Amics de la Rambla

Amics de la Rambla

Resum premsa sobre La Rambla - Desembre 2016

30 de desembre de 2016

Dilluns, 5 de desembre de 2016
BTVnotícies.cat

Les estàtues de la Rambla volen que es revisin les llicències i demanen tornar on eren abans

Les estàtues humanes que s'ubiquen a la Rambla de Santa Mònica reclamen a l'Ajuntament que revisi les llicències perquè, diuen, des de 2012 no s'han renovat. També demanen tornar on eren abans, a la part alta del passeig, ja que denuncien que bona part de l'espai se l'han quedat els restauradors. El govern municipal s'ha compromès a fer properament un nou concurs de llicències, tot i que recorda que l'emplaçament no pot canviar.

Per a les estàtues humanes, la normativa que va aprovar el govern anterior l’any 2012, només els ha dut maldecaps. D’una banda, denuncien que amb la ubicació actual, a la Rambla de Santa Mònica, estan condemnats a desaparèixer, tot i ser —diuen— un patrimoni immaterial de la Rambla.

També asseguren que els únics beneficiats de l’espai són els restauradors que hi ha més amunt: “Els comerciants han creat com un ‘lobby’ i tot el que es fa és a favor d’ells. Col·locar un artista suposa per a ells treure una terrassa“, ha afirmat Walter San Joaquín, president de l’Associació República de les Estàtues Humanes de la Rambla.

Un altre aspecte que critiquen les estàtues és el sistema de llicències per fer l’art de carrer. Diuen que des de 2012 no s’han renovat les 30 llicències que ja hi ha, tot i que alguns artistes fa molt de temps que no exerceixen, tal com afirma Luis Alberto, conegut per la seva actuació de cowboy de bronze. Per això demanen a l’Ajuntament que revisi el sistema, a qui acusen d’immobilista.

El govern municipal ha entomat la petició i ha assegurat que, properament, hi haurà un nou concurs de llicències. Tot i això, amb la normativa municipal a la mà, explica que no es podrà tornar a la ubicació original. Les estàtues reclamen, a més que, si se les utilitza com a reclam turístic per a la ciutat, se les inclogui a la presa de decisions.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/12/05/les-estatues-de-la-rambla-volen-que-es-revisin-les-llicencies-i-demanen-tornar-on-eren-abans/

Dissabte, 10 de desembre de 2016
El Periódico

Próximo reto, la reconquista de la Rambla

Los vecinos, con o sin la FAVB, pretenden tomar la calle más incónica de la ciudad el 28 de enero

En la rúa contra la gentrificación había vecinos de toda la vida. Los había, también, atípicos, como los okupas de la Rimaia, ese caso incomprensible de unos pisos de alto 'standing' de la ronda de Sant Pau que llevan 25 años sin ser vendidos. También había trabajadores del barrio, como los de Can 60, amenazados aunque el ayuntamiento haya comprado a un inversor el edificio en el que tienen sus talleres y asociaciones. Luego estaban los que ahora viven en la zona pero que, al precio que suben los alquileres, ya se ven fuera. Y por estar estaban hasta cinco prostitutas de la calle Robadors, pancarta en mano, para que se supiera a qué se dedican y de qué se quejan, de las agresiones. Era, como queda claro, una protesta coral, y el propósito es que el coro crezca. La próxima citaestá prevista para el próximo 28 de enero.

Ese día, último sábado del mes, los vecinos pretenden manifestarse por la Rambla, como en una especie de reconquista de un espacio urbano emblemático que, de un tiempo a esta parte, muchos barceloneses esquivan. Desde ahora y hasta entonces, el propósito es aumentar el número de miembros de esta suerte de comunidad del anillo e invitar a participar en esa simbólica protesta a vecinos de otros barrios que ya han descubierto lo que comporta la cara B del turismo, por ejemplo los del Poblenou, Gràcia y la Sagrada Família. Ya se verá. Lo extraño en este proceso es el perfil bajo, invisible a veces, de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB), una potente organización antaño, y de la que, por alguna razón, recelan los distintos colectivos que este 10 de diciembre han salido juntos a la calle.

La rúa ha durado lo suficiente (dos horas) para, primero con unos y después con otros, ir en busca de explicaciones de este extraño divorcio. El resumen de lo escuchado es más o menos que una parte de la penúltima estructura de la FAVB forma parte ahora de la Administración pública o de la via política, como sería el caso de Lluís Rabell, de quien los elogios a su etapa como dirigente vecinal son inversamente proporcionales a las críticas que recibe como dirigente de la oposición parlamentaria. El caso es que la llegada de los ‘comuns’ a la gestión pública ha dejado a las asociaciones vecinales oficiales algo enfrentadas a plataformas como las que se han manifestado por la calle este sábado. El próximo 28 de enero será una buena oportunidad para constatar hasta qué punto ese divorcio ha sido poco amistoso, explicó una de las fuentes consultadas.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/proximo-reto-reconquista-rambla-5681968

Dijous, 15 de desembre de 2016
BTVnotícies

Les grans marques de roba competeixen per ocupar locals en grans edificis del centre

Els locals de la zona comercial i cèntriques de Barcelona s'han convertit en l'objecte de desig de les grans cadenes de roba. Inditex, Mango i H&M competeixen no només per ocupar el millor immoble sinó per evitar que els seus contrincants s'hi col·loquin. La tendència més recent d'aquestes companyies és establir-se en grans edificis opulents de la ciutat per guanyar visibilitat i amb el turisme en el punt de mira.

Segons Carles Carreras, professor del Departament de Geografia Humana de la UB, les grans companyies segueixen una de les regles bàsiques del comerç urbà: “No deixar un establiment buit on pugui venir la competència”. El punt més calent de la ciutat és el Portal de l’Àngel, on els lloguers són més cars. Carreras considera que allà es produeix “una guerra a mort” entre les empreses.

Una de les conseqüències d’aquesta batalla és el canvi d’usos d’edificis emblemàtics del centre de la ciutat. És el cas de l’espai que ocupava el Cinema París, que va deixar pas a un Zara el 2007, o de l’antiga seu de la Catalana de Gas i Electricitat, que ara és un H&M. Aquest no és un fenomen que únicament afecti Barcelona, sinó que en altres ciutats europees també prolifera la concentració de comerços del centre de la ciutat que pertanyen a uns pocs grups empresarials.

Segons Francesc Muñoz, director de l’Observatori d’Urbanisme de la UAB, aquesta és una de les causes d’un fenomen que ell anomena “urbanalització”, és a dir, la banalització de l’espai urbà. “Les ciutats, volent destacar el que tenen de singular, resulta que paradoxalment acaben propiciant el mateix tipus de paisatge urbà que les altres. I per tant els carrers comercials de mig Europa els últims 15 anys cada vegada s’assemblen més”, explica Muñoz.
 
Macrobotigues per atreure turistes

A més d’establir-se en edificis opulents, en els darrers anys, les companyies busquen crear grans botigues perquè els consumidors tinguin a l’abast tota la col·lecció de la companyia. Zara va inaugurar el 9 de desembre una botiga de 3.600 metres quadrats a la plaça de Catalunya, que ocupa l’edifici de l’antic Banc Popular, propietat d’Inditex des de 2013.

En la mateixa línia, Mango va obrir tot just fa un any la seva botiga més gran de l’estat espanyol a la Rambla i a principis de 2017 H&M té previst obrir portes d’un nou centre de 5.000 metres quadrats a la cantonada del passeig de Gràcia amb la Gran Via. Neus Soler, professora d’economia i empresa de la UOC considera que “l’estratègia de les marques és comprar edificis amb simbolisme, històrics, per vendre’ls com les botigues capdavanteres de la marca”.

http://www.btv.cat/btvnoticies/2016/12/14/les-grans-marques-de-roba-competeixen-per-ocupar-locals-en-grans-edificis-del-centre/

dissabte, 17 de desembre de 2016
El Periódico

El padre de todos los restaurantes

Can Culleretes, en el barrio Gòtic, celebrará este lunes con buena salud su 230 aniversario

Ha sobrevivido con su cocina tradicional de siempre y fusionando la clientela más fiel con el turismo

Ni entre todo el personal de la casa podrían soplar las 230 velas que corresponderían a su inmenso pastel. El padre de todos los restaurantes de Catalunya (está en libro Guinness como el más antiguo, y segundo de España) ha dado de comer desde 1786 a cientos de miles de personas que han desfilado por la calle de Quintana, en pleno Gòtic, en busca de comida 'cassolana'. El pequeño milagro de la supervivencia de Can Culleretes, un establecimiento bicentenario que palpita en la cambiante Barcelona del siglo XXI, se explica en una pizca de buena suerte, una fórmula gastronónima valiente de tan conservadora (resistiéndose a la reinvención generalizada) y la astucia de la familia Agut al adquirir el edificio hace dos décadas, donde también residen, borrando el fantasma de los alquileres especulativos.

La suerte se remonta a 1958, cuando Sisco Agut y Sussi Manubens compraron el negocio y remontaron el local, ahondando en la cocina catalana con la que habían trabajado en el restaurante L'Agut. Más de un siglo y medio antes (aunque hay diversas versiones sobre la fecha exacta), Joaquim Pujol lo forjó como chocolatería, cuando su abuela -portera de un convento fuera de las murallas, pero junto a la entrada principal- comenzó a poner unas mesitas para merendar mató o crema, con cucharilla. Un ritual que, según cuentan, se acompañaba de un camarero reclamando cubiertos limpios a sus ayudantes al grito de "noies, culleretes", que acabó dando nombre a la casa.
Más tarde fue la familia Regàs quien se hizo con el local hacia 1890 con un recetario muy catalán. Bajo su batuta se colgaron tres grandes pinturas murales de Francesc Tey. Fueron varias décadas de gran popularidad, pero tras la guerra civil el negocio fue a menos, hasta que los Agut escribieron empezaron a escribir la historia más reciente (hace casi 59 años) del amplio restaurante que se escondía en una callecita a pocos pasos de la Rambla y que el próximo lunes celebrará entre 230 amigos y clientes (incluida la alcaldesa Ada Colau) sus 230 años.

Esa cercanía a la calle más odiada y adorada de la ciudad ha sido a partes iguales un filón y un lastre. De esto último da fe Montse Agut, hija y copropietaria, al lamentar que "al barcelonés le cueste bajar a cenar a la Rambla". A esa hora son los turistas los que han garantizado la solvencia de Can Culleretes, atraídos tanto por las guías y las redes sociales como por la meritoria sensación de poder cenar en la zona con dignidad y sin sablazos. "Estamos aquí porque hemos sabido mantener una buena relación calidad-precio", argumenta. Y por el trato al cliente, esa familiaridad casi perdida, que solo es posible cuando la plantilla integra a cocineros como Joan, que entró en la casa con 14 años y lleva unos 40 en sus fogones, o a personal de sala con más de dos décadas en nómina.

CONCILIACIÓN

En esta carrera de fondo también ha sido clave la cohesión de esta saga hostelera. Montse y su hermana Alicia están al frente de un negocio -que puede servir a 260 comensales a la vez-, donde también se alinean hijos, cuñados, sobrinos...Susana, Jordi, Berna, Alberto, Carlos..."Estamos casi siempre todos y no se nota si uno no está". Es más, Sussi, la matriarca, comandó la caja hasta cumplidos los 83 años, igual que hizo el padre, ya fallecido. Menos claro está un siguiente relevo, ya que los nietos aún son jóvenes para expresar vocaciones, revela.

La otra humanidad, la que se sienta a sus mesas, da credibilidad a su cocina tradicional -con pequeñas innovaciones- y generosa: clientes entrados en años -y que no pierden el apetito- llenan muchas de sus mesas a mediodía. "A la hora de comer vienen mucha gente del barrio o que es cliente de toda la vida", cuentan. La noche es más turística (aunque nunca se han publicitado), pero hay un detalle clave que revela la naturaleza singular del negocio en los tiempos que corren: a mediodía abren a las 13.30 horas, y por la noche a las 21.00. O sea, lo contrario a las cocinas non stop adaptadas a los apetitos adelantados de los viajeros. Cuestión de conciliación: "Tenemos dos turnos y así respetamos los horarios del personal", aducen.

Por esa misma razón, y aunque llenarían hasta la bandera, siempre cierran en Navidad. "Cuando mi padre se hizo cargo del negocio, como ya había trabajado muchas navidades, decidió que aquí se libraría esos días para que todo e mundo pudiera estar con su familia". Este año bajan la persiana los días 24, 25 y 26, aunque sí abrirán por Nochevieja y Año Nuevo. En la actualidad descansan todos los lunes, pero aún recuerda cómo durante su infancia, cuando el restaurante cerraba los miércoles, el patriarca comunicó a la escuela que sus hijos nunca acudirían a clase, para poder tener la vida familiar de la que gozan pocos hosteleros.

Las paredes de la casa, donde el tiempo parece detenido, conforman un pequeño museo de rostros de artistas, escritores y farándula que devoró sus platos y animó sus tertulias a los postres. También cuelga alguna minuta de los años 60 y 70, cuando era obligatorio contar con un menú turístico compuesto por platos a elegir de la carta, la sopa de pescado costaba 15 pesetas y lo más de lo más era el Extra Codorniu a 80 pesetas. Dede hace unos años las Agut decidieron incorporar un menú de mediodía de 13,70 euros (estos días prenavideños, a 17,50, con sus tradicionales canelones incluidos, de los que han cocinado unos 2.000 en pocos días). A la carta, la factura ronda los 25-30 por persona, y siguen omnipresentes también su poderoso bacalao gratinado o el arroz a la cazuela de siempre. A lo sumo, han incorporado alguna ensalada y algún plato más contemporáneo, sin estridencias.

SOLERA EN LA CAPITAL CATALANA

LOS MÁS ANTIGUOS

Además de ser el restaurante más antiguo, Can Culleretes es uno de los establecimientos comerciales con más solera de la ciudad. La Cerería Subirà es la tienda más veterana de Barcelona, fundada por Jacint Galí en 1761 y que mantiene a día de hoy la misma actividad, blindada al menos hasta el 2024, ya que el edificio es del ayuntamiento y renovó su alquiler por 10 años en el 2014 para salvaguardarlo.

OTROS RESTAURANTES

Pese a la continua renovación del sector de la restauración en Barcelona, y a que la mitad de la oferta de la ciudad se abrió entre el 2010 y el 2015 y la antigüedad media es de 10 años, todavía hay un puñado de restaurantes centenarios que resisten. Entre ellos destacan Los Caracoles(1835), Set Portes (1836), Can Ramonet (datada como taberna en 1763 pero con su actual nombre desde 1956), la Antiga Casa Rafael (1873) y otros. Algunos por relevo familiar y muchos con cambios de saga durante su larga historia.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/can-culleretes-padre-todos-restaurantes-cumple-230-anos-5694181

Dimecres, 21 de desembre de 2016
Expansión

Lotería Valdés, la administración que guarda los sueños de Barcelona

Situada en mitad de La Rambla de Barcelona desde 1905, la administración donde se custodiaban los balones con los que jugaba el F.C. Barcelona, ha repartido el premio Gordo de la Navidad en siete ocasiones.

Miquel Valdés era un reconocido sportman barcelonés que en 1905 transformó un estanco de La Rambla donde se vendían los puros habanos importados desde Cuba en una administración de lotería que en su caja fuerte custodiaba cupones y los balones con los que jugaba el FC Barcelona. "Eran pelotas muy caras, fabricadas en Inglaterra, por lo que el señor Gamper, fundador del equipo, le encargó a mi abuelo, que había sido jugador profesional culé entre 1899 y 1902, que las guardase", señala Jordi García, nieto del fundador de Lotería Valdés y actual responsable de una de las administraciones más célebres de la Ciudad Condal.

La empresa de la suerte, como se conoce a este local en Barcelona, presume de no tener amuletos ni rituales que tengan que realizar sus clientes buscando fortuna. Las cifras hablan por sí solas, y desde que abrieron sus puertas hasta la actualidad han repartido siete veces el Gordo de Navidad. "En 1935 lo dimos por primera vez y la última fue en 1988. Ha pasado mucho tiempo así que, como cumple la tradición de la casa, debemos estar cerca de volver a repartir un grande", explica García, que se refiere a la historia de la administración que acostumbra a repartir grandes cantidades de dinero tras largas sequías que duran más de 20 años. "Mi abuelo da un premio en la Navidad de 1906, sólo un año después de hacerse con el negocio, pero no es hasta 1928 cuando la suerte vuelve a sonreírle, con el segundo premio del sorteo navideño", señala el dueño de Lotería Valdés quien llegó al mundo, como le confesó su madre y predecesora al frente de la administración, "con un pan bajo el brazo". "Encadenamos una temporada con muy mala fortuna que rompimos el año de mi nacimiento; en 1963 repartimos el Gordo de Navidad y el premio principal del Niño de 1964, iniciando la década más exitosa de la compañía", afirma García.

El local cuenta con más de 2.500 números que se ponen a disposición de los clientes en julio. "Los primeros compradores son, en su mayoría, turistas pero vendemos hasta la víspera del 22 de diciembre, a los que conocemos como rezagados", señala García que admite que pese a situarse en una de las calles más famosas de la ciudad, es en los pueblos de Cataluña donde están sus principales compradores. "Algunas empresas llevan más de 20 años jugando con la misma combinación, pero también confían en nuestros décimos entidades culturales como el Palau de la Música, hospitales y peñas de fútbol, la mayor parte de aficionados del Barça y una del Espanyol, a la que no parece importarle el origen culé de nuestra familia", comenta con cierta sorna el lotero.
Lotería Valdés facturó en 2015 unos 14 millones de euros, de los que el 65%, aproximadamente, proceden de los 44.000 boletos que vendieron en la Navidad del año pasado. Aunque la tradición se impone, la venta por Internet se está haciendo un hueco en el negocio. "No cobramos comisiones ni gastos de gestión en nuestro portal virtual, almacenamos el número hasta el día del sorteo y después vienen a cobrarlo cuando quieran", admite García, que destaca el 24, la terminación del número de la casa, conocido como el Avi y que se agota siempre en octubre.

Siete premios Gordos

La administración Lotería Valdés ha repartido siete premios Gordos de Navidad a lo largo de su historia. En la imágene de la izquierda se puede ver la celebración a las puertas del local del primero, repartido en 1935. A la derecha, Miquel Valdés con el 45.590 premiado en 1946 y, en la foto superior, el 15.640, número afortunado en 1978.

http://www.expansion.com/pymes/2016/12/21/585ace55268e3e57178b4597.html

Divendres, 23 de desembre de 2016
La Vanguardia

El mosaico de Joan Miró en la Rambla cumple 40 años y vuelve a perder baldosas

La obra, que el artista ideó como saludo a los viajeros llegados por mar, carece de señal alguna sobre su valor y significado

El Paviment Miró, el mosaico de Joan Miró que preside el Pla de l’Ós de la Rambla de Barcelona, cumple discretamente 40 años este viernes. Fue inaugurado el 23 de diciembre de 1976 por el olvidado ‘alcalde de los vecinos’, Josep Maria Socías Humbert. Y de nuevo vuelve a perder baldosas azules. El incipiente deterioro regresa tras dos rehabilitaciones –la primera en 1992 y la última en 2007–, que han tratado de resolver la enigmática fragilidad de las teselas de color azul, que se desprenden más deprisa que el resto a causa de una minúscula diferencia en el material utilizado.

Aunque la mayoría no lo adviertan, la composición saluda específicamente a los turistas que discurren por la Rambla. Y todavía hoy la curiosa historia de esta obra permanece inexplicablemente huérfana de señalización in situ. Vecina del Liceu y de la Casa Bruno Cuadros de paraguas, para desapercibida para la gran mayoría de forasteros y también para muchos barceloneses de toda la vida. Las cortas reseñas que incluyen las guías de viaje, dentro de las miles de maletas y mochilas que pululan por el paseo a diario, son las únicas divulgadoras off-line de este regalo de Joan Miró a su ciudad natal.

La obra mide unos 65 m2 y está compuesta por pequeñas baldosas de terrazo de 10 por 10 centímetros en cinco colores, realizadas por los talleres Escofet y colocadas por el maestro ceramista Joan Gardy-Artigas. Tiene forma circular y luce una flecha en dirección ascendente, como indicando al visitante el camino para adentrarse a la ciudad.

Tal como quería el artista, el mosaico no está protegido por ningún cristal ni material especial ni recibe una limpieza diferente de la del resto del pavimento. Miró no quería que fuera una obra de arte sacralizada, sino un elemento de carácter popular y lo suficientemente resistente como para ser pisado, cruzado con maletas y cochecitos…y lamentablemente también ensuciado con chicles y colillas.

Según las crónicas del momento, Miró no pudo acudir a la inauguración oficial y no vio su obra en persona hasta el 14 de enero. “Se quedó un rato en la Rambla escuchando las reacciones de los que pasaban”, relatan en el portal Art Públic los cronistas Jaume Fabre y Josep Maria Huertas. “Un paleta se paró y le dijo que le parecían mal colocadas las baldosas, a lo que Miró le respondió: ‘¡No sabe lo que me costó convencer a los operarios para que pusieran de forma irregular las piezas!’”, añaden.

Tres saludos y un templo cultural

La composición abstracta forma parte de un regalo mayor y con mucho trasfondo: a principios de los 70 Miró ofreció a su ciudad cuatro diseños para dar la bienvenida al visitante que llega por aire, por mar y por tierra. Además ideó junto a Josep Lluís Sert un Centre d’Estudis d’Art Contemporani en Montjuïc, que actualmente es la sede de la Fundació Joan Miró, como ventana al futuro. Eran años de efervescencia política y cultural y la capital catalana ansiaba abrirse al mundo, recibir turistas y captar la atención de las vanguardias europeas.

La ofrenda cuádruple nacía de una primera propuesta municipal en 1968: el gran mural que decora la fachada de la terminal 2 del aeropuerto de Barcelona-El Prat, que se inauguraría en septiembre de 1970. Miró acogió la idea con entusiasmo y concibió dos obras más para saludar a los extranjeros que llegaran desde el puerto o que entraran por tierra desde el extremo norte de la Diagonal.
La asociación de comerciantes y amigos de la Rambla ya había pedido por carta al artista en 1968 que diseñara en el pavimento del Pla de l’Ós, en ese momento en plena renovación, por lo que la bienvenida marítima se ubicó aquí. La Fundació Miró conserva el boceto de la obra sobre papel y Amics de la Rambla, parte de la correspondencia.

“Era además una zona muy especial para el artista, que nació en el cercano pasaje del Crèdit de la calle Ferran, a cuatro minutos a pie”, contextualiza Lourdes Cirlot, catedrática de Historia del Arte. “Si el mosaico estuviera señalizado, todo esto podía explicarse”, lamenta Cirlot. “Hay que tener presente que a la Rambla viene gente de todos los rincones del mundo, que quizá ni sepan que existió Miró”, remacha.

Una mujer y un pájaro

La tercera obra que planeaba regalar, sin embargo, no tuvo tanta suerte. Miró ofreció la escultura Dona, ocell i una estrella, cuya maqueta puede verse actualmente en el patio norte de la Fundació Miró. Sugería instalarla en el Parc Cervantes de la Diagonal, con una altura de hasta 60 metros. El consistorio desestimó el proyecto pero unos años después, a modo de desagravio, el nuevo ayuntamiento democrático le propuso que diseñara una escultura icónica para el solar del antiguo matadero, derruido en 1978 y que hoy conocemos como Parc de Joan Miró. Aquella obra, de 22 metros de alto, es la conocidísima Dona i ocell.

En paralelo, la obra que había propuesto para el Parc Cervantes halló finalmente destino: la Brunswick Plaza de Chicago. En realidad ya era el emplazamiento inicial previsto –la Brunswick Corporation la encargó a Miró en 1969– pero los altos costes de ejecución pararon temporalmente el proyecto y Barcelona hubiera aprovechado la oportunidad. La implicación financiera del ayuntamiento de Chicago desencalló la iniciativa en 1979. Hoy se la conoce como Miss Chicago y mide 12 metros de alto.

“Miró en ese momento ya tenía más de 80 años y, como todos los artistas, quería ser recordado en su ciudad y dejar una huella de obras de arte diseminadas como hizo Gaudí, a quien admiraba mucho”, señala Cirlot. De hecho, en las formas y colores primarios que caracterizan la obra de Miró, la catedrática ve ecos del estilo de Gaudí y de vanguardistas como Kandinski o Klee. Conoció en persona a Miró a raíz de la amistad que mantenía con su padre, Juan-Eduardo Cirlot, autor de la primera monografía en español sobre el autor en 1949.

Novedades en La Rambla

Fuentes municipales confirman que por ahora no está prevista una nueva rehabilitación del mosaico ni la instalación de ningún elemento señalizador. En el mandato anterior ya se restauraron algunas piezas azules, después del tratamiento a fondo de 2007, que costó cerca de 32.000 euros procedes de las tasas de las lonas publicitarias. El Pla de l’Ós o Pla de la Boqueria está pendiente, como toda la arteria, de la puesta en práctica del Plan Especial de Ordenación de la Rambla aprobado en julio. El concurso internacional de ideas para reurbanizar la vía, inicialmente previsto para otoño, se hará público en las próximas semanas.

“Sorprende que tantos barceloneses desconozcan aún la existencia de este pavimento y en las pasadas fiestas del Roser quisimos reivindicarlo con una alfombra floral justo encima, que hicieron las catifaires del Raval”, relata Xavi Massip, de Amics de la Rambla. Gustó tanto, añade, que el próximo octubre repetirán la acción.

http://www.lavanguardia.com/local/barcelona/20161223/412803624727/paviment-miro-mosaico-rambla-barcelona-40-anos-pierde-baldosas.html

Divendres, 30 de desembre de 2016
La Vanguardia

LAS FUENTES DE BARCELONA (XXIX)
La fuente más ‘culé

En Canaletas reza la leyenda que “aquel o aquella que beba de su agua volverá a Barcelona”
Destino prácticamente obligado para los turistas, la fuente de Canaletas se cruza al paso de miles de personas ubicándose justo al inicio de las Ramblas, a escasos pasos de la Plaça de Catalunya. Esta modesta pero emblemática fuente-farola atesora con una historia que la convierte en una de las fuentes ineludibles para el turista y el aficionado del Futbol Club Barcelona, cuando sus éxitos lo permiten.

La fuente de Canaletas fue construida en 1982 pero su razón de ser nos lleva hasta la implantación del Rec Comtal, una red de canales puesta en marcha en el siglo X y en funcionamiento durante casi nueve siglos, que fue ampliada a mediados del siglo XIX para llevar el agua que llegaba desde la presa de Montcada y Reixac. Con la llegada de la industrialización, el agua de los canales se fue contaminando y la ciudad abrió algunos canales divergentes para abastecer a las Ramblas de agua menos contaminada. Fueron las llamadas ‘Canaletas’.

La fuente original procedía de un depósito situado en la Torre de San Severo de la antigua muralla medieval, que abastecía la zona de la Rambla y el Raval, originaria del siglo XVIII. En 1862 la antigua fuente desapareció con el derribo de las murallas y en su lugar se instalaron dos fuentes de hierro provisionales.

En 1888 el Ayuntamiento de Barcelona acordó su sustitución por otra fuente definitiva, un proyecto encargado a Pere Falqués formado por cuatro fuentes que se ubicarían en diversos sitios de la ciudad. Posteriormente se amplió a catorce fuentes, adjudicadas a Jaume Rodelles. Por eso, aunque la de Canaletas fue construida en 1892, cuenta con un buen número de ‘hermanas gemelas’ repartidas por Barcelona.

Realizada en hierro colado, la fuente tiene una base circular sobre la que se alza una estructura en forma de copa con cuatro grifos que vierten el agua sobre cuatro pilas circulares; sobre esta copa se levanta una columna coronada a su vez por cuatro farolas. Con las pistas ornamentales sobre la mesa, nada mejor que trazar una ruta en busca de sus ‘parientes’ que encontraremos, entre otras ubicaciones, en el Portal del Ángel, la calle Mayor de Gracia, la ronda de San Pablo, la plaza del Surtidor o la plaza de la Barceloneta, entre otros. En total, se cuentan 17 fuentes idénticas.

Hoy es célebre por ser escenario de los festejos en honor a las victorias del Barça. Una tradición que se forjó cuando los seguidores del club azulgrana se citaban a las puertas del diario deportivo La Rambla, que tenía la costumbre de presentar los resultados de los partidos de fútbol mediante una pizarra. Desaparecido a finales de los años 30, sobra decir que el rotativo tenía su sede justo delante de la fuente, en el número 13 de las Ramblas.

Dice la tradición que «aquel o aquella que beba de su agua volverá a Barcelona». Es por eso que, por superstición, los visitantes que deseen volver a la ciudad no dudan en beber de su agua si esperan cumplir con el dicho, cuya leyenda se puede leer inscrita en una placa.

http://www.lavanguardia.com/local/20161230/412727920787/fuente-canaletas-barcelona.html

LA RAMBLA DE BARCELONA

La Rambla és un dels indrets de Barcelona on bull més activitat, una ciutat dins d'una altra ciutat.

Carregant...
x
X