Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum premsa sobre La Rambla - Juny 2015

30 de juny de 2015

Dimecres, 3 de juny de 2015
EL PAIS

“La Rambla ja no és Barcelona, sinó una extensió del moll de creuers”

Alberto Veiga i Fabrizio Barozzi parlen del seu edifici, la Filarmònica de Szczecin, Polònia, premi Mies van der Rohe 2015

Alberto Veiga (Santiago de Compostel·la, 1973) i Fabrizio Barozzi (Rovereto, Itàlia, 1976) formen un estudi d’arquitectes atípic: un gallec i un italià que treballen des de fa deu anys a Barcelona però que no han realitzat cap projecte a Catalunya. Fa un mes van rebre un dels premis d’arquitectura més importants que es concedeixen al món per un projecte que, després de set anys de posar-se la primera pedra, es va inaugurar l’octubre passat: la Filharmònica de Szczecin (Polònia). Des de llavors els han trucat molts mitjans de comunicació internacionals, sobretot suïssos, italians, alemanys i polonesos, però ningú s’ha dirigit a ells per oferir-los un nou projecte. No els ve de nou. Des que es van instal·lar han treballat a força de guanyar concursos aquí i allà, presentant els seus projectes per competir amb altres equips. “Era un forma de començar a treballar”.

Un d’ells va ser seleccionat el 2007 per allotjar la filharmònica de la ciutat polonesa, i ara ha estat premiat. “En el mateix lloc on va estar instal·lada una filharmònica fins que l’edifici va ser bombardejat, com gairebé tota la ciutat, durant la Segona Guerra Mundial. Per això, era el projecte més important realitzat a la ciutat des de la postguerra”, expliquen. “En saber del significat que tindria, vam voler que tingués presència i caràcter. Ens presentem de forma inconscient, entre altres coses perquè no tots els dies pots construir un edifici per a una filharmònica”.

En la seva carrera hi ha un abans i un després del premi, però ells volen que no els marqui el futur: “El millor és oblidar-se’n per seguir treballant. El nostre objectiu és seguir fent concursos, i mai tenim al cap el treball anterior, sinó descobrir el millor de cada lloc. És veritat que el premi imposa i dóna una certa responsabilitat, perquè obliga que el següent estigui a l’altura”. Sobre la taula tenen cinc projectes: dos museus de belles arts a Chur i Lausana, una acadèmia de dansa a Zuric, una escola de música a Brunico, als Alps italians, i un habitatge privat, per a un francès, a la comarca del Matarranya, a Terol.

L’edifici guardonat és una espècie d’iceberg. “A la forma que tindrà un edifici arribem amb una evolució lògica, derivada d’una multiplicitat de les necessitats del programa, de l’emplaçament o de qüestions estructurals”. Barozzi i Veiga asseguren que sempre treballen amb el que és únic i especial d’un lloc, el que li dóna identitat. Amb el seu edifici “no hem inventat res, hem reinterpretat el que apareix a la mateixa ciutat. L’edifici pot aparèixer extremament complex, però no ho és. És un mòdul, una mena de caseta coberta a dues aigües, repetit en una certa seqüència. L’expressivitat de l’edifici neix d’una cosa senzilla”.

Pel que fa a la recerca d’un llenguatge propi i d’una marca que identifiqui els seus treballs, asseguren: “Qui coneix la nostra feina la identifica, més que per un llenguatge normal, per un model de treball, basat en una relació íntima amb el context”, i mantenen que els concursos, dels quals són experts, no minven la creativitat: “El client coneix les seves necessitats, però mai sap realment el que vol; és l’arquitecte el que ha de mostrar les possibilitats i l’escenari possible”, com en el concurs que van guanyar a la ciutat suïssa de Chur per construir un barri cultural amb tres museus perquè “vam obrir una perspectiva nova”.

El seu edifici polonès té una gran presència a la ciutat, però neguen que es tracti d’un edifici icònic, un concepte tan injuriat en l’actualitat. “Estem en contra de l’arquitectura icònica creada per marcar una fita i imposar una marca reconeixible. Ara bé, cal que un edifici públic tingui una presència urbana i pugui generar coses al seu voltant. El fet de negar una arquitectura icònica no implica que una arquitectura pública hagi de renunciar a la seva capacitat de ser un element de referència a la ciutat. Són coses diferents. Els nostres treballs són d’una monumentalitat pobra”.

Quant a la situació laboral del seu col·lectiu, asseguren que la conjuntura és “terrible, és impossible absorbir el nombre d’arquitectes que hi ha al mercat des del 2008”, però recorden que ells no ho van tenir fàcil. “Estàvem en una ciutat que no coneixíem i no teníem encàrrecs. Però amb entusiasme i una mica de sort, vam tirar endavant”.

Els seus treballs a Suïssa, Itàlia i Polònia, a més dels realitzats a Espanya, els permeten pensar sobre el panorama europeu de la seva especialitat: “Europa és una paraula bonica, però gens homogènia, de manera que treballar és molt complicat. Cada projecte obliga a començar de zero, fer un reset, perquè cada país és diferent i té una burocràcia diferent”. Malgrat tot, consideren que l’escenari natural ara és el continent. “El nostre treball ha anat lligat tradicionalment a un context proper, però l’evolució sociocultural ha fet que la nostra generació, els que ara tenim uns 40 anys, vivim una altra realitat, en què les oportunitats estan més lluny i el món per descobrir és més gran”.

Barozzi i Veiga es van instal·lar a la ciutat en el moment en què van obrir altres estudis. “Ara la realitat porta la gent a anar-se’n a fora perquè la ciutat ha canviat”. Malgrat el temps que fa que són aquí, asseguren que no se senten integrats. “Aquest món és molt endogàmic. Ens coneixen més fora que dins, a Madrid més que aquí. Els començaments van ser molt difícils, vam ser molt ingenus en pensar que podríem fer coses. Barcelona dóna una qualitat de vida enorme, però no ens hem sentit integrats professionalment aquí. El fet de no haver construït res aquí fa que no s’hagin establert relacions amb col·legues. Potser el premi canviï aquesta percepció”, asseguren.

Pel que fa a la crisi, creuen que permetrà fer les coses d’una manera diferent, “amb més pausa. A Espanya no trobes a faltar res que no estigui fet. Els gestors públics i privats hauran de pensar més bé el perquè, per què i amb qui, però això no és negatiu. Hi haurà més reflexió i un ritme diferent”. Per a ells és una qüestió de mentalitat que no va lligada a un color polític: “Fins ara si una localitat es plantejava tenir un auditori per a 200 persones, es feia per a 400, mentre que a Suïssa es faria per a 150. És una qüestió de mentalitat que no va lligada al color polític”. Pel que fa al canvi que s’ha viscut a la ciutat després de les últimes eleccions, asseguren que malgrat que és una mica aviat, tenen clar que el que ha passat és que “caldrà reflexionar sobre tot el que s’ha fet a la ciutat. El millor és que ara hi haurà molts ulls mirant la política, per la qual cosa qualsevol regidor, per fer alguna cosa, haurà de fer-ho amb més pausa i pensar-ho més, una cosa que és molt bona”.

Segons les enquestes, el turisme, un dels temes que més polèmiques generen darrerament a Barcelona, ve majoritàriament per veure l’arquitectura de la ciutat, sobretot, el modernisme de Gaudí i els seus contemporanis. “La gent ve a veure una arquitectura perquè està inserida en una ciutat, on les coses simbòliques tenen sentit. Tu pots posar la Pedrera enmig del Fòrum i ningú anirà a veure-la, perquè allà no té sentit”.

Barcelona ha crescut a cop d’esdeveniments. Dos d’ells van deixar zones com la Vila Olímpica i el Fòrum. Barozzi i Veiga són bastant crítics. “Són zones que, si no les visites, no et perds res. Els nous barris tenen el risc de no aconseguir una qualitat urbana que tenen altres parts de la ciutat. El gòtic i l’Eixample ho van aconseguir amb el temps, però aquestes dues noves zones no ho han aconseguit encara, sobretot el Fòrum, per al qual ningú va pensar en un pla”.

És el problema que viuen altres ciutats amb la seva perifèria. “Al final, les ciutats perden els seus límits, es van esfilagarsant a poc a poc i el substrat de vida que se li demana a una ciutat es dilueix. Poder contenir aquest enfonsament és un dels reptes de totes les ciutats. Caldria fer una mena d’acupuntura per actuar de forma puntual”. El més positiu, comenten, és que la perifèria de Barcelona no pot créixer més, encaixada entre el mar i la muntanya i altres ciutats del seu voltant.

En el cas de la Vila Olímpica, amb 30 anys de vida consideren que “potser és aviat i necessita que es dipositi en el temps, perquè quan un s’agafa a un somni com va ser la ciutat olímpica ningú s’atreveix a tocar-la i millorar-la”. Sobre l’Eixample expliquen que, malgrat que la qualitat de vida hi és molt alta per la seva homogeneïtat i la seva estructura, “les condicions d’habitabilitat dels edificis no ho són tant, sobretot pel soroll que genera el trànsit, que discorre per autentiques autopistes urbanes”. Per això, demanen que “es racionalitzi la circulació i s’augmentin les zones de vianants, ja que és on viu la major part dels residents de Barcelona. És de les coses més urgents que necessita Barcelona”.

Per als arquitectes premiats, en la ciutat actual “no hi ha una urgència més gran que una altra: connectar el tramvia de la Diagonal amb Diagonal Mar, acabar la Sagrera, traslladar la zona del port o tirar tres illes per continuar amb la construcció de la Sagrada Família. Però tothom sap que cal fer coses que vagin més enllà de les postals”.

Sobre el turisme posen com a exemple la ciutat de Venècia, que rep entre 20 i 25 milions de persones l’any, “però els estudis asseguren que el 70% no tornen. La relació amb el turisme pot donar benefici si s’és capaç de fer que reverteixi en la ciutat, perquè si no s’aconsegueix, la ciutat acaba sent un bé de consum d’usar i llençar”.

Per Veiga, l’ideal seria pensar que la gent que ve a Barcelona ho fa per veure com es viu aquí i no com és Barcelona. “Véns a veure Gaudí els dos primers dies; la resta, a veure com es viu aquí. Però si ho fas envoltat de gent que ve en creuer, no voldràs tornar. El turista que has de fidelitzar és el que ve a veure com es viu aquí, però a Venècia no veus cap venecià, i aquí això passarà aviat. Hi ha zones que no són recuperables, com la Rambla. Pots posar el que vulguis, que ja no és reversible, ja no és Barcelona, és una extensió del moll de creuers. La gent ha fugit de la Rambla i aviat ho farà del passeig de Gràcia, i si els plans previstos prossegueixen, de la Diagonal”.

http://cat.elpais.com/cat/2015/06/03/cultura/1433364721_399732.html

Dijous, 4 de juny de 2015
BTVnotícies.cat

La vaga indefinida dels acomodadors del Liceu posa en perill el projecte social, segons el teatre

Els acomodadors del Liceu inicien aquest dijous una vaga indefinida per reclamar ser contractats directament pel teatre i acollir-se al conveni col·lectiu de locals d'espectacles. La direcció del coliseu de la Rambla ja ha alertat que aquest "conflicte laboral extern" posa en perill el programa d'inserció social vinculat a la contractació de treballadors a través de Manpower, que facilita l'accés al mercat laboral a veïns del Raval i persones amb síndrome de Down.

Primera resposta del Liceu a la vaga d’acomodadors

La direcció del Gran Teatre del Liceu explica que els llocs de treball que es contracten a través de Manpower estan molt enfocats als estudiants. Argumenten que la principal condició és ser menor de 24 anys i estar matriculat a la universitat. En un comunicat emès aquest dimecres, defensen que aquest tipus de tasques permeten combinar estudis i feina i “no tenen vocació de permanència”.
A més, de les 28 places subcontractades, el 10% es reserven a veïns del Raval que hi accedeixen a través de la Xarxa Laboral del Raval. Un altre 10% es dedica a persones amb síndrome de Down per afavorir-ne la integració. És per això que des del Liceu asseguren que la vaga indefinida dels acomodadors“posa seriosament en perill” aquest programa d’integració laboral.

Una vaga agermanada amb la dels acomodadors de L’Auditori

Els acomodadors del Liceu s’afegeixen, doncs, a la vaga indefinida que van engegar fa més d’un mes els de L’Auditori, també subcontractats per temporal ManpowerGroup Solutions. Les reivindicacions són compartides: deixar de ser treballadors subcontractats i acollir-se al conveni col·lectiu de locals d’espectacles.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2015/06/04/liceu-vaga-acomodadors-integracio-laboral/

Dijous, 18 de juny de 2015
La Vanguardia

La presión policial sobre el top manta baja en Barcelona

Los comerciantes del centro inundaron de llamadas la centralita el fin de semana |Los agentes se quejan de que la falta de refuerzos compromete los servicios

El proceso de traspaso de poderes al frente del Ayuntamiento de Barcelona y los primeros pasos de BComú al frente de la alcaldía están dejando problemas en el ámbito de seguridad que se expresan a través de la inquietud de la plantilla de la Guardia Urbana. La suspensión de los servicios y las horas extras decretada por el equipo saliente de CiU algo más de una semana antes del relevo y la falta de comunicación del nuevo equipo con el cuerpo de policía municipal están empezando a dejarse sentir en la calle. En muy pocos días, la venta ambulante, también conocida como el top manta, se ha disparado en la zona centro de la ciudad. La operación Mestral contra esta práctica callejera es uno de los trabajos policiales que se están haciendo con servicios mínimos. 

Esa falta de refuerzos en la Guardia Urbana se ha traducido en muy pocos días en una palpable proliferación de venta ambulante en áreas donde hasta ahora no se estaba produciendo. La parte alta de la Rambla, por ejemplo, es uno de esos puntos. "Este fin de semana con especial intensidad hemos empezado a recibir muchas llamadas de comerciantes que ven sus zonas de influencia inundadas de venta ambulante", explican fuentes del cuerpo policial barcelonés. El proceso de expansión de este tipo de comercio ilegal no parece tener freno en estos momentos. Durante el fin de semana hubo situaciones muy al límite de la resistencia misma de la vía pública y se dieron órdenes de contener la enorme afluencia de vendedores ambulantes; sin embargo, no había recursos suficientes . Sin horas extras no hay refuerzos. Esa es la explicación a la que recurren todas las fuentes consultadas. 

Precisamente, son las unidades de apoyo, especializadas en orden público, las que suelen prestar ese tipo de servicios de refuerzo. Son los miembros de Upas, más conocidos como los antidisturbios de la Guardia Urbana que son, precisamente, las unidades que el equipo de la alcaldesa Ada Colau está estudiando disolver y que ya no quiso que estuvieran en la plaza Sant Jaume durante los actos de investidura. 

La explicación remota ante la falta de recursos es una congelación de los servicios extras. "El equipo de gerencia municipal saliente congeló los servicios extraordinarios de refuerzo de ciudad", explican fuentes de la Guardia Urbana. Eso apunta directamente a CiU. Aunque hay gente que cree que los anteriores gestores del Ayuntamiento tomaron esa decisión para poner en el disparadero a los recién llegados, la explicación que cuenta con una extendida aceptación es aquella que señala que fue un gesto del equipo saliente hacia el gobierno de Colau para no comprometer esas partidas económicas. 

Sin embargo, la bajada de presión frente a la venta ambulante y su consecuente expansión está también relacionada con la falta de nuevas orientaciones políticas, según explican en las comisarías. "Estamos desbordados porque no hay directrices y porque el guardia, ante los mensajes que van llegando desde el nuevo gobierno municipal, no sabe si utilizar o no los protocolos que hasta ahora eran los habituales y que, en ocasiones, implican el uso de la fuerza", explica un miembro de la Guardia Urbana con muchos años de experiencia. "Aunque la gente no lo crea, la venta ambulante desemboca en muchos casos en alteraciones de orden público. El vendedor se vuelve más descarado y se resiste", concluye. 

Esa falta de servicios extras también se está dejando sentir en la operación Xarxa de lucha contra los delitos en el metro. Se sigue llevando a cabo pero con los servicios mínimos. Sin refuerzos. Esta operación es conjunta con los Mossos. Los resultados han sido excelentes desde su puesta en marcha hace unos años. Los hurtos han bajado sensiblemente.

La CUP pide evitar a los Mossos

Luis Benvenuty.- La CUP explicó ayer que quiere que la Guardia Urbana deje de colaborar con los Mossos d'Esquadra. "Y acabar así con la complicidad del cuerpo policial de la ciudad, que presta ayuda cortando el tráfico y reforzando los dispositivos como segunda línea de choque en caso de protestas en la calle". La CUP también pide al gobierno municipal que dirige Ada Colau que se revisen todas las órdenes de desalojo. "Defendemos los espacios liberados como herramienta de autoorganización y empoderamiento popular a fin de construir una alternativa real en nuestra ciudad". La formación exige al nuevo Ayuntamiento que deje de personarse como acusación particular "en los casos derivados de las múltiples luchas por un futuro digno". Además, la CUP quiere que el Ayuntamiento no pague abogados externos para que representen "intereses particulares de agentes de la Guardia Urbana".

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20150618/54432890808/presion-policial-top-manta-baja-barcelona.html#ixzz3dmy4KrWt 

Dilluns, 22 de juny de 2015
BTVnotícies.cat

Cau un plataner a la Rambla sense causar ferits

Un arbre de grans dimensions ha caigut a la part central del Rambla a les 13.55 h sense causar ferits, i ha malmès part del tendal d'un quiosc. Es tracta d'un plàtan que s'ha desplomat a l'altura del número 109 del passeig, tocant al carrer del Pintor Fortuny. Encara s'han de determinar les causes de la caiguda. 

La Guàrdia Urbana ha tallat la circulació de la via en els dos sentits de la marxa mentre efectius dels Bombers han tallat l’arbre a trossos per procedir a retirar-lo.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2015/06/22/cau-planater-rambla-no-ferits/

Dilluns, 22 de juny de 2015
El Periódico

«Somos el secreto mejor guardado de Barcelona»

Propietarios del tablao Cordobés, que celebra 45 años de flamenco al final de la Rambla.

Encuentro familiar en el número 35 de la Rambla. La hija, María Rosa Pérez Casares (París, 1961), nació en la capital francesa porque sus progenitores, guitarrista y bailaora, estaban actuando allí por entonces. El padre, Luis Pérez Adame (Madrid, 1938), prefirió el apellido materno como nombre artístico. La saga regenta el tablao Cordobés, fundado en 1970.
-Luis: Hice la carrera de violín en el conservatorio y estudié guitarra clásica. Soy un músico que se convirtió en tocaor porque tenía que ganar dinero.
-María Rosa: Le habían puesto Cordobés por el torero... Mis padres tenían una compañía flamenca que viajaba por toda España, y recalaron en Barcelona, donde los contrataron los entonces propietarios del tablao: Matías Colsada, empresario teatral del Paral·lel, y Joan Gaspart, del grupo HUSA.
-Y se acabó la vida errante del artisteo.
-L.: Es que ya teníamos dos hijos, con 11 y 12 años, y los habíamos dejado atrás en muchas de esas tournées por el extranjero que se hacían entonces, de seis meses o más. Era el momento, y aquí quemamos las naves. La apuesta tenía que salir bien sí o sí.
-Por aquí han pasado grandes artistas.
-M.R.: Casi todos; yo diría que el 90% de quienes son y han sido algo en el flamenco. Leyendas que ya no están con nosotros, como Camarón de la Isla, Bernarda y Fernanda de Utrera, El Chocolate, Lole y Manuel, Farruco (abuelo del bailaor Farruquito)…
-L.: Recuerdo cuando contraté a Farruco por primera vez; tenía unos 50 años y pesaba un montón de kilos. Mi esposa, como bailarina, al verlo tan gordo cuando se instaló en el hotel de al lado, se temía lo peor y me dijo: «O es un genio o es un payaso».
-Y resultó un genio.
-L.: ¡Llenó el escenario de chaquetas! Con esas hechuras, era capaz de transmitir una emoción muy intensa.
-Los autóctonos frecuentamos poco el tablao. ¿Es un showpara guiris?
-M.R.: El 90% de nuestra clientela es foránea. Para los locales, somos uno de los secretos mejor guardados de Barcelona. Formamos parte de la historia de la ciudad. En los años 70 y 80, cuando aún no era destino turístico, a menudo teníamos limusinas en la puerta porque éramos de los pocos espectáculos interesantes que podían verse. ¡Competíamos con el Scala!
-¿Limusinas?
-L.: La de Salvador Dalí, por ejemplo. En los años 70 teníamos el suelo enmoquetado de rojo, y la primera vez, nada más abrir la puerta, soltó: «¡Esto es como una gran sandía!». También estuvieron el actor Keanu Reeves y el pianista Chick Corea.
-Rambla y flamenco suena a plástico.
-M.R.: La asociación de esas dos palabras invita al tópico, sí. Y en nuestro caso es justo lo contrario: seguimos la tradición de los viejos cafés cantantes del siglo XIX y las casas de vinos de la posguerra. Mantenemos un nivel artístico altísimo.
-L.: Tampoco se puede hablar del turismo de forma peyorativa. La mayoría se acerca al flamenco con un respeto extraordinario, como rodeado de una aureola.
-¿Pero entienden lo que ven?
-L.: A ver, saber de flamenco sabe muy poquita gente, pero es que no es necesario para disfrutarlo. Se detecta en seguida cuando te quieren dar gato por liebre. L levamos aquí 45 años porque la gente no es tonta, ni los turistas ni los locales.
-Barcelona siempre fue muy flamenca.
-M.R.: La huella ha sido enorme, e incluso ahora están surgiendo artistas jovencísimos muy buenos, como la bailaora tarraconense Belén López, El Yiyo, de Sant Roc, o Karime, sobrina nieta de Carmen Amaya. Por no hablar, en el cante, de Miguel Poveda y Mayte Martín.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/somos-secreto-mejor-guardado-barcelona-4296092

Dimarts, 23 de juny de 2015
BTVnotícies.cat

Prorrogat el lloguer del Bar Pastís fins a l’octubre en espera d’una solució definitiva

El gerent del Bar Pastís, José Ángel de la Villa, ha confirmat a BTV que ha aconseguit prorrogar el contracte de lloguer fins a l'1 d'octubre. Tot i que de moment no tanca, de la Villa confessa que se sent "a la corda fluixa" i confia arribar a un acord amb la propietat per garantir el futur del local a través de la mediació de l'Ajuntament.

La data límit del 15 de juny —marcada per l’extinció del lloguer i l’oposició de la propietat a renovar-lo— ha canviat per la de l’1 d’octubre, però José Ángel de la Villa encara no se sent segur amb la nova situació. Ho explica amb la boca petita, en espera que el consistori torni a posar fil a l’agulla per resoldre definitivament el futur d’aquest espai emblemàtic de la nit barcelonina, amb 68 anys d’història a les espatlles.

De moment té la tranquil·litat garantida durant quatre mesos. La propietat ha accedit a prorrogar el contracte a canvi d’augmentar el lloguer fins a 800 €, 100 més dels que pagava ara, o en espera que el nou consistori mogui fitxa. De la Villa no té temps per perdre i, per això, ja ha presentat una instància al consistori per demanar una reunió amb la nova regidora de Ciutat Vella, Gala Pin.

Segons De la Villa, una de les opcions que es va posar sobre la taula en les darreres reunions va ser la possibilitat que l’Ajuntament assumís el lloguer del local de manera que el gerent li pagués un preu més baix del que reclamava la propietat i pogués mantenir així el negoci. Tot i que el consistori no ho ha confirmat, aquesta opció suposaria una nova pràctica municipal per a la protecció dels establiments emblemàtics.

El darrer cas és el del Marsella, situat al Raval, que data de l’any 1820. En aquella ocasió el govern de Xavier Trias va adquirir l’edifici per evitar la desaparició del bar obert més antic de Barcelona.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2015/06/22/bar-pastis-prorroga-lloguer/

Dimecres, 24 de juny de 2015
e-notícies

La Barcelona d'Ada Colau

La Guàrdia Urbana afluixa amb els ‘top manta’ i arriben fins el Passeig de Gràcia

Pocs dies després que el nou govern municipal d’Ada Colau prengués les regnes de l’Ajuntament de Barcelona, la venda ambulant, també coneguda com el top manta, s'ha disparat al centre de la ciutat com es pot veure en aquestes fotografies fetes aquest migdia al Passeig de Gràcia.
L'operació Mestral contra aquesta pràctica és una de les feines policials que s'estan fent amb serveis mínims després de la suspensió dels serveis i les hores extres decretada per l'equip sortint de CiU -una mica més d'una setmana abans del relleu- i la falta de comunicació del nou equip de Colau amb la Guàrdia Urbana.

Aquesta falta de reforços s'ha traduït en molt pocs dies en una palpable proliferació de venda ambulant en àrees on fins ara no es produïa. La part alta de la Rambla o el mateix Passeig de Gràcia, per exemple, és un d'aquests punts.

Els encarregats de dissuadir els venedors ambulants són són els membres de la UPAS, més coneguts com els antiavalots de la Guàrdia Urbana, precisament les unitats que l'equip de Colau estudia dissoldre.

El comissionat de Seguretat, Amadeu Recasens, ha manifestat que el nou govern treballa en una resposta "més social que policial" a la problemàtica de la venda ambulant. "Estem anant cap a un canvi de model de la Guàrdia Urbana”, ha afegit. 

http://societat.e-noticies.cat/la-barcelona-dada-colau-95257.html

Divendres, 26 de juny de 2015
La Vanguardia

El 'top manta' agrava el colapso de la Rambla

Las aglomeraciones y estampidas se han convertido en un problema de "orden público"
El gobierno de Colau abordará en otoño una intervención integral en la Rambla

Las grandes aglomeraciones que provoca la creciente venta ambulante en la Rambla de Barcelona se está convirtiendo en un problema de "orden público". Así lo denuncian tanto vecinos como comerciantes y fuentes cercanas a la Guardia Urbana. La presencia de manteros en esta zona turística de la ciudad empezó a hacerse notar hace dos o tres meses, pero en las últimas semanas se ha intensificado y ha puesto contra las cuerdas el frágil tránsito por esta arteria, que en 2014 el consistorio cifró en cien millones de desplazamientos a pie anuales. El Plan Cor del anterior mandato ya reconocía los "obstáculos" para pasear por la avenida y preveía reubicar quioscos y armarios de suministros, una medida que aún está pendiente de alegaciones y que podría no aplicarse con el cambio de gobierno. El ejecutivo de Ada Colau prevé "abordar la Rambla de manera global" este otoño.

Una visita a La Rambla esta semana permite constatar el taponamiento de la acera central, de forma muy significativa en el tramo del Liceu, donde ahora se instalan grupos de vendedores ambulantes. En un cerrar y abrir de ojos aparecen y desaparecen más de una decena de manteros, que extienden la mercancía en medio de la transitada vía. Bolsos y monederos falsificados de marcas de lujo –como Michael Kors, Chanel o Prada–, camisetas del Barça –sobre todo la de Messi– y otros productos atraen a turistas y paseantes, que forman círculos alrededor de las mantas.

Esta situación a menudo es crítica para el drenaje de peatones de esta vía ya de por sí muy concurrida, en especial en tramos estrechos de la calle, como el del mercado de la Boqueria, uno de los lugares más frecuentados por los turistas y últimamente también por los manteros, según señalan comerciantes y vecinos. Más allá de "una cuestión de imagen", comenta el gerente de la Asociación de amigos, vecinos y comerciantes de La Rambla, Xavier Masip, el problema es "la saturación de gente" y que la presencia de estos vendedores complica aún más el paso de transeúntes por la zona.
 
Lo más peligroso, no obstante, son "las estampidas" que se producen cuando se aproximan los agentes de policía, advierte el sindicato mayoritario de la Guardia Urbana, Sapol. Han apreciado que últimamente los vendedores "apuran más" y no recogen sus productos hasta el último momento, por lo que las huidas son más repentinas y a veces "arrollan" a los peatones o taponan las bocas de metro. Sapol atribuye el auge de la venta ilícita en la Rambla a "un efecto llamada" y sostiene que "manteros procedentes del área metropolitana" se han desplazado en los últimos meses a la capital catalana porque "ven que hay un poco de tolerancia y más mercado". "Ha pasado de ser una infracción administrativa a un problema de orden público", sentencian.

"Llevábamos años sin presencia de manteros aquí y desde Semana Santa o un poco antes han empezado a aparecer de manera progresiva", explica Xavier Masip. En este sentido denuncia que "cada vez actúan con más impunidad", ya que si bien antes los vendedores ambulantes echaban a correr cuando veían una patrulla de la Guardia Urbana, ahora "son más descarados". No es ninguna exageración: como puede apreciarse en el vídeo adjunto, algunas veces no recogen la manta cuando pasa la policía en coche o moto, hasta que los agentes les llaman la atención con un bozinazo para que se vayan.

La asociación reconoce que "hay presencia policial", pero que los manteros aprovechan los momentos en que la Urbana no está presente para salir de sus escondites y exponer de nuevo la mercancía. Intervalos de tiempo que pueden durar entre 10 y 5 minutos o menos. Cuando llega una patrulla, recogen rápidamente y desaparecen. Las callejuelas cercanas a esta vía, la parada de metro de Liceu y la parte posterior de las paradas de la Rambla son los lugares más habituales en los que buscan guarida hasta que la patrulla se marcha.

En concreto vecinos y comerciantes han notado un aumento notable de este tipo de actividad ilícita en el tramo de la Rambla que va desde el palacio de la Virreina hasta el mercado de la Boqueria. "Antes se concentraban más en plaza Catalunya y en el puente del Maremagnum", comenta María, de 22 años de edad, que trabaja vendiendo flores en una de las paradas. Y afirma: "No sabemos por qué han empezado a estar en la Rambla". No obstante, constata que en lugares, como plaza Catalunya, "ya no pueden ponerse ni dos minutos" por la presencia constante de efectivos de la Urbana. La presión en los puntos tradicionales de venta habría propiciado la dispersión hacia nuevos espacios.

Marco, un empleado de un establecimiento llamado Trias, corrobora que los vendedores ambulantes de pitos y abanicos e imanes mercadeaban en esta emblemática vía de la ciudad  "desde hace tiempo", pero que los vendedores ilegales de bolsos y monederos de marcas falsificadas, camisetas del Barça, palos para las 'selfies', gafas y relojes han llegado recientemente.

Mismo dispositivo policial, menos horas extra

Fuentes del consistorio han negado que haya cambiado la presión "ordinaria" sobre la venta ambulante y ha declarado que "los efectivos de la Guardia Urbana se destinan en cada momento a las necesidades de la ciudad, que son cambiantes". El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha recalcado este jueves en rueda de prensa que "no ha habido cambios" en los dispositivos policiales, aunque ha reconocido que se ha producido una "pequeña disfunción" en la Guardia Urbana a causa del aumento del precio de las horas extra, que aprobó Xavier Trias -con el visto bueno de la oposición- en los últimos días de su mandato. El aumento provocó un agotamiento de la partida presupuestaria que financia las horas extras, por lo que hubo que reducir este recurso de refuerzo. Según Pisarello, este desajuste "ya se ha corregido" con un aumento de la dotación económica.

Sobre el 'top manta' en concreto, ha advertido que esconde "una situación de emergencia social que también se debe afrontar". Mientras estudian cómo intervenir con instrumentos no policiales, la concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, se ha puesto en contacto con comerciantes, vecinos y también manteros para tratar de "reducir al máximo las molestias" que pueda ocasionar la venta ambulante.

Reordenación de La Rambla

La pacificación de la arteria más visitada de Barcelona es desde hace una década una asignatura pendiente que se le resiste a la capital catalana. El gobierno Trias impulsó un Plan Especial llamado 'Pla Cor', que propició algunos cambios, como la suspensión de nuevas licencias de actividad o el traslado de las estatuas humanas y los pintores, pero que no logró allanar el camino al peatón ni atraer de nuevo a los barceloneses. La última medida, anunciada en diciembre, contemplaba reubicar elementos que entorpecen el paso –como quioscos demasiado cercanos a las bocas de metro– y soterrar los armarios de suministros. La reordenación recibió una aprobación inicial pero aún está pendiente de alegaciones. Y, según el apoyo que brinde la oposición a Colau, podría quedarse en un cajón. Portavoces municipales apuntan que "la voluntad del nuevo gobierno es, en otoño, abordar la Rambla de manera global y no con pequeñas actuaciones que podrían tenerse que corregir".

Otro aspecto que deberá contemplar este abordaje integral es la inspección. La adecuada utilización de la vía pública por parte de terrazas, quioscos, floristerías y los comercios que ocupan las antiguas pajarerías –que se eliminarían y con quien el Ayuntamiento negociaba una indemnización– son un caballo de batalla recurrente en La Rambla. Ante la escasez de inspectores en el distrito –sólo siete–, el Pla Cor incluye desde 2012 la contratación de una empresa privada para inspeccionar los comercios y advertir a los funcionarios municipales de las infracciones existentes. La intención de Barcelona en Comú de remunicipalizar las externalizaciones, que ya se ha expresado este jueves en la cancelación del concurso de gestión para dos guarderías, podría llevar también a replantear el plan de inspección actual

 http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20150626/54433038472/top-manta-colapso-rambla.html#ixzz3e9bTdwB3 

Dissabte, 27 de juny de 2015
El Mundo

¿Qué hacer para que Barcelona no se convierta en la nueva Venecia?

Un adhesivo fluorescente pegado a la escalinata de la Catedral de Barcelona da la voz de alarma. Todavía es una mota en el pavimento del barrio Gótico, pero en la plaza San Marco de Venecia ya se cuentan por cientos. Los guías usan este reclamo para orientar al crucerista despistado entre la muchedumbre formada por los 22 millones de visitantes que anualmente desembarcan en una ciudad con menos de 50.000 residentes en la que las maletas con ruedas han tenido que ser prohibidas por suponer una molestia insoportable. Después de dos décadas de frenesí turístico, la capital catalana se mira al espejo, observa preocupantes similitudes con la ciudad italiana y se pregunta cómo evitar que la masificación colapse el negocio y la cada vez más frágil paciencia de sus vecinos.

No resulta sencillo poner coto a una fuente de ingresos que, según el Ayuntamiento, deja 25 millones de euros al día en la ciudad, emplea a 120.000 de sus vecinos y representa el 15% de su PIB. Pero existe entre los actores implicados la común percepción de que es el momento de frenar para ordenar un sector que ha cabalgado a sus anchas sin prestar atención a los daños colaterales que generaba, ni plantearse que también la burbuja turística puede estallar.

«Llamamos turismo a lo que ya no lo es y, si nada cambia, en 30 años estaremos igual que Venecia». La de Francesc Muñoz es una opinión autorizada. Este geógrafo y director del Observatorio de la Urbanización de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) también ha residido e impartido clases en Venecia y fue uno de los primeros en advertir la presencia de una de esas llamativas pegatinas del casco histórico de Barcelona que, sólo tres meses antes, había descubierto en su ciudad adoptiva.

Muñoz ha elaborado su propia receta para huir del «modelo de no retorno» veneciano. Una propuesta realista que parte de la base de que es imposible «decir no al turismo, la industria del siglo XXI» y menos en la coyuntura económica actual. Sostiene este especialista en gestión del espacio urbano que la medida más apremiante y la única plausible en estos momentos es evitar que los barceloneses «dimitan» de su ciudad. ¿Cómo? Obligando a los operadores turísticos a «pagar contrapartidas» a la ciudadanía que, hoy por hoy, «no ve ni por asomo premio a sus molestias diarias». «¿Por qué las empresas hoteleras no pueden patrocinar la construcción de escuelas o guarderías en la ciudad? ¿Por qué compañías de cruceros no pueden costear la recuperación de calles como el Paralelo?», se pregunta el geógrafo. El objetivo es que los vecinos palpen un «retorno tangible» que les haga soportar los inconvenientes de vivir en la quinta urbe más visitada de Europa. De convivir con 27 millones de turistas: 7,5 millones que pernoctan en hoteles, otros tantos en otro tipo de alojamientos, como apartamentos o albergues, y 12 más que tienen su campo base en la costa Brava o Dorada, o en un crucero y sólo pasan unas horas en Barcelona. Es lo que Muñoz bautiza como «visitas Cleenex», el formato de turismo que menos beneficio genera y más invade una ciudad con 1,6 millones de habitantes y que en 1990, antes de los Juegos Olímpicos, sólo acogía a 1,7 millones de viajeros.

Una de las fórmulas para garantizar el retorno a los ya hastiados barceloneses es la reconversión de la tasa turística que la Generalitat empezó a cobrar en 2012. La capital catalana recibió casi siete millones de euros en 2014 por este impuesto y reinvirtió todo en promocionarse como destino internacional. El Parlament tramita ahora una modificación del gravamen para que parte de lo recaudado se destine a la mejora de los barrios más afectados por la llegada masiva de turistas. Esta medida es aplaudida incluso por el Gremio de Hoteleros de Barcelona. Pero su presidente, Jordi Clos, es más ambicioso y exige que también los 2,5 millones de cruceristas paguen la tasa por el desgaste que causan en la ciudad aunque no duerman en tierra firme. Coincide Clos en que es«urgente» generar «simpatía» entre los barceloneses por el turista para paliar el «agobio generado en los últimos años». Los guías oficiales de Barcelona prefieren utilizar otro término para definir el grado de hartazgo de sus conciudadanos. Su presidenta sostiene abiertamente que en Barcelona ya existe «turismofobia». «Te pisan, te miran mal, te empujan y hacen comentarios despectivos cuando pasas a su lado con un grupo de visitantes», manifiesta Mari Pau Alonso, quien achaca a la «falta de intervención» el «desmadre» actual que tanto complica su trabajo.

El segundo remedio que goza de consenso es descentralizar los puntos de interés turístico. Dicho de otro modo, que las riadas de foráneos no inunden únicamente la Sagrada Família, la Rambla, el parque Güell y la Pedrera. «Si estás solo, ves la ciudad, si hay otros 500 a tu lado, el turismo eres tú. Los turistas no quieren ver turistas. Esto no debe solucionarse únicamente por los vecinos, sino por el propio negocio», reflexiona el doctor en Ciencias Sociales de la UAB, José María Perceval.
La oferta cultural juega aquí un papel decisivo. El hotelero Jordi Clos apuesta por que el Ayuntamiento consume la creación de una suerte de isla de los museos en Montjuïc a imagen y semejanza de la de Berlín; o por promocionar el recién recuperado Hospital de Sant Pau como nueva joya del modernismo para descongestionar la Sagrada Família, el símbolo más frecuentado de la ciudad, con 3,1 millones de visitantes anuales al templo y 10 si se computan también los que contemplan la basílica desde el exterior. «Hay que parar ya, el Ayuntamiento ha perdido el control. Traen a los pobres turistas como ovejas», clama al pie de la obra cúspide de Gaudí el histórico líder vecinal del barrio, Joan Itxaso.

El geógrafo Francesc Muñoz ya elabora itinerarios alternativos por la antigua Barcelona chabolista para transportar a los turistas a lo alto del Carmel y el doctor Perceval se pregunta si la historia suburbial de La Mina no podría interesar al visitante si las autoridades convencieran a las grandes editoras de guías turísticas de que les interesa empezar a recomendar la cara B de la capital catalana para alargar el ciclo de vida de la ciudad como destino.

El 52% de los visitantes que llega actualmente a Barcelona lo hace por primera vez y éste es otro de los flancos a atacar para diversificar la concentración de visitantes, según Enrique Alcántara. El presidente de Apartur, la principal asociación de apartamentos turísticos, lo defiende así: «La segunda vez que vienes ya sabes que la Rambla no es lo mejor de Barcelona y buscas otros atractivos». «Toca que la gente quiera volver una y otra vez», añade Santiago Tejedor. El director del Máster en Periodismo de Viajes de la UAB considera imprescindible «despertar en nuestros visitantes una cultura viajera que vaya más allá de los recorridos de epidermis para buscar esencias». «Hay que dejar de tratarlos como niños», remata Francesc Muñoz.

Menos partidarios reúne la paralización total de licencias hoteleras en la ciudad que sopesa la nueva alcaldesa, Ada Colau. Si hay una moratoria, quizás los nuevos hoteles se instalarán en otras localidades...», advierte al nuevo gobierno municipal Jordi William Carnes, director general de Turisme de Barcelona, el consorcio participado por el Consistorio encargado de promocionar turísticamente la capital catalana. Posibilidad que Clos, presidente del gremio de hoteleros, da por segura. «Si no se hacen aquí se harán en L'Hospitalet», dice en nada velado aviso sobre las pérdidas económicas que comportaría para Barcelona.

«Hoy es muy ingenuo, muy naif, poner límites al turismo», añade el Francesc Muñoz. Pide el especialista en urbanismo trasladar ese debate a un escenario «idílico postcrisis» y, en cualquier caso, reclama un análisis global para no vetar aperturas de manera generalizada sin estudiar antes si barrios poco frecuentados pueden acoger con los brazos abiertos más camas. La percepción mayoritaria es que, aunque los nuevos hoteles se instalen en las afueras de Barcelona, la masa viajera continuará acudiendo al centro de la capital catalana si las atracciones turísticas no se diversifican.

No opinan lo mismo los residentes que huyen al galope del corazón de la ciudad. El distrito de Ciutat Vella, el que más presión soporta, ha perdido 13.000 habitantes en los últimos ocho años. Albert Sancho, portavoz de la asociación vecinal del Barrio Gótico, cree que Colau «está obligada» a prohibir la apertura de nuevos alojamientos en toda la ciudad y ruega al sector que deje de utilizar la «táctica del alcohólico» y reconozca, de una vez por todas, que la ciudad tiene un problema insostenible.

Pero por qué quedarse sólo en la protesta y buscar que el sector privado y la Administración regulen el problema si el poder está también ahora en manos de los vecinos, se pregunta Lluís Garay. Este doctor en Historia Económica de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) recrimina al residente que «sólo se queje» y le exige que tome las riendas e influya en la opinión de los visitantes con herramientas digitales como el portal TripAdvisor, que permite valorar la calidad de los destinos y sus inconvenientes. «A través de la red y esos forospueden recomendar que la gente no venga porque la ciudad ya está llena, influir en la proyección de la imagen de Barcelona. Tener un rol decisivo. Participar y superar la queja», espolea Garay.

Siempre hay quien hace autocrítica y reconoce su parte de culpa. «Hemos renunciado demasiado rápido» al centro de la ciudad, asume Eva Rexach, vocal de la asociación Amigos de la Rambla y residente en su más icónico paseo desde hace seis años. «También somos culpables, nos hemos vendido al turismo», prosigue. Pero, con todo, Eva se niega a dimitir de su ciudad y, sobre todo, de su Rambla, a la que no da por «perdida», sino por transformada. El 80% de los paseantes que puede ver desde su balcón no vive en la ciudad, sólo ha venido a consumirla. Pero Eva ya lo sabía cuando alquiló un piso con vistas a esa calle que bebe sangría, calza chanclas y se protege del sol con sombrero mexicano. Por eso dice aceptarla como es. «Sólo ha cambiado. Sin la Rambla, Barcelona no sería nada y, pese a todo, me encanta vivir en ella». En la nueva Barcelona, ¿en la próxima Venecia?

http://www.elmundo.es/cataluna/2015/06/27/558d9e5f268e3e72688b4586.html

Dimarts, 30 de juny de 2015
La Vanguardia

El nuevo souvenir de éxito en la Rambla: las semillas eróticas

Los floristas capean la prohibición de vender recuerdos ofreciendo este producto hortícola que triunfa entre los turistas

Las floristerías de la Rambla de Barcelona se reinventan con la venta de semillas eróticas. Después de que el anterior Consistorio barcelonés prohibiera la comercialización de recuerdos en las tradicionales paradas de flores, la mayoría de establecimientos de este tipo se han lanzado a vender este producto hortícola de formas y colores similares a los genitales del hombre y de la mujer. “La gente se para mucho a mirarlas y a hacerse fotos con ellas”, comenta un empleado de una parada. Y es que más allá de su aspecto llamativo, algunos de los envoltorios de las semillas están customizados con mensajes como “Barcelona” y “La Rambla”.

Las primeras pepitas eróticas llegaron al paseo barcelonés hace dos años de la mano de uno de los establecimientos que venden flores. El éxito de la iniciativa hizo que los demás paradistas copiaran la idea y ahora la mayoría las ofrece. “Las semillas eróticas y las hortícolas son las que más se venden”, comenta Jessica Balastegui, que atiende en una de las paradas del emblemático paseo barcelonés. En el mismo sentido se expresa Rosa María López, responsable de la parada Arte Japonés de la Rambla: “Como es exótico, el que compra las otras semillas para cultivar, también le hace gracia llevarse estas, más que nada por la juerga que harán en casa”, ríe. 

Penis Pepper, Vulva Flowers, Melon tits son algunas de las variedades de semillas ‘picantes’ que se pueden encontrar en la Rambla. López explica que, antes de llegar a la ciudad de Barcelona, la comercialización de este producto empezó primero en algunos municipios turísticos de la costa catalana. También comenta que los cuidados que necesitan para crecer son los mismos que los de cualquier otra planta: "Meterlas en agua tibia tres o cuatro días, escurrirlas y plantarlas". No obstante, López alerta de que “según la deformidad, son más divertidas o menos” y que el tamaño “depende de la condiciones del sitio en el que tengan que crecer”.

Floristas reticentes a la idea 

No obstante, un par de floristerías se han resistido a esta nueva tendencia: “No me gustan y no creo que sea la imagen que tengamos que proyectar a los turistas ni a la gente de aquí”, critica Carolina Pallés, responsable de la floristería histórica que lleva su mismo nombre. Y a continuación argumenta: “Pasan muchos colegios y niños por aquí”. Por su parte, la Asociación de Amigos, Vecinos y Comerciantes de la Rambla defiende que los floristas del paseo se limiten a vender "plantas y flores". 

Pero, por el momento, las semillas 'picantes' parece que han llegado a la Rambla para quedarse, como demuestra que el éxito de este producto ha hecho plantearse a alguna de las paradas que lo comercializa exhibir también la planta de la semilla: “El proveedor nos ha dicho que traerá una de muestra”, comenta un empleado. Cada paquete de semillas con formas y colores de genital cuesta entre tres y cuatro euros. Pero más allá del precio, algunos comerciantes admiten que lo más importante es que el producto sirve como cebo: “Algunos clientes que se acercan para verlas acaban comprando también otras cosas”, afirman. Y es que además de las semillas eróticas, la venta de tiestos pequeños en imán como souvenir ha contribuido a amortiguar, en cierto modo, el efecto provocado por la prohibición de que estos comerciantes puedan vender recuerdos. 

 http://www.lavanguardia.com/vida/20150630/54432606671/semillas-eroticas-souvenir-rambla.html#ixzz3eYXqqLI5

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X