entidades vinculadas a la vida social de las ciudades, a las entidades que representan al colectivo del comercio, organizaciones de consumidores, pero desgraciadamente este anteproyecto no comparte este criterio político. En mi opinión, lo que hace es querer desarrollar una nueva ley de las comprometidas sin tener la sensibilidad suficiente para evaluar que su inadecuada aprobación generará aún más incertidumbre e inseguridad jurídica.

LA AMENAZA DEL RECURSO

No nos dejemos engañar, este anteproyecto de ley no es una compilación de las normas actuales porque no tiene la valentía de incorporar aquellas normas que realmente regulan la actividad económica del país (decreto ley 1/2009 de equipamientos comerciales), y no lo hace porque saben que en el momento que incorporen cualquier artículo de regulación se presentará un nuevo recurso de inconstitucionalidad.

Pero a la vez no quieren reconocer que la normativa que se aplica es un cúmulo de dudas y de incertidumbres, y nos proponen un anteproyecto que es una oportunidad perdida para cumplir con el mandato del artículo 84.2.1 de I Estatut  de Catalunya, que reconoce competencias locales en materia de comercio (la regulación del establecimiento de autorizaciones y promociones de todo tipo de actividades económicas, especialmente las de carácter comercial, artesanal y turístico).

El anteproyecto desaprovecha también la ocasión para regular los Business Improvement District (BID) o las Áreas de Promoción de la Economía Urbana (APEU), para que los municipios puedan disponer de esta fórmula de gestión pública y privada y de autogestión para la mejora de la financiación y la gestión de los centros comerciales urbanos de Catalunya, fórmulas que no son nuevas en otros países de la Unión Europea con una implantación satisfactoria para la regeneración del comercio en las ciudades, pero que en Catalunya tras varios intentos, no han sido capaces de
articular y de fomentar un marco regulatorio adecuado.

Estas sí que son iniciativas que tanto las administraciones como los sectores económicos del país están pidiendo de forma reiterada y que, sorprendentemente, el Govern formado por Junts pel Sí y ERC no tienen la visió de futuro como para avanzar. (¿Esta es la innovación y la competitividad que queremos?).

EL COMERCIO ELECTRÓNICO

Por otra parte, la actualización del marco normativo se ha hecho sin aportar estudios previos que permitan contextualizar las disposiciones con la evolución real del sector de la distribución comercial que, por otra parte, innova a una velocidad -como es el caso del comercio electrónico- que pone en riesgo de obsolescencia prematura cualquier intento de regulación. Esto quiere decir que no tienen presente que el comercio electrónico evoluciona a un ritmo trepidante, y son las novedades que deben pensar que incorporar para que el comercio de proximidad tenga las mismas oportunidad que las grandes marcas comerciales.

De hecho, el texto se ha sometido a información pública sin ir acompañado de ninguna memoria explicativa del mismo, contrariamente a lo que obliga el artículo 36.3 de la ley 13/2008 de la Presidència de la Generalitat i del Govern.

En algunos aspectos podríamos tachar el texto del anteproyecto de demasiado intervencionista en relación de la actividad comercial y la libertad del comerciante para organizar su empresa, hasta el punto de que algunas de las restricciones propuestas podrían presentar problemas de legalidad al ser contrarias a la directiva de servicios del mercado interior y s las normas de transposición de esta al ordenamiento jurídico español.

REGLAMENTOS POSTERIORES

En contraste con este aspecto reglamentista, el anteproyecto contiene remisiones constantes al desarrollo reglamentario en relación a aspectos clave que deberían ser objeto, por su trascendencia, de definición y concreción en la propia ley, o lo que es lo mismo, no sabe regular y lo traslada a reglamentos posteriores, concepto que impide un debate y una transparencia regulatoria. Y la pregunta es: ¿por qué no se propone regularlo en el mismo texto si es un nuevo marco normativo el que aglutina?

Por tanto, otra oportunidad perdida para dotar a Catalunya de una herramienta de futuro. ¡Qué lástima

http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/otra-oportunidad-perdida-articulo-povedano-5737738

Dijous, 26 de gener de 2017
20 Minutos

Vecinos de Barcelona ocuparán este sábado la Rambla para denunciar el turismo masivo

Las políticas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para acabar con el turismo masivo no acallan la voz de los vecinos. Quieren más medidas para atajar esta problemática y este sábado saldrán a la calle para pedirlas. El lugar elegido: la Rambla, "un símbolo de la apropiación de la ciudad por parte de los turistas", señala Camilo Ramos, responsable de urbanismo de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB). Esta organización forma parte del medio centenar de entidades ciudadanas -entre ellas la PAH, el observatorio DESC, Barceloneta diu Prou o Arquitectes sense Fronteres- que junto a los barceloneses que se les unan se concentrarán a partir de las 11 de la mañana en la parte alta de la vía, para iniciar a las 12.30 horas una manifestación hasta su parte inferior. Allí se leerá un manifiesto conjunto de las asociaciones que reclama "barrar el paso a los enemigos de la ciudad", en alusión a los turistas.

El texto también exige que se luche contra el actual modelo de turismo masificado, que está generando una subida descontrolada de los precios de la vivienda que expulsa a los vecinos de los barrios. Pide, además, que se frene "la destrucción del comercio de proximidad, que es sustituido por tiendas de recuerdos y por grandes cadenas de moda y alimentación". Otras reclamaciones son parar la "destrucción del medio ambiente" que provocan "los cruceros del puerto" o "un espacio público para disfrutar de la ciudad y convivir, no para hacer negocio". "Los precios de las viviendas ya son similares a los de la época del boom inmobiliario, sobre todo en zonas de hoteles y pisos turísticos", apunta Ramos, que considera que el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) del Ayuntamiento de Barcelona "estabiliza el turismo, lo contiene, pero no acaba con el problema". Por ello, pide un plan "que regule los precios del alquiler" y que se construya más vivienda pública. También exige empleo digno, pues señala que "una ciudad en base al sector turístico crea trabajo precario, con sueldos miserables y contratos por meses". Los vecinos denuncian que el turismo elimina el comercio de proximidadPor su parte, Vicenç Tarrats, secretario de Política Territorial y del Barcelonès de CCOO de Catalunya, sindicato que apoya la convocatoria vecinal, afirma que aunque las políticas municipales para hacer frente al turismo masivo están "bien encaminadas", los vecinos "siguen teniendo presión" y deben "tener un marco para expresarse", como lo tendrán este sábado en la Rambla. Afirma, sin embargo, que CCOO no ha firmado el manifiesto porque este se refiere a los turistas como "enemigos" y "criminaliza a las empresas del sector turístico, donde trabajan ciudadanos como otros". Exposición de datos Durante la acción ciudadana de este sábado, están previstas diversas actividades, como representaciones teatrales, actuaciones musicales y de diablos o una exposición de un informe que ha elaborado la FAVB sobre el precio del alquiler residencial. El estudio muestra, por ejemplo, que desde 2014 este "empieza a subir en unos porcentajes superiores a los de antes de la crisis". También refleja que en tres distritos -Sarrià-Sant Gervasi, Ciutat Vella y el Eixample- "el precio del alquiler se encuentra a niveles más elevados que en el punto más álgido de la burbuja inmobiliaria". Otro de los aspectos que subraya el informe es que la Barceloneta, durante muchos años una zona de gente humilde, fue el barrio con un precio por metro cuadrado más elevado durante el segundo trimestre de 2016, de 17,51 euros

 http://www.20minutos.es/noticia/2944258/0/vecinos-barcelona-ocuparan-rambla-turismo/#xtor=AD-15&xts=467263

Divendres, 27 de gener de 2017
El Periódico

Pepitas de oro en el callejero

Marc Piquer vuelca en el blog Barcelona Singular las rarezas que halla en sus paseos

Cuentan que durante la fiebre del oro, en el siglo XIX, los buscadores seguían acudiendo en manada a California y al territorio del Yukón con la ceguera de peinar el lecho de los ríos, aun cuando comenzaba a extenderse el runrún de que el mineral estaba agotándose. Ellos perseveraban en el lodo. Ajenos a los malos augurios, continuaban cerniendo la arenisca sin desfallecer, con un brillo diabólico en la mirada, batea tras batea, hasta que un buen día, más allá del agotamiento, ¡eureka!: una pepita dorada en el cedazo. En el Amazonas llaman garimpeiros a estos rastreadores.
Pues bien, algo similar le ocurre al explorador Marc Piquer Vinent (Barcelona, 1973). Aunque pudiera creerse que las esquinas de la ciudad están ya más escarbadas que un patatal, él siempre encuentra algo nuevo, un restaurante insólito o un recoveco secreto, partículas de oro que vuelca en el blog Barcelona Singular (www.barcelonasingular.com). Incluso para la foto sobre estas líneas, elige un lugar poco transitado, un pasaje en el número 29 de la calle de Olivera que, de tan recóndito, no tiene siquiera nombre. Es un rincón de la França Xica, el gajo del Poble Sec donde vive.

Acude al encuentro con una libreta, una muestra de los mapas que se fabrica en sus rastreos urbanos. “¡Van a pensar que soy un psicópata!”, exclama riéndose porque, en verdad, el plano que extiende sobre la mesa parece un enjambre de flechas entrecruzadas en distintos colores, anotaciones en caligrafía abigarrada y círculos obsesivos. Aspira a conocer la ciudad como la palma de su mano. “Barcelona es una caja de sorpresas; ni se conoce del todo, ni se acaba”, sentencia.
Pero a veces sucede que, en su entusiasmo, los expedicionarios incurren en riesgos poniendo en peligro la propia integridad física, como el día en que Marc, periodista de los vocacionales, pidió permiso al mosén de San Ramon Nonat para subir a la torre de la iglesia, donde, aparte de caminar sobre excrementos de paloma y otras linduras, a punto estuvo de abrirse la cabeza.

Y eso por no hablar de las aventuras gastronómicas. Una de las más sonadas le llevó hasta el restaurante Chen Ji (Ali Bei, 65), en el 'chinatown' del Fort Pienc, donde el bloguero tuvo el arrojo kamikaze de pedirse unos “huevos milenarios”. Ya sean de pato, gallina o codorniz, los susodichos han permanecido enterrados en cal durante unas cuantas semanas, al cabo de las cuales emergen con la consistencia de los huevos duros, pero en una gama cromática, del verde botella hasta al marrón alquitrán, poco apetitosa. Huelen a una mezcla de amoniaco y queso azul, dicen, y en chino se llaman 'pidan'. Pues eso, no los pidan; él tampoco lo hará.

Marc (Livingstone) Piquer busca la rareza, el capricho, la extravagancia. Como el día en que, curioseando por Google Earth, dio con una mancha verde y enorme en Travessera de Gràcia, a la altura de Tuset, el territorio burgués de la 'gauche divine'. Hacia allí encaminó sus pasos y se encontró nada menos que con un campo de golf enterito, el del hotel Catalonia Barcelona Golf,  escondido en un patio de manzana. También ha pasado ratos estupendos en el bosque del señor Gallart, un prodigio vegetal escondido en Horta, por donde las casas de las antiguas lavanderas.
A la esposa la tiene un poco frita con algunas de sus excursiones indagatorias, que ella ha bautizado como “cagarrutas”. Digamos que la idea de paseo de Marc no pasa precisamente por Major de Sarrià con unas patatas bravas en el Tomás como colofón, sino más bien por los rincones oscuros, el polígono industrial o el mercadillo clandestino en el quinto pino.

Esta semana ha estrenado la primera ruta singular por la Rambla dels Caputxins, mil veces transitada por los aborígenes y hollada por las hordas turísticas, pero que aún conserva alguna pepita de oro, lugares generalmente cerrados al público que Marc descubrirá a quienes le acompañen. Más información, en su blog. 

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/barcelonenado-marc-piquer-blog-barcelona-singular-5769986

Divendres, 27 de gener de 2017
El Periódico

La extinción de los pisos turísticos en Ciutat Vella amenaza con cientos de demandas a BCN

El plan de usos fijó como tope septiembre del 2019 para que los 604 apartamentos legales estén agrupados en edificios completos o cesen la actividad

Los vecinos que los explotan reclaman su derecho a la licencia o exigirán al ayuntamiento indemnizaciones millonarias

"No voy a renunciar al piso turístico que tengo hace 12 años porque el ayuntamiento decicidiera aleatoriamente extinguir solo los de Ciutat Vella", afirma el propietario de un piso legal (con licencia) en la Rambla. El afectado ya ha emprendido acciones legales contra la medida que estipula que en septiembre del 2019 todos los apartamentos por días para turistas que no se hayan agrupado en edificios completos tendrán que cesar su actividad. Tanto él como varios cientos de titulares de pisos autorizados en el distrito se sienten "discriminados" ante las reglas impuestas en su zona desde el plan de usos del distrito. Anuncian que si les retiran la actividad reclamarán por supuesta pérdida patrimonial y lucro cesante, lo que los abogados estiman entre 100.000 a 300.000 euros de indemnización por caso, a cuenta de las arcas municipales.

El plan especial urbanístico de alojamiento turístico de Barcelona (PEUAT) que en principio aprobará este viernes Ada Colau con apoyo del PSC y ERC establece el patrón de desarrollo del alojamiento turístico en la ciudad. Parte de la división de la capital catalana en cuatro zonas y del decrecimiento natural de la zona 1 (que incluye todo Ciutat Vella y varios barrios del Eixample y Sants-Montjuïc), donde si se da de baja una cama no se puede generar ningún alta. Sin embargo, en Ciutat Vella, donde los pisos turísticos afloraron hace tres lustros, ya se determinó hace años que los 604 legales debían reagruparse o morir en el 2019.

Los requisitos para la reagrupación forzosa (ver despiece) no son sencillos. Incluso el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya dio la razón al grupo inmobiliario Núñez y Navarro en el 2014, descartando la venta y cambio de ubicación de licencias hoteleras. Entonces el ayuntamiento dijo que frenaba también la venta y cambio de licencias para los pisos turísticos (se revendían ya en torno a los 100.000 euros por licencia para seis plazas), pero finalmente el movimiento de permisos entre operadores siguió adelante. En torno a la mitad de la oferta del distrito ya se ha agrupado, con el beneplácito municipal, confirman, pero la mayoría del resto no quieren hacerlo.

CAMBIO DE MANOS

En las ventanillas municipales no parece haber uniformidad de criterios y algunos ven el traspaso bloqueado. Lo único evidente es que agruparlos supone concentrar este negocio -que tuvo su arranque como economía colaborativa- en manos de inversores que pueden permitirse adquirir un edificio completo para ese uso y luego comprar licencias particulares a precio de oro.
En paralelo a esa escasa cuota de viviendas por días legalizadas, en Ciutat Vella han aflorado miles de pisos ilegales. En ese punto, estos afectados por la extinción de licencias en el 2019 no entienden por qué ellos han de ejecutar una agrupación por fincas que no es obligada en otras zonas (salvo que sean nuevas licencias, fruto de bajas previas). A título individual han recurrido el PEHUT (previo al PEUAT y solo para pisos turísticos), y también la patronal Apartur ha seguido ese camino y espera sentencia para dar los siguientes pasos.

El abogado Marc Pertíñez, de Pertíñez y Romagosa, que representa a decenas de propietarios de pisos turísticos, está estudiando la legalidad de esa extinción para ver si es "anulable". "Si no, generará responsabilidad patrimonial", asegura.
En este 'sidral' legal, Pau Bosch, A. S., M. I., Ana L., entre otros vecinos que exponen su caso a este diario, no contemplan la reventa de su licencia -ni saben si podrían encontrar un candidato que cumpla todos los requisitos- sino que quieren seguir con su actividad, que despliegan en la Rambla, el Gòtic o el Born. "En el Gòtic hay 13.000 plazas hoteleras, nuestros 604 pisos en todo el distrito no son la solución al problema de Ciutat Vella", mantiene Pau.

Se constata una situación aparentemente kafkiana. Mientras diversas entidades vecinales y colectivos critican la evidente expulsión de vecinos que ha supuesto la alta densidad de plazas turísticas en la zona, estos residentes mantienen que lo que les mantiene en sus bloques es poder vivir de ese turismo. M. I., tras 35 años viviendo en la Rambla, harto de sufrir problemas de ruidos, borrracheras, prostitución, drogas y otros males -"los turistas no dejarán de venir a pasear a la Rambla o de copas"-, decidió hacer que el barrio que amaba le procurase sustento: segmentó su piso en dos, obteniendo una licencia para la otra mitad.
En algunas escaleras, añaden, se han acometido rehabilitaciones y el ascensor se ha instalado justo por vía de esos ingresos extra, destacan.

UN FENÓMENO COMPLEJO Y LUCRATIVO

EL ORIGEN
Con el cambio de siglo y el furor turístico, la llamada economía colaborativa que ya funcionaba en otras ciudades turísticas llegó a Barcelona por la vía de alquilar pisos a turistas en lugar de destinarlos a alquileres convencionales. Ya entonces, en zona céntrica, se podían obtener 3.000 euros al mes. En el 2005, el concejal socialista Carles Martí ya trató de liderar una ofensiva contra los pisos ilegales, con poco éxito, tras detectar más de 1.500 en Ciutat Vella.
EL CUPO
Ese año el distrito ya había puesto freno a la oferta a través de su plan de usos, posibilitando solo la legalización de los que estaban registrados por la Generalitat. Tras algunos ajustes la cifra se quedó en torno a los 600 (hoy son 604). La concejala Itziar González en su plan de usos del 2010 fijó seis años de plazo para que los pisos se agruparan o perdieran su licencia. Posteriormente, bajo el mandato de CiU, Mercè Homs flexibilizó el plan (2013) para los hoteles y lo mantuvo respecto el límite de pisos, dando de margen hasta el 2019.
EL PEUAT
La especial casuística de Ciutat Vella se recoge en forma de disposición primera en el PEUAT donde a los pisos turísticos sí se les permite la reagrupación pero solo en viviendas que previamente estaban desocupadas legalmente, y en bloques donde no haya ningún piso residencial; además, con autorización previa del 100% de la comunidad para hacer esta actividad, sin que viva nadie en la finca.
LA CONFUSIÓN
Ante tanto ajuste normativo y relevos políticos en la alcaldía, y ante la complejidad de la regulación, el ayuntamiento ha ido incurriendo en contradicciones e incluso las explicaciones que obtienen afectados y abogados a nivel técnico no son siempre coincidentes.
LOS INTERESES
La mayoría de vecinos del centro son críticos con la saturación turística. Pero los particulares con pisos turísticos sostienen que si les quitan esa actividad, el relevo acabará siendo el alquiler temporal a extranjeros o estudiantes, que quieren vivir en pleno centro.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/afectados-por-extincion-pisos-turisticos-legales-ciutat-vella-demandaran-ayuntamiento-5768102

Dissabte, 28 de gener de 2017
El País

La Rambla torna a ser dels veïns

Un miler de persones es manifesta pel passeig exigint polítiques contra el model turístic que acaba expulsant els barcelonins

Un miler de veïns de Barcelona han protagonitzat aquest matí una protesta sonora i insòlita. Els activistes, farts d'un model de ciutat “dirigit a la captació de turistes”, han fet una simbòlica ocupació del carrer més icònic de la capital catalana: la Rambla.

L'ocupació ha resultat, en tot moment, cívica i estava impulsada per mig centenar d'entitats entre les quals destacava la Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB). La seva presidenta, Ana Menéndez, aclaria l'aposta simbòlica de l'acció: “Ocupant les Rambles aconseguim visualitzar que el veí de Barcelona ha perdut el seu carrer més emblemàtic, que ha estat pres pels turistes”. Menéndez ha informat que actualment “l'elevat preu de l'habitatge, ja sigui de venda o de lloguer, ha provocat - per la falta d'habitatges públics- que la indústria turística hagi comprat massivament i s'hagi expulsat els veïns dels seus barris. El turisme ha estat durant anys operant sense cap control de l'administració. La riquesa s'ha concentrat en poques mans i s'han precaritzat les condicions laborals dels veïns”. La presidenta ha exigit a les administracions la construcció d'habitatge públic

Barcelona vol tornar a la Rambla

A les 11.00 h del matí ha començat la concentració a la Rambla de Canaletes i, a les 12.30h, la marxa ha començat a recórrer el passeig en direcció al monument de Colom. Entre els participants, diversos ciutadans a títol personal, diverses associacions de veïns entre les quals destacaven les de Guinardó, Sants, Poblenou o la Barceloneta. També hi havia integrants de la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca (PAH), sindicats com CGT… Entre els manifestants s'ha pogut veure la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin. No hi havia l'alcaldessa Ada Colau, però aquesta setmana es va mostrar partidària, en una entrevista a BTV, de “demostrar que hi ha una ciutadania no resignada que considera que la Rambla és un actiu de la ciutat i dels seus veïns que la reivindiquen”.

A ritme de batucada, la marxa ha anat baixant el passeig mentre els turistes fotografiaven l'espectacle. Els veïns de la plataforma la Barceloneta Diu Prou han desfilat amb la inseparable rèplica del canó del barri. Un canó que trencava a cop de petard el poc silenci de la protesta.
Els membres de l'Assemblea de Barris per un Turisme Sostenible (ABTS) han fet visible una de les protestes en entrar dins del mercat de la Boqueria, a aquesta hora ple de turistes. Els activistes han denunciat que el mercat ha “oblidat els veïns” i amb carretons de la compra han passejat per uns passadissos amb turistes de parles estrangeres i càmeres de fotos, mentre pocs entenien el que estava passant. Alguna de les botigueres de l'històric mercat s'ha enfrontat als manifestants i ha defensat la seva clientela formada exclusivament de turistes. Després dels moments de tensió han tornat a sortir a la Rambla on des d'un de les balconades del Museu de l'Eròtica una actriu amb perruca i vestit blanc saludava, com si de la mateixa Marilyn Monroe es tractés. Un veritable reclam exclusiu per a turistes.

La protesta ha seguit baixant la Rambla. Entre els manifestants també hi havia una reduïda representació del col·lectiu Putes Indignades. Prostitutes del barri del Raval que, amb cartells de cartró, criticaven el model sexual, reclamaven els seus drets com a treballadores del sexe i protestaven contra la violència “que rebem les prostitutes feministes”.

En arribar a la Rambla de Santa Mònica i, després d'uns moments de tensió entre els organitzadors, la presidenta de la FAVB ha llegit un petit manifest i s'ha penjat entre dos arbres una pancarta on es reclamava la Barcelona dels veïns. El colofó final l'ha posat un crit, ja tradicional, cantat a l'uníson: “No volem, els pisos turístics”.

http://cat.elpais.com/cat/2017/01/28/catalunya/1485611630_301772.html

Dissabte, 28 de gener de 2017
El Nacional.cat

La paradista de la Boqueria sí quiere turistas

Un millar de personas se han manifestado esta mañana contra la masificación del turismo en la ciudad de Barcelona. Durante el recorrido, por la Rambla de Barcelona, una parte de los manifestantes han decidido entrar en el mercado de la Boqueria ("ex-mercado", han dicho, porque ahora "sólo hay algunos paradistas que hagan comercio de barrio") para mostrar su rechazo al cariz turístico que ha cogido este emblema de la Rambla. Una de las paradistas, molesta por la presencia de los manifestantes, les ha dirigido las siguientes palabras: "A ver quién vendrá a comprar, si no venden a los turistas!". "Vosotros seguro que no, panda de vagos", ha añadido visiblemente molesta. Un punto de vista favorable al turismo que, sin expresarse con tanta vehemencia, parecía compartido por el resto de paradistas.

http://www.elnacional.cat/es/confidencial/paradista-boqueria-turistas_134373_102.html

Dissabte, 28 de gener de 2017
ABC

Vecinos de Barcelona «okupan» la Rambla para protestar contra el «turismo masificado»

Más de un millar de personas han «ocupado» hoy la Rambla, bajo el lema de «Barcelona no está en venta», en una movilización organizada por la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) y con el apoyo de una cincuentena de organizaciones en contra de un «turismo masificado».
Durante más de dos horas, los manifestantes han recorrido la popular vía de la capital catalana en contra de «la especulación de la vivienda», a favor de «una cultura accesible» o «contra la degradación del espacio público».

El responsable de urbanismo de la FAVB, Camilo Ramos, en declaraciones a Efe, ha valorado positivamente el acto y ha destacado la transversalidad del movimiento que «pide que en Barcelona se reconquisten espacios que antes habían sido de los ciudadanos como la Rambla».

Asimismo, ha indicado que se trata de una iniciativa que quiere poner en relieve «un problema cada vez más extendido en la ciudad como es la expulsión en determinados barrios de las personas con rentas más bajas debido al aumento del precio de los pisos de compra o de alquiler, así como la transformación de muchos pisos en viviendas turísticas».

El acto ha finalizado con la lectura de un manifiesto en el que se incide en que «Barcelona no está en venta» y se resalta que «en la última década el fenómeno especulativo ha adquirido una dimensión global, impulsado por el capital financiero y la complicidad de las elites políticas de Madrid y Cataluña, que quieren transformar la ciudad en un gran negocio».

http://www.abc.es/espana/catalunya/barcelona/abci-vecinos-barcelona-okupan-rambla-para-protestar-turismo-masificado-201701281811_noticia.html

Diumenge, 29 de gener de 2017
La Vanguardia

La reforma de la Rambla no empezará hasta finales del 2018

El paseo se ha convertido en una arteria comercial muy codiciada por las firmas de moda

Cada año pasean por la Rambla más de 100 millones de personas. No es una cifra que deba pasar inadvertida porque no es nada fácil transitar por este paseo, que no iniciará su remodelación antes de finales del año que viene. Se trata de una reclamación antigua –más de 30 años– que se ha ido aplazando al tiempo que se presentaban sucesivos planes para transformar esta avenida, sin que ninguno de ellos llegara a cuajar. Por fin parece que llega el turno de la Rambla y en los próximos meses se acabarán de redactar las bases del concurso internacional que determinará la futura fisonomía de la arteria más turística de la ciudad. Todo ello con la vista puesta en iniciar los trabajos a finales del año que viene, “como muy tarde a principios del 2019”, señala la concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin.

La de la Rambla será una actuación integral, no sólo urbanística, que vendrá acompañada de un plan de equipamientos, uno de movilidad y otro de espacio público. “La intención es garantizar la variedad de usos que se hacen del paseo, no sólo desde el punto de vista de la movilidad de los peatones, sino también de todas las actividades que se llevan a cabo en él”, explica Pin.

El Plan Especial de Ordenación Urbanístico de la Rambla se aprobó el año pasado y aprovechó mucho del trabajo iniciado por el anterior equipo de gobierno de CiU. Un ruego del PSC introdujo la posibilidad de convocar un concurso internacional para reurbanizar el paseo, que finalmente no será del todo peatonal tras la remodelación. “La circulación de bajada se mantendrá porque es una vía imprescindible de salida del Raval, lo que es seguro es que la nueva Rambla tendrá menos tráfico y menos aparcamiento en superficie”, asegura la concejal de Ciutat Vella. Además también se buscarán complicidades con los diferentes equipamientos que están en el paseo para ofrecer actividades culturales.

El distrito se reunió con operadores y entidades a principios de enero para explicarles que empezaban a redactar las bases del concurso para la reforma. El presidente de Amics de la Rambla, Fermí Villar, pone en duda el calen-dario municipal y considera que se ha empezado tarde a trabajar. Teme que finalmente no se puedan llevar a cabo las obras a lo largo de este mandato e insiste en que las bases del concurso se deberían haber redactado antes, para darle el empujón definitivo a una transformación que ya hace demasiados años que se reclama. “Si al final no empiezan los trabajos, habrán pasado tres gobiernos diferentes y no habremos logrado un tratamiento especí- fico para la avenida”, sentencia.

Al margen de la futura actuación urbanística que se acometa a partir del año que viene, el paseo goza de una excelente actividad comercial y de restauración. Las dificultades para encontrar ubicación en la calle Pelai o Portal de l’Àngel está empujando a las firmas de ropa y accesorios a la Rambla. Además, la transformación comercial que ha experimentado en estos últimos años la plaza Catalunya ha contribuido también a que muchas de las marcas deseen estar presentes en uno de las vías más transitadas de la ciudad.

Los precios medios de los locales se sitúan entre los 90 y los 140 euros/m2, según Villar. Apenas hay espacios vacíos y la oferta, al igual que en otras calles de la ciudad, empieza a diferenciarse según su ubicación a lo largo de la Rambla. En estos últimos tiempos, y a causa de la imposibilidad de que se puedan abrir nuevos restaurantes, las marcas de ropa empiezan a apostar por situarse en la parte alta. Mientras que de Liceu –donde parece haberse trazado una frontera– hasta Colom se concentra una oferta más especializada en restauración. La directora de locales comerciales de Busquets Gálvez, Mónica Manguillot, explica que esta es una tendencia que va a más y que, con el tiempo, llas marcas de moda llegarán al final del paseo. Recuerda que el camino lo inició H&M, situándose en la antigua sastrería Modelo. Luego también vinieron Nike, Sfera, Desigual, Springfield, Mango, Double Agent... y otras muchas.

“Se trata de marcas populares que buscan el enorme trasiego de turistas que tiene la Rambla. Allí difícilmente se asentarán firmas de lujo que se mantienen inalterables en paseo de Gràcia”, sostiene Manguillot. El principal problema que presenta la Rambla, desde el punto de vista comercial, es el tamaño de los locales. La mayoría son demasiado pequeños, lo que puede llegar a condicionar la ubicación de las firmas comerciales. El pasado noviembre la marca Oysho, del grupo Inditex, aprovechó el traslado de un restaurante a la parte baja del paseo –el plan de usos permite trasladar licencias de restauración– para poner el pie en la Rambla. La próxima incorporación, que demuestra que la avenida se está convirtiendo en un paseo codiciado para las marcas de moda, es la irrupción de Levi’s. La firma de vaqueros, que abandona el paseo de Gràcia, ocupará los bajos del hotel Citadines.

A pocos metros de allí, otro antiguo establecimiento hotelero se está transformando en un inmueble de oficinas. Acogerá en su parte baja una flagship de moda. Se trata del hotel Montecarlo, propiedad del grupo KKH. La compañía compró el local con el objetivo de remodelarlo. Sin embargo, la moratoria hotelera echó por tierra sus planes. La reforma supondría renunciar a un 20% de las plazas de las que disponía el hotel. Fuentes de la empresa explican a La Vanguardia que las obras finalizarán en los próximos meses. Tanto la fachada como la escalinata principal del edificio están catalogados, por lo que el inmueble –que aún no tiene operador– se sumará a la lista de edificios singulares que se transforman en comercio de referencia para las marcas que desean ubicarse en la ciudad.

Diumenge, 29 de gener de 2017
El Periódico

Ramblear rima con malestar

Unos 2.000 barceloneses 'toman' la Rambla para protestar contra el precio de la vivienda y otras disfunciones del éxito turístico

La simbólica acción se produce al día siguiente de la aprobación del plan municipal para poner freno el turismo

La última vez que se contaron de forma más o menos científica se concluyó que eran 100 millones las personas que anualmente pasan por la Rambla. Corría el 2014. Siete años antes, en el recuento anterior, eran 78. Millones, eso sí. Si se volviera a calcular hoy, muy probablemente se superarían de largo los 100 millones de hace un trienio, a tenor de los récords de turistas que se superan año tras año. De entre esos 100 millones, los barceloneses eran, sobra decirlo, la anécdota. La Rambla simboliza la ciudad perdida, entregada, muchos opinan que vendida, al turismo. No es casualidad, pues, que el paseo menos barcelonés de los paseos barceloneses haya sido el lugar elegido por los ciudadanos -al menos por los que así opinan- para salir a la calle al grito de “Barcelona no está en venta”, contra la dificultad para acceder a una vivienda, solo la más nueva de las disfunciones generadas por el turismo intensivo.

Por unas horas, este sábado, no ha hecho falta que fuera Sant Jordi para que la Rambla se convirtiera, casi como un espejismo, en punto de encuentro de barceloneses de todas las edades, llegados de (casi) todos los barrios, convocados por la FAVB y una treintena de entidades. Pese a la amenaza de lluvia, el tiempo ha acompañado, y en torno a 2.000 barceloneses se han sumado a la protesta, en la que se han oído los cánticos de siempre adaptados a los tiempos modernos. El clásico “l’únic terrorista, l’estat capitalista” se ha reconvertido en un “l’únic terrorista, Idealista”, y el “tengo un tractor amarillo” -otro tipo de clásico-,en un “tengo un alquiler basura, que es lo que se lleva ahoooora”.    

Esther Jorquera sostiene uno de los extremos de la pancarta de la cabecera del bloque de la Barceloneta, colectivo que cierra la marcha. Tiene 29 años y muy claros los motivos que la llevan a manifestarse, pese a su avanzado embarazo. “Quiero que mi hijo pueda crecer en la Barceloneta, como he hecho yo”, expone la joven, con la característica bandera de la Barceloneta a modo de capa. “No queremos pisos turísticos. Ninguno. Los pisos turísticos expulsan a los vecinos del barrio, un barrio popular en el que se están pidiendo 900 euros al mes por 30 metros", continúa la joven antes del ¡bum! del cañón de mentirijilla que han sacado a pasear. El de verdad está secuestrado, dicen (líos de la Barceloneta). Jorquera habla también de situaciones de acoso inmobiliario que no suenan a nuevas. “Los inversores compran las fincas y presionan a los inquilinos con rentas antiguas para que se vayan -prosigue-; por todo eso estamos aquí”.

¿QUIÉN ES EL CULPABLE?

Llama la atención que en una protesta contra la política municipal -¿quién, si no, ‘vende’ la ciudad?- no se vea ninguna pancarta contra el gobierno de Colau. Es más, la propia concejala de Ciutat Vella, Gala Pin, se encuentra entre los asistentes. Sí se ve, en cambio, alguna pancarta -cabe subrayar el alguna- contra el gobierno de Puigdemont: "Generalitat = Airbnb". El único enemigo, al menos señalado con nombre y apellido, es la patronal turística e inmobiliaria.

“Nos venden. Sin razón, aquí”, en un cartel que simula el clásico cartel inmobiliario, resume a la perfección el sentimiento de los manifestantes, de todas las edades.

ESE TESORO LLAMADO SILLA

La cita es a las once en Canaletes, inicio de la Rambla y único tramo en el que todavía hay bancos públicos (sillas individuales, en realidad, pero públicas, al fin y al cabo). En el kilómetro que separa Tallers y Santa Mónica las únicas sillas que hay son las de las terrazas.

Entre la treintena de entidades convocantes, el colectivo Desllogades, nacido el pasado otoño para agitar el malestar provocado por la burbuja del alquiler. “Violència és el preu del meu lloguer”, gritan. “Somos un grupo de jóvenes, pero porque somos los que nos hemos encontrado con estos problemas y nos hemos empezado a organizar. Pero nuestra intención es ser un grupo intergeneracional. No es un problema solo de los jóvenes”, apunta Marta Ill, una de las impulsoras.

El ampa de la escuela Ferran Sunyer, la única pública del barrio de Sant Antoni, también está presente en la marcha. Se les reconoce porque van protegidos con bolsas de basura amarillas, el color de la lucha educativa, con unos chalecos bastante más caseros que los iaioflautas, también presentes. Mar Ill, miembro del ampa, ha acudido a la marcha junto a sus tres hijos, Alicia, Isaac y Armand. Su barrio está en el punto de mira de los especuladores inmobiliarios “y eso nos afecta a todos”, recuerda. También a los colegios.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/ramblear-rima-con-malestar-5772070

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X